~~SEISO SEKAI~~ The legend

 :: Fan Fic

Ir abajo

~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:04 am

Subo una vez más el fanfiction del foro para que la gente si quiere pueda releer o los nuevos estén interesados.
Ojalá que tenga otra vez muchos lectores ya que en sus últimas etapas decayó un poco ^^
Espero que os guste!
††~¤~††Seiso Sekai††~¤~††
La Leyenda


INTRODUCCIÓN

Ha habido muchas veces en las que nuestros mayores: abuelos, padres, tíos…etc nos han contado hechos, hechos que han sido relatados durante años y años hasta que al final se han tomado por leyendas debido a su antigüedad.
Pero...¿qué ocurre cuando aquellos hechos que fueron tomados por leyendas causan un problema en el presente? Es entonces cuando dejamos de pensar que aquello no eran más que mitos para entretener a niños o historias que daban el reconocimiento a nuestro país.
Veréis…a mí siempre me han contado una historia basada en Grecia hace 3 o 4 siglos. Ésta relata la vida de los Dioses Griegos del Olimpo, en especial de dos de ellos: Zeus y Hades.
Todo dio comienzo cuando Cronos y Rea tuvieron 6 hijos: Hestia, Deméter, Hera, Hades, Poseidón y Zeus.
Pasando los años Cronos, el cabeza de familia, debía tomar la decisión de quién se haría cargo del Monte Olimpo. Obviamente no elegiría como líder a ninguna de sus hijas debido al típico machismo de antaño, de modo que tuvo que decidir entre los tres varones de su descendencia.
Tras meditarlo durante días nombró a su hijo menor Zeus gobernador de todos los dioses ya que su coraje y astucia eran insuperables en comparación a la de sus hermanos. Lleno de ira a causa de la noticia su hermano mayor Hades quiso destronar a Zeus tratando de asesinarle, pero fue en vano.
Decepcionado por su comportamiento cobarde y rencoroso Zeus destinó a Hades al Inframundo, dónde allí se haría cargo de los muertos y los hijos de Satán.
Trascurrieron los años hasta que siglos después, Hades reunió a los seres diabólicos y desdichados del más allá en aras de venganza para acabar con Zeus y el resto de los seres bondadosos que se interpusieran en su camino. Y esa época…transcurre en el año 1422 D.C, es decir…el día de hoy...
Bueno este es el resumen,pero para confort de todos y que no nos liemos spoliaré los capítulos que subo y señalare cual es el nuevo ^^ a partir de ahora...QUE LO DISFRUTÉIS!!!


Última edición por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:19 am, editado 2 veces


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:07 am

Chapter 1:
Capítulo 1: Fairy Forest
Un nuevo día amanece en el Fairy Forest. Los primeros rayos de sol alumbran el manantial, los pajaritos empiezan a piar para darnos los buenos días como de costumbre, las mariposas revolotean, los árboles empiezan a absorber la luz del día y…
-¡SUELTA ESO!
-¡ES MÍO!¡PAPÁ ME LO DIO PARA QUE PUDIERA ADIESTRAR A HEIDDEN!
-¡PAPÁ NOS LO DIO A LOS DOS!
…y los gritos de esos enanos me despiertan como todas las mañanas…
-¿Que os pasa ahora piojos? #¬¬-pregunta una joven con voz cansada mientras se ve como levanta la cabeza de su almohada adormilada y completamente despeinada.
Al momento dos niños de unos 7 años en apariencia iguales se giran mirando a la muchacha y gritando al unísono.
-¡ME QUIERE QUITAR EL DOMINADOR!
Ésta deja salir un molesto gruñido mientras da un salto de su cama hecha a base de hojas y toma del pescuezo a sus dos hermanos.
-Aldair, Aidan…o dejáis de pelear en mi habitación u os corro a patadas ¬¬
-Puuuuuuuh…No es solo tuya XP-protesta uno de ellos-Althea y Neferteid también duermen aquí.
-Bueno, me da igual. De todas formas este no es vuestro dormitorio así que…¡YA ESTÁIS SALIENDO DE AQUÍ! >o<#
Dicho esto los empuja fuera y sacude sus manos dispuesta a volver a su cama cuando…
-¡ZURIÑE, SON LAS 7 DE LA MAÑANA!¡¿PRETENDES PASARTE EL DÍA EN LA CAMA O QUE?!
Al oír los gritos de su padre se muerde el labio inferior mirando al techo procurando no gritar de rabia, se sienta en un pequeño tronquito frente a un pequeño trozo de cristal que le sirve como espejo y empieza recoger su pelo en dos coletas estilo oriental y poniendo sobre su cabeza una pañoleta roja. Tras eso se levanta de aquél extraño asiento suspirando mientras estira su cuerpo de 13 centímetros y agita sus pequeñas alitas dando un bostezo cuando…un momento…¿alas?¿13 centímetros? ¡Ah coño! Es verdad, si esa tipa soy yo jajajajaja.
En fin, ya que estamos me presentaré. Me llamo Zuriñe, tengo 17 años y soy una de las hadas que habitan en el Fairy Forest. Vivo en uno de los árboles que dan frente al manantial sagrado del bosque, en un pequeño Abeto muy bien conservado. Por supuesto no vivo sola, mi familia está conmigo.
Os explicaré un poco de que va todo esto.
El Fairy Forest es un bosque encantado situado al sur de Grecia dónde habitan todas las hadas del mundo Seiso. Cada dinastía de hadas tiene sus propias habilidades para ayudar a la fauna y la flora del mundo entero. En cuanto a mi familia, la dinastía Roronoa, se encarga de llevar envíos a otros seres míticos que habitan en este pequeño mundo de fantasía desde hace generaciones. Se podría decir que…somos los mensajeros de los seres míticos. Por supuesto para este trabajo necesitamos muchísimo personal, a eso se debe que mi familia sea tan numerosa. Haré unas leves presentaciones de cada miembro de la familia.
-¿Has visto?¿Lo has visto?¡¿Qué horas son estas de levantarse eh?!
Éste es mi padre Zeihar, tiene 44 años y es el cabeza de nuestra familia. Cómo habréis podido apreciar es muy quisquilloso con la hora. Nos tiene trabajando desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche.¡¿Pero quién coño quiere hacer envíos a esas horas?!¡Por el amor de dios, un poquito de compasión!
Luego están sus hijos, es decir, nosotros. Somos siete hermanos, 4 chicos y 3 chicas y yo soy justo la del medio.
-Papá, deja a Zuri, ya haré yo el turno de mañana por ella-responde un chico de cabello castaño claro recogido en una coleta y una agradable sonrisa.
-Ni hablar Darian, no te escaquearás del turno de noche ¬¬
Él es Darian, el mayor de todos nosotros. Tiene 23 años, es muy maduro y responsable.
-Cierto Darian-responde una chica de cabello largo y rubio sentándose a su lado-Si haces el turno de mañana Zuriñe tendrá que hacer el de noche y no creo que quiera salir del bosque con todas esas criaturas merodeando por allí.
Ella es la segunda, mi hermana Neferteid. Tiene 22 años, es amable y cariñosa…desde que mi madre falleció se ha hecho cargo de todos nosotros y lo cierto es que nos ha cuidado muy bien.
-Ja! Pues mejor así-dice divertido un chico de tez bronceada y cabello verde-Que se la coman los lobos, de ese modo no tendremos que volver a verla ¬_¬
-Tú cállate idiota ¬¬
El tercero por no decir el peor es Zoro, 19 años, la única habilidad de la que dispone es la de joderme por diversión las 24 horas del día y si se aburre se las pasa vagueando sin mover un puñetero dedo.
-Lo de Zuriñe da igual papá ÒoÓ Yo lo único que quiero es que le digas a Aidan que el dominador me pertenece.
-¡De eso nada Pá!¡Dijiste que me lo dabas a mí! >o<
Por debajo mío están los gemelos Aldair y Aidan, tienen 7 años y están en la típica fase insoportable de: “No comparto nada con mi hermano”.
-El dominador os lo di a los dos, ¿o acaso creísteis que os dejaría domar un pájaro solos? ¬¬
En eso se oyen unos pequeños llantos y mi padre da un golpe en la mesa.
-De puta madre, ya habéis despertado a la niña ¬¬
Por último la menor de familia, Althea. Tiene 8 meses y nunca ha conocido a nuestra madre ya que murió mucho antes de que su rosa se abriera.
Este la coge en brazos y vuelve a acercarse con ella a la mesa.
-Me da igual que Darian quiera cubrirte el turno de mañana. Te toca hacer el envío y punto ¬¬
-Papá, ni siquiera voy a salir del Fairy Forest-protesto molesta-Los envíos de por la mañana solo van dirigidos a las hadas de la aldea, pueden esperar un par de horas más sin su adorado correo ¬3¬
-¡ME DA IGUAL!-grita dando otro golpe en la mesa con la niña sujeta en un brazo-Durante años nuestra familia ha sido puntual con los envíos de sus clientes.¡No voy a cambiar esa tradición solo porque tenga unos hijos holgazanes! >.<
-Joder viejo, como te pasas ¬¬-responde Zoro molesto.
-Sí, nosotros cumplimos como mensajeros. No tienes porque tratarnos así ¬¬-digo siguiendo la queja de mi hermano cuando bufamos al unísono-No tienes derecho a decir que somos vagos ¬3¬
-¿Por qué siempre hablará quién menos puede? U¬__¬-susurra Darian mirándonos con una gota en la sien.
Mi padre da un suspiro retirándose el cabello de poco pelo (XD) y se acerca a mí entregándome la bolsa roja y negra de mensajera con un paquete.
-Por suerte hoy tienes poco que hacer, solo tendrás que llevar un envió al otro lado del manantial.
-Está bien-suspiro dándome por vencida mientras pongo la bolsa alrededor de mi cuello-¿Y a quién debo entregarle éste paquete?
En eso miro la dirección y siento como un desagradable escalofrío recorre todo mi cuerpo. Lentamente desvió la mirada a mi padre quién me dedica una divertida e inocente sonrisa y entonces lo entiendo todo.
-¡CABRÓN!¡LO HAS HECHO A POSTA!¡POR ESTO QUERÍAS QUE HICIESE EL TURNO DE MAÑANA ¿VERDAD?!
Éste se encoge de hombros escondiéndose tras Neferteid sin borrar su sonrisa del rostro.
-Lo hago por ti cariño, es un buen momento para entablar conversación con el hijo de los Hitachiin XD
-¡Ya te he dicho que no quiero hablar con ese idiota!-grito azotándole con el abrecartas en la cabeza-¡No pienso entregar este envío!¡Que lo haga Darian, ya haré yo el turno de noche!
Al oír eso Darian desvía la mirada y se aleja disimuladamente del comedor mientras que el cabeza de familia intenta protegerse de mis golpes.
-Zuriñe…no puedes seguir enfadada toda la vida con él, tienes que tratar de hacer las paces, Hikaru es tu prometido n.ñU-trata de convencerme con tono suave a pesar de los golpes que le sigo asestando.
-¡Que yo recuerde nunca acepté el compromiso con semejante idiota!
-Claro que no nena, lo acepté yo por ti -.-U-responde éste lleno de chichones-Si cuando os prometimos eras un hada recién salida del capullito de flor.
-Aaaaagh!!!
Suelto el abrecartas tirándolo al suelo y empiezo a dar vueltas sin sentido enojada.
-¡¿Y porque de todos los hijos que has tenido solo me has prometido a mí con alguien?!
-¡Porque naciste el mismo año que los hijos de la familia de hados más prestigiosa del bosque!-responde éste-Además, Takuo y yo hemos sido amigos toda la vida y acordamos que si teníamos hijos los prometeríamos para enlazar las familias Roronoa e Hitachiin.
-¡¿Y porque no me prometiste con Kaoru?!¡Él es el único inteligente entre esos dos hermanos!
-¡¿Pero acaso crees que en ese momento sabía quién era el listo?! Yo les dije a sus padres: “Quiero prometer a mi hija con alguno de vuestros niños”. Y ellos me preguntaron:”¿Con cuál?” Y elegí al azar porque eran completamente iguales…¡No puedo elegir entre gemelos porque no sé diferenciarlos!
Al oír eso uno de mis hermanos gemelos nos mira con sus enormes ojos verdes abiertos de par en par.
-¿O sea que no puedes diferenciarnos?¿Para ti somos exactamente iguales?
Mi padre se acerca corriendo a él mostrando una tierna sonrisa de progenitor modelo.
-Claro que no Aldair…Soy vuestro padre y para mí siempre seréis únicos n__n
-Papá…soy Aidan, Aldair es el de la izquierda ¬¬
-O___O!!! Emmmmm…U¬¬…Ahora estoy hablando con tu hermana cariño. No te metas en las conversaciones cuando papá está platicando ¿sí? n__ñU
-¬¬…
Antes de que éste pueda volver al tema de conversación anterior lo callo con un molesto gruñido y salgo de mi casa árbol con el paquete. Empiezo a agitar mis pequeñas alas mientras voy en dirección a la otra punta del manantial dónde se encontraba el gigantesco árbol de la familia Hitachiin, os hablaré un poco de ella.
La dinastía Hitachiin es considerada una de las mejores de todo Fairy Forest. Sus miembros son adiestrados para sanar a cualquier animal, se podría decir que son los veterinarios del mundo Seiso. En caso de que el potencial del hado o hada de esa familia sea bastante elevado también puede aprender hechizos sanadores para curar humanos o a cualquier ser mítico, es por eso que la familia es tan reconocida entre los de nuestra especie como ya mencioné anteriormente. Y ahora os explicaré la clase de relación que mantiene mi familia con esa otra.
Desde generaciones, los Roronoa e Hitachiin siempre han trabajado en equipo unos con otros por lo que siempre se desatan lazos amistosos entre ambas familias. Eso pasó con mi padre y Takuo, el patriarca de la otra dinastía. Hace 17 años, Takuo y su esposa Yuzuha tuvieron dos hijos gemelos que nacieron de la flor Iris. Fue entonces cuando yo nací del Lirio que había justo al lado unos meses más tarde. Cuando esto ocurre los hados lo toman como señal de pacto entre los dos niños que han nacido y en caso de que sean hombre y mujer se les promete, es tradición hacer eso y es exactamente lo que me ha pasado a mí con uno de esos gemelos, que curiosamente es con el que no me llevo. Es tan idiota, tan superficial, tan…
-¡Ey! Mira quién está ahí, si es la señorita “puedo con todo lo que me pongan” ¬___¬
…Niño, claramente es como un niño.
Al escuchar aquella voz me paro en una de las rocas que hay en el manantial alzando la vista hacia el abeto que se encuentra justo en frente. En una de sus ramas está Hikaru acompañado como siempre de su hermano gemelo Kaoru, que es clavado a él físicamente pero nada tiene que ver con el carácter. Al ver la sonrisa de superioridad que el mayor de los gemelos me dedica suspiro con indiferencia retirándome el flequillo e imitándolo.
-¡Ey! Mira quién está ahí, el idiota “Me creo demasiado importante como para preocuparme por los demás”
Éste deja salir una sarcástica carcajada y desvía la mirada aún sonriente.
-No conseguirás picarme enana.
-Mido 13 centímetros ¬¬
-Te sigo ganando por dos ¬__¬
Antes de que pueda decir nada Kaoru interviene en nuestra conversación con su clásica sonrisa llena de amabilidad y ternura.
-Buenos días Zuri-chan, ya veo que hoy te toca turno de mañana n__n
-Sí…-respondo dejando salir una mueca de desagrado y mostrándoles el paquete-Mi padre me ha encargado que os traiga esto.
Al verlo Hikaru baja volando rápidamente hasta la roca en la que estoy de pie.
-¡Oh, genial!¡Llevo días esperándolo!-dice sonriente mientras me arrebata el paquete sin dar si quiera un simple “gracias”.
Al ver como sube a la rama y empieza a quitar ansiosamente el envoltorio me acerco a ellos con curiosidad.
-¿Qué es?
-Algo que no te incumbe ¬¬
-Hikaru, no seas grosero ¬¬-contesta su hermano dándole un leve zape en la cabeza para luego mirarme-Es una flauta travesera barroca.
Al ver el instrumento recién sacado del paquete recuerdo.
-Aaaaaah sí…mi padre me dijo algo de que estabais en adiestramiento para aprender a llamar a los animales.
-Así es, gracias a la flauta barroca podremos solicitar ayuda de la fauna cada vez que queramos n__n
-Exacto, Kaoru y yo ya hemos pasado al nivel de dominar animales porque aprobamos todas las clases de sanación de nuestra familia-responde Hikaru poniéndose en pie mientras me mira nuevamente sonriendo con prepotencia-¿Y tú Zuriñe?¿Cuando vas a recibir tu flauta barroca? ¬__¬
-La recibí el mes pasado -3-
-O-O!!!
En eso se oye como Kaoru deja escapar una pequeña carcajada girando su cabeza hacia otro lado para que no se le oiga.
-Menuda rotura te ha hecho-susurra entre divertidas risitas.
-#¬///¬….Bueno, pero dudo que sepa invocar a la fauna tan bien como yo ù///ú
Dicho esto se acerca a un pájaro que hay en la rama de al lado y me dirige una mirada de superioridad.
-Observa y aprende, verás como soy todo en experto ¬¬
En eso desvía la vista hacia el pájaro a unos metros de distancia y coge aire en sus pulmones para hacer sonar la flauta, aunque sus notas se escuchan desafinadas y eso hace que el ave empiece a piar de irritación volando rápidamente hasta Hikaru y empujándolo del árbol haciéndole caer al estanque. Kaoru y yo vemos la caída y cuando éste asoma la cabeza del agua no podemos evitar echarnos a reír.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!! XD
-#¬///¬ Grrrrrrr…¡MALDITO PÁJARO! >///<#
-Ya veo que eres todo un experto Hikaru…¡EXPERTO EN CAGARLA! JAJAJAJAJAJA XD-digo burlona agarrando mi tripa ya que siento un leve dolor de tanto reírme.
El pelirrojo sale del agua completamente sonrojado y molesto escurriendo su ropa y sacudiendo las alas. Al ver que todavía sigo mofándome de él gruñe furioso y estalla de la rabia.
-¡CÁLLATE!¡NO ERES QUIÉN PARA REÍRTE!¡TE RECUERDO QUE EL OTRO DÍA FUISTE TÚ LA QUE CALLO AL MANANTIAL!
Al oír eso dejo de reír y respondo con los mismos gritos del chico e igual de molesta.
-¡¿Y QUIÉN FUE EL IMBÉCIL QUE ME EMPUJÓ?!
-Chicos…dejad de discutir…U¬¬-suplica Kaoru tratando de calmarnos.
-¡ES ÉL EL QUE NO ACEPTA UNA CRÍTICA!
-JA!¡¿QUÉ YO NO ACEPTO UNA CRÍTICA?!¡SI ERES TÚ LA QUE MOSQUEA CADA 5 SEGUNDOS POR NADA!
-¡He dicho que paréis ya! >o<
Cuando veo el enfado del menor de los gemelos suspiro de mala gana tomando mi bolsa de mensajera.
-¿Sabes que? Me voy a casa, ya he terminado mi trabajo en este lugar ù.ú
Tras decir esto salgo volando de aquél lugar dejando solos a los gemelos mientras percibo sus miradas clavadas en mi nuca.
††~¤~††
Y así transcurren la horas poco a poco, llego a casa, cómo, vuelvo a salir, paso el rato en el manantial, cuido de las flores, me tumbo en el césped cubierto de flores, me hecho una siesta de 2 horas…Y así hasta que llega la noche, vuelvo a casa y…
-¿Qué sucede? O.O
Nada más entrar por la puerta veo a toda la familia alrededor de la mesa en silencio, con la mirada fija en un trozo de papel situado en el centro del tablero. Al oír mi voz padre me alza la cabeza para mirarme.
-Zuriñe…
-Padre, el turno de noche me corresponde a mí, deja que haga la entrega-corta Darian al hombre antes de que éste pueda hablar más.
-Viejo, Darian se pasa el día trabajando-interviene también Zoro-Será mejor que descanse, puedes confiarme la tarea a mí.
No responde, solo se limita a sacudir la cabeza de un lado para otro apenado. Mientras yo me acerco a la mesa cada vez más confusa con una ingenua sonrisa.
-¿Estáis insistiendo por realizar un envío a la noche? No me lo puedo creer, la suma que ofrezcan al mensajero debe ser muy grande.
Todos vuelven a mirarme seriamente en silencio y mi padre toma la carta que hay en la mesa.
-Es a ella a quién ha solicitado, deberá realizar el encargo.
-¡Pero padre…!-protesta Neferteid preocupada.
-Eh, eh, eh…-digo metiéndome en medio de esa conversación sin sentido-¿Me queréis explicar que pasa aquí?
En eso mi padre vuelve a mirarme seriamente y responde.
-Zuriñe…tienes que salir a entregar un mandato.
Al decir aquello miro por una de las ventanas viendo que es noche cerrada y no se oyen más que búhos.
-¿Ahora? .__.
Éste asiente con la cabeza y dejo salir una carcajada.
-Jajajajajaja que bueno papá, por un momento me lo había creído XD
-Es cierto-contesta seriamente.
Me percato de que no bromea y suelto un bufido.
-¡¿Pero quién te has creído que soy?,¿Mensajera 24 horas?!¡Ya hice mi turno de mañana, no pienso volver a salir fuera a estas horas!
Antes de que siga protestando el cabeza de familia me tapa la boca con su mano mostrándome la carta.
-Escúchame Zuriñe…no es un encargo normal. El cliente de este envío no es otro que Zeus.
Al escuchar eso frunzo el ceño como si se tratase de una broma.
-¿Zeus?-pregunto incrédula-¿El señor relámpagos?
-Zeus, el líder de los dioses de toda Grecia-me corrige él aún serio.
-Sí, bueno, también se le llama así-contesto indiferente empezando a acomodarme en la mesa del comedor para cenar.
-Zuriñe, no se trata de ninguna broma-dice Nerfertid mirándome preocupada-El señor Zeus quiere que le llevemos un encargo traído desde China.
-¿Y porque no se lo lleva Darian? ¬3¬
En eso mi padre vuelve a acercarse a mí mostrándome la carta.
-Quiere que se lo lleves tú, lo dice claramente aquí:
”Deseo que el mensajero que traiga ese importante envío a mi destino sea expresamente tu hija mediana, si es cualquier otro no le abriré las puerta del Limbo. Es de suma importancia que el paquete llegue en menos de una semana si queremos frenar esta catástrofe Zeihar. Espero que no me decepciones, confío en ti.
Atentamente: Zeus”
-¿Y porque a yo? ¬¬
-No lo sé…bueno sí, pero…
Éste me toma de los hombros mirando cada vez más serio y preocupado.
-Hija mía…no puedo decirte que está pasando. Pero es de gran importancia que realices este envío.
-Papá…
-Por favor…
Al ver su rostro sé que habla en serio, no entiendo que necesidades impulsan al Dios del Limbo a pedirme que le lleve ese encargo.
Sé que mi familia tubo trato durante generaciones con Hermes.
Pero hace tiempo que desapareció y el Limbo se quedó sin Dios mensajero. Cuando mi padre se enteró tubo que acudir a Zeus el mes pasado y estuvieron hablando de cosas que solo contó a Darian y Neferteid por ser los mayores de los hermanos.
Yo nunca me enteré de que trataba el asunto, pero estoy segura de que tenía algo que ver con las afueras del Fairy Forest.
¿Será que el mundo Seiso está siendo destruido poco a poco?¿Será esa la catástrofe de la que habla el líder de los Dioses griegos?
-Está bien…-suspiro-Dame el paquete, saldré ahora mismo en dirección hacia el Monte Olimpo.
Al oír eso asiente con la cabeza y corre para buscar el envío. Mientras Zoro se acerca a mí disimuladamente.
-Espero que tengas cuidado microbio, no sabes dónde te has metido-dice seriamente.
-¿Y tú sí?-preguntó con indiferencia.
Para mi sorpresa Zoro no dice nada, tan solo se limita a contestar…
-El cielo y el Inframundo están en guerra, y el envío que lleves a Zeus tiene mucho que ver con ese tema. Así que te repito: Ten cuidado.
Cuando dice aquello quedo totalmente embobada y en silencio, jamás había visto a mi hermano hablando tan en serio. Lo único que se me ocurre hacer es tragar saliva y asentir asustada con la cabeza. De repente salgo del shock al ver que mi padre se encuentra frente a mí entregándome una cadena con algo redondo.
-¿Un medallón?
Éste asiente.
-Es lo que debes llevarle a Zeus…por suerte el dios es considerado y pidió que lo hicieran en tamaño de hada para que pudieras llevarlo al cuello. Ya sabes que si lo hubiesen traído en tamaña normal..
-Lo tendría que llevar a rastras…Lo sé papá -.-U
Miro el medallón, es de oro y en él se encuentran unas letras chinas con un dragón en el centro.
-Protégelo, que nadie te lo quite ¿de acuerdo?
-Descuida-digo calzándome dispuesta a salir de casa.
-Zuriñe, en serio, ten cuidado.
Lo miro nuevamente y denotó que solo hay preocupación en su rostro. Le doy un abrazo de consuelo con las típicas palabras clásicas de una película.
-Estaré bien, volveré antes de que os deis cuenta.
Dicho esto tomo mi bolsa saliendo de casa hasta que Zoro suspira levantándose de su sitio.
-Deja que te acompañe hasta la salida del bosque-dice saliendo conmigo mientras mete en un pequeño bote 2 luciérnagas.
Ambos salimos de allí dejando a la familia sola.
Mientras tanto…
††~¤~††
-Maldita niña, esta se cree que soy idiota >.<
Hikaru arroja la pequeña pelota de goma contra la pared de su habitación mientras que Kaoru suspira asomándose a la ventana.
-La culpa es tuya por darte aires de grandeza y luego pasa lo que pasa.
-¡¿Y eso que?!¡No justifica el comportamiento tan grosero que tiene conmigo!¡Soy su prometido!¡Supuestamente a la larga seré el padre de sus hijos!¡No tiene derecho a tratarme como me trata!
-Tal vez si no estuvieras burlándote de ella a todas horas…-.-
-Vamos Kaoru, tan solo lo hago para divertirme. Si Zuriñe tuviese un poco de sentido del humor te aseguro que nos llevaríamos mucho mejor >.<
-Hablando de Zuriñe…O.O-dice éste mirando por la ventana-¿No es esa que va con un botecito de luciérnaga hacia la salida del bosque?
-¡¿Qué?!
Hikaru se acerca corriendo hasta vernos a Zoro y a mí en dirección a la salida y mira a Kaoru confuso.
-Es un poco tarde para que salgan a llevar encargos ¿no crees?
-Sí, bueno, al menos va con su hermano.
-Pero tenía turno de mañana, supuestamente ahora no debería salir.
-Vaya Hikaru, sí que está bien informado de los turnos de Zuriñe ¬__¬
Al decir eso el chico se sonroja levemente.
-Ejemmm…ù///ú Lo digo porque esta mañana nos ha llevado el encargo so memo.
-Ah, entonces no sé O.O
-¿Y si vamos a preguntar?
-¿Eh? .__.
††~¤~††
-En fin…tienes una semana para llegar al Limbo. No defraudes al viejo.
-Descuida Zoro, yo no soy como tú ¬__¬
-O.O….¡¿QUÉ HAS QUERIDO DECIR CON ESO MOCOSA?!
-Me voy ya o de lo contrario no llegaré en la vida-digo como excusa para no discutir.
Zoro me extiende uno de sus botecitos con una luciérnaga sonriendo levemente.
-Esto te alumbrará durante la noche.
-Gracias-respondo regresándole la sonrisa.
-Bueno…
Un largo silencio nos invade a ambos y Zoro suspira.
-Buen viaje.
Asiento, sé que mi hermano está tan preocupado como mi padre, pero Zoro es Zoro, y antepone su orgullo a todo. Me giro y finalmente salgo del bosque dejando solo al chico, y a los pocos segundos e irme…
-¡Ey!
El peliverde se gira al oír dos voces conocidas.
-Ah, sois vosotros -.-
Los gemelos jadean de cansancio frente a Zoro y Hikaru consigue pronunciar las primeras palabras.
-¿A dónde ha ido Zuriñe?
-Tiene que hacer un encargo para Zeus.
-¡¿PARA ZEUS?!-gritan los gemelos al unísono.
-Sí, estará aquí en una semana o algo así. No os preocupéis -.-
El mayor de los gemelos dirige la vista a la salida del bosque.
-Pero…hay noche cerrada.¿Tan importante es ese encargo?¿vas a dejar que vaya sola?
Zoro se encoge de hombros girándose en dirección a su árbol.
-Por desgracia no me han solicitado para este envío ¬3¬
Dicho aquello sale volando en dirección a casa y al poco rato no hay rastro de él. Los Hitachiin quedan en silencio durante un buen rato hasta que Kaoru se percata de la expresión horrorizada y preocupada de su hermano el cuál no deja de mirar las salida del bosque.
-………….
-………….
-Ve con ella.
A oír aquello Hikaru se gira frunciendo el ceño y Kaoru suspira.
-Seamos sinceros Hikaru, estás preocupado por ella.
-¡QUÉ?!¡NO! O///O
-A mí no me engañas…ya son muchos años colega ¬.¬
El pelirrojo desvía la mirada completamente sonrojado y Kaoru sonríe tiernamente.
-Vamos, aún estás a tiempo de alcanzarla. Y si algo malo pasa estarás para protegerla, al fin y al cabo eres su prometido ¿no es así? n__n
-Kaoru…yo…ú_ù
-¡Venga!-le corta éste dándole un leve empujoncito hasta la salida.
Hikaru guarda silencio mirándolo y su hermano amplía la sonrisa.
-Vuelve pronto ¿eh? XD
Éste le regresa el gesto y sale corriendo hacia la salida mientras Kaoru observa como desaparece entre las sombras de la noche.
Y aquí empieza mi historia, bueno, más bien nuestra historia, la historia de Seiso dónde conoceré a un montón de bichos raros y todo eso jajajaja XD
Lo que me recuerda…como va encontrarme Hikaru si…
-O-O….He salido a buscar a Zuriñe en plena noche cerrada y no he traído nada que pueda darme luz para no perderme.
*silencio incómodo mientras se oyen a los búhos y los aullidos de un lobo*
Continuará…
Aquí está el primer capi! XD quiero comentarios de acuerdo? Jajaja sé que este capi y el resumen de mi vida y el problema de la historia transcurrió muy rápido, pero creo que lo hice bastante bien para ser yo jajaja
Pay Attention!!![color=red]: A diferencia del primer capítulo de la novela el fic será narrado en tercera persona a partir de ahora. El anterior apartado se escribió en primera persona como introducción a la historia. Sin más que decir espero que disfrutéis del capítulo n__n
Chapter 2:
~~ Capítulo 2: Necrono, el hombre sospechoso ~~

Zuriñe volaba por el bosque con su pequeño bote de luciérnaga sujeto en la mano. Los aullidos de los lobos eran cada vez más audibles y los búhos no dejaban de ulular, lo cuál hacía más aterrador aquél sitio. La chica tragó saliva forzándose así misma una asustada sonrisa.
-Ahora entiendo porque lo llaman “El bosque oscuro” ^__^U-susurró mientras seguía agitando sus alitas de las cuáles oía el sonido debido al enorme silencio que extendía el lugar.
Lo cierto es que Zuriñe había hecho encargos fuera del Fairy Forest innumerables veces, pero nunca de noche. Aquella era la primera vez que salía de su aldea cuando la luna estaba en el cielo.
-“Y la última…”-pensó estremecida mientras trataba de mantener el brazo firme para no espantar a la luciérnaga que seguía dentro del minúsculo candil.
En eso cogió el medallón de oro que llevaba atado al cuello y quedó mirándolo para intentar ignorar el horrible territorio en el que se encontraba. Por más que le diera vueltas no encontraba una respuesta a su pregunta.
-¿Para que demonios querrá Zeus esta cadena barata? ¬¬-dijo mientras miraba el objeto-Seguro que ni siquiera es de oro auténtico.
Desvió la vista hacia el dragón estampado en el centro del medallón, su alargado cuerpo recorría dos caracteres chinos y justo debajo de estos se encontraba otro: “肖龍” “李”
-Me pregunto cuál será su significado…
De pronto oyó un ruido a sus espaldas y sintió como un escalofrío recorría todo su cuerpo. Se giró rápida mirando la profundidad del bosque que había dejado atrás. No se veía absolutamente nada, todo estaba oscuro y no parecía que nadie anduviera cerca, pero por si acaso se arriesgó a preguntar.
-¿Q-q-quién anda ahí?-preguntó con voz temblorosa. Pero no hubo respuesta.
Suspiró llevándose una de las manos al pecho.
-Tengo que relajarme…deben ser los nervios. Por eso estoy tan…AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
Soltó un grito exageradamente alto en cuanto sintió que una mano le había agarrado del hombro. Instintivamente comenzó a dar patadas en modo de defensa sin dejar de chillar cuando oyó unas claras palabras.
-¡Cálmate, soy yo!
Al momento de escuchar aquella voz conocida enmudeció completamente mirando tras de si. Hikaru estaba allí, agitando sus alas tanto como ella para mantenerse en el aire. La castaña gritó molesta.
-¡NO VUELVAS A DARME UN SUSTO ASÍ! >O<#
El muchacho le tapó la boca rápidamente.
-Chsssss…No grites tanto-susurró tratando de que se relajara pero sin obtener resultado alguno, pues ésta le dio un mordisco en toda la mano haciendo que la apartara rápidamente-AAAAAAAAAAAAAAAAAAGH ZORRA!!!
Una vez consiguió quitárselo de encima miró a Hikaru por unos segundos hasta reaccionar del todo.
-¡¿Qué coño haces aquí?!
El le regresó una mueca de desagrado.
-Que desagradable eres, he venido a buscarte ¬¬
-¿A buscarme?-preguntó la chica incrédula-Lo siento pero no he venido al bosque por placer, estoy trabajando, tengo que llevar un envío al…¬¬
-Al Monte Olimpo, ya lo sé-la cortó éste-Tu hermano me ha contado lo del encargo de Zeus.
Zuriñe quedó en silencio un tanto desconcertada y éste suspiró.
-Idiota…no pensarías que te iban a dejar ir sola hasta Atenas con una semana de travesía de por medio ¿no?
-¿Qué?
Hikaru desvió la vista de la chica incómodo. Él deseaba acompañarla en su viaje por si se metía en algún problema y necesitaba ayuda, pero sabía perfectamente que Zuriñe no le dejaría sabiendo que iba por voluntad propia. De modo que se le ocurrió la excusa perfecta…
-Digamos que…tu padre está muy preocupado por ti y me ha pedido que te acompañe, a fin de cuentas dos hacen más que uno U.U
-Pero…¿por qué tú?
-¿Y todavía lo preguntas? ¬¬-contestó el chico indignado-Es obvio que me ha mandado venir porque soy tu prometido-fue la mejor evasiva que tuvo para contestar.
La pequeña hada guardó silencio meditando. Conociendo a su padre no era de extrañar que le hubiera pedido el favor a Hikaru solo por eso. Miró al rostro del chico, quién la observaba detenidamente con una esperanzadora e inocente sonrisa que claramente decía “Vamos porfaaaaa, deja que te acompañe. Me muero por salir de viaje y joder gente nueva” sí, sin duda su mirada decía eso.
-Pero más vale que no me supongas un retraso. Como sea así juro que te corto los huevos ¬¬
-JA! Encima no me vengas con exigencias, ¿crees que te he seguido por gusto? Si por mí fuera te dejaría a merced de los lobos que merodean el bosque oscuro. Pero como soy un hombre, no voy a hacerlo ¬¬
-JA!-dijo éste imitando su carcajada llena de sarcasmo-Más que un hombre eres una pulga.
Al oír eso Hikaru se mordió el labio inferior lleno de rabia viendo como la castaña de la pañoleta avanzaba.
-¡A la mierda contigo!¡Venir hasta aquí me ha supuesto un esfuerzo horrible!¡¿Y encima tienes el descaro de insultarme?! Ala maja, ahí te quedas. Yo paso ser el canguro de niñas mimadas como tú ù.ú
-Pues vale -.-
-¡Pues eso! ¬¬
Dicho aquello el joven hado echó a volar entre la oscuridad del bosque dejando sola a la castaña la cuál ni se molesto en mirar si su compañero iba por el camino correcto o no. Así era aquella pareja de caprichosa y testaruda.
††~¤~††
-Qué es un hombre…¡y una mierda! ù.ú#-susurraba la hadita mientras seguía volando-Aún así…
Se giró volviendo a ver lo profundo y oscuro que estaba el bosque.
-Me he vuelto a quedar sola…T^T
-Jejejeje…
En eso la joven escuchó unas pequeñas risas totalmente ajenas, volvió a girarse como había echo anteriormente.
-¿Hikaru?¿Eres tú?-preguntó esperanzadoramente.
-Jejejejeje…
Aquellas risas se oían cada vez más y más cerca.
-Hikaru…ya vale, me estoy asustando U¬¬
-Si temes de unas simples risas…no durarás mucho en este bosque-contestó una voz desconocida.
-¡¿Quién anda ahí?!
Zuriñe giró mirando a todo su alrededor hasta dar con dos ojos amarillos que la miraban entre dos árboles. La muchacha acercó el bote de luciérnaga hacia aquél rincón alumbrándolo un poco, allí vio a un hombre apoyado sobre uno de los troncos. Rondaba los 25 años, era bastante alto, cabello negro de melena, tez pálida y una mirada que a primera vista no inspiraba mucha confianza.
-Relájate pequeña hada-dijo éste al ver la expresión de la chica-No tienes de que temer.
-Emmmm…no temo-respondió ella retrocediendo poco a poco.
-Entonces…¿por qué vuelas en dirección contraria hacia mí?-preguntó divertido mientras se acercaba.
El hada sintió un desagradable escalofrío y volvió a mirarlo desconfiadamente.
-“Parece muy humano…no tiene rasgos de licántropo, tampoco es un elfo...si no tendría orejas largas…,¿y un titán? Ummmm no, no, lo cierto es que de ser así lo habría percibido al momento.”
-¿Porque me miras así?
Ésta le dirigió un gesto serio subiéndose en la rama de uno de los árboles mientras se cruzaba de brazos.
-¿Eres humano?
El tipo asintió con su amable sonrisa e inalterable sonrisa.
-Así es n__n
-¿Y porque no huyes al verme?
Cierto era lo que decía la pequeña hada. En el mundo Seiso habitaban todo tipo de criaturas mágicas, pero los humanos eran una raza aparte. Al no tener poderes y sentirse incapaces de combatir contra los seres mágicos estos temían tratar con los de diferente especie. Por eso se apartaban creando lugares solo para los de su especie como ciudades, pueblos y aldeas dónde los seres mágicos no podían entrar, al menos en su forma original ya que si los humanos les descubrían gritaban como locos y algunos se rebelaban tratando de matar a cualquier criatura ya fuera sanguinaria o no.
El hombre se encogió de hombros y se acercó poco a poco a ella.
-Soy un ermitaño. Los de mi pueblo me desterraron porque sugerí que dejásemos de lado las diferencias entre humanos y seres mágicos. Verás…soy científico.
-¡Oh, perfecto!¿Y te han desterrado para que hagas experimentos con las criaturas mágicas? n__n Lo siento amigo, pero yo paso ¬¬-respondió echando a volar para tratar de alejarse de él cuando…
-No tienes ni idea Zuriñe.
Al oír aquello quedó completamente paralizada girándose para verlo nuevamente shockeada.
-¿Cómo sabes mi nombre?
-Tal y como dije antes…me han desterrado por querer tratar con otras especies-respondió él ampliando su sonrisa-Y también por tratar con el dios Zeus.
Zuriñe pestañeó sorprendida y bajó rápidamente a la rama otra vez.
-¿Qué sabes de Zeus?
-Bastante, soy uno de sus aliados en la guerra entre el cielo y el inframundo. Y sé que te ha encargado llevarle el medallón imperial de la reencarnación de Luou Xiao Hu.
-¿El medallón imperial de…?-tomó el collar mirando el dragón-¿Luou Xiao Hu?
Él asintió extendiendo la palma de su mano para que el hada pudiera subirse en ella. Ésta miró desconfiadamente pero al final lo hizo, una vez quedó frente al rostro del tipo el sonrió nuevamente.
-Me llamo Necrono.
-Me presentaría, pero veo que ya me conoces-respondió ella.
El hombre soltó una pequeña carcajada y Zuriñe le regresó la sonrisa levemente.
-¿De veras eres aliado de Zeus?
Éste asintió.
-El señor me pidió que viniera al bosque oscuro para guiarte en el camino más rápido hacia el Olimpo.
Zuriñe se sentó en su mano ya más confiada.
-Vaya, por lo menos ese tipo es considerado-miró al cielo en el cuál solo se veía la copa de los árboles-Ya no me caes tan mal, eres tío enrollado Zeus.
Necrono volvió a reír.
-¿Puedes explicarme esto del medallón?¿Para que sirve?-preguntó la chica curiosa.
El moreno de tez pálida contestó.
-Eso es algo que descubrirás con el tiempo, lo único que debes hacer ahora es confiar en mí ¿de acuerdo?
-O.O…que simpático n__n
††~¤~††
-¡¿Como he podido ser tan imbécil?!¡Esa niña no sabe cuidarse sola!
Hikaru sobrevolaba el bosque a gran velocidad, estaba preocupado, realmente preocupado. Había ido con la intención de ayudar a Zuriñe y en vez de eso terminó por dejarla tirada a pesar de saber como iba a reaccionar ésta.
-¡Zuriñe!
En aquél momento no le importaba en absoluto que todo estuviese a oscuras, que hubiese miles de lobos o búhos, en aquél momento lo importante era encontrarla.
Mientras seguía volando sin rumbo observó cada esquina por la que pasaba, de haber alguna luz sería la chica sin duda. Siguió así hasta escuchar la voz de su compañera unos árboles más cerca y corrió hacia el lugar. Al ver a Zuriñe subida sobre la mano de Necrono frenó de golpe quedando completamente paralizado pues al ver a aquella persona sintió un desagradable escalofrío.
-¡¿Qué haces?!-preguntó anonado al verla-¡Aléjate de ese tipo ahora mismo!
La castaña de la pañoleta se giró sonriendo.
-¡Ey Hikaru! n__n
Necrono alzó la vista un tanto sorprendido borrando la sonrisa de su rostro.
-¿Otro hado?
El chico dejó salir un bufido de desagrado acercándose hasta el hada y tirándola del brazo para separarla del hombre.
-Sí, un hado ¬¬-respondió fríamente-Zuriñe, vámonos de aquí.
-¿Cómo que “vámonos”?¿Que tú no regresabas al Fairy Forest?
-Pensé que no podía dejarte sola por si te metías en algún lío y nada más ver esto me alegro de haber venido ¬¬
-Oh, ¿lo dices por él?-preguntó mirando a Necrono-No tienes de que preocuparte, es un aliado de Zeus n.n
-¿Un aliado?
El hombre asintió regresando a su anterior y amable sonrisa.
-Zeus me envió para ayudar a tu linda amiga n__n
El pelirrojo fijó la vista en él desconfiadamente.
En la raza de las hadas había algunas diferencias entre la capacidad mágica de los hombres y las mujeres. Ellos podían percibir cuando se encontraba un ser con poderes sobrenaturales frente a ellos mucho mejor que las féminas, mientras que éstas tenían otro tipo de ventajas en habilidades de su especie. Por eso Hikaru intuyó al momento algo que a Zuriñe se le había escapado.
-¿Qué eres?
-¿Uh?
-Raza, dime que raza eres.
-¿Qué acaso no ves idiota? Es humano ¬3¬-contestó la castaña por él.
Hikaru ignoró el comentario de ésta con la mirada aún seria. Necrono sonrió nuevamente ante las palabras de Zuriñe.
-Sé que parece raro que un hombre se alíe con Zeus en épocas de guerra contra el inframundo n_n
-Lo es, un humano nunca interferiría en una guerra de titanes. Esa especie teme a los Dioses debido a que carece de poderes sobrenaturales, por lo que jamás querría aliarse con ningún bando.
-Tiene su explicación…he sido desterrado de mi aldea por querer ayudar a nuestro señor. Deseo con toda mi alma que la zona cielo gane al inframundo.
-Un momento Necrono…creí que te habían desterrado por querer tratar con otras especies O.O-comentó Zuriñe confusa.
Al oír aquello el hombre pestañeó sorprendido y forzó una pequeña sonrisa a la chica.
-Eeeeh sí, bueno, también fue por eso…jejeje n.ñU
-Ajá…¬¬-el hado asintió y tomó aire empezando a jalar a la chica su compañera del brazo-Zuriñe, vámonos.
-¡¿Pero que andas?!-contestó la chica soltándose de él en tono molesto-Necrono ha sido enviado por Zeus para hacerme de guía hasta el Olimpo.
Éste volvió a agarrarla del brazo retirándola hacia una esquina.
-Ese tipo nos engaña, no es lo que dice ser, lo he percibido-susurró para que no pudiera oírles.
-¿Entonces que se supone que es? Yo también hice la revisión y no intuí nada extraño ¬¬
-¡Escucha…!-dijo agarrándola aún más fuerte del brazo-No sé que es, pero tiene potencial mágico, así que no puede ser humano.
Zuriñe desvió la mirada a Necrono. Si Hikaru había percibido potencial mágico estaba claro que había sido engañada, pero…¿por qué querría hacerse pasar por un hombre normal?
-¿Ocurre algo? n__n-preguntó el tipo tranquilamente.
Ambos hados se miraron el uno al otro y Zuriñe guardó el medallón desconfiada.
-Necrono…¿puedo hacerte una pregunta?
-Por supuesto.
La chica miró desconfiadamente y extendió su diminuto brazo.
-¿Dónde está la propina? ¬¬
-¿Uh?
-Acabo de recordar lo que decía la carta que leyó mi padre. Es cierto eso de que el Dios mandaría a alguien que pudiera guiarme hasta el Olimpo n__n
-¡¿Pero que di…?! AAAAAAAAAA!!! TOT-Hikaru quedó dando la pregunta a medias puesto que la castaña lo calló dándole una patada en el género para que guardase silencio.
-Zeus decía claramente en la carta:”Enviaré a uno de mis subordinados para que guíe a tu hija hasta mis tierras. Obviamente entiendo que el envío no saldrá gratis, así que mi subordinado le pagará el encargo cuando se encuentren”
Necrono guardó silencio y al rato asintió.
-Cierto, ahora mismo te doy el dinero-dijo buscando en sus bolsillos cuando…
-No hace falta farsante ¬¬
Al oír eso el hombre alzó la cabeza para mirarla.
-¿Qué has dicho?-preguntó el tipo sorprendido.
La chica sonrió maliciosamente.
-En primera, me inventé lo que decía la carta, en segunda, los encargos a los dioses siempre son gratuitos y en tercera, se nos paga al momento en que nos piden realizar un envío, no cuando ya lo estamos llevando a su destino.
-O.O…..
-Jaque Mate ¬___¬
-Vaya…sin duda tienes buen futuro comercial en el negocio familiar -.-U-susurró Hikaru un tanto asustado.
-Pues claro que sí JAJAJAJAJAJAJAJA-respondió ésta riendo con arrogancia pero al rato se puso seria-Admítelo Necrono, Zeus no te ha enviado, ni siquiera me creo que seas su aliado ¬¬
-AHÍ LE HAS DAO!!!-gritó el pelirrojo animándola.
Un largo silencio se interpuso entre los tres sujetos. Necrono no parecía dolido, ni mucho menos. En vez de reaccionar como los dos hados se esperaban alzó la vista para mirarlos, pero esta vez a pesar de estar sonriendo, su mirada no decía nada bueno.
-Vaya…pensé que sería fácil pero ha tenido que venir tu amiguito a estorbar, está claro n__n
En eso se puso serio extendiendo el brazo y los dos chicos retrocedieron.
-Entrégame el medallón Roronoa. Si no lo haces sufrirás graves consecuencias-dijo con voz seria.
Ésta agarró aún más fuerte la cadena y Hikaru se puso frente a ella.
-No te va a dar nada embustero, así que ve haciéndote a la idea de que no tendrás el medallón.
Necrono miró con ira al chico durante un buen rato en silencio hasta que finalmente sonrió.
-Je… tus amenazas no me preocupan. No sois más que dos niñatos insignificantes del tamaño de una pulga…
Éste chasqueó los dedos y de repente una especie de barrotes salieron de la rama en la que estaban los dos jóvenes rodeándolos hasta convertirse en una jaula en la que quedaron atrapados.
-¡¿Una jaula?!-gritó Zuriñe agarrándose a los barrotes.
-¡Lo sabía!-contestó Hikaru mirando alrededor de aquél cerrado espacio-¡Controla la magia negra!¡Es un hechicero!
-¬¬…
-O-O!!! ¡¿QUÉ?!
-“Controla la magia negra, es un hechicero”-imitó Zuriñe al pelirrojo-Muy perspicaz Hikaru ¬¬
Antes de que el chico pudiera contestar Necrono se acercó a ellos, a medida que caminaba una extraña toga aparecía de la nada sobre él. Una vez llegó hasta la diminuta jaula metió la mano para atrapar el medallón que la chica llevaba, pero ésta lo agarró con ambas manos fuertemente.
-¡Dámelo!¡Lo necesito para mi señor Hades!
-¡NO! >o<-contestó ella haciendo cada vez más fuerza.
-¡Así que trabajas para Hades!¡Maldición!
Hikaru corrió dónde su compañera para ayudarla a hacer fuerza, pero ambos eran demasiado pequeños para poder contra la mano de un hombre, así que consiguió arrebatarles el medallón.
-¡Devuélvemelo!-chillaba la chica tratando de salir de la jaula.
-Ni hablar pulga ¬¬
Éste chasqueó los dedos y el medallón regresó a su tamaño original.
-Ufff, menos mal, me agobiaba que antes fuese de tamaño diminuto -.-U-tras suspirar miró a los dos hados aún atrapados en la jaula y sonrió.
Hikaru desvió la mirada rápidamente a su cinturón.
-“¡¿Dónde está?!¡¿Dónde?!”-en eso dio gracias al cielo a que había traído con él la flauta barroca. Tomó aire en sus pulmones y empezó a tocar tanto como pudo. El hombre sonrió.
-¿Vas a darme un concierto de flauta? Que bueno…jajajajajaja XD
Mientras éste reía un pequeño pájaro llegó rápidamente por orden del sonido que emitía Hikaru y le arrebató el medallón al hechicero para después salir volando lejos de allí, pero el malvado no se dio cuenta y siguió hablando.
-Lo cierto es que para ser seres de la luz y el bien habéis dejado muy infravalorados a los humanos. Los habéis discriminado bastante y eso no es de buenas personas, Zeus estará decepcionado ¬__¬
Necrono extendió el dedo índice señalándolos y amplió su maléfica sonrisa.
-Quizá aprenderéis a verlos de otra forma si os hago igual de insignificantes que ellos.
Dicho esto una extraña luz salió de su dedo y cegó a los dos hados. De pronto la jaula se rompió y un enorme agujero se abrió en mitad del bosque. Zuriñe y Hikaru cayeron al vacío completamente inconscientes y el hechicero abrió un portal oscuro en el que despareció dando por finalizado aquél terrible encuentro.
††~¤~††
En ese mismo instante…
Monte Olimpo,Hogar de los Dioses

Una joven de cabello largo y negro, de raza angelical, con una enormes alas blancas y una túnica Griega bastante sugerente del mismo color se encontraba viendo los sucesos en el bosque oscuro desde la fuente sagrada.[Off: Hagamos que desde esa fuente los dioses pueden ver los sucesos que ocurren en la tierra ok? -.-]
-Oh no…-susurró la chica preocupada-Debo avisar a Zeus.
Ésta subió corriendo la infinidad de escaleras que llevaban hasta los aposentos de Zeus y abrió las puertas alterada.
-¡Mi señor, tenemos un problema!
-Y que lo digas…-respondió la voz de un hombre que se encontraba al fondo de la habitación frente a un enorme espejo.
La morena frunció el ceño al tipo.
-¿Señor? O.O
-Anika…¡¿Cuántas veces tengo que decirte que no entres en mis aposentos cuando me estoy peinando?! >o<#
Zeus se giró molesto mirando al ángel y al ver su apariencia ésta no pudo evitar echarse a reír.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA ¡¿QUÉ TE PASÓ?!¡CUALQUIERA DIRÍA QUE TE CALLÓ UNO DE TUS RAYOS ENCIMA! XD
Éste dejó salir una molesta mueca y volvió a mirarse al espejo. Tenía el cabello en punta completamente alborotado, llevaba horas tratando de ponérselo bien pero se le hacía imposible. Volvió a mirar al su guardiana.
-¿Qué es eso que tanto te altera?
-¡Ah, Sí!-respondió la chica volviendo a ponerse seria-¡Zeus!¡Uno de los subordinados de Hades ha arrebatado el medallón a la hija de Zeihar!
-¡¿QUÉ?!
El Dios dejó sus apariencias de lado para salir corriendo en dirección a la fuente. Una vez llegó vio como Zuriñe y Hikaru caían al vació en ese enorme agujero y mientras Necrono desaparecía.
-¡Rayos!¡Mi mensajera está inconsciente!-maldijo lleno de ira.
-Zeus…¿qué está pasando?
El Dios se giró y vio a otra mujer de larga cabellera, mejor dicho vio a su mujer, la diosa Hera.
-Hera…ese malnacido de Necrono…ha robado el medallón.
-¿Qué?
-Seguramente querrá entregárselo a Hades…-susurró cada vez más molesto.
-Espere un momento señor…-susurró Anika.
Ésta chasqueó los dedos hasta hacer que el suceso retrocediera llegando a la parte dónde el pájaro llamado por Hikaru le arrebataba el collar al hechicero. Al verlo Zeus suspiró de alivio.
-Uffffff…gracias a dios que estaba ese muchacho…
-Sí, ¿pero que ha sido del medallón genio?-preguntó Hera de manera pesimista.
-Mmmmmmm…-el hombre guardó silencio pensativo-Si ese pájaro fue en ayuda de los hados el medallón no puede andar muy lejos. Para eso necesitarán ayuda…¡Anika!
-¡¿Sí?!
-Llama a Artemisa, ella encontrará al pájaro que se llevó el medallón y se lo entregará a la hija de Zeihar y el chico que la acompaña.
-Emmmm Zeus…-susurró Hera-No sé si lo recuerdas pero…Artemisa fue capturada por Hades el mes pasado ¬¬
-Cierto jefe, al igual que Hermes, Poseidón, Atenea, Ares, Dioniso, Apolo, Hefesto, Afrodita y Deméter -.-U-respondió la chica-Todos ellos ahora están bajo las garras de su hermano Hades.
-Entonces…¿cuántos dioses quedamos en el Olimpo? U¬¬
-Solo tú, yo y Ugetsu -.-
-¿Dónde está Ugestu? Hoy no le he visto ¬¬-protestó Zeus.
-Tiene depresión porque el otro día bajó a Atenas a hacer amigos y lo rechazaron -.-
Mientras Ugetsu, en sus aposentos…
-¡¿Por qué no quisieron ser mis amigos?!-llorando-Yo soy bueno TOT
De vuelta al salón de la fuente…
-Que hijo más blandengue y llorón me has dado ¬¬
-¿Qué esperabas? No puede salir un hijo perfecto cuando dos hermanos hacen el amor n__n
-¿Quieres dejar de recordarme que me casé contigo a pesar de que fueras mi hermana? ¬¬-gruñó molesto-En fin…
Zeus se acercó a la fuente y removió sus aguas haciendo que la imagen llegara hasta el pájaro en el que se encontraba el medallón. El Dios chasqueó sus dedos y Hera lo miró curiosa.
-¿Qué vas a hacer Zeus? O.O
-Me parece que ya es hora de que despierte el guardián que hay sellado en ese medallón…
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:23 am

Chapter 3:
Capítulo 3: La maldición
-Jajajajaja fue tan fácil deshacerme de esas dos pulgas-reía Necrono con aire sonriente mientras bajaba por unas interminables escaleras.
De pronto llegó hasta un lago verdoso y lleno de mugre en el cuál le esperaba una barca. En ella se encontraba un esqueleto vestido de negro con un rema en mano y el hechicero se subió. Tardaron pocos minutos en llegar a la orilla, una vez allí el hombre miró al armazón.
-Pronto recompensaré todos tus viajes con un par de almas nuevas.
El esqueleto dejó salir una aterradora risa al oír eso.
-¿Almas de seres mágicos?
-Je…tal vez-respondió alejándose de allí.
Siguió caminando por aquél sitio tenebroso, e incluso llegó a pasar ante un enorme perro de tres cabezas. Finalmente llegó a un salón en el cuál se encontraba una especie de trono vacío. Necrono se arrodilló frente el asiento y alzó la vista.
-Mi señor…tengo lo que buscabais.
En eso un áspero humo negro rodeó el trono y se deslizó hacia arriba tomando la forma de un humano hasta convertirse en un hombre rubio de pelo engominado retirado hacia atrás, ojos azules, alta estatura y sonrisa maléfica.
-Buen trabajo Necrono…por un momento pensé que no podrías traérmelo.
-He de reconocer que me asusté un poco cuando vino aquél crío llamado Hikaru y se percató de que era hechicero-respondió éste rebuscando en su bolsillo-Pero no supuso ningún problema, el medallón está con…con…O.O
Un largo silencio se interpuso en la conversación hasta que el hechicero se quitó la chaqueta rápidamente buscando cada vez más asustado. El Dios del inframundo empezó a impacientarse.
-¿Y bien?
-No lo entiendo…¡tiene que estar aquí!-decía nervioso sacudiendo la chaqueta en el aire asustado-¡Estoy seguro que lo cogí!
De pronto se percató de algo. Necrono vio a Hikaru sacar su flauta travesera durante la pelea, pero no había caído hasta aquél momento.
-Ese hado…invocó a un animal para que me quitase el medallón O.O
-………………..
-¡MIERDA!-gritó arrojando su prenda contra el suelo furioso. Seguidamente miró a Hades asustado-¡Mi señor!¡Puedo explicarlo!
El Dios simplemente apoyó su mentón sobre una mano suspirando.
-Necrono…me has decepcionado. Y pensar que eres uno de mis mejores aliados…
-Hades…
-Lo siento, pero no me dejas otra opción…-dijo el hombre poniéndose serio.
Al notar el tono de éste, el hechicero se levantó rápidamente del suelo casa vez más perturbado.
-¿Qué vas a hacerme?
-Ya verás…
-No…No…NOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
Media hora después…
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA NO POR FAVOR!!! COSQUILLAS NO!!! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJJAJAJAJAJAJA XD
Necrono se encontraba atado a una cama mientras dos almas del inframundo le rozaban sus pies descalzos con plumas de ave y otra le hacía cosquillas en los riñones, pues si hay algo más doloroso que la extinción para un ser oscuro, son las cosquillas. Pasarse horas y horas riendo hasta que te duela el estómago, y esa fue el arma de Hades para dar un buen escarmiento a su compañero.
-Debes pagarlo con el sudor de tus escandalosas risas.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA PARA!!! ES UNA TORTURA!!! PREFIERO MORIR!!! TOT JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XD
-Chssss…vaya idiota
Una voz ajena apareció entre las sombras y las almas dejaron de atacar (¿? XD) al hechicero. El Dios y Necrono giraron la cabeza pues ya conocían aquella voz, aunque para el moreno no fue un consuelo oírla.
-Ah, eres tú ¬¬
De entre la sombras apareció un chico de unos 16 años. Tenía el cabello blanco y unos ojos rojos como rubíes, su tez era realmente pálida como si se tratase de un cadáver. Hades sonrió al verlo.
-Creí que estabas encargándote de los demás dioses…Luxzar.
El chico miró al Dios con una leve sonrisa y seguidamente con indiferencia a Necrono.
-Lo estaba haciendo mi señor, pero las risas de este idiota no me dejan oír sus lamentos.
-Ey! Más respeto enano, te recuerdo que estás aquí gracias a mí #¬^¬-protestó Necrono molesto.
-¿Y eso que importa? Yo cumplo con mi trabajo mucho mejor que tú. Seguro que a mí no se me habrían escapado dos insignificantes hadas.
-#¬.¬….¡¿Te estás riendo de…JAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA! XD-éste volvió a echarse a reír puesto que Luxzar comenzó a hacerle cosquillas en el pie derecho para que cerrara la boca.
-Ya está bien los dos-dijo el Dios haciendo que estos pararan.
Necrono consiguió soltarse de las cadenas que lo ataban a la cama y Luxzar y éste quedaron frente a su jefe.
-El medallón se ha perdido, hemos de encontrar la manera de dar con él antes de que regrese a las manos de esos hados.
-Mi Señor…-contestó el chico haciendo una reverencia-Permítame ser quién se encargue de esos insectos. La raza de las hadas es fácil de destruir. Y lo haré con resultado positivo garantizado, no como le ha pasado a otro ¬¬
-¡¿QUIERES CALLARTE DE UNA VEZ ENANO?!¡ERES EL ÚNICO QUE ME SACA DE MIS CASILLAS! >O<#-contestó el hombre molesto.
-No Luxzar-dijo Hades con su calmada voz-Tú eres un titán, lo presentiría el chico que acompaña a Roronoa Zuriñe. Además, tu deber es vigilar a los Dioses para que no puedan regresar al Olimpo.
-Descuide mi amo…le aseguro que ninguno de los Dioses conseguirá salir del inframundo.
-Ñañaña…¬3¬-se quejó Necrono molesto.
-En cuanto a ti-respondió el rubio mirándolo-Quiero que encuentres a esos hados. No me importa lo que hagas con ellos, pero que no supongan un problema en mis planes, ¿está claro?
El hombre asintió con una arrogante sonrisa.
-Tranqui mi señor…Dudo que nos supongan un problema a estas alturas.
Hades levantó una ceja en modo de pregunta y Necrono contestó.
-Digamos que…están probando lo que significa ser intrascendente en el mundo Seiso.
El Dios sonrió con malicia y éste le regresó la sonrisa hasta que los dos echaron a reír.
††~¤~††
El piar de los pájaros se oía, ya había amanecido y los rayos de sol sacaban molestos gruñidos del pelirrojo, quién estaba dormido.
-Aaaaaaaah…mi cabeza.
Se incorporó rascándose la cabeza medio atontado.
-Kaoru…no te vas a creer lo que he soñado. Estaba con la boba de Zuriñe en el bosque oscuro cuando un hechicero que se hacía pasar por humano nos atacó. Y entonces…¿Kaoru?
Hikaru frunció el ceño y pestañeó varias veces para asegurarse de que había despertado por completo.
Su hermano no estaba allí, de echo, ni siquiera estaba en su habitación. Se encontraba tirado en el suelo del bosque bajo aquellos inmensos pinos que impedían ver el cielo.
-Ah, ya entiendo…no fue ningún sueño-suspiró decepcionado-Es cierto que fuimos agredidos por ese brujo malnacido de mierda…¬¬
Una vez se puso en pie bostezó estirando sus brazos hasta tocar una rama del árbol con la punta de los dedos.
-¿Uh? Que extraño…¿cómo es que llego a tocar la rama del abeto? Si no soy tan alt…!!!
En eso miró su mano asustado, era tres veces más grande que antes. Parpadeó repetitivas veces sacudiendo la cabeza y volviendo a mirarse.
-¿Q-Qué significa esto?-balbuceó asustado.
Empezó a palpar el resto de su cuerpo notando que todas las partes eran el triple de grandes. Se llevó las manos a la cabeza nervioso y se percató de que el cabello era más corto que antes, incluso arrancó uno de sus pelos aposta y ya no era pelirrojo, si no moreno.
-¡No puede ser…!
Dio varios giros tratando de mirar sus alas, pero no alcanzó a verlas. Sin más paciencia para examinar su organismo corrió hacia el pequeño estanque que había cerca de él y miró su rostro en el reflejo del agua quedando completamente horrorizado, pues era un…
-HUMANOOOOOOOOOOO!!!!
Echó a correr aterradamente hasta tropezar y caer de nuevo al suelo de morros. Se incorporo lo más rápido que pudo volviendo a palparse.
-¡Esto no!¡Esto no me puede estar pasando a mí!-gritó escandalizado a medida que unas lágrimas de depresión salían de sus ojos dramáticamente. Pero dejó los llantos nada más pensar en su compañera.
-¡Zuriñe!¡¿Dónde está Zuriñe?!-vociferó regresando a sus anteriores nervios incalmables-¡Zuriñe, Zuriñe!-repetía una y otra vez mientras rebuscaba bajo las hojas del suelo temiendo haberla aplastado con su nuevo cuerpo de adolescente, pero nada, ni rastro de la pequeña hadita. Desvió la mirada hacia el frente y vio a otro humano, mejor dicho humana tirada en el suelo y completamente dormida.
Se acercó a la chica corriendo y entonces la vio. La castaña estaba allí, tirada en el suelo y transformada en un ser humano igual que él. No tenía alas, no era diminuta…nada. Aunque a diferencia de Hikaru los rasgos físicos no le habían cambiado, solo la estatura y el ropaje. Éste empezó a agitarla sin delicadeza alguna ya que estaba demasiado extasiado como para ser fino en aquél momento.
-¡Despierta!
Roronoa despertó lentamente a pesar de los bruscos empujones del chico y a los pocos segundos se incorporó frotándose los ojos.
-¿Dónde estamos?-preguntó medio dormida-¡Ah!¡¿Ese tipo?¿Se ha ido?! O-O
-¡Yo que sé!-respondió Hikaru malhumorado-¡Si fuera tú no me preocuparía por ese imbécil y repararía en lo que nos ha hecho!
Al decir aquello Zuriñe miró a su compañero y al verlo retrocedió asustada.
-¡¿Cuándo te has hecho ese corte de pelo?! O.o
-¡EL PELO NO TONTA!¡MÍRATE!
La chica obedeció y…
-¡AH!¡SOY HUMANA!
-¡Y YO TAMBIÉN! >O<
A diferencia de Hikaru no reparó demasiado a su aspecto, si no a otra cosa.
-¡¿Y el medallón?!
-Necrono trató de quitárnoslo ¿no lo recuerdas? ¬¬-dijo molesto-Llamé a un pájaro carpintero con la flauta barroca para que le quitase la medalla y luego el descerebrado ese debió lanzarnos un conjuro para ser humanos. Si me hubieses hecho caso…
-Alto amiguito, no estarás insinuando que es culpa mía ¬¬-le interrumpió ésta.
-¡Si no te hubieses acercado a ese tipo en estos momentos estaríamos a mitad de camino del Limbo!¡Tu ingenuidad solo nos ha traído retraso en el envío y por tu culpa tengo que ir a pie como un defectuoso humano! >O<#
-¡¿Disculpa?!¡¿Por qué me haces la responsable de todo esto?!¡Yo no te pedí que vinieras!
-¡Por supuesto que no!¡Pero de haber ido sola ya estarías en una jaula del inframundo, o peor..MUERTA!
-¡¿PERO TÚ QUIÉN TE CREES QUE ERES NIÑATO INMUNDO?!¡¿EL RESPONSABLE DE SALVARME LA VIDA?! >O<
-¡PUES SÍ! >O<-chilló en su mismo tono de voz-Mejor hubiera sido dejarte sola en el bosque y así no tendría problemas con un estorbo como tú ¬¬
Al oír aquello Zuriñe se mordió el labio inferior y contestó llena de ira.
-¡¿Serás puerco?!¡Imbécil!¡¿De que te das aires si solo has tocado unas puñeteras notas?!¡Eso lo habría hecho cualquier ser inútil! >o<
-¡¿Me lo dice la niña que ha nacido de una planta de Marihuana?!
-¡Se llama Cannabis sativa idiota! #¬¬
Ésta se lanzó sobre él tirándole de los pelos mientras que el otro forzaba para sacársela de encima. La chica tomó la flauta que éste aún conservaba en su bolsillo que sorprendentemente también se había hecho del tamaño perfecto para un humano.
-¡¿Qué haces?!-gritó molesto.
-¡Dame la flauta barroca!¡Yo misma encontraré a ese pajarraco por mi cuenta y le llevaré el medallón a Zeus!¡Estoy harta de que critiques siempre todo lo que hago! >o<#
-¡¿Qué estás diciendo?!¡No pienso dártela!¡¿Te crees que me la regalaron?!¡¿Por qué no coges la tuya? >o<#-respondió tirando del instrumento.
-¡Porque está en mi casa! >o<#-dijo ésta tirando nuevamente.
-¡Suéltala de una vez mocosa! >o<#
En eso ambos tropezaron y cayeron a una especie de hoyo profundo y oscuro cubierto de hojas secas por el suelo. Las voces hacían eco debido a la profundidad del agujero.
-¡Mira lo que has conseguido!
-¡¿Yo?!¡Habérmela dado desde el principio y nos hubiésemos ahorrado todo este numerito!
-Mira Zuriñe…¡No me toques los cojones que no estoy para aguantarte!
-¡¿Y te crees que yo sí?!
-Pero bueno,¿qué es todo este escándalo?
Una tercera voz sonó en aquél agujero y los chicos miraron a su alrededor, pero se dieron cuenta de que no venía del interior del agujero, si no de arriba.
Zuriñe y Hikaru alzaron la mirada al cielo dónde podían ver una figura femenina asomada al hoyo. Se trataba de una chica que rondaría los 17 años, tenía el cabello rojo rubí corto y con dos mechones largos que sobresalían en la parte delantera del peinado. Sus ojos eran color café y parecía de estatura bastante alta para ser mujer, aún así era muy linda.
-¿Qué hacéis en mi trampa para brujas?-preguntó desde fuera.
-¿Trampa para…?-preguntó Zuriñe-¿…brujas?-terminó Hikaru la frase igual de atónito que ella.
-Sí.
La chica dio un salto hasta bajar como si nada al fondo del hoyo dónde estos dos se encontraban y sonrió amablemente.
-Deberíais tener cuidado, hay mucho ser de la oscuridad rondando por aquí, no es un buen sitio para pasar el rato en pareja ^^
-o///o!!! ¡No somos pareja! >///<-contestaron estos dos al unísono.
-Oh, lo siento, creo que metí la pata O.O Como os vi a los dos así de contentos jugando entre las hojas… n///ñU
-No estábamos jugando ¬¬-respondieron nuevamente al mismo tiempo.
-Perdón, perdón, que tonta soy-dijo la pelirroja con expresión apenada de disculpa. Seguidamente sonrió de manera amable-Sois humanos ¿verdad? n__n
-O-O!!! Emmmm…pues…¿lo somos? U¬¬-preguntó Hikaru a Zuriñe sin estar muy convencido de que decirle a aquella desconocida.
Al oír aquello la castaña pensó rápidamente y le dio un pequeño pellizco en la espalda para que éste le siguiera la corriente.
-¡Q-que tonterías dices Hikaru!¡Claro que lo somos! noñU
-Aaaaah…¡sí! Es que por un momento me pareció una pregunta tan estúpida que no estaba seguro de si en verdad preguntaba eso. Porque la respuesta es obvia ¿no? jajajaja…n__nU
La muchacha frunció el ceño mirándolos desconfiadamente y Zuriñe la interrumpió en sus pensamientos.
-Tú también eres humana ¿no? n__nU
Al decir aquello ésta pestañeó unos segundos antes de contestar.
-Ammmm…sí, podría decirse que sí-dicho esto les tendió una cuerda-Atáosla a la cintura, os ayudaré a salir de aquí.
Los dos jóvenes se miraron frunciendo el ceño y la muchacha de cabellos rojos dio un fuerte silbido. A los pocos segundo apareció un enorme dragón blanco tendiendo su cola al interior del agujero y ésta ató la cuerda. Hikaru la miró asombrado.
-¡Que pasada!¡Eres una domadora de dragones! OoO!!!
-Así es, por cierto, me llamo Kisa-dijo la chica sonriendo divertida-Agarraos bien, Hakuryu hará impulso con la cola para tirar de la cuerda y podréis subir.
El dragón empezó a empujar con la cola haciendo que los tres muchachos subieran hasta arriba y una vez pisaron la fresca hierba del bosque la castaña miró a la otra chica agradecida.
-Muchas gracias Kisa.
-No hay de que-respondió ésta volviendo a enroscar la cuerda-Lo cierto es que no acostumbro a ver personas en este bosque. Solo me encuentro con criaturas mágicas. Ya sabéis, sirenas, licántropos, hadas…
-Aaaaa!!! Sí, te entendemos perfectamente n__nU-le cortó Hikaru forzando una enorme sonrisa.
-Solo estábamos de paso, venimos desde una aldea y no conocemos el terreno…n__nU
-¿Una aldea?¿De cuál? O.O
-Del Fairy Fo..HUM!!!!-Hikaru fue interrumpido ya que Zuriñe le metió la cuerda enroscada entera en la boca.
-De una aldea del sur, muy al sur n__nU
-Oh, yo solo conozco las aldeas de los alrededores y la capital O.O
-Je…eso ya es un avance n__nU-respondió la castaña.
Kisa tomó la soga de la boca del chico y la guardó en la bandolera que llevaba su dragón.
-Así que venís de una aldea lejana…¿y que os trae por aquí?
Zuriñe contó la historia más o menos por encima omitiendo algunos detalles como por ejemplo que eran hadas y que aquél medallón del encargo era para Zeus.
-¿Así que un hechicero os robó el medallón que teníais que entregar a un cliente?-dijo ésta sorprendida al oír aquella historia.
-Así es…pero no tenemos idea de dónde puede estar.
-Solo sabemos que se lo llevó un pájaro-dijo Hikaru.
Kisa guardó silencio pensativa y miró a la castaña.
-Por lo que me cuentas Zuriñe, ese envío debe ser algo muy importante ¿no?
Ésta asintió y la pelirroja suspiró.
-Vaya por dios…¿y cuál es el destino?¿A dónde debes llevar tu encargo?
-Emmm…a una casa que se encuentra cerca del Limbo n__nU-respondió omitiendo que era para el mismísimo Zeus, puesto que los humanos temían de los dioses.
Al oír aquello la chica sonrió.
-El Limbo se encuentra muy cerca de Atenas, ahora mismo iba hacia esa ciudad en busca de un viejo amigo.
-¿En serio? O.O
-Claro n__n-respondió ésta acariciando las escamas de su dragón-Hakuryu y llevamos semanas sin aparecer por casa.
-¿Semanas?
-Exacto.
El muchacho frunció el ceño mirando a la pelirroja.
-Hay algo que no entiendo…dijiste que era raro que humanos normales anduvieran por este bosque.
-Así es n__n
-¿Y que hay de ti?¿Acaso eres una desterrada?
Kisa miró sorprendida al muchacho y al poco rato forzó una sonrisa.
-Protejo las aldeas que hay alrededor del bosque de los seres oscuros. A fin de cuentas soy una de las pocas domadoras de dragones que quedan n__nU
-Ah, ya entiendo O.O
-Jeje…n__nU-en eso dejó de sonreír forzadamente-Chicos, tengo una idea.
-¿Eh? O.O
-Como he dicho antes el Limbo queda muy cerca de Atenas…Hakuryu tiene la capacidad de encontrar objetos perdidos mediante su olfato de dragón-explicó amablemente-¿Qué os parece si os indico como se llega a Atenas y mientras yo voy con él a buscar ese medallón? Podríamos reunirnos en la entrada de Atenas mañana en la mañana para dároslo.
Zuriñe sonrió apunto de asentir pero Hikaru la tomó del hombro susurrando.
-¿Seguro que es de fiar?
-Lo cierto es que no tenemos nada que perder. A fin de cuentas ella no sabe para que sirve el medallón, solo cree que es un simple envío. Además…¿le ves cara de mala persona a esta chica?
El joven miró detenidamente a Kisa, sería mucho más fácil aceptar su propuesta si tuviese la capacidad de saber si en verdad era humana, pero en aquél momento era imposible pues no tenía su capacidad de hado, de modo que…
-No, no le veo nada…U¬¬
-Bien, entonces…n__n-dejó los susurros de lado mirando a la pelirroja-Te estaríamos muy agradecidos Kisa.
Ésta sonrió asintiendo.
-Bien, en ese caso os acompañaré hasta las afueras del bosque y una vez allí os indicaré el camino.
††~¤~††
Los tres chicos y el dragón llegaron hasta las afueras. Los dos hados miraron sorprendidos.
-Nunca había llegado hasta aquí-exclamó Hikaru boquiabierto al ver las enormes cascadas.
-Yo siempre había salido por la zona norte del bosque a hacer encargos, nunca he visto esto…O.OU-susurró Zuriñe.
Kisa se acercó a ellos señalándoles un camino.
-Tenéis que ir cuesta abajo, allí llegaréis a un puente romano entre las cascadas, seguid todo recto hasta llegar al valle Luna. Una vez lo surquéis veréis a lo lejos la entrada a Atenas, no tiene pérdida.
-De acuerdo, entonces nos reuniremos allí mañana por la mañana.
-No os preocupéis chicos, encontraré ese medallón n__n-dijo montando sobre los lomos de Hakuryu mientras éste echaba a volar-¡Nos vemos!
Los dos jóvenes se despidieron con la mano de la pelirroja y una vez despareció la chica desvió la mirada.
-Vamos, debemos bajar hasta el puente romano, pararemos allí para comer.
-Sí-asintió Hikaru sonriendo.
Estos comenzaron a avanzar pero Zuriñe paró durante una milésima de segundo pues notó algo extraño. Había sentido que alguien ajeno caminaba tras ella. Se encogió de hombros ignorando aquél ruido de pisadas que la seguían pero volvió a escucharlas todavía más cerca y no pudo evitar girarse.
-¿Uh? O.O
Pero no vio a nadie, estaba todo completamente desierto. En eso escuchó las quejas de Hikaru.
-¡Oe fea!¡Muévete, luego dirás que soy yo el que se retrasa y además tengo hambre!
-O.O….¬3¬ Puuuuuh ¡YA VOY!-contestó corriendo tras el chico.
Continuará…
Chapter 4:
Capítulo 4: La reencarnación de Luou Xiao Hu y el ángel enviado por Zeus
Gruuuuuuuuuur~~
Las tripas del muchacho sonaban repetitivamente, llevaban caminando más de una hora y el calor que hacía era insoportable. Hikaru suspiró.
-Me muero de hambre…
-Ya lo sé, llevas quejándote desde que salimos del bosque ù.ú#
-¿Cuánto falta para llegar al puente? Cuando Kisa lo señaló no parecía estar tan lejos,¿seguro que no nos hemos perdido?
-El camino es todo recto Hikaru, es imposible perderse aquí-respondió la chica cansada de sus quejas.
Éste desvió la mirada hacia el cielo dejando salir una mueca y agarró un mechón de su flequillo para mirarlo. Al darse cuenta de ello Zuriñe frunció el ceño.
-¿Se puede saber que narices te estás mirando? ¬¬
-Mi cabello, no me gusta el color, detesto ser moreno.¿Por qué a ti no te ha cambiado el pelo y a mí sí? ¬3¬
-Será porque cuando eras pelirrojo tenías más pinta de idiota. En el fondo Necrono te ha hecho un favor ¬___¬-dijo con una burlona sonrisa.
-Muy graciosa, pues ya que estamos hablando de hacer favores podrían haberte puesto como mínimo más pecho. Así tendría algo con lo que contentarme durante esta mierda de viaje ¬¬
-O.O!!! #¬^¬….¡¿QUÉ HAS DICHO?!
-Digo que no me motivo nada acompañando a una marimacho que está más plana que una tabla de planchar XP
La castaña cerró sus puños apretando los nudillos y se dispuso a asestarle un fuerte puñetazo en la cara, pero el chico lo esquivó.
-Se veía venir; tu carácter impulsivo hace que seas muy predecible ¬_¬
Zuriñe sonrió y en una milésima de segundo levantó la pierna dándole una patada en todas sus partes. El chico quedó completamente shockeado y con un leve tic en el ojo cayó al suelo retorciéndose del dolor.
-Perra…como te odio…T___T
-Seré predecible, pero siempre me las arreglo para acabar dándote lo que mereces ¬¬-antes de que pudiera decir nada más alzó la vista al frente y quedó callada.
Hikaru se levantó del suelo aún dolorido por aquél golpe bajo y siguió los ojos de la chica confuso. En eso vieron frente a ellos un largo e interminable puente rodeado por un hermoso río y abundantes cascadas que venían de la cima del monte en el que ellos habían estado tras salir del bosque.
-Vaya…he de reconocer que no está mal-comentó Hitachiin dejando escapar una leve sonrisa.
Zuriñe tomó aire en sus pulmones y sonrió igual que él.
-Aquí se respira naturaleza, igual que en el Fairy Forest.
A pesar de haber perdido sus poderes de hados, los chicos seguían teniendo el don de sentir la naturaleza más que cualquier humano corriente. Aquél sonido que emitía la cascada, la paz y tranquilidad que se extendía por todo el puente, los animales que rondaban por allí…todo eso les hacía sentirse completos.
-Hace menos de 24 horas que no estamos en casa pero…extrañaba este tipo de sitios.
-Estoy de acuerdo-asintió la chica.
Hikaru amplió su sonrisa bajando rápidamente hasta el puente, pero en vez de caminar por este se tumbó sobre el césped que había antes de comenzar el pasadero. Miró a Zuriñe desde el suelo tumbado boca arriba.
-¿Qué te parece si hacemos una parada aquí para comer?
Ésta asintió y bajó hasta quedar sentada junto a él sobre la hierba. Ambos guardaron silencio mirando el río durante un buen rato hasta que Hikaru habló.
-Esto es raro.
Zuriñe frunció el ceño confusamente.
-¿Perdón?
-Lo de estar aquí los dos solos es raro. Siempre estamos con Kaoru, que yo recuerde nunca nos hemos parado a observar un paisaje tú y yo solos.
-Tampoco te acostumbres ¬¬
-Cierto, en cuanto nos casemos pienso estar todo el día de bares y putas. Así que dudo que volvamos a pasar un momento como éste a solas-dijo empezando a bromear.
La castaña soltó una pequeña carcajada y miró su manicura con indiferencia mientras sonreía.
-Pues cuando estemos casados pienso vivir a tu costa. Me pasaré todo el día pintando la mona mientras vas a trabajar. ¿Y quién sabe? Puede que tengas dos o tres hijos bastardos.
Al decir eso Hikaru la miró boquiabierto y dejó su sonrisa de lado pues se empezaba a tomar las palabras de la chica en serio.
-Dudo que alguien quiera tener hijos contigo ¬¬
-Dudo que las fulanas se te acerquen con semejante olor corporal ¬__¬
-¡Agh!¡Muy bien, déjalo!¡Yo solo bromeaba!-respondió molesto girándose de lado para darle la espalda a su compañera.
-Por supuesto que bromeabas, no se puede hablar seriamente contigo de estos temas ¬¬
-Oye…-en eso volvió a girarse para mirarla-Eso es ofensivo. Además,¿qué sabrás tú de si se puede hablar conmigo en serio o no? A lo mejor es contigo con la que no se puede conversar de forma madura sobre nuestro “matrimonio concertado” ¬¬
-Solo por tus piques me estás demostrando que tú eres el inmaduro ¬¬-dijo ésta empezando a ponerse igual de seria que él.
El moreno miró resentido a la chica y nuevamente le dio la espalda.
-¿Sabes? Dejemos el tema. Pensé que podría tratar a buenas contigo solo por esta vez, pero veo que me equivocaba ù_ú#
-Bien, entonces dejémoslo ¬¬
-¡Pues vale! ù_ú#
-¡Pues eso! #¬o¬
-¡PUES YA ESTÁ! ùoú#
Tras aquella discusión hubo un largo e incómodo silencio en el ambiente. Pasaron cerca de 15 minutos, Hikaru seguía tumbado de lado sin mirar a Zuriñe mientras que ésta apoyaba su mentón sobre las rodillas aún molesta. Siguió pasando el tiempo hasta que la castaña soltó un bufido y se levantó del césped.
-¡Esto es una mierda!-dijo alejándose en dirección al río.
-¿A dónde vas?-preguntó el chico sin moverse un ápice de dónde estaba y todavía sin mirarla.
-¡A comer por mi cuenta!-contestó mientras se alejaba cada vez más-¡No quiero probar bocado al lado de un idiota como tú!
Al oír eso Hikaru susurró.
-Pues si crees que voy a suplicarte para que me dejes comer contigo vas lista ¬.¬
††~¤~††
-Chsss…ese imbécil de Hikaru…Empieza él con las bromitas y luego se supone que es la víctima. Ni siquiera sé cómo he dejado que me acompañe.
Finalmente llegó a un sitio tranquilo dónde podría comer a gusto. Se sentó sobre una roca y sacó su bolsa empezando a hurgar en ella.
-Mmmmm…espero que la comida no se haya quedado del tamaño para un hada-en eso rebuscó y sacó un trozo de pan sonriendo-Que suerte, esta proporción equivale a la de un humano *O*
Abrió la boca dándole un pequeño mordisco al trozo de pan y sonrió cuando vio moverse unos arbustos tras ella.
-¿Uh?
Zuriñe se giró rápidamente, había sentido la misma sensación que hacía unas horas, cuando presentía que alguien la seguía. Miró su bolsa y la agarró con todas sus fuerzas mientras miraba a los matorrales desconfiadamente.
-¿Hay alguien ahí?-preguntó un tanto aturdida, cuando de repente…
††~¤~††
-Joder…esa niñata se ha llevado toda la comida.
Gruuuuuuuuuur~~
-Mi tripa…hum! No, debo aguantar como un campeón ò.ó No pienso arrastrarme.
Gruuuuuuuuuur~~
-U¬¬…
-KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!
Hikaru se levantó rápidamente del césped al oír aquél grito, sin duda era la voz de Zuriñe. Corrió en dirección de aquél chillido hasta que vio a la chica con un palo en la mano llena de furia mientras gritaba.
-¡CÓMO SE TE OCURRA ACERCARTE A MÍ CON ESAS PINTAS JURO QUE TE REVIENTO LA CABEZA!
-¡¿QUÉ PASA?!-gritó el chico acercándose a ella.
-¡¿Qué qué pasa?!¡Tras esos arbustos hay un tipo desnudo que me está espiando!
El hado giró velozmente la vista hacia los arbustos. Tal y como había dicho su compañera se podía percibir perfectamente que la silueta era de un humano y que no llevaba ropajes encima, sin embargo llevaba atado al cuello algo que le llamó la atención exageradamente.
-¡TIENE EL MEDALLÓN!
-¡AAAAAAAAAAAAAAAAGH!¡OYE TÚ, YA TE ESTÁS QUITANDO ESO, QUE ES MÍO! >O<#-gritó Zuriñe amenazándolo todavía con el palo.
Al ver la reacción de ambos muchachos la silueta salió corriendo de allí en dirección al puente en el que habían estado antes los dos jóvenes.
-¡SE VA ESCAPAR!
-¡DE ESO NADA!-gritó Hikaru corriendo tras aquella persona.
El desconocido siguió corriendo pasando por debajo del puente hasta bajar una pequeña colina que daba a un enorme manantial que le impedía el paso. Al ver el agua éste sintió un desagradable escalofrío del que le entró el pánico y antes de que pudiese reaccionar Hikaru lo acorraló.
-¡EH TÚ!
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
Al ver a éste se echó al suelo llevando sus manos a la cabeza mientras temblaba completamente asustado y Hikaru pudo verlo claramente.
Era un chico asiático de cabello negro azabache y melena que acababa en punta. Sus cejas eran bastante gruesas y por su aspecto infantil y aniñado aparentaba ser uno o dos años más joven que ellos.
No parecía dispuesto a luchar, ni tenía pinta de malhechor de modo que el moreno suspiró hablando de manera tranquila y formal.
-¿Quién eres?
-WAAAAAAAAAAAAAAAAA TOT
El joven asiático se aferró al medallón con todas sus fuerzas lloriqueando mientras hablaba.
-¡Yo no malo!¡Por favor, no hacer daño a mí! TOT
-Descuida…no voy a hacerte nada-respondió Hikaru completamente seguro de que aquél chico no era más que un enclenque. En eso observo como se aferraba al medallón-Disculpa pero…¿dónde has encontrado eso?
Al ver que se refería al medallón el joven lo miró frunciendo el ceño.
-Yo no encontrar, aparecer sobre mi cuello, palabra, yo no mentir T__T
-¿Qué apareció sobre tu cuello? Ò.O-preguntó incrédulo-(Este se piensa que soy tonto ¬¬)
Al percatarse de la desconfiada mirada de Hikaru el asiático echó llorar todavía más fuerte.
-TÚ NO CREER A MÍ!!! BUAAAAAAAAAAAAAAAAAH PENSAR QUE YO SER LADRÓN DE MALAMUERTE TOT
El hado tapó sus oídos al oír tan agudos llantos con una mueca de molestia y fijó la vista en el medallón. Claramente era el que Zeus le había encargado a Zuriñe, pero en él había algo diferente. El dragón de oro que había en el centro de éste había perdido todo su color.
-¿Cuándo te diste cuenta de que el medallón estaba atado a tu cuello?-preguntó curioso mientras se acercaba a él.
En eso el chico dejó de llorar para mirar a Hikaru tan pensativo como confuso.
-Pues yo…no recuerdo-dijo haciendo memoria-Yo despertar aquí, en medio de afueras bosque y tener medallón en el cuello. No recordar nada más…Ni siquiera saber como llegar hasta aquí, no saber que haber hecho antes de despertar en puente buuuuuuh…T__T
-Está bien, está bien, no llores >.<-le cortó el chico antes de que volviera a empezar con los llantos. En eso miró el aniñado rostro del chico y preguntó tras unos segundos-¿Cuál es tu nombre?
- ……………………Yo…O.O
-O.O?
-O.O………………………………no saber O-OU
-O.OU……….¡¿QUÉ?!-exclamó boquiabierto.
-¡Hikaru!
En eso ambos chicos oyeron la voz de la castaña y vieron como se acercaba a ellos. Hikaru se dispuso a contestar pero en eso el joven del medallón se le adelantó.
-Zuriñe O.O-dijo éste de pronto.
Al oír aquello ambos hados se quedaron paralizados mirando al chico. La castaña frunció el ceño observando el rostro de éste.
-¿Nos conocemos? Ò.O
-O.O………Tú…llamar Roronoa Zuriñe.
-O-OU
La joven quedó completamente sorprendida mirando a éste incluso olvidándose del importante detalle de que estaba desnudo. Antes de que alguno de los dos chicos pudiera contestar una luz blanca apareció de la nada cegándolos y los tres escucharon una voz femenina.
-Uffff por fin te he encontrado.
Una vez desapareció la luz Zuriñe y Hikaru parpadearon confusos y vieron frente a ellos a…
-Es un ángel…-susurró el moreno.
La muchacha de cabello largo y enormes alas blancas suspiró abanicándose con las manos.
-Que calor hace aquí -.-U-miró a los hados-Lamento haberos asustado chicos n__n Ey, veo que ya habéis encontrado el medallón-dijo señalando al asiático.
Ambos jóvenes se miraron frunciendo el ceño y la mujer volvió a suspirar.
-Ya veo que os pillo un poco desprevenidos -.-U Permitid que me presente…Soy Anika Aurion, ángel guardián de los dioses del Olimpo n__n
Al decir aquello tanto Zuriñe como Hikaru la miraron sorprendidos.
-¿Zeus envía a un ángel para ayudarnos en nuestra misión?-preguntó Zuriñe cada vez más confundida.
-Algo así…sé que trataron de quitaros el medallón imperial chino -.-U
Éstos asintieron y antes de poder dar explicaciones Anika miró al asiático acariciándole la cabeza tiernamente.
-Tranquilo Xiao Long, todo está en orden n.n
En eso chasqueó los dedos y en un abrir y cerrar de ojos el chico vestía unas ropas asiáticas de color negro y rojo junto a una cinta atada a la cabeza con letras chinas. Al ver aquella escena el hado se acercó a ellos.
-Un momento…¿os conocéis?
El otro chico miró confundido a Anika, lo cierto es que su rostro delataba que aquella mujer y él no se conocían absolutamente de nada. Aún así ésta sonrió.
-Zuriñe, Hikaru, mirad el medallón que lleva éste joven-dijo mostrándoselo-El dragón que hay en el centro ha perdido su color.
-Sí…lo cierto es que yo me di cuenta cuando acorralé a éste chico-dijo Hikaru.
Anika amplió su sonrisa.
-¿Sabéis para que sirve el medallón?
-Mi padre dijo que era algo muy importante para la batalla entre los seres de la luz y la oscuridad-contestó Zuriñe.
-Exacto…¿pero te han explicado cuál es su función?
La castaña negó con la cabeza y la mujer suspiró.
-Éste Zeus…le gusta tanto hacerse el misterioso…por eso nunca da los detalles importantes a las personas que habitan fuera del Limbo. Mi jefe es realmente estúpido -.-U-dicho esto comenzó a explicar-El medallón que mi señor os encargó viene desde Pekín. En él se encontraba sellado el descendiente del guardián de toda la región China, Luou Xiao Hu. Él era un dragón que protegió ese importante país de Asia durante generaciones.
Los dos chicos siguieron la historia al pie de la letra en silencio hasta que la chica preguntó.
-¿Y dices que en el medallón está sellado el descendiente de ese dragón?
-Veo que lo has entendido Zuriñe n_n Así es, el nieto de Luou Xiao Hu estaba sellado en ese medallón. Es una fuerza muy poderosa que puede ayudar a los seres de la luz en su lucha contra el mal.
-Espera, espera…¿has dicho…”estaba”?-preguntó la castaña confusa.
-Sí…Zeus hizo que el dragón naciera del medallón cuando os lo quitaron para que fuese más difícil dar con él. Veis que el dragón del medallón perdió color tal y como os mencioné antes ¿no? Eso es porque el guardián ya no habita en él.
Hikaru pestañeó durante segundos aún sin salir del trance.
-O sea que…el nieto de Luou Xiao Hu…es un dragón que está ahora mismo en Seiso.
-Jajajajajaja de hecho, lo tenéis frente a vuestras narices XD-dijo señalando al asiático.
Zuriñe y Hikaru miraron al chico boquiabiertos y exclamaron.
-¡NO PUEDE SER!
-Sí puede ser…Zeus decidió reencarnar al nieto en el cuerpo de un ser humano para que Hades no puediera encontrarlo-explicó el ángel. En eso volvió a acariciar la cabeza del joven chino-Éste chico que veis aquí, aparentemente de unos 16 años es en realidad un dragoncito recién nacido que no entiende nada del mundo porque acaba de llegar a él n__n Kyaaaa!!! ¿A poco no es una ricura? >///<
-Claro…por eso tenía el medallón cuando lo encontramos-dijo Hikaru empezando a atar cabos-No es que nos lo robara si no que…
-…lo tenía en el cuello porque había nacido de él-exclamó Zuriñe acabando su frase.
-Vaya, sois realmente listos. No se os escapa una n.n
-Por eso el chico sabía mi nombre…-susurró Zuriñe-Estaba sellado en el medallón y…
-Tú fuiste algo así como su matrona, lo llevaste contigo hasta que nació, por eso sabe quién eres.
-Chica linda y buena n__n-respondió el asiático.
Anika tomó e medallón que éste llevaba al cuello mostrándoselo a los dos chicos.
-De hecho, si supieseis chino os daríais cuenta de que las letras que vienen grabadas aquí son el nombre de éste chico: “Xiao Long Lee”
-¿Xiao Long…?
-¿…Lee?
-Sí, de hecho Xiao Long significa “Pequeño dragón” ¡¿No es curioso?! jajaja XD-en eso dejó de reír-Bueno, y ahora que lo sabéis y tenéis con vosotros al dragón del medallón supongo que volveréis a vuestra antigua tarea de llegar al Limbo n.n
-¡EY ESPERA UN MOMENTO!-la interrumpió Zuriñe-¿Me estás diciendo que debo llevar a un bebé dragón con la apariencia de un chaval de mi edad hasta el Olimpo?¿No es más fácil meterlo en el medallón de nuevo?
-Lee ya ha despertado O.O Es imposible volver a sellarlo a menos que Zeus quiera n.n-en eso meditó unos segundos y sonrió-Ah sí, por cierto. Tendréis que enseñarle las cosas básicas como por ejemplo a hablar correctamente. Ya veis que no conjuga muy bien los verbos n__n
-Pues yo creo que para ser un recién nacido lo hace de puta madre U¬¬-susurró Hikaru mirando al asiático.
Lee sonrió ampliamente mirando a Anika y la castaña se acercó a él.
-Bueno…supongo que no me queda otra que hacer de niñera U¬¬
En eso el pequeño dragón la miró y se le abrazó frotando su mejilla contra la de ella.
-Nyaaaa~ Niña bonita va a cuidar de Lee >w<
-Sí…n_nU
-#¬.¬!!!!
Al ver aquél cariñoso abrazo Hikaru tomó al chico del brazo tirando de él.
-Sí, cuidaremos de ti, pero sin tomarte demasiadas confianzas pequeña lagartija con forma humana.
-¡HIKARU, NO LE TIRES DEL BRAZO!-grito Anika ya que…
PFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFUUUUUU!!!
En eso una gigantesca llamarada salió de la boca del chico quemando por completo al hado y el ángel tapó su rostro.
-Madre mía…olvidé decirte que tiene los poderes de un dragón.
-¿Y me lo haces saber ahora?-preguntó éste débilmente chamuscado desde el suelo.
La mujer forzó una sonrisa ante lo dicho y tras chasquear los dedos abrió una especie de portal.
-Mi señor os espera en el Olimpo, espero que os vaya bien con Lee.
-Descuida, lo haremos lo mejor posible n__n
-Seeeee ¬¬-respondió Hikaru aún chamuscado.
-Bien, nos vemos n__n Ah por cierto, no debéis separar a Lee del medallón. Procurad que siempre lo lleve con él ¿de acuerdo?
Tras decir aquello se metió en aquél portal que al poco rato desapareció como si nada de lo anterior hubiese sucedido. Un largo silencio los inundó a los tres hasta que Zuriñe sonrió mirando a los dos chicos.
-En fin…supongo que tres hacen más que dos. De modo que Lee, bienvenido al equipo.
El chico asintió sonriendo tiernamente y la castaña lo tomó de la mano.
-Bien, comeremos y cuando surquemos el puente iremos al Valle Luna para llegar a Atenas.
-SÍIIIIIIIIIIIII! ATENAS! ^O^-gritó el asiático contento.
-Espero que este mocoso no nos cause más retrasos ¬¬-dijo Hikaru molesto.
-Por cierto Hikaru…O.O-dijo Lee dándole leves golpecitos en la espalda.
-¿Qué quieres? ¬¬
-O.O…………¿Qué ser Atenas? n///ñU
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:28 am

Chapter 5:
indigo]]Capítulo 5: El Elfo del Valle Luna[/center]
-No Lee…haber, te lo volveré a explicar.
-owo
La castaña se señaló a ella misma y explicó.
-Yo me llamo-en eso le señaló a él-Tú te llamas-por último a Hikaru-Él se llama. ¿Entiendes? No tienes porqué decir “mí” en el caso de “yo” y no debes decir “llamar” si no conjugar el verbo dependiendo de la persona con la que trates.
El joven chino asintió interesadamente. Zuriñe llevaba horas tratando de enseñarle a hablar bien, y parecía que iba progresando bastante.
(Hagamos como que Lee es muy espabilado para estas cosas porque me canso de escribir en forma primitiva cada vez que habla él XD)
-Sí, ya lo entiendo O.O-en eso sonrió amplia e infantilmente-¿Ves? He aprendido a conjugar el verbo “entender” en primera persona n-n
-o///o Kyaaaaaaaaa!!! >///<-se abrazó a Lee frotando su mejilla contra la de él-Anika tenía razón, es una ricura!!! Mira que carita…-///-
-Es la cara de un chino normal ¬.¬-contestó Hikaru sentado sobre una roca mientras comía su porción un tanto molesto.
-Oye…se supone que en realidad este chico es una cría de dragón ¬¬-dijo la hadita-Así que es como si le enseñásemos a un bebé a hablar n///n
-owo-Lee se abrazó a Zuriñe inocentemente-Puh~~ O3O
-Kyaaaaaaaa que lindo >///<
-(Pues ese bebé acabará llevándose una buena ostia como siga aferrándose tanto a ti #¬_¬)-pensó el moreno apretando fuertemente sus nudillos.
El asiático cejotas se acercó curioso a Hikaru y éste lo miró molesto de reojo.
-¿Qué estás mirando? ¬¬
-OwO…¿Por qué me miras feo cuando me acerco a la chica? O.O
-¡¿Q-Qué?!¡Yo no hago eso! Ò///Ó
La castaña se acercó a ellos y miró a su compañero con indiferencia.
-Vamos, deja de hablar y termina de comer. Nos queda un largo camino por delante.
-Disculpa, pero si “Xiao Long” no se hubiese escapado habríamos llegado a Atenas hace horas ¬¬
-¡No culpes a Lee! Ò.Ó-en eso le acarició la cabeza-Él solo es una pobre víctima en la guerra entre el bien y el mal -///-
-Cómo sea…¬¬-éste se levantó de la roca-El Valle Luna se encuentra al otro lado del puente. Entremos allí cuanto antes, deseo llegar a Atenas lo más rápido posible.
Dicho esto el chico empezó a caminar por el puente y los otros dos jóvenes lo siguieron. Lee miró a Zuriñe curioso.
-Zuriñe ¿qué hay en el Valle Luna?
-Es un simple Valle Lee, debemos pasar por allí si queremos llegar a Atenas.
-¿Y para que vamos a Atenas? o.o
-Para entregarte a Zeus ¬¬-respondió Hikaru caminando delante de ellos.
Al decir eso el chico agachó la cabeza pensativo.
-Es extraño…
-¿El que?
-A pesar de haber salido del medallón…cuando vi aquél ángel enviado por el Dios de Grecia me vinieron a la mente una especie de recuerdos…Como si hubiese vivido cosas relacionadas con ese tipo.
-¿Recuerdas haber tenido alguna otra vida antes de conocernos?-preguntó Hikaru.
-No…
-Pues entonces serían imaginaciones tuyas -.-
Lee desvió la mirada de forma un tanto apenada, como si debiera saber más de aquellas imágenes borrosas que se pasaron por su cabeza. Zuriñe se percató de ello y le sonrió con ternura.
-De nada sirve ponerse así, la cuestión es que estás aquí y te trataremos lo mejor que podamos n_n
El chico sonrió agradecido hasta que el hado los interrumpió.
-Ya hemos llegado, esta es la entrada.
Los tres jóvenes alzaron la vista hasta la copa de los árboles. Éstos tenían unas extrañas aunque preciosas hojas color morado y azul marino. El interior del valle parecía estar encantado, la única luz que entraba allí eran rayos fucsias y celestes, casi parecía otra versión del Fairy Forest.
-Vaya…jamás imaginé que el valle fuese así de azulado-comentó Hikaru impresionado.
-No por nada se llama “Valle Luna”-respondió la castaña igual de sorprendida que él.
-¡Es muy lindo! *O*-gritó Lee maravillado con aquél lugar.
Zuriñe se giró mirando a sus compañeros.
-Puede que en apariencia el sitio sea lindo pero no sabemos la clase de criaturas que nos podemos cruzar allí. Lo mejor será ir todos juntos y…¡¿DÓNDE ESTÁ LEE?!
Al pestañear el pequeño dragón había desaparecido de allí y el otro chico no pudo evitar soltar un molesto gruñido.
-¡AAAAAAAAAAGH, ESE MALDITO CRÍO!
††~¤~††
El manantial estaba oscuro. La luna se reflejaba en el agua de aquél pequeño estanque en el valle. Necrono miraba al oscuro cielo de la noche mientras conversaba con alguien.
-¿Lo has entendido? Es muy importante que esos niñatos no lleguen a Atenas. En especial la chica, que no salga de aquí.
-Necrono…parece increíble que desconfíes de mi trabajo a estas alturas…
En una roca justo en el centro del estanque se encontraba una hermosa mujer de cabello largo dorado y rizado. Llevaba un escote que dejaba poco a la imaginación y la parte que había bajo su cintura no eran dos piernas, si no una larga cola de pez azulada. Aquella mujer no era humana, si no una sirena. El hechicera sonrió acercándose a la roca y tomándola de las manos.
-Siris…sabes que confío en tu trabajo plenamente. Nadie de deshace de los seres de luz mejor que tú.
Ésta le regresó la sonrisa.
-Hace tiempo que Hades no solicita mi ayuda.¿Tan desesperados estáis por conseguir ese medallón?
-No es un simple medallón querida…-en eso el hombre rozó el agua del estanque con uno de sus dedos formando unas cuantas hondas en las que aparecían Zuriñe y Hikaru caminando por el valle en busca de Lee-No sé como, pero estos niños han conseguido recuperarlo. Siento la energía del medallón cuando piso el mismo terreno que ellos.
Al ver a Hikaru en el reflejo del agua la sirena sonrió.
-Wooow ¿es ese el acompañante de la hija de Zeihar?-exclamó con una lasciva mirada-He de reconocer que no está nada mal.
Necrono le regresó el gesto.
-No es solo su acompañante, también es su prometido.
Siris miró a Necrono dejando salir una mueca que al poco rato se convirtió en un rostro pícaro y lleno de malicia.
-¿Puedo quedármelo?
-Jajajaja no creo que sea tan fácil. Aunque no lo demuestre este chaval está muy prendado de Roronoa.
-Eso es porque todavía no me ha visto a mí. Ya sabes que ningún hombre se me resiste.
-No lo pongo en duda…-respondió con su misma sonrisa pero a los pocos segundos se puso serio-Confío en ti, no me defraudes.
-Descuida, no dejaré que se me escapen. A fin de cuentas ese chico vale oro-respondió sumergiéndose bajo el agua mientras se dirigía en dirección a la punta este del lago-(Pero a esa mocosa no la dejaré salir con vida del valle.)
††~¤~††

-Valle ~~ Valle ~~
Lee caminaba alegremente por uno de los caminos que había tomado nada más entrar en el valle. Miraba a los árboles curiosamente, en verdad le gustaba el color de sus hojas y aquél aroma a magia que se respiraba lo llenaba de satisfacción. Claramente se sentía emocionado de estar en un lugar como ese.
-Me pregunto si encontraré algún otro ser mágico. Hasta hora solo he visto dos hados y un ángel ^w^
Siguió caminando por el frondoso lugar con una infantil sonrisa mientras observaba en cada rincón con la mirada cuando de pronto escuchó el ruido de unas pisadas tras él y se dio la vuelta.
-¿Uh? O.O
No parecía haber absolutamente nada. Pasó unos segundos recorriendo con la mirada cada milímetro de la zona que estaba tras sus pies hasta ver algo que le llamó la atención. De los miles de árboles que lo rodeaban percibió algo extraño en uno de ellos, de echo…algo bastante extraño.
-O.O……(Ese árbol me está mirando)
En efecto, tal y como a Lee le había parecido aquél abeto tenía dos pequeños ojos que lo observaban fijamente. Éste se acercó inocentemente hasta quedar frente a la mirada y permaneció en silencio durante unos segundos examinándola. Al ver al asiático el árbol apartó la vista de él incomodo.
-O.O…………
-U¬¬………...
-O.O……………OwO
En eso Lee metió el dedo en uno de los ojos y se oyó un gritó de dolor.
-¡AY! >o<
-O.OU……-éste volvió a tocar el ojo.
-¡AY!¡PARA! >o<
-O-OU!!!-nuevamente volvió a hacerlo.
-¡QUE TE PARES! >O<#
-¿Un árbol parlante? O.O
-Nada de eso enano ¬¬-contestó el soto en tono molesto.
En eso una luz salió de aquél lugar cegando al chico y cuando el destello desapareció éste vio a un tipo en apariencia joven, alto y delgado de orejas puntiagudas frente a él.
-OoO!!! Waaaaaaaaaaaaaaa!!” TOT
Lee retrocedió asustado escondiéndose tras uno de los árboles de verdad y aquél hombre suspiró.
-Tranquilo, no pienso hacerte daño.
El joven asomó la cabeza tras el árbol aún mirando con desconfianza y nerviosismo.
-¡¿Quién eres tú?! >.<
El rubio agitó un poco sus orejas mirando a Lee indiferente.
-Mi nombre es Cayn-en eso se apoyó en uno de los abetos-Vivo aquí.
Lee pestañeó confuso.
-¿Vives en el árbol? O-OU
-No, cuando digo “aquí” me refiero al valle ¬¬
El chico quedó observándolo en silencio mientras miraba sus puntiagudas orejas pensativo y éste se percató de ello.
-¿Qué ocurre? ¬¬
-Creo que deberías ver a un doctor ó.ò
-O.O……¿A un doctor?
Lee asintió preocupado mirándolo.
-No sé que clase de bicho te habrá mordido las orejas. Pero te las ha dejado puntiagudas y larguiruchas, están muy feas Ó___Ô
-¡¿QUÉ BICHO NI QUE MIERDAS?!¡PEDAZO DE IDIOTA, SOY UN ELFO! >O<#-contestó molesto debido a la crítica física del joven.
Al oír aquellos escandalosos berrinches Lee volvió a escudarse tras el árbol asustado y Cayn suspiró tapando su rostro con una mano.
-Aún no entiendo que demonios hago aquí tratando de advertirte ù.ú#
-¿Advertirme? O.O-preguntó éste confuso.
El rubio lo miró seriamente y a los pocos segundos preguntó.
-Tú viajas con Roronoa Zuriñe ¿cierto?
-O.O!!! Anda, si conoces a Zuri-chan OoO-exclamó éste sorprendido-Pues no me dijo nada de que tenía amigos en este lugar O-OU
-No somos amigos, para empezar ni siquiera nos conoce…
-¿Hace mucho que no os veis?¿Por eso me has seguido?¿Para poder hablar con ella? O.O
-¡No! Bueno sí, pero…ella y yo no nos…U¬¬
-¡Tenemos que encontrarla! O-O Seguro que se alegra de verte después de tanto tiempo, y además… n__n
-¡¿QUIERES CALLARTE?! >O<#
El chico volvió tras el abeto espantado y Cayn suspiró tratando de contener su ira.
-Ya deja de esconderte tras el árbol ù-ú#-gruñó irritado por la reacción del otro. Suspiró tratando de ponerse serio y finalmente habló-Escucha, esa chica y yo no somos amigos, ni siquiera somos conocidos. Pero sé que es la mensajera enviada por Zeus para llevarle un encargo muy importante.
-OwO………¡Wow!¡Que listo eres! OoO
-Sí, lo cierto es que ya tengo años de experiencia en enterarme de las cosas jeje…
Lee se soltó volviendo a agarrarse en el abeto mientras lo miraba de mala manera.
-¬¬……………….Eres un tipo muy creído, no me caes bien.
-Eso no me importa-respondió él seriamente-Escucha niño…
-Me llamo Lee-le cortó éste.
-Como sea Lee…-dijo el tipo cada vez más desesperado-Te he seguido para que ayudes a Zuriñe a salir de este lugar con vida.
Al decir aquello el joven se soltó rápidamente del árbol mirando a Cayn serio.
-¿Qué quieres decir con eso?
-Por fin te dignas a escucharme-respondió éste dejando salir una leve sonrisa de satisfacción pero luego volviendo a su seriedad-Estáis en peligro, tienes que volver con tus compañeros y tratar de salir lo más rápido que podáis de aquí.
-¿Pero que ocurre?¿Que pasa?
-Alguien os está buscando para arrebataros el medallón.
Al oír aquello Lee agarró la cadena entre sus manos con fuerza.
-¿Q…Que?-preguntó asustado.
-He visto a uno de los aliados de Hades vagando por el Valle. Y estoy seguro de que quiere robar el medallón para adueñarse del espíritu que habita en él.
El asiático quedó completamente mudo ante sus palabras. Un enorme nudo se le había hecho en la garganta y no sentía la piernas a causa del temor. En conclusión Necrono no buscaba el medallón, si no a él, el dragón guardián que habitaba en la cadena china, pero eso el elfo no lo sabía. Cayn tan solo pensaba que era un humano normal y corriente que acompañaba a Zuriñe y Hikaru. Aún así…¿y si le estaba mintiendo?¿y si no era verdad y aquello era una trampa?
-Oye…-dijo Lee saliendo de su trance.
El rubio pestañeó al verlo tan pálido y el joven preguntó.
-¿De que alineación eres tú?
-Soy neutral.
Al decir eso el chico retrocedió asustado.
-(¡Lo sabía! No es un enviado de Zeus…¿entonces que hace ayudándonos?¿Como sabe cuál es el cometido de Zuriñe?)
Al ver el rostro del muchacho Cayn desvió la mirada.
-Sé lo que estás pensando…que no soy de fiar ¿verdad?
Lee no contestó, simplemente agachó la cabeza nervioso. El elfo volvió la vista hacia él y contestó.
-Conozco a alguien muy cercano a tu amiga, más cercano de lo que crees. Así que en estos momentos estoy de vuestra parte. Solo te pido que confíes en mí y me escuches.
El chico volvió a alzar la cabeza mirando a Cayn entre nervioso y asustado. En aquél momento escuchar o no dependía de él.
††~¤~††
-LEE!!! TOT
-PAYASO!!! >o<
Zuriñe y Hikaru caminaban por el valle en busca de Lee. Cada dos por tres gritaban su nombre pero el chico no daba señales.
-¡Genial!¡Perdimos a tu “querido bebé” de nuevo. Ahora no tenemos encargo que llevarle a Zeus ¬¬
-¡Oye tú!
-¡Si no lo hubieses mimado tanto durante las 4 horas que ha pasado con nosotros ahora sería un mutante hecho y derecho! >o<
-¡Eso, échame la culpa de que el niño me aya salido desobediente!¡¿Pero como tienes la cara de hacer eso cuando ni siquiera te has hecho cargo de él durante un minuto?!-gritó la castaña molesta.
-¡¿Y porque debería hacerlo?!¡No es mi hijo!-respondió éste-Además,¿no te parecía un amor?¡Pues toma esa!¡Para que veas que en los bebés no todo es lindura!¡Hay que ponerse duro con ellos de vez en cuando!¡Si no, NO ESPABILAN NUNCA! ¬O¬
En eso la chica se puso a sollozar dramáticamente.
-Yo solo quería lo mejor para él…El pobrecito lo tubo que pasar muy mal cuando estuvo solo TOT
-Pero Zuriñe!!! O-O
En eso Hikaru la agarró del brazo arrastrándola frente a él.
-¡¿Te das cuenta de que estás llorando por un chaval que acabas de conocer esta misma mañana?!
-¡¿Y eso que?!¡Era tan suave y esponjoso!¡Frotar sus mejillas era como apoyar tu cara sobre una mullida almohada! TOT
-(Parece que solo se ha encariñado con él por eso…U¬¬)-pensó el moreno soltándola de los brazos mientras le acariciaba la cabeza para que dejase de llorar-Déjalo, ambos sabemos que es culpa tuya que se escapara. Pero culpándote no iremos a ninguna parte ú___ù
En eso la castaña dejó de sollozar y automáticamente agarró a Hikaru del rostro clavando sus uñas en este mientras le dedicaba una intimidante mirada.
-¿Qué has querido decir con que es mi culpa? Retíralo ahora mismo, estoy cansada de que me cargues el muerto siempre #¬^¬
-Suéltame…-susurraba el otro con una mueca de dolor por las uñas clavadas en su mejilla.
Zuriñe se acercó todavía más hasta quedar frente a él aún molesta.
-Dime una cosa Hikaru…tú mucho hablar de que si esto a sido error mío, de que si lo otro también.¿Pero que haces al respecto para solucionarlo? Que yo sepa solo te has quejado durante todo el viaje.
Al decir eso el moreno tomó de las mejillas de ésta tirando fuertemente de ella mientras que la chica seguía manteniendo sus uñas clavadas en él.
-Para que lo sepas Doña perfecta, gracias a mí impedimos que le medallón terminase en manos de Hades, gracias a mí encontramos a Lee en el puente porque yo lo seguí y gracias a mí hemos llegado hasta tan lejos. Dime Zuriñe…¡¿QUÉ HARÍAS TÚ SIN MÍ?!-chilló a la chica lleno de furia.
-¡DEBERÍAS HABERTE QUEDADO EN EL FAIRY FOREST!¡¿SOLO ME ACOMPAÑAS PARA FASTIDIAR Y SACARME FALLAS?!¡NO TODOS SOMOS TAN PERFECTOS COMO TÚ!
Hikaru apartó las manos de su cara separándose de ella bruscamente y la miró molesto.
-Me parece increíble que preguntes eso…¡¿Aún no sabes porque estoy aquí?!
-¡Pues no!¡No me ha quedado claro!
El chico guardó silencio completamente shockeado. A los pocos segundos dejó salir una expresión dolida y se giró dirigiéndose hacia la dirección opuesta a paso ligero.
-¡¿A dónde vas?!-dijo Zuriñe mientras éste se alejaba.
-¡A casa!¡No pienso permanecer aquí un minuto más!
Una vez se marchó de allí dejando sola a la castaña ésta desvió la mirada apenada.
-¿Por qué se ha puesto así?
††~¤~††
Hikaru caminaba molesto sin rumbo. No se fijaba por dónde iba de modo que no sabía si el camino estaba cerca o no, en ese momento lo único que quería era estar solo, no le importaba el lugar.
-(No le importa la razón…¡Me siento como un completo idiota!)-decía para si mismo-(O sea que todo este tiempo la he estado siguiendo en vano. Lo hago para que vea que estoy de su lado, que me preocupo por ella, que quiero estar a su lado…¡¿Y ME DA ESTA PATADA EN EL CULO?! Es una perra, eso es lo que es…grrrrr ¬¬)
Éste siguió caminando por el Valle hasta que oyó una hermosa voz femenina a lo lejos. Se oían divertidas risitas a lo lejos y Hikaru miró hacia el lugar donde procedían. Caminó hacia allí hasta llegar a un enorme estanque rodeado por altos pinos, pero no había nadie, sin embargo aquellas risitas se seguían oyendo.
-¿Quién está ahí?-preguntó el chico retrocediendo desconfiadamente.
En eso una cabeza salió del agua asustando al chico, pero una vez vio que era una chica suspiró aliviado.
-Uffffff…Que susto….ú-ùU
Ésta sonrió divertida soltando una pequeña carcajada y le saludó con la mano tiernamente. Hikaru le regresó el gesto forzando una sonrisa y ésta salió del agua para subirse a una roca mostró su cola de sirena haciendo que el joven la mirara sorprendido.
-Una sirena…
La rubia lo observo detenidamente con una sonrisa llena de malicia.
-(Puede que no vaya acompañado, pero así podré tenerlo para mí sola sin que me interrumpan…)
Siris se inclinó desde la roca mirando al chico durante unos segundos mientras que este fruncía el ceño desconcertado. En eso la mujer se puso a cantar en un tono tan lindo que parecía un ángel. Al escuchar su voz Hikaru quedó petrificado mirándola fijamente a los ojos. Siris seguía cantando mientras movía su cola de un lado a otro entretenidamente mientras le dedicaba al chico miradas provocativas. En cuestión de segundos y sin saber porqué el moreno se sentía como completamente atontado, como si estuviese en un sueño. Había entrado en un trance absoluto y sentía una gran atracción por aquella mujer, el corazón le latía a mil por hora, tenía calor, sentía la necesidad de acercarse a ella. La sirena seguía cantando mientras le hacía señas con la mano para que se acercase hasta la orilla del manantial.
††~¤~††
-(¿Qué ha querido decir con eso?)
Zuriñe caminaba en la dirección en la que Hikaru se había escapado ya que se sentía un tanto culpable. No sabía exactamente el porque, pero estaba claro que algo malo había dicho y eso había dañado a su compañero.
-(Y para colmo Lee no aparece…)
Ahora no solo tendría que buscar a Lee, si no que también a Hikaru. En eso escuchó los lindos cantos de la sirena mientras caminaba cerca del lago. Al escucharlos más que pararse a oírlos sintió un desagradable escalofrío por todo el cuerpo.
En su aldea había estudiado sobre las sirenas y su forma de seducción, y era obvio que aquellos cantos no venían de una simple humana pues eran demasiado afinados para un ser normal y corriente. Por suerte las mujeres no sentían atracción por aquellas trovas, pero los hombres sí. Lo cuál significaba…
-¡Hikaru!
La castaña salió corriendo en dirección hacia la música y en menos de un minuto llegó al lago dónde vio al chico apunto de sumergirse en el agua con Siris.
-¡Hikaru idiota!¡¿Qué coño estás haciendo?! >O<#
El joven desvió la mirada atontado. Zuriñe notó que estaba fuera de si y completamente ido.
-¡Aléjate de esa arpía ahora mismo!
El hado negó con la cabeza pesadamente mientras se disponía a darle la mano a aquél ser.
-Ven conmigo amor…-susurró la chica dulcemente sonriendo.
Estuvieron a escasos centímetros de darse la mano, pero…
-¡¿Qué demonios?!
-¡PERRA!¡SUÉLTALO AHORA MISMO!
Zuriñe agarraba a Hikaru desde atrás tirando de él fuertemente. Siris agarró del brazo a la chica con sus afiladas uñas mientras le mostraba unos enormes dientes de tiburón que habían aparecido de la nada.
-¡Estúpida mensajera de la luz!-gruñó la sirena.
-¡HE DICHO QUE LO SUELTES! >O<#-respondió la joven tirando aún más fuerte de él.
Siris tiró aún más fuerte de Hikaru haciendo que se cayera al agua.
-¡HIKARU!
-La próxima vez acabaré contigo guapa, pero por hoy me llevo a este pedazo de tiarron ¬___¬-respondió la rubia sumergiéndose mientras tomaba a Hikaru de la mano para llevárselo cuando de repente…
-¡¿?!
Zuriñe vio como una ágil figura corría en dirección al estanque y se tiraba al agua en dirección donde estaban la sirena y el chico. La reconoció enseguida por sus ropajes negros y rojos de estilo asiático.
-¡LEE!
En efecto, el joven chino se encontraba allí tirando fuertemente de su compañero bajo el agua mientras que Siris trataba de atacarle con sus garras. Lee trató de dar patadas a la mujer pero fue en vano ya que en el agua iba mucho más despacio. Al ver que era incapacidad de hacer algo útil ésta sonrío y se dispuso a clavarle las uñas cuando de repente...
BUUUUUUUM
-GRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA(¡¿PERO QUE?!)
La sirena sintió una fuerza extraña que le dio una fuerte y dolorosa corazonada. De repente era incapaz de atacar o moverse, se sentía demasiado débil. Abrió los ojos bajo el agua confusa y entonces vio el medallón imperial que Lee llevaba al cuello. Ésta abrió los ojos de par en par.
-(No puede ser…¡¿Él es…?!)
En eso volvió a sentir otra dolorosa punzada en el corazón y con un grito de dolor se sumergió en lo más profundo del agua saliendo de allí a toda prisa.
-(Esto no quedará así!!!)-pensó mientras nadaba a toda velocidad en dirección opuesta a los tres jóvenes.
A los pocos segundos Lee salió del agua agarrando a Hikaru mientras tosía fuertemente por falta de respiración y por haber tragado demasiada agua. Al ver que el moreno estaba medio inconsciente Zuriñe corrió hacia la orilla para sacarlo y una vez consiguió dejar a Hikaru en tierra vio como su otro compañero daba pequeños grititos de auxilio.
-¡Ayudaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!¡No me gusta el aguaaaaaaaaaaaaaaa! TOT-sollozaba mientras se hundía poco a poco.
-¡Lee! O-O!!!
Minutos después…
Hikaru despertó repentinamente tosiendo muchísima agua. Estaba indeciso, alzó la vista para mirar donde se encontraba y vio a Zuriñe junto a Lee sentado en la orilla, aunque más bien parecía que acababa de salir de una atracción de feria pues se le notaba una mueca de mareo.
-¿Qué ha pasado? O.OU
La castaña sonrió al ver que el chico había despertado a se abrazó a él emocionada.
-¡Gracias a dios que estás bien! >///<
-O///O!!!¡¿QUÉ?!
Pasaron cerca de 15 minutos mientras Zuriñe le explicó lo sucedido a su compañero. Éste pestañeó confuso, realmente no recordaba nada, pero en cuanto le dijo lo de Lee desvió la mirada a este.
-¿Tú me has salvado?
El pequeño dragón que estaba tumbado sobre el césped aún con rostro mareado alzó pesadamente la cabeza para asentir y volver a dejarla caer. Hikaru pasó su brazo tras la nuca avergonzado y se acercó a él.
-Lee…muchas gracias.
-Olvídalo @.@-susurró tapándose la boca pues sintió una arcada debido al mareo.
-Ni siquiera sabías nadar y te has tirado a por mí…
-Soy un dragón de fuego, no me gusta el agua……@.@
Hikaru sonrió y le acarició la cabeza.
-Lo siento, te he juzgado mal. A partir de ahora puedes contar conmigo para lo que quieras-dijo sonriendo sinceramente.
Lee trató de regresarle la sonrisa pero sintió una desagradable arcada que le hizo correr hasta el estanque para vomitar. Ambos hados forzaron una sonrisa y se acercaron curiosos.
- Cómo sabías que estábamos aquí?-dijo Zuriñe.
El asiático miró hacia el suelo y susurró.
-Él me dijo que Siris os atacaría…
Al decir aquello lo miraron confusos.
-¿Siris?
-Es una aliada de Hades…-explicó Lee-Quería matarte y capturarme para que sirviera de arma contra los seres de la luz-al decir esto un escalofrío recorrió todo su cuerpo haciendo que se pusiera a temblar del terror.
Zuriñe y Hikaru se miraron el uno al otro mutuamente preocupados.
-Otra enviada de Hades…
-De seguro sabe que tenemos el espíritu del medallón-respondió Hikaru.
La chica se acercó al dragón preocupada tomándolo del rostro.
-Lee…¿quién te dijo todo esto?
-Un...elfo…-respondió en tono inseguro al ver el rostro de su amiga.
-¿Un elfo?
-No preguntes, me siguió para que os avisara de que Hades planea acabar con vosotros y capturarme. Le pregunté por su alineación y dijo que no estaba interesado en la guerra entre el bien y el mal. Solo dijo que…te debía una-contesto mirando a la muchacha.
Al decir aquello Zuriñe frunció el ceño cada vez más confusa.
-¿A mí?-ella nunca había tratado con un elfo, y mucho menos haberlo ayudado.
Lee asintió todavía indeciso y respondió.
-Y también dijo que…nos volvería a ver algún día de estos para aclarar las cosas.
Un largo silencio se interpuso entre los tres, había sido una experiencia realmente extraña y no entendían absolutamente nada. Hikaru tomó las cosas y ayudó a Lee a ponerse en pie.
-Pongámonos en camino, Kisa nos está esperando en Atenas.
Al decir aquello ayudó a Lee a levantarse del suelo y Zuriñe lo miró confusa.
-¿Tú no volvías al Fairy Forest?
-Sabes perfectamente que ha sido una pataleta y que al final acabaría volviendo.
Éste se giró para mirar a la chica y contestó con una leve sonrisa.
-Zuriñe…sabes que no te voy a dejar sola. Te acompaño para protegerte.
Al decir aquello la castaña sintió como un leve rubor salía de sus mejillas y asintió tímidamente hasta que Lee la sacó del trance tomándola de la mano.
-Zuriñe…voy a tratar de ser fuerte, estar siempre alegre y…no causaros problemas durante el viaje-dijo en tono seguro.
-Lee…
-Pero…debes saber que estoy asustado...Tengo miedo de lo que vaya a pasar.
Ésta sintió como la mano del pequeño dragón temblaba de los nervios y le dio una pequeña palmadita en el hombro mientras seguían a Hikaru.
-Tranquilo…nada malo va a pasar…
En eso alzó la vista al cielo y pensó.
-(Yo también…)
Continuará…
Chapter 6:
Capítulo 6: Llegada a Atenas
Necrono dio un fuerte golpe a la pared furioso. La sirena miraba descontenta al hechicero, acababa de llegar a las aguas del inframundo tras estar con los tres jóvenes y no traía buenas noticias. Siris dejó salir un gruñido al ver la reacción de su compañero.
-No es para tanto, podemos atrapar a esos mocosos cuando queramos.
-¡¿Y que hago yo ahora?!¡¿No entiendes que le dije a Hades que confiara en mí?!-volvió a dar otro puñetazo al muro-De seguro mandará a ese idiota de Luxar que elimine a los hados en mi lugar…
-Ah sí…Luxar…-comentó Siris con indiferencia mientras tocaba uno de sus rizados mechones rubios-Recuerdo el día que lo trajiste de Neo Nuxta hace 4 años.
-Seeeeee ¬¬-respondió éste sentándose el suelo mientras tiraba piedras al agua molesto-Pensé que si le ayudaba a recuperar sus memorias a la larga me estaría agradecido y se ofrecería a ser mi vasallo…¡PERO ENTONCES CRECIÓ Y TODO SE FUE A LA MIERDA!
-Lo sé…-suspiró la sirena-Cuando lo llevaste a dónde Hades nuestro señor le hizo ver que un titán es mucho más poderoso que un simple hechicero y por eso ya no te tiene ni respeto como ser de la oscuridad. La verdad es que es muy triste…U¬¬
Necrono apretaba los dientes tan fuertemente que le rechinaban y apenas se podía oír el rebote de las piedras.
-Maldito niño…¡No lo aguanto!¡Debería darme las gracias por todo lo que he hecho! Ese baboso, ese desgraciado, ese…
-¿Desgraciado?-respondió una voz tras él.
El hechicero y Siris se giraron y vieron a Luxar subido a una roca mirándolos a ambos seriamente. La sirena sonrió al verlo.
-Hola Luxar, cuanto tiempo sin verte.
-Hola Siris…-respondió el chico con el mismo tono sereno de siempre. En eso miró a Necrono-Has vuelto a fracasar ¿cierto? Estaba claro que pasaría, no se te puede encomendar nada, eres un…
-¡CÁLLATE ESTÚPIDO MUTANTE!-le cortó el hombre haciendo añicos una de las piedras que tenía en la mano.
-Inútil ¬¬
-Vamos chicos, calmaos…no estamos aquí para discutir entre nosotros -.-‘’
El hechicero desvió la mirada al agua ignorando al muchacho el cuál empezó a hablar a la sirena igual de serio que antes.
-¿Para que has venido hasta aquí Siris? No has traído lo que buscábamos, no sirve de nada que bajes al submundo si no aportas beneficios.
-No vengo a traer beneficios si no información-respondió ésta en el mismo tono que el joven.
Al decir aquello los dos aliados de Hades la miraron y ésta salió del agua agitando su cola de un lado a otro mientras escurría su laceo cabello.
-Se trata del dragón que había sellado en el medallón imperial de Luou Xiao Hu-dijo con indiferencia.
Estos se miraron el uno al otro extrañados y antes de que pudieran preguntar ésta contestó.
-Ya no está.
Un largo silencio se hizo en aquél enorme estanque sellado bajo tierra.
-¿Cómo que no está?-preguntó Necrono.
-El espíritu del dragón ya no está-repitió.
Luxar se levantó rápidamente de la roca dedicándole una mirada poco satisfecha con la respuesta.
-No sé si os habéis fijado en que se les ha unido un crío más a vuestra parejita de hados.
-¿Hay otro chico acompañando a Roronoa e Hitachiin?-preguntó el hechicero pestañeando un tanto sorprendido con la respuesta, pero aún sereno en su compostura.
Siris asintió dejando de manosear su pelo y retirándolo hacia atrás para contestar.
-Ese chico…es el dragón.
Necrono la miró como si ésta fuera demente, pero Luxar no parecía sorprenderse mucho de aquello.
-Entiendo…¿has sentido la fuerza de la luz?-preguntó el titán.
La rubia apretó sus puños mordiéndose el labio inferior con rabia.
-Sí…-respondió en tono furioso-Cuando ese mocoso asiático se lanzó a por su compañero el medallón reaccionó contra mí…¡Y CASI ACABA CONMIGO!
Al gritar esto dio un fuerte manotazo en la charca haciendo que todo el agua que había formara una enorme ola que cayó solamente sobre el hechicero ya que Luxar la esquivó. El hombre salió del agua tosiendo fuertemente.
-Por poco me ahogas idiota #¬.¬-susurró mientras se quitaba la chaqueta para escurrirla.
La sirena simplemente respondió con una mirada enfada y el titán guardó silencio pensativo.
-Entonces…no es tan malo-susurró haciendo que sus compañeros lo mirasen confusos-Si el dragón se ha convertido en humano la probabilidad de que pueda emplear sus habilidades de guardián son mínimas. Además, habrá nacido hace poco del medallón…no creo que tenga demasiada fuerza.
-Créeme Luxar, la tiene-respondió Siris poniéndose seria-Si no es capaz de herir a los seres del mal el medallón lo hará por él aunque sea contra su voluntad, la cadena imperial protege a su guardián cuando detecta que está en peligro.
-Siris tiene razón, yo no me precipitaría a la hora de atacar-dijo el hechicero serio.
En eso Luxar miró a sus compañeros.
-¿Quién ha dicho nada de atacar cuando podemos hacer que venga hacia nosotros?-respondió dejando salir una maliciosa sonrisa.
Necrono frunció el ceño nuevamente pues era el que más perdido estaba, pero la sirena tampoco es que lo hubiera entendido del todo en aquél momento.
-¿Qué pretendes hacer Luxar?
El chico dejó de sonreír y dio media vuelta.
-Necesito que sigáis a Roronoa, pero no ataquéis, manteneos alejados de ella para que no se de cuenta.
-¿Eh? O.O
-Hacedme caso, algún día de estos os daré una señal y sabréis lo que tenéis que hacer-en eso miró al hombre-Ah, y no te preocupes Necrono…no le diré nada de esto a nuestro señor. Aunque esté ardiendo en deseos de ver como tu cara queda deformada de tanto reírte con las cosquillas.
-Grrrrrrrrrrrrrrrrrr #¬///¬
Dicho aquello desapareció en un abrir y cerrar de ojos como si nunca hubiera estado allí.
††~¤~††

-Que sueño…-se quejaba el asiático agarrado del chaleco de Hikaru.
-Ya te digo…-respondió éste tirando fuertemente de él igual de cansado.
Los tres jóvenes llevaban horas caminando desde que habían salido del bosque. Eran las 3 de la mañana y estaban realmente cansados.
-Vamos no seáis quejones-dijo la castaña mientras subía la empinada cuesta que daba a la entrada principal del Atenas.
Hikaru gruñó molesto mientras se arrastraba con Lee por le suelo.
-Con que “está muy cerca del Valle” ¿eh? Mataré a esa maldita Kisa.¡Hemos tardado 3 horas en salir de ese maldito lugar y otras 3 en llegar hasta aquí!
-Hikaru…¿quién es Kisa?-preguntó el otro chico con voz agotada aún sin soltarse de él.
-Una domadora de dragones que nos topamos antes de dar contigo-contestó éste en su mismo tono mientras hacía lo imposible por llegar hasta donde estaba Zuriñe.
Lee no dejó salir ninguna expresión de sorpresa o apuro pues estaba demasiado exhausto pero aún así preguntó.
-¿Domadora de dragones?
-Así es…pero descuida, no diremos que eres uno por si acaso-suspiró el moreno llegando por fin hasta dónde la chica.
-Cierto-asintió Zuriñe-Es mejor ocultar tu verdadera identidad. A fin de cuentas…no podemos fiarnos de nadie, si se revelara tu secreto cualquier ser de la oscuridad podría venir a por nosotros.
Lee asintió medio dormido sin pensarlo demasiado y de pronto la castaña dio un suspiró de alegría al ver que ya estaban en la entrada de Atenas.
-¡Aquí es!¡Lo conseguimos!-exclamó contenta.
-¡Por fin!
-Tengo sueño…-se quejó nuevamente el joven chino.
-Ya Lee, ya sabemos, pero tienes que aguantar un poquito más ¿sí?-dijo la castaña tomándolo de la mano mientras arrastraba a Hikaru al mismo tiempo el cuál miró alrededor.
-Kisa debe estar por aquí…Quizá no haya llegado, después de todo quedamos en la mañana, pero no a las 3 cuando todavía ni siquiera salió el sol U¬¬
-Dudo que no haya llegado a estas horas pudiendo ir a lomos de un dragón ¬¬-respondió Hikaru.
Antes de que Zuriñe pudiese contestar una voz conocida los llamó.
-¡Chicos, estáis aquí!
Ambos se giraron y no vieron a nadie cuando de repente les dio por mirar al cielo y vieron a la domadora de dragones sobre Hakuryu aterrizando.
-¡Kisa!-dijo la castaña sonriendo complacida por su rápida aparición.
La pelirroja bajó de su dragón una vez éste tocó el suelo y se acercó a los hados corriendo con una apenada mirada.
-Lo lamento muchachos…No encontré vuestro medallón. He estado buscándolo por cada rincón del bosque. Pensé en seguir buscando hasta el amanecer pero decidí regresar porque con esta oscuridad es difícil encontrar algo.
-No te preocupes Kisa-chan, nosotros lo encontramos n__n-respondió Zuriñe sonriendo tiernamente.
La pelirroja frunció el ceño sorprendida.
-¿En serio?¿Pero como…?
-Digamos que alguien lo encontró antes que nosotros y tubo la amabilidad de traérnoslo-contestó Hikaru con indiferencia. En eso tomó a Lee del brazo poniéndolo frente a la chica-Kisa, te presento a Lee. Él encontró el medallón y se ofreció a acompañarnos en nuestro envío al Monte Olimpo -.-
Al ver el aniñado y medio dormido rostro del chico Kisa llevó una mano a su mejilla conmovida.
-Uy…pero cosita más tierna-dijo mientras lo observaba-Es asiático, pero he de reconocer que la piel de su infantil carita parece suave, como si se tratase de un bebé.
-¿Ves? No soy la única ¬¬-susurró Zuriñe a Hikaru dándole un pequeño codazo en el estómago.
-Baaah, las mujeres os dejáis pillar por el primer idota de piel suave que pase ante vuestras narices ¬¬
Kisa sonrió al joven chino amablemente.
-Mucho gusto, mi nombre es Kisa Blair. Encantada ^^
-Xiao Long…-susurró éste aún adormilado mientras no paraba de frotarse los ojos a causa del sueño-Pero puedes decirme Lee como dijo Hikaru.
-Fuiste realmente amable al entregarles el medallón ^^-en eso se percató de que lo llevaba en el cuello y parpadeó curiosa-Esto…por lo que veo lo llevas puesto…¿No deberías dejárselo a Zuriñe que es la que tiene que guardarlo para su encargo? O.O
El joven miró a la castaña quién le dedicaba una mirada de “No digas nada” y volvió la vista a Kisa.
-Me deja llevarlo hasta que demos el envío. Me gustan los medallones-se excusó haciendo que la pelirroja volviera a sonreír de nuevo.
-Oh, ya veo n.n
En eso el dragón blanco de la mujer miró a Lee atentamente y agachó su cabeza comenzando a olfatearlo. El asiático frunció el ceño y los dos hados sintieron un desagradable escalofrío mirándose el uno al otro.
-(¡¿No será que…?!) O-OU
-(¡¿…Hakuryu puede olfatear a Lee y saber que es un dragón?!) O-OU
-Hakuryu, ¿Qué te pasa? O.O-preguntó la domadora extrañada.
El reptil apartó la cabeza de Lee desconfiadamente y éste bostezo indiferente ante la reacción de la criatura.
-Es extraño…-susurró Kisa pensativa-Nunca suele olfatear a extraños así sin más.
-Aaaaaaah!!! Debe ser una coincidencia n__ñU-respondió Hikaru rápidamente.
-¡Cierto!-asintió Zuriñe-Recuerda que Lee es chino y su raza oriental tiene más trato con los dragones porque están acostumbrados a alabarlos y esas cosas nonU
En eso Hikaru la miró atontado.
-(¿Tiene eso algo que ver? U¬¬)-preguntó confundido con la mirada.
-(¡Yo que sé!¡Tú sígueme la corriente! >.<U)
La pelirroja forzó una leve sonrisa a los hados y dedujo.
-Supongo que no tendréis lugar en el que hospedaros ¿cierto?
Los tres chicos se miraron durante unos segundos y negaron con la cabeza a lo que Kisa sonrió.
-Me lo temía…si es así, podéis pasar la noche en mi casa.
Al decir aquello Hikaru y Lee abrieron los ojos de par en par con una boba sonrisa.
-¡Sí, cama!-respondieron al unísono.
-¿Seguro que no es molestia?-preguntó la castaña mirándola apenada.
-Para nada, sois viajeros cansados y tengo habitaciones de sobra ^^-en eso se giró mirando a dragón-Bueno Hakuryu, te veré en el patio trasero de casa, ya sabes que no puedes recorrer la ciudad con nosotros.
Éste alzó sus alas y empezó a agitarlas volando en dirección a dónde seguramente se encontraba el hogar de la chica. Kisa volvió a mirar a los jóvenes.
-Venid conmigo chicos-dijo empezando a caminar a la entrada de la ciudad.
Éstos asintieron y siguieron a la pelirroja. Atenas era realmente enorme. Las casas eran enormes chozas en las que se distribuían varias habitaciones para diferentes familias. Al pasar por el mercado, a pesar de estar cerrado, pudieron ver varios tapices con dibujos de seres mitológicos como pegasos, sirenas e incluso hadas. Por cada calle que pasaban podían ver en las alcobas de los edificios estatuas de los dioses griegos, cada una de ellas situada en cada casa. Zuriñe quedó perpleja mirando una de las miles figuras que vio de Zeus, ¿realmente tendría un aspecto tan intimidante como lo representaban aquellas esfinges?
Al ver aquella ciudad sintió un serie de extrañas sensaciones en el pecho, ni siquiera se percató de que estaban alejándose de las casas que había en la ciudad. Hikaru frunció el ceño pues él sí lo había notado.
-¿No vives en una de esas casas?-preguntó confuso.
Kisa negó con la cabeza acompañada de una leve sonrisa y señaló una empinada cuesta.
-Vivo en la cima de esa colina.
Al verla el moreno y el asiático abrieron los ojos de par en par asustados por el cansado trecho que les quedaba. Les llevó unos diez minutos subir la cuesta, pero para ellos se hicieron interminables. Estaban realmente cansados y jadeaban como si hubiesen llegado de una carrera. Pero cuando Kisa les mostró el lugar dónde se quedarían la cosa cambió por completo.
-Bienvenidos a mi humilde morada n.n
Zuriñe, Hikaru y Lee dejaron salir un suspiró de sorpresa y no pudieron evitar no abrir la boca.¡Aquella chica vivía en una enorme mansión!¡Casi parecía un templo griego! Aquellas innumerables columnas, un inmenso jardín repleto de fuentes en las cuáles había estatuas de todos los dioses del olimpo. Aquello no parecía una casa, más bien parecía el centro de todas las viviendas de Atenas.
-¿Vi…Vives aquí?-preguntó el hado tartamudeando debido al impacto de ver aquél lugar.
-Así es-respondió ésta mientras avanzaba por el enorme jardín.
-Que pasada…-susurró Zuriñe tras ella igual de sorprendida que sus compañeros-¿Cómo has hecho para vivir en un lugar así tú sola?
Al decir aquello Kisa frunció el ceño y se echó a reír.
-¿Yo sola? JAJAJAJAJAJAJAJA XD
Los tres jóvenes la miraron confusos.
-Bueno, tú y Hakuryu-respondió la castaña corrigiéndose-Entiendo que un dragón necesita su espacio para vivir pero…¡Con este pedazo de jardín podrías criar una familia entera de dragones!
-Me parece que te equivocas Zuriñe-respondió Kisa mientras abría la puerta principal de la mansión cediéndoles el paso-No soy la única que vive aquí con Hakuryu.
-O.O….¿entonces no vives sola?-preguntó Lee mientras entraba en la morada.
-Que va, ni siquiera podría decirse que todo esto es mío.
Los jóvenes se miraron confusos y la pelirroja dejó salir una cálida sonrisa mientras entraba dentro.
-Aquí vive el hombre que me salvó la vida…
-¿Eh? Ò.O
-Nada-respondió rápidamente ésta-Ya os lo contaré en otro momento, ahora lo que tenéis que hacer es ir a la cama ^^
En eso señaló unas largas escaleras.
-En el segundo piso se encuentran las habitaciones, podéis elegir la que más os guste. Yo tengo que ordenar algunas cosas antes de acostarme-dijo mientras sonreía.
Los chicos asintieron mirándola y subieron las escaleras. El segundo piso estaba repleto de puertas, ¿serían todas habitaciones? Zuriñe abrió una de ellas y encontró un hermoso cuarto en el que había una enorme cama junto a una hermosa y alargada arpa dorada. A un lado había una especie de bañera llena de agua de la que salía vapor, probablemente la habrían llenado hace poco. La castaña guardó silencio mirándola tentadoramente durante un rato.
-*.*…………….O___O!!! No, no, lo que debo hacer ahora es descansar. Tengo que dormir para mañana ù.ú-se dijo así misma acercándose a la cama. Pero antes de tumbarse no pudo evitar volver a mirar la bañera-¬¬……………………………………………
“Zuriñe, báñate en mí. Llevas haciendo un largo viaje desde hace casi 48 horas. De seguro estás sucia y necesitas limpiar tu hermosa y tersa piel. Además…el agua que me ocupa está mezclada con leche de cabra, eso te dejara la piel aún más suave que la de Lee, ¿no te daría gusto?¿eh Zuri?¿eh?¿eh?”
-¿Por qué imagino que la bañera me está hablando? U¬¬-susurró frotándose los ojos para salir de las alucinaciones. Volvió a observarla en silencio y sacudió su cabeza nerviosa abriendo las sábanas y dando la espalda a la tina.
-(No voy a molestar ahora a los demás bañándome. Es tarde y haré muchísimo ruido. Voy a dormir y mañana será otro día ù.ú)
………………………………………….
-¬¬-volvió a mirarla.
………………………………………….
-U¬¬…………………………………....
5 minutos después…
-Ooooooh sí, esto es vida -////////////-
La chica estiró los brazos sumergiéndose en el agua con una satisfactoria sonrisa mientras frotaba su piel. Sin duda una caminata tan cansada como la que había tenido hacia que ese baño le hiciera sentirse en el paraíso.
††~¤~††
-Waaaaaaaaaaaa!!!¡Este sitio es genial!
Lee corría emocionado por todo el segundo piso. Era la primera vez que estaba en un lugar como ese y con tanto lujo su sueño había desparecido por completo. Abría una puerta tras otra. Todos los dormitorios le gustaban, no sabía con cuál quedarse.
-¡¿Cuál me pido?¿Cuál me pido?! >///<
-¿Lee?-le llamó una voz tras sus espaldas.
-Oh!!! O.OU-en eso se giró rápidamente y vio a la chica-¡Kisa! O-O
La pelirroja se acercó a éste con una leve sonrisa.
-¿Qué haces fuera de la cama a estas horas?
El asiático dejó salir una ingenua sonrisa sacando la lengua divertido.
-Perdona, no sabía que estaba molestando. Pero es que hay tanto dónde elegir n///n En seguida me acuesto, lo prometo.
-Oh, si es por elegir una buena habitación yo puedo mostrarte una ^^
Lee pestañeó sorprendido y sonrió.
-¿De verdad?
-Hai, ven conmigo ^^
El chico obedeció sin pensárselo dos veces y corrió tras ella. Kisa abrió la puerta de un dormitorio en el que la cama estaba cubierto de telas lilas tapando la cama. Una pequeña bañera dorada se encontraba junto a la cama. Lee entró emocionado y la chica cerró la puerta dejando su sonrisa de lado.
-¡Me gusta mucho Kisa!¡En serio! >w<
En eso la miró, estaba seria, muy seria y no dejaba de mirarlo. Al percibir aquello retrocedió un tanto nervioso.
-Kisa…¿que…?
Antes de que pudiese preguntar nada ésta lo empotró contra la pared sin dejarle escapatoria y tapó su boca con la mano fuertemente para que no pudiese gritar. En eso sacó de su costado una daga que la pudo a milímetros del cuello de éste y contestó en tono serio.
-¿Te crees que soy idiota? Tú no eres un humano-dijo antes de que éste pudiera hablar.
Lee quedó paralizado mirando la joven casi le clavaba la daga.
-No sé que razón te impulsa a seguir a Zuriñe y Hikaru. Pero te lo advierto, como les pase algo juro que te mataré.
-Kisa me haces daño…-contestó el chico al sentir como ésta le agarraba fuertemente del brazo tras destaparle la boca.
La pelirroja apretó aún más fuerte haciendo que el chico dejara salir una mueca de dolor.
-Escucha Lee, o Xiao Long, o como quiera que te llames-dijo nuevamente-Hakuryu no te ha olfateado por nada, hace eso cada vez que percibe un ser de la oscuridad. Estoy casi segura de que eres uno de esos lame culos de Hades.
Extrañamente ésta tenía una fuerza descomunal, no parecía la de una humana, casi podía romperle los huesos si se enfadaba.
-¡Eso no es cierto!-respondió el asiático asustado mientras intentaba soltarse de su agarre-¡Yo no sirvo a Hades!¡Y no tengo idea de porque tu dragón me ha olfateado, suéltame!
Kisa guardó silencio mirándolo profundamente a los ojos. La mirada de Lee era sincera, pero aún así no podía fiarse él. Lo soltó haciendo que éste girara su muñeca de un lado a otro dolorosamente y la chica salió de la habitación diciéndole sus últimas palabras.
-Como se te ocurra atacar a esos chicos estás muerto.
Dicho aquello salió de allí dejando a un confuso Lee.
††~¤~††
-Uffffff que gustazo -///-
Zuriñe acababa de salir de la bañera. Secaba su pelo con una suave toalla blanca mientras observaba la terraza que había en su habitación. Dejó la toalla sobre la cama y abrió las puertas de ésta saliendo al balcón sonriendo. Miró al cielo, estaba lleno de estrellas, ni si quiera el Fairy Forest tenía unas vistas tan buenas del cielo. Por un momento sintió la calidez de su hogar y cerró los ojos relajadamente hasta que una voz la interrumpió.
-Bonita vista ¿eh?
La chica abrió los ojos y miró a su derecha. Hikaru estaba en la terraza de al lado.
-Pensé que estabas agotado y querías dormir-dijo la castaña extrañada por verlo allí.
Hikaru no le dio respuesta durante unos segundos, pero finalmente contestó.
-Me cuesta conciliar el sueño cuando hay noches así-dijo mientras seguía mirando las estrellas sentado sobre la barandilla de su alcoba.
Zuriñe asintió con una leve sonrisa volviendo la vista hacia el cielo al igual que su compañero.
-Te entiendo perfectamente…lo cierto es que gracias a esto consigo olvidar todos mis problemas durante un rato.
Ambos quedaron en silencio aún mirando hasta que Hikaru habló nuevamente.
-Fíjate…hay tantas-susurró mientras no apartaba la vista de las estrellas-Los dioses deben estar de buen humor hoy.
-Los dioses…-repitió ésta desviando la mirada al suelo-No entiendo como pueden estar tan tranquilos aún sabiendo que Seiso puede ser destruido.
-En fin…no pueden estar amargados todo el día, empezarán a actuar cuando les entreguemos a Lee.
La chica asintió volviendo a mirar hacia arriba pensativa.
-¿Te fijaste en las estatuas de los dioses que había en las viviendas de la ciudad?
El chico asintió y ésta suspiró.
-No entiendo a los humanos…
-Anda,¿y eso?-preguntó el chico sorprendido.
-Se supone que alaban a los dioses y luego temen de los seres mágicos que tienen poderes sobrenaturales como ellos…-en eso recordó la estatua que vio de Zeus-En la estatua que había de Zeus…él…salía tallado como un ser temerario. Su mirada parecía la de un demonio.
El moreno volvió la mirada hacia el cielo nuevamente.
-Supongo que la raza humana es un tanto ingenua-explicó sonriendo divertido-Nos temen porque tenemos poderes mágicos que los dioses nos han otorgado y a ellos no. Por eso creo que ven de esa manera a Zeus…como el dios que los hizo inferiores a las otras razas de nuestro mundo. Un dios que les dio la oportunidad de vivir pero no de tener habilidades especiales para facilitarles las cosas.
-¿Quieres decir que los humanos desprecian a los dioses?
-No exactamente, yo diría que les están agradecidos por darles la vida. Sin embargo se imaginan a los dioses más estrictos y serios ante la raza humana, por eso tallan en las estatuas sus rostros de forma tan sombría.
Zuriñe lo miró con una nostálgica sonrisa.
-¿Sabes? Yo nunca he conocido a los dioses. Pero mi padre dijo que son probablemente los mejores seres del planeta. Siempre dispuestos a enseñarnos cosas nuevas y a descubrir los impulsos de todos los seres de la naturaleza. Por eso nunca imaginé a un dios como en esa estatua, si no como a alguien…admirable.
-Te entiendo perfectamente, mis padres también me hablaban muy bien de ellos. De algún modo los seres mágicos tenemos otra perspectiva de los dioses.
Hikaru observó como la chica miraba al cielo y quedó mirándola en silencio durante unos segundos. Al poco rato dejó salir una tierna sonrisa. Al darse cuenta de ello ésta frunció el ceño sonriendo divertida.
-¿Qué estás mirando?
-No, nada-respondió mientras se estiraba para luego levantarse de la barandilla-Creo que me voy a la cama, mañana nos espera un largo día.
En eso se asomó a la alcoba de la chica y le posó un leve y tierno beso en la mejilla dejando a Zuriñe paralizada.
-Buenas noches-dijo mientras volvía a su habitación dejando a un hada completamente sonrojada por aquél acto.
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:35 am

Chapter 7:
Capítulo 7: Repentino estornudo
Los rayos de sol entraban desde la amplia terraza de la habitación en la que dormía Zuriñe. Al percibir la luz del amanecer abrió los ojos lentamente un tanto adormilada y vio el dormitorio en el que había pasado la noche. Realmente a la luz del día se le hacía aún más grande. Se incorporó en la cama estirándose lo máximo posible con un bostezo y parpadeó un par de veces frotándose los ojos. En eso escuchó que la llamaban desde fuera.
-¡Zuriñe!
Era la voz de Kisa. Ésta se asomó al balcón y vio a la pelirroja mirándola con una sonrisa.
-Buenos días-saludó amablemente.
La castaña le regresó la sonrisa y la otra joven tomó unas cajas que había en el suelo.
-Quiero presentaros a alguien-dijo mientras se dirigía al patio interior-Llama a Hikaru y bajad en cuanto estéis listos.
Zuriñe asintió y se vistió para salir de la habitación. Una vez fuera del dormitorio se dispuso a despertar a Hikaru, pero antes de que pudiera llamar a la puerta éste la abrió inesperadamente dejando a la chica paralizada. El moreno estaba medio desnudo en la entrada, tenía el cabello empapado y solo llevaba una toalla atada a la cintura. Zuriñe dio media vuelta rápidamente tapando su rostro completamente sonrojada.
-¡¿Qué mierdas haces saliendo así de la habitación?!
-Oye…¬¬-el chico agarró uno de sus mechones con la punta de los dedos-He salido para que Kisa me preste otra toalla,¿o acaso no ves como me chorrea el pelo?
-¿Y no podrías habérsela pedido desde el principio? ¬¬
-Uy, discúlpame por ser tan despistado, olvidé que doña perfecta siempre piensa las cosas desde un principio ¬¬ Y además…¡¿Qué mierdas iba a saber yo de si estabas o no en el pasillo?! >.<#
-Estúpido Hikaru…-susurró aún incomodada por la apariencia del chico-Hablando de Kisa, ha dicho que bajemos cuanto antes, quiere presentarnos a alguien.
-¿A quien?
-¡Yo que sé!¡A alguien!-respondió cada vez más ruborizada-¡Y AHORA VÍSTETE! >///<
Dicho aquello empujó al chico dentro de la habitación haciendo que éste se chocara contra uno de los armarios, pero no le dio tiempo a protestar pues antes de que dijera nada Zuriñe cerró la puerta bruscamente.
-Éste tío no tiene vergüenza,¡da pena! ¬¬-se dijo así misma mientras caminaba por las escaleras hacia el piso de abajo. Fue entonces cuando percibió que aquella mansión estaba tranquila, demasiado tranquila…lo suficiente como para notar la ausencia de cierto bebé dragón.
-o__o……………………Que extraño…¿dónde se ha metido Lee? Ò.Ô
††~¤~††
-Bien…mi teoría es la siguiente.
En el patio interior se encontraban dos hombres junto a la domadora de dragones. Uno de ellos era un hombre viejo, debía tener cerca de 70 años, no era muy alto de estatura, tenía una suelta y canosa melena con una larga barba. El otro tipo que encontraba frente a una mesa llena de planos debía andar cerca de los 30. Era bastante alto y tenía un precioso cabello rubio y ondulado. Sus ojos eran de un extravagante color azul.
El hombre sonreía al anciano ampliamente señalando uno de sus pergaminos.
-En su física, cada uno de estos elementos tiene un lugar adecuado, determinado por su peso relativo o gravedad específica. Cada elemento se mueve, de forma natural, en línea recta hacia el lugar que le corresponde, en el que se detendrá una vez alcanzado, de lo que resulta que el movimiento terrestre siempre es lineal y siempre acaba por detenerse. Los cielos, sin embargo, se mueven de forma natural e infinita siguiendo un complejo movimiento circular, por lo que deben, conforme con la lógica, estar compuestos por un quinto elemento…¿Y cuál es ese elemento? n_________________n
-¿El sudor maloliente de tu cuerpo?-preguntó Kisa apoyada sobre una de las columnas con una maliciosa sonrisa.
-¬¬…No, la gravedad de tus pechos de vieja milenarea ¬___¬
-¡¿QUÉ HAS DICHO?!-gritó la pelirroja al oír aquella respuesta.
El anciano suspiró desesperado, ya era costumbre oír discutir a esos dos todos los días. El rubio volvió la vista al plano y continuó con su explicación.
-En fin, dejando bromas de lado-en eso tomó aire volviendo a su teoría-Consta de un quinto elemento superior que no es susceptible de sufrir cualquier cambio que no sea el de un lugar realizado por medio de los dioses. Con lo cuál,¡éste último elemento es inmune a los señores del Olimpo!
Un largo silencio se hizo entre los tres sujetos hasta que el canoso hombre posó la mano sobre el hombro del otro.
-Escucha Kozma…no creo que exista un elemento mortal contra los dioses -.-U
-¡¿EEEEEEEEEH?! –al oír aquello el mundo se le vino abajo-¡Pero maestro!¡¿Quién le dice que no exista una posibilidad mínima de que los humanos puedan herir a los supernovas de Grecia?!
-“Yo solo sé que no sé nada”
-¡Joder Pitágoras!¡¿Otra vez con ese maldito dicho de Sócrates?!-protestó el hombre tirándose de los pelos.
-Eres realmente idiota,¿para que demonios quieres saber la forma de matar a un dios?
-Porque puede que algún día tengamos que matar a uno ¬3¬-refunfuñó molesto-Mira lo que nos hicieron Kisa. ¿Qué pasará si algún día Zeus se cansa de los seres de Seiso y nos mata a todos?
-Dudo que nuestro señor haga eso, él es tan sabio y bondadoso n__ñU-respondió el matemático forzando una sonrisa ante sus discípulos.
-¡No le defiendas! #¬¬-le cortó el rubio de ojos azules-Estoy harto, voy a empezar con los cálculos de nuevo y esta vez me saldrá una respuesta lógica.
-Claro, claro Eneas…-respondió la joven siguiéndole la corriente-Avísame cuando acabes el siglo que viene ¿de acuerdo? -.-
-Descuida, seguro que para entonces tú seguirás viva abuela ¬¬-dijo el hombre tomando sus planos mientras se dirigía al interior de la mansión-A fin de cuentas ya tienes cerca de 15000 años, 100 más no te supondrán un problema ¬_¬
-####¬¬!!! Grrrrrrr……¡ENEAS! :Urusai:
Antes de que éste pudiera girarse para empezar con la discusión chocó inesperadamente con Zuriñe y ambos cayeron al suelo tirando todos los planos al suelo.
-¡Joder!
-Ay mierda…lo siento-susurró la castaña disculpándose mientras cogía los planos del suelo.
-¿Estás bien?-preguntó el hombre dándole la mano para ayudarla a ponerse en pie.
La castaña tomó de ella agradecidamente y le entregó los planos.
-Sí, gracias.
Éste guardó silencio mirándola con una ceja alzada.
-Oye…¿quién eres?
-Ah, es cierto-exclamó la pelirroja olvidándose por completo de su disputa mientras corría hacia los 2-Ella es Zuriñe, es una chica que me encontré en el bosque oscuro ^^
Al oír aquello Eneas volvió la vista confuso a Zuriñe aún sin haberla soltado de la mano.
-¿En el bosque oscuro? No es muy normal encontrarse chicas por allí.
-Claro, es que no iba sola n__nU-respondió ésta forzando una sonrisa.
-Ò.O…¿Entonces con quién…?
-Iba conmigo.
En eso Hikaru apareció tras ellos junto con Lee, quién no alzaba la vista del suelo para nada.
En eso el anciano se acercó a ellos con una amable sonrisa.
-Vaya…así que estos son los mensajeros de los que me hablaste anoche ^^
-Sí ^^
-¿Qué?¿Mensajeros?¡A mí no me dijiste nada!-protestó el hombre molesto.
-Será porque es imposible despertarte cuando estás dormido ¬3¬-respondió la chica-Si te lo propusieras podrías invernar incluso más que un oso.
Eneas se dispuso a contestar pero fue interrumpida por la chica.
-Y como se te ocurra hacer alguna broma sobre el tiempo que invernaría yo a causa de mi edad estás muerto ¬¬
-Vaya…O.O Que bien os lleváis n__nU-comentó el hadita forzando una sonrisa, a lo que ambos la miraron serios y respondieron al unísono.
-¡Para nada! ¬¬
-(Mmmmm…¿a quién me recuerda eso?) o.oU-se preguntó Lee un tanto asustado.
Kisa tomó aire y suspiró sonriendo amablemente.
-Disculpad mi comportamiento chicos…sentaos ^^-dijo ofreciéndoles un sitio en una amplia mesa dónde se encontraba el desayuno.
Los tres chicos asintieron y se dirigieron hacia las sillas, pero antes de que Lee pudiese tomar asiento la pelirroja le frenó.
-Tú no ¬¬
-¡¿EH?!¡¿PORQUÉ?! :nany:
Ésta le lanzó una intimidante mirada y el asiático retrocedió asustado a una esquina dónde se encontraba Hakuryu el cuál tampoco le miraba de muy buena gana. Al percatarse de lo apartado que estaba su compañero Hikaru frunció el ceño.
-¿Por qué Lee no se sienta con nosotros? Ò.Ô
-Déjale Hikaru, dijo que le apetecía desayunar con Hakuryu. Se nota que a vuestro amiguito le interesan mucho los dragones n___n-excusó Kisa.
Los dos chicos se miraron durante un rato incómodos y respondieron al unísono.
-No sabes cuento…U¬¬
-Bien,¿entonces dónde está el problema? ^o^ Dejad que Lee pase un ratito con Haku-chan.
Al ver la confiable sonrisa de la pelirroja éstos dos asintieron y los dos hombres y la domadora de dragones se sentaron en la mesa junto a ellos.
-Bien, ya que estamos todos os presentaré formalmente-dijo Kisa de manera amable-Chicos, estás son las dos personas con la que vivo n.n
En eso señaló al anciano.
-Os presento a Pitágoras. Es el hombre que me acogió cuando llegué a Atenas. Se dedica a la filosofía y también es matemático.
-Es un placer conoceros Zuriñe y Hikaru-dijo éste cortésmente.
Los dos hados pestañearon un tanto sorprendidos, especialmente Hikaru.
-Un momento…¿Pitágoras?¿Pitágoras De Samos?
-Sí ^^
-O.OU……….¡¿El mismo que inventó el teorema de Pitágoras?! OoO
-Así es ^^-volvió a asentir el hombre.
Un largo silencio de alucinación invadió el patio hasta que el chico pudo reaccionar.
-¡Claro! Por eso vive en esta pedazo de mansión. No me extraña que pueda permitirse estos lujos en Grecia con lo famoso que es <-<
-Cierto, en el Fairy fo…!!! Qui-quiero decir, en nuestra aldea-se corrigió Zuriñe-Se habla mucho de usted. Dicen que su punto de vista filosófico es impresionante y que desde joven ha tenido un alto potencial para hacer diversas cosas O-OU
-Jeje…bueno, ya sabéis como es la gente, le gusta exagerar n_n-contestó modestamente.
-No te hagas el moderado viejo-respondió el rubio con indiferencia.
En eso Zuriñe lo miró curiosa y preguntó a Kisa señalándolo.
-¿Y él quién es? O-OU
-Ah…ese, un discípulo mediocre ¬¬-respondió la pelirroja mirando al hombre.
Al oír aquello éste la miró de mala manera y volvió la vista a el hada.
-Me presento, soy Kozma Eneas. Ahijado de Pitágoras y como dijo la reina de los groseros, su discípulo como filósofo. Aunque dedico mis estudios a la astronomía en vez de a las matemáticas.
-Waaaa astrónomo OoO-exclamó Zuriñe impresionada-¿Y eres capaz de ver lo de las constelaciones y todo eso? O.O
-Si me pongo sí, con mucha paciencia -.-U
-De hecho, tarda meses en encontrar una puñetera constelación =D Es un negado-dijo Kisa interrumpiendo la conversación.
Eneas la miró molesto y al poco rato dejó salir una maléfica sonrisa.
-¿Sabéis que Kisa se pone sostenes de vieja ochentona? u-u Aunque tampoco es tan raro, ya que es mucho mayor que un adefesio de…UMMMMMM!!! >x<
La mujer tapó la boca de éste rápidamente impidiendo que dijera nada más y Pitágoras suspiró.
-Os ruego que disculpéis el comportamiento de estos dos. Llevan comportándose así desde que viven en la misma casa ú.ù
Zuriñe y Hikaru asintieron no muy sorprendidos y el hado se aventuró a preguntar.
-De modo que vivís aquí los tres…¿puedo preguntar como surgió eso?
Estos guardaron silencio un tanto sorprendidos por la pregunta y tanto Eneas como Kisa forzaron una sonrisa mientras Pitágoras se excusaba.
-Bueno…cada uno tiene su historia. Yo vivo en esta mansión desde hace años n__nU-en eso miró a la pelirroja-A Kisa la encontré en el bosque oscuro. Estaba herida, de modo que la llevé a mi casa y allí cuidé de ella hasta que se recuperara del todo. Tardó unos meses en rehabilitarse por completo y cuando ya estaba bien descubrí que no tenía a dónde ir, de modo que le ofrecí quedarse conmigo. Además debido a mi vejez últimamente enfermo con frecuencia y ella siempre se hace cargo de mí, por eso en parte le estoy muy agradecido n__n
Éstos escucharon la historia interesadamente y Zuriñe frunció el ceño.
-¿Encontraste a Kisa herida?-en eso la miró a ella-¿Qué te pasó?
La pelirroja quedó en silencio un largo rato pensando que responder hasta forzó una sonrisa.
-Emmm…me caí n__nU
-O-O!!! ¿Te caíste? U¬¬
-Sí, estaba subida en un árbol y bueno…jeje hacía mucha tormenta n.ñU y pues…un rayo cayó en el árbol en el que estaba subida y me di un fuerte golpe en la cabeza.
-Pero una caída no determina meses de rehabilitación-contestó la Hikaru pensativo-¿Seguro que solo te caíste?
-O-OU!!!!.....Seguro! n__ñU
-Pues…¬¬
-U¬¬….
-Que patosa eres tía ú.ù-dijo éste sintiendo lástima por ella.
-O-O!!! ¬¬……………Gracias-respondió de forma sarcástica y molesta.
En eso miraron al rubio.
-¿Y que me dices de Eneas?
-Oh bueno, a Eneas lo encontré cuando era un bebé. Lo adopté y desde entonces ha vivido conmigo y Kisa.
-¿Cuándo era un bebé? O.O (eso me recuerda mucho a…)
En eso Zuriñe desvió la mirada hacia la esquina dónde se encontraba el joven chino sentado en el suelo desayunando frente al dragón el cuál seguía mirándolo como si tuviera la peste.
-¬¬………
-U¬¬……....(¿quieres dejar de mirarme así?)
Hakuryu siguió comiendo de su plato seriamente mientras Lee comía un trozo de pan un tanto incómodo y Eneas volvió la vista a los hados.
-Por cierto,¿y ese chico que va con vosotros?¿No piensa venir a la mesa?
-Kisa dijo que quería ir con Hakuryu, pero ni idea.
Hikaru se incorporó de su sitio y lo llamó.
-¡Ey Lee!
El chico asiático se giró mirando al grupo que había en la mesa y el moreno preguntó.
-¿No vas a venir?
En eso éste se levantó del suelo dispuesto a dirigirse dónde ellos cuando de pronto Hakuryu se giró rozando con la cola la nariz del chico. Al notar aquella sensación, Lee empezó a sentir como le lloraban los ojos y la respiración se le entrecortaba.
-Aaaaa…aaaaaah…
-O.O???
-O_O!!! (OOOH NO!!! POR FAVOR! QUE NO SEA LO QUE YO CREO QUE ES! T__T)
-Aaaaah…Aaaaaah...!!!
En eso hubo un largo lapsus de silencio y Lee dejó esa reacción. Al verlo Zuriñe y Hikaru suspiraron aliviados, pero…
-AAAAAAACHISSSSSSSS! >O<
Al estornudar una inmensa llama de fuego salió de su boca y al verlo se tapó rápidamente con ambas manos. Tanto Pitágoras como sus dos ahijados miraron boquiabiertos al muchacho.
-¿Qué…que ha sido eso?-preguntó Eneas asustado.
-No puede ser…-susurró Kisa observándolo detenidamente-Un…¡¿Un dragón?! OoO
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!
Continuará…
Chapter 8:
Capítulo 8: Semidios y Demonio
Un largo silencio invadió el patio trasero. Tanto el anciano como Eneas y Kisa habían quedado petrificados al ver aquella llamarada producida por el chico hace unos instantes. Lee miró un tanto asustado a los presentes y debido al temor de la manera en que pudieran reaccionar solo se le ocurrió decir lo siguiente.
-:...: ……………Yo no he sido ._.u
El silencio se hizo aún más incómodo ya que ninguno de los pasmados contestaron a excepción de Zuriñe y Hikaru quiénes lo miraban horrorizados.
-Me parece que ya es un poco tarde para decir eso-susurró el moreno incómodo.
Al ver que los demás seguían sin contestar los dos hados se levantaron rápidamente de la mesa tomando a Lee de cada brazo mientras forzaban una sonrisa.
-Me parece que ya causamos bastantes molestias. Será mejor irnos n__nU
-Sí, no creo que seamos muy bien recibidos tras este suceso n__nU
Dicho aquello se giraron aún agarrando al asiático para dirigirse a la puerta cuando…
-Un momento…
Era la voz de Kisa quién seguía sentada en la mesa, pero su tono era mucho más serio que de costumbre. Ésta se levantó de la mesa tomando su Oz con una agresiva mirada a los tres chicos.
-Sabía desde un principio que Lee no era un humano, pero pensé que vosotros no os habíais dado cuenta.
-Eeeeeh Kisa, todo tiene una explicación n.ñU-respondió Zuriñe.
-Claro que la tiene,¡sois aliados de Hades!-acusó señalándolos con su arma-¡Por eso os encontré en el bosque oscuro y me ocultasteis la verdadera identidad de vuestro compañero!¡Habéis venido a por nosotros!
-¡¿QUÉ?!¡NO!
-¡Dejad de negar lo evidente!
En eso corrió hasta los chicos tomando su Oz fuertemente y se dispuso a agredir a Lee, pues era el primero del que quería deshacerse.
Una vez alzó la guadaña para atacar, el muchacho se estremeció asustado y cuando el arma estaba a escasos centímetros de él su medallón se iluminó repentinamente descargando un fuerte destello sobre Kisa embistiéndola bruscamente contra la pared. Zuriñe y Hikaru miraron al joven dragón.
-¡¿Qué diablos ha sido eso?!-preguntó la castaña histérica.
-¡No-No lo sé!-contestó éste tanto atemorizado como confuso-¡Me pasó lo mismo cuando Siris secuestró a Hikaru y me tiré al agua para salvarlo!
El hado guardó silencio mientras escuchaba las palabras de su compañero y meditaba nervioso.
-(¡El medallón debe reaccionar cuando Lee está en peligro!¡Por eso se ilumina cada vez éste va a ser agredido!)
Kisa dejó salir una mueca de dolor tirada en el suelo. Se miró el cuerpo, tenía los brazos amoratados, la tripa llena de arañazos y aparte un chorretón de sangre le resbalaba de la sien. En eso miró molesta a los jóvenes, pero esa mirada era diferente, todos pudieron percibirlo. Los ojos de ésta se habían vuelto rojos y sus pupilas habían disminuido de tamaño. Su mirada se asemejaba más a la de un felino que a la de una persona. Al verla así los tres retrocedieron aterrorizados y el anciano se incorporó de la mesa mirando a la chica seriamente junto a Eneas.
-No, Kisa…no serás capaz-dijo en tono grave.
-¡Contrólate idiota!-chilló el rubio dando un golpe al mostrador bruscamente.
En eso el cuerpo de la pelirroja tembló, la mirada de odio se hacía aún más profunda y tanto Zuriñe como Hikaru o Lee se sentían completamente intimidados. Notaron que a ésta le crecían los colmillos y su rostro se asemejaba cada vez más al de un gato. De pronto una llama gigante color violeta la cubrió y su tamaño se hizo mucho más grande. Se había transformado en un gigantesco gato de dos colas que expandía una extraña energía color morado.
-¿Qué…?-susurró Zuriñe, a lo que Hikaru le siguió.
-¿…es?
-¡¿ESO?! TOT-sollozó Lee escondiéndose aterrorizado tras los dos hados.
El felino de tamaño descomunal gruñó de manera intensa haciendo que las paredes de la mansión retumbasen. En eso empezó a moverse de un lado a otro alrededor de los jóvenes. Estaba tan incontrolable que sus colas sacudían todos los muebles con fiereza dejándolos destrozados. Aquella bestia se dispuso a dar un fuerte zarpazo a los hados y el dragón cuando…
-¡PARA!
En eso Eneas se levantó de la mesa y al sacudir su mano izquierda las cristaleras de los ventanales que había en la mansión se rompieron de golpe. Una fuerte ventisca acorraló al felino contra una de las columnas del patio trasero haciendo que la energía de éste se perdiera y haciendo que el monstruo volviese a trasformarse en la chica la cuál quedó atada a una de las pilastras medio inconsciente.
Pasaron los segundos y tras ese suceso no se oía ni una mosca. Los dos griegos miraron a los jóvenes, los tres estaba boquiabiertos, incluso más paralizados que la reacción de los otros al ver a Lee.
Zuriñe señaló al rubio y que fue la primera en salir del shock.
-Tú has creado esa ventisca O-O
Al oír aquello Eneas forzó una sonrisa.
-¿Eh?¿Que ventisca? n.ñU
-¡NO TE HAGAS EL TONTO!-gritó el triple que antes-¡LA VENTISCA QUE ACABA DE ROMPER LAS VENTANAS Y HA PARADO A ESA COSA!-dijo señalando ala inconsciente Kisa.
-¿Cuál ventisca?¿Cuál cosa? Uo3o-siguió éste fingiendo demencia-Aquí no pasó nada.
-¡KISA SE ACABA DE TRANFORMAR EN UN GATO DE 5 METROS Y 800 KILOS CÓMO POCO!
-Eh tía, estás loca -.-U Ve a un psiquiatra-insistía el chico tratando de confundirla, pero era imposible, pues la castaña seguía convencida de lo que había visto.
-Eneas, déjalo U¬¬-le paró el anciano sabiendo que era inútil volver atrás.
Pitágoras se acercó a la joven mirándola seriamente.
-Muy bien, accedo a contestar vuestras preguntas si vosotros accedéis responder a las mías.
Zuriñe guardó silencio desconfiadamente. Era imposible preguntar nada cuando habían estado a punto de ser comida para gatos. Se dispuso a asentir, pero antes de que pudiera decir algo…
-¡DE ESO NADA!-gritó Hikaru tomándola en brazos y corriendo con esta en dirección a la salida cagado de miedo.
El hado miró al pequeño dragón quién corría a sus espaldas.
-¡HUYAMOS LEE!¡HAY QUE SALIR DE AQUÍ A CAGANDO LECHES!
-¡HIKARU, NO CORRAS TANTO!-sollozaba éste mientras iba tras él tan rápido como podía.
-¡Ey, espera!¡¿Quién te crees que eres para decir por todos?!¡Yo quiero hablar con ese tipo!-contestó la chica molesta aún en brazos del joven mientras corrían.
-¡¿PERO QUE…?!
En eso frenó bruscamente pues estaban bastante distanciados de aquellos…”lo que fuere”. Arrastró a su compañera hacia un pasillo completamente vacío tomándola de ambos hombros con Lee tras ellos jadeando.
-Zuriñe…no sé si te das cuenta de lo que está pasando pero…¡ESA MUJER CASI NOS MATA!¡¿ACASO NECESITAS MÁS EXPLICACIONES?!
-¡Pero no están de parte de Hades!-le cortó ésta-¿Quién dice que no puedan ser de nuestra alineación?
Al decir aquello Hikaru quedó en silencio desviando la mirada inseguro mientras pasaba su mano tras la nuca y Zuriñe insistió.
-Creo que deberíamos darles un boto de confianza.
-Pero…Kisa…
-Kisa pensó que éramos del bando oscuro y por eso atacó. Pero Pitágoras y Eneas estaban dispuestos a dialogar desde un principio. Les estamos dando la espalda acobardados,¿como puede parecerte bien eso?
El chico la miró a los ojos, aquella mirada intensa era la que solía emplear cuando realmente estaba dispuesta a algo; y no sabía porque, pero cuando la veía de esa forma no podía evitar ponerse de su lado.
Suspiró rindiéndose por completo y la soltó.
-Eres una suicida psicópata, y no sé que mierdas hago ayudándote en todo esto ¬¬
Ésta le regresó una divertida sonrisa y se acercó a Lee acariciándole la cabeza.
-Vamos a contarles la verdad, no creo que sean malos tipos.
El asiático asintió mucho más calmado que el hado. Quizá Lee fuese un niño, pero tenía muchos menos inconvenientes que su compañero a la hora de dar segundas oportunidades.
-Les contaremos todo, por muy increíble que suene.
-Bien, pues ya que estamos dispuestos a decir verdades…¿por qué no lo hacemos en el jardín puesto que el patio trasero quedó destrozado?
Al oír aquella voz los tres se giraron, Eneas estaba tras ellos con una amplia sonrisa, no parecía afectado por la situación anterior para nada.
~†¤†¤†¤†~
-Lamento muchísimo el comportamiento de esa loca-se disculpó el rubio mientras Zuriñe y él caminaban por los amplios jardines-No esperaba que tuviese esa reacción para nada.
-Descuida, me parece lo más normal del mundo actuar así cuando crees estar frente a un ser oscuro.
El hombre sonrió amablemente tomando una rosa de los matorrales mientras la iba desflorando poco a poco.
-Bueno Roronoa, ¿quién de los dos empieza a confesar?¿Tú o yo?
Ésta suspiró mirando al rubio durante varios segundos y finalmente optó por empezar a hablar ella.
A unos metros de allí, en las escaleras que daban al jardín, se encontraban Hikaru y Pitágoras.
-¿Por qué ese tío solo ha accedido a hablar con Zuriñe? #¬^¬-susurró el hado molesto.
-Eneas tiene facilidad para tratar con las mujeres, a excepción de Kisa-contestó el anciano en tono sereno-Pero puedes estar tranquilo chico, no tiene intención de hacerle nada a tu novia.
Éste se sonrojó notablemente cuando el hombre pronunció aquella palabra. ¿Novia?,¿cómo podían tomarlos de esa manera si se pasaban el día discutiendo? Ni siquiera él mismo entendía como estaban prometidos, pero de algún modo no le desagradaba.
Pitágoras guardó silencio mirando al chico seriamente y preguntó.
-Dime la verdad Hikaru…no sois humanos ¿cierto?
-¿Uh? o.o
~†¤†¤†¤†~
-¿Hados?
Zuriñe asintió y cuando Eneas escuchó aquello soltó una carcajada.
-¡JA! Vaya, y yo que pensaba no sorprenderme. Pensé que seríais hechiceros o algo parecido.
-No me hables de hechiceros por favor…-respondió la chica con una mueca-Fue precisamente uno quién nos lanzó una maldición a Hikaru y a mí. Nos transformó en humanos y ahora hemos perdido todas nuestras capacidades mágicas.
~†¤†¤†¤†~
-Hados mensajeros…asombroso O.O-exclamó el anciano impresionado al oír al chico.
-El hechicero que nos transformó en humanos trató de quitarnos el envío-explicó el moreno.
-De modo que esa chica…-dijo Pitágoras mirando en dirección a dónde estaba Zuriñe-¿Es la encargada de llevar el arma definitiva para la batalla entre el bien y el mal a nuestro señor?
-Exacto, se trata de un medallón imperial. En él estaba sellado el dragón guardián para salvar Seiso, hasta que…Zeus lo hizo salir.
-Y ese dragón es…
~†¤†¤†¤†~
-Lee-dijo la chica explicándole toda la historia a Eneas-Es una cría de dragón y no tiene nada de maldad. Jamás atacaría a un ser inocente.
-Sí, lo cierto es que se notaba a saco que no buscaba pelea. Sin embargo la idiota de Kisa solo quiso verle el lado malo -.-U
-Bueno, y ahora que la has mencionado…¿porque no me hablas ella? Y de ti también ya de paso. Yo ya te conté todo lo que somos y nos ha pasado. Creo que tengo derecho a saber de vosotros ò.ó
Eneas suspiró tirando la rama de aquella flor ya sin pétalos y se sentó frente a la fuente.
-Vale, vale, te lo contaré. Pero no seas impaciente ¬3¬
~†¤†¤†¤†~
-¿Alineación neutral?
Pitágoras asintió y Hikaru lo miró confuso.
-Pero…no lo entiendo. Si sois neutrales no deberíais temer de si las criaturas del inframundo vienen a por vosotros. De momento su único cometido es acabar con los que están de parte de Zeus.
-Lo sé, pero a pesar de ser neutrales Kisa y Eneas…tienen mucho que ver con Zeus, más de lo que crees.
El joven lo meditó en su cabeza hasta dar con la pregunta adecuada.
-¿Están relacionados con el dios supremo del Olimpo?
El anciano asintió nuevamente volviendo a un rostro serio y lleno de misterio antes de contarle todo.
~†¤†¤†¤†~
La pelirroja abrió los ojos pesadamente y vio el techo de su dormitorio. Se incorporó rápidamente confusa, estaba en su cama, llena de vendajes y se sentía realmente débil.
-Por fin has despertado-dijo una voz a su lado.
Kisa desvió rápidamente la mirada hacia su izquierda. Lee estaba sentado en una silla junto a su cama junto a un recipiente de agua y un paño húmedo.
-¿Qué demonios estás haciendo?-preguntó mordiendo su labio inferior al verlo. Trató de levantarse pero le dolía todo el cuerpo de manera que le fue imposible.
-Tranquila, tu hermano y el viejo que sabe mucho están hablando con mis compañeros O.O-respondió nada perturbado por su comportamiento. En eso mojó el paño en el recipiente y se lo ofreció con una tierna sonrisa-Ten, quizá te sientas mejor tras refrescarte un poco n___n
Ésta tomó bruscamente el trapo y lo arrojó al suelo mirándolo molesta.
-¡No quiero nada tuyo!
Lee se encogió de hombros tapando sus oídos debido a aquél grito y se levantó de la silla alejándose un poco, pues sabía que la próxima vez trataría de arrojarle el recipiente a la cabeza o algo parecido.
Kisa observó la mirada del joven. Aquellos ojos rasgados la miraban fijamente y si se acercaba un poco más sus redondas pupilas se asemejaban muchísimo a las de cualquier dragón. Mucha gente no lo hubiese notado, pero era fácil para ella, a fin de cuentas era una domadora de dragones.
El chico apartó la mirada hacia un marco que había en la encimera de la esquina y se levantó para cogerlo. Lo miró curiosamente. En el aparecían un hombre y una mujer con una radiante sonrisa.
Un largo silencio se hizo entre ambos hasta que éste preguntó.
-¿Son tus padres?
Ésta no contestó, se limitó a seguir con su frío silencio. Observó al chico de arriba abajo. Si todavía seguía allí era porque Pitágoras y Eneas lo habían permitido, de modo que en conclusión...
-No eres de la alineación oscura ¿cierto?-preguntó repentinamente haciendo que Lee se girara.
-No-respondió él inocente-Soy de la alineación del Olimpo O.O Como tú ¿no?
La mujer desvió la mirada volviendo a mordiéndose el labio inferior.
-Yo no soy de la alineación del Olimpo, soy neutral-susurró cruzada de brazos.
-¿Qué significa ser neutral? O.O-preguntó confuso.
Kisa frunció el ceño, realmente aquél chico tenía un carácter interesante. Era inocente, sincero, preguntaba cosas que cualquier persona de su edad debería saber. Casi parecía un…¿niño? Pero ella evidentemente no sabía que era una cría recién nacida. Tan veía percataba de que su raza era la de un dragón. Aún así se limitó a responder.
-Neutral significa que no estás ni de parte del uno ni del otro.
-O.O…¿Entonces no estás de parte de Zeus?-siguió preguntando.
Ésta dejó salir una mueca de desprecio al oír el nombre de aquél dios.
-No-se limitó a contestar,
Al oír aquello Lee se sentó nuevamente un tanto desconcertado.
-Y entonces si no estás de parte de Zeus…¿por qué me atacaste cuando pensaste que era del bando oscuro? .Ó^Ò.
-Eso no es asunto tuyo-respondió indiferente mientras tomaba el paño de mojado. Lo miró ésta vez dejando su seriedad de lado y preguntó-Eres un dragón ¿verdad?
Éste asintió con una leve sonrisa y siguió preguntando.
-Y por tus rasgos, deduzco que eres de raza asiática…¿chino tal vez?
-OoO…¡Que lista eres!-exclamó impresionado, a lo que ésta soltó una divertida risita.
-¿Y que quieres? Soy una domadora de dragones xD
-Ah, cierto o.o
Kisa dejó su mal genio sonriéndole. Ciertamente ya no le parecía un mal chico tras haber conversado un poco, pero tanta inocencia para su edad se le hacía extraño.
-Es extraño que un dragón asiático se una a las luchas en Grecia, normalmente los otros continentes solo prestan ayuda desde su país-en eso preguntó curiosa-Dime Lee…¿hace cuanto que estás en la alineación de Zeus?
-Pues hace casi tres días, cuando nací en las afueras del bosque oscuro o.o
Al decir aquello un largo silencio se interpuso entre los dos y Kisa sonrió divertida como si se tratase de una broma.
-Je, ¿cuando naciste? Querrás decir cuando llegaste a Grecia ¿no?
-No, he nacido en Grecia o.o Zuriñe y Hikaru me están criando desde que salí del medallón.
-O.O……………………………
-o.o………………………
-O.O???………..O.O! ¿Eres…Eres una cría de dragón? O-OU
-o.o……pos…Síp 0w0
-OoO………………………
-owo¿?
-o///o……KYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA >///<
~†¤†¤†¤†~
-¡¿Qué Kisa es un demonio?!
Hikaru no podía creer lo que el anciano le estaba diciendo. Pitágoras asintió empezando a contarle la historia mientras caminaban.
-Kisa fue creada para servir al Dios de la muerte. Vio la creación del ser humano y el mundo terrenal e incluso fue testigo de cómo la humanidad se llenaba de odio y avaricia convirtiéndose en un mundo de pecados.
El moreno no imaginaba como debía ser eso.¿Como tenía que ser vivir desde la creación del propio mundo? Contemplando como el mundo se iba destruyendo o avanzando. Siguió escuchando a Pitágoras.
-Perdió la fe en los humanos por completo. No soportaba que se destruyeran entre ellos con guerras. Fue empezó a despreciar a los dioses porque no hacían nada al respecto.
Intentó hacer justicia por ella misma rebelándose contra los dioses, pero fue en vano y Zeus…la desterró a nuestro mundo.
-Y…¿qué pasó luego?
Éste lo miró nostálgico y contestó.
-La encontré.
-¿Usted la encontró¿ Entonces la historia que nos contó antes no fue del todo mentira.
Éste asintió.
-Tenía 40 años cuando topé con ella. Iba de camino a Atenas y pasé por el bosque oscuro, la encontré tirada y al borde de la muerte. por sus heridas reposa en un bosque esperando la hora de su muerte.
-……
-Cuando aquello no sabía que era un demonio, de modo que decidí llevarla a mi casa. Pasaron meses hasta que consiguió rehabilitarse y para cuando ya estaba recuperada del todo la había cogido mucho cariño. Me contó lo que era y de dónde venía. También me habló de Zeus, yo no le conocía y me parecía un ser despreciable, hasta que…
En es guardó silencio, no estaba seguro de si contar la historia o no, pero Hikaru sentía demasiada curiosidad y siguió preguntando.
-¿Hasta que…?
Suspiró.
-Hasta que me pidió que me hiciera cargo de Eneas.
Un lapso de silencio intervino, e moreno quedó petrificado no muy seguro de si había oído bien.
-¿Cómo que Eneas?
El anciano sacó un pergamino que llevaba atado a la cintura y lo abrió mostrando su contenido al chico. En él aparecían retratos de los dioses, estaban todos: Zeus, Hades, Hera, Afrodita…
-Dime Hikaru…¿conoces al dios Hermes?
Éste asintió, como para no conocerlo. Es más, Hermes era uno de los dioses de los que más había oído hablar. Se trataba del Dios mensajero y no era otro que el dios de la familia de Zuriñe, aparte del jefe de todos los que se dedicaban a aquél oficio.
-Lo conozco-dijo sin dar más detalles.
-Bueno…-en eso guardó el plano-Hermes…es el padre de Eneas.
Al oír aquello abrió la boca de par en par.
-¡¿QUÉ?!
Pitágoras asintió nuevamente.
-Eneas es un semidios, hijo de Hermes y una mortal llamada Althea. Hace 30 años en uno de sus envíos tubo que bajar a Atenas y conoció a aquella joven, se enamoró completamente de ella. Solía buscar cualquier excusa para bajar a la tierra y verla. 3 meses después Zeus se percató de que uno de sus hijos estaba llevando una relación amorosa con una mortal.
-Me imagino que debe estar bien visto por los dioses eso de enamorarse de una persona que no es de tu calibre.
-No te equivocas-dijo dándole la razón a éste-Ese tipo de historias nunca acaban bien. Pero para cuando Zeus quiso separarlos Althea ya estaba embarazada.
-¡Que putada! O-O
-Sí, Zeus estaba furioso…Encerró a Hermes en el Olimpo para que se olvidara de ella, pero fue en vano. Cuando Althea dio luz a Eneas…murió.
-¡¿Murió?!
-Así es, cuando Hermes consiguió volver a Atenas a por su hijo le exigió a Zeus que le dejara criarlo, pero desgraciadamente un semidios no puede entrar en el Olimpo-explicó-Desde entonces Hermes detesta a Zeus, y éste no pudo evitar sentirse culpable, de modo que buscó a alguien que pudiera hacerse cargo de Eneas…y me eligió a mí.
-…….¿Porque a usted?
-El señor vio como conseguí que Kisa dejara de odiar a la raza humana, de modo que pensó que sería el tipo indicado para cuidar de un bebé descendiente de un dios.
-Increíble…o sea que después de todo a Zeus sí le importaba el niño.
-Exacto, le partió el corazón ver que por su culpa ese niño iba a crecer sin padre.
-No es tan malo como lo pintan O-O
-Sí, pero no te equivoques, Eneas solo lo ve como el cabrón que le impidió tener una niñez como la de cualquier otro niño.
-Esa historia es muy triste T________T-sollozó el moreno.
-Lo es ^^U-concordó el anciano-Pero déjalo, ya están bien los dos. Han crecido en un lugar pacífico. Y al menos desde mi punto de vista no les ha faltado de nada-en eso subió la escaleras de la mansión-Regresemos a la habitación. Probablemente Kisa ya haya despertado ^^
Hikaru asintió acompañando al anciano mientras que su mirada andaba perdida en la anda a causa de sus pensamientos.
-(La demonio que abandonó a los suyos y el semisios al que los suyos abandonaron…¿Qué se contarán cuando están solos?)
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:38 am

Chaper 9:
Capítulo 9: Acceso “No sagrado” al Limbo

La paz reinaba en el Fairy Forest. Todo estaba tranquilo, casi parecía imposible que Seiso estuviera a escasos días de presenciar una batalla de titanes.
Kaoru suspiró con una sonrisa pasando secando su sudorosa frente con el brazo.
-Bien, esto ya está.
Junto a él se encontraba un pájaro azul poco más grande que él tumbado en el suelo, estaban frente a la casa del pelirrojo. Al oírlo el ave se incorporó un poco y miró su pata que había sido recién vendada por el joven hado.
-Puedes volar, pero procura no salir mucho del nido hasta dentro de tres días, de lo contrario no se curará tan rápido como queremos n_n
Éste asintió y salió volando de allí dejando solo al chico quién alzó la vista al cielo dejando salir un notorio aire de preocupación. Llevaba varios días sin tener noticias de su hermano. ¿Estarían bien Zuriñe y él?, ¿estarían ya en el Olimpo? O tal vez…¿se hubieran topado con algo que les causaría problemas o retraso? Fuere como fuere él trataba de no pensarlo demasiado, no quería preocuparse innecesariamente, puede que todo estuviera bien.
Guardó el resto de vendajes que sobraban en el botiquín y una vez lo cerró sintió una presencia tras él. Se giró y vio a un muchacho de pelo verde conocido, era el hermano de Zuriñe.
-Zoro…
-He venido a traerte el correo-le cortó éste extendiéndole varias cartas sin siquiera decir un simple “Hola”.
El muchacho las tomó agradecido mirando los sobres y Zoro se apoyó sobre la pared estirándose.
-Llevo todo el día entregando envíos, estoy muerto-se quejó mientras daba un enorme bostezo.
-¿Se sabe algo del mundo exterior?-preguntó Kaoru mientras seguía ojeando las cartas.
-No mucho la verdad…Desde que Hermes fue dónde Hades mi padre lleva el mando en la mensajería de Seiso. Y los únicos pedidos que nos llegan desde fuera son para la entrega de víveres y armamento.
-Eso no es buena señal…es indicio de que el resto de las razas se están preparando para la guerra de alineaciones-susurró el joven en tono preocupado.
Zoro asintió seriamente recargándose esta vez sobre una de las ramas del árbol en el que se encontraban.
-¿Habéis pensado hacer lo mismo? Mi familia ya está moderando la comida por si no podemos salir fuera del bosque.
-Sí…mis padres también han empezado a coger las mejores plantas medicinales por si alguien resulta herido en la batalla. Cada vez estamos más cerca de vivir una masacre.
El peliverde guardó silencio por unos segundos pensativo hasta que al poco rato oyó a Kaoru.
-Por cierto,¿habéis tenido noticias de Zuriñe y mi hermano?
Éste giró su cabeza mirándolo y negó con la cabeza mordiéndose el labio inferior.
-No hemos podido contactar con Zeus…últimamente parece estar ocupado.
El chico desvió la mirada al suelo.
-(Hikaru…¿dónde estáis?)
††~¤~††
-Espera un momento…te has encariñado con él…¿solo porque es un bebé? U¬¬
-¡Y que bebé!¡Es un bebé dragón! >///<
Kisa abrazó fuertemente a Lee mientras éste hacía lo imposible por tratar de soltarse de aquellos apretujones.
-Me ahogo, no puedo respirar…~~-susurraba con voz ronca el asiático con la cara morada a falta de aire.
Hikaru se acercó a la chica forzando una sonrisa mientras la tomaba de las manos soltándola del dragón.
-Puedes abrazarlo, pero ten cuidado. Tu descomunal fuerza de demonio podría dejarnos sin guardián ^^U
Todos volvían a encontrarse en el patio interior de la mansión. Los tres jóvenes habían contado su historia y cuál era su cometido en la guerra de Seiso.
Kisa agarró a Lee nuevamente tumbándolo en su regazo y esta vez acariciándole tras la oreja mientras hablaba a los dos hados.
-De modo que vuestro envío era para Zeus…Ahora entiendo porque dijisteis nada de vuestra verdadera identidad. Si fuésemos humanos normales os podríamos haber matado por ser hados.
-Nos podrías haber matado de todas formas ¬¬-respondieron al unísono Zuriñe y Hikaru al recordar el anterior ataque de la pelirroja.
-Bueno, pero eso ya es agua pasada. Malos rollos fuera ¿no? jaja XD-reía inocentemente mientras Lee estaba completamente relajado sobre su regazo.
-Que gustito…-////-
-Vaya Lee, veo que a lo bueno se acostumbra uno en seguida ¬__¬-en eso Hikaru apartó al chico y se tumbó mirando a Kisa con una seductora sonrisa-¿Puedes masajearme tras las orejas a mí también? AAAAAAAH!!! AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
Antes de que pudiera contestar Zuriñe le había agarrado del pescuezo tirando fuertemente de él hasta arrastrarlo junto a ella nuevamente.
-Tú no tengas tanta cara -.-
-¡MALDITA SEA!¡NO ERES MÁS QUE UNA MALA BESTIA!-gritó el moreno furioso con una mueca de dolor en su rostro.
-Kisa…-///-
-¿Uh? O.O
-Otraaaaaaaaaaa~~-pidió Lee con una tierna mirada.
-O.O…^^ Claro, ven aquí-dijo volviendo a hacerle sitio esta vez acariciándole la cabeza y pasando al rostro-Pero que mejillas tan suaves tienes >//< ¿Te importa? *-*
-Nup -//-
Ésta empezó a tocárselas delicadamente.
-KYAAAA QUE ESPONJOSITAS >///<
-¿Por qué todas las tías se emboban con eso? #¬^¬-repitió Hikaru molesto al recordar que Zuriñe tuvo la misma reacción cuando conocieron al asiático.
-A las mujeres les privan las cosas suaves-explicó Eneas al chico mientras observaban ambos celosos aquella escena.
Zuriñe los agarró a ambos apartando sus vistas de allí y dijo en tono serio.
-Hikaru, tenemos que salir ya mismo de aquí. Con un poco de suerte podremos llegar al olimpo antes del anochecer.
-¡Pues salgamos!¡Yo no tengo ningún problema!¡Díselo al niño que está en su propio parque de atracciones! #¬o¬-respondió molesto señalando a Lee quién sonreía tiernamente mientras se retorcía de satisfacción.
La castaña agarró al chico de la camisa tirando fuertemente de ella.
-Vamos Lee que ya es hora ¬.¬
-Jooooooooooooo T.T
-Chicos, ahora que lo mencionáis…¿tenéis acceso a las puertas del olimpo?-preguntó Pitágoras al oír que los jóvenes se iban.
Cuando escucharon aquello Zuriñe soltó repentinamente a Lee mirando al anciano.
-¿Cómo que “acceso”?
-¿No os hablaron del acceso especial que necesita un ser “no sagrado” para entrar a las puertas del Limbo?
-¡¿QUÉ?!
Éste suspiró llevándose una mano a su rostro pues la cara de los chicos lo decía todo.
-Vaya…por lo que veo no lo tenéis.
-¿Cómo es posible?-les preguntó Kisa asombrada-Si Zeus os encargo llevarle algo debió haberos dado el permiso especial para acceder al terreno de los Dioses, no puede entrar cualquiera.
En eso la pelirroja se levantó de su asiento y rebuscó en los cajones de la encimera. Al cerrar los cajones se giró a los chicos y les mostró un viejo pergamino en el que salía un símbolo dibujado.
-¿Qué es eso?-preguntó la castaña mirándolo curiosa.
-Un acceso especial al Limbo, lleva la marca de los Dioses Griegos-explicó ésta-Cuando algún ser inferior a la raza sagrada tiene el permiso de los dioses para entrar en sus terrenos debe llevar siempre éste pergamino.
-¡Pero a mí Zeus no me dio nada de eso!-reprochó ésta molesta-¡Y tampoco la mierda esa de ángel que se nos apareció cuando cogimos a Lee!
-¡¿Significa eso que no vamos a poder cumplir el envío?!¡¿Todo éste viaje ha sido en vano?!-gritó Hikaru igual de molesto-Me he pateado media Grecia, he sido preso de una maldición que me transformó en humano, casi soy violado por una sirena y he estado a escasos centímetros de la muerte porque una demonio psicópata creía que era del bando contrario…¡¿Y TODO ESO PARA NADA?!
-Calma muchachos, no dramaticemos ¿sí? n.nU-contestó Pitágoras tratando de relajar a la pareja.
-Abuelo…el día que usted pase por lo que hemos sufrido nosotros lo entenderá #¬^¬-contestó Zuriñe clavando sus uñas en la mesa de madera.
-Juro que como Hades gane esta batalla me pasaré al lado oscuro y bailaré sobre la tumba del “Señor Relámpagos” #¬^¬-dijo el hado tras ella.
-Como he dicho, no hace falta dramatizar tanto-repitió el hombre-Si vais hasta el Olimpo con alguien que tenga el acceso os dejarán entrar sin ningún problema.
Al oír aquello Zuriñe miró al asiático y sonrió complacidamente tomándolo del cuello para arrastrarlo hasta Pitágoras.
-Lee es un guardián, y los guardianes tienen permiso gratuito al Limbo ¿no? n__n
-Sí…pero Lee todavía no ha sido reconocido por los dioses-explicó Eneas quién se encontraba sentado sobre una caja apartado de los demás mientras daba un largo trago a su baso de licor-Si no se ha visto cara a cara con Zeus no se certifica que tenga el permiso concedido.
-¬¬…¡Vaya mierda! >o<#
Ésta dio una fuerte patada a la caja dónde Eneas estaba sentado y el rubio la miró asustado. Hikaru se acercó a su lado y susurró.
-Descuida, es así cada vez que las cosas no salen como ella quiere U¬.¬
-Debes estar sufriendo más que en el propio infierno con una novia así tío o___oU
-¡¿Eh?! o///o
Zuriñe se acercó al moreno mirándolo de brazos cruzados.
-¡¿De dónde mierdas vamos a sacar a alguien que tenga acceso al Limbo?!
-¿Y a mí que me cuentas? Me acabo de enterar de la existencia de ese pergamino al igual que tú ¬¬-contestó él dejando su rubor de lado por completo.
El anciano posó su mano sobre el hombro de la castaña.
-Tranquilízate niña…-en eso miró a la otra chica-Kisa, tú antaño eras la guardiana de Hades, tienes permiso ¿no?
Ésta desvió la mirada hacia la ventana enarcando una ceja.
-Chsss sí, pero fui desterrada por los dioses ¿lo has olvidado? Perdí el derecho de volver allí hace siglos. Además, no regresaría para ver a Zeus ni harta de vino -.-
Zuriñe y Hikaru agacharon la cabeza decepcionados pues por un momento habían tenido la leve esperanza de entrar sin complicaciones en aquél lugar. Pero en unos instantes cambió la cosa, pues Eneas se levantó y se dirigió dónde Kisa arrebatándole el pergamino.
-Oye guapa, ¿por qué tienes que sacar mi pergamino? Haber mostrado el tuyo aunque estuviera caducado. Me lo has dejado todo doblado ¬¬
Al oír aquello ambos hados quedaron paralizados mirando al rubio y éste se percató de sus gestos.
-Eneas…o.o-susurró la castaña.
-¿Eh? ¬¬
-¿Tienes un pergamino de acceso al Monte Olimpo? o-o
-¿Uh? O.O
-Tú puedes llevarnos allí o.o
Un largo silencio se hizo entre los presentes- Eneas miró su pergamino frunciendo el ceño y al poco rato regresó la vista a Zuriñe para sonreír inocentemente.
-Aibah que fuerte…no me había dad cuente jajaja n///nU
-¡¿ERES IDIOTA O QUE PASA CONTIGO?!-gritó el hadita molesta.
Hikaru volvió la vista a Kisa y Pitágoras.
-¿Por qué Eneas tiene acceso?
-Es hijo de Hermes, los semidioses deben tener por obligación el pergamino. Aunque no haya sido reconocido por Zeus, ha sido reconocido por su padre.
-¡¿Y POR QUE SE DA CUENTA TAN TARDE?!
-Es normal que se le halla pasado el detalle de que tenía el documento. A fin de cuentas…él nunca ha subido al Limbo.
Zuriñe dejó su ira de lado para dar paso a una mueca de increíble asombro.
-¡¿NUNCA HA SUBIDO?!
-¿De que me sirve ir a un lugar en el que no voy a ser bien recibido? ¬¬ Además, al igual que Kisa odio a Zeus.
-¡ES TU ABUELO!
-¡¿Y que?! Por su culpa nunca he tenido la oportunidad de tener una familia biológica ¬¬-reprochó éste molesto-No he experimentado lo que es tener una madre o un padre. Zeus nunca se ha preocupado por decirle a Hermes que podía mantenerme en la tierra a pesar de que yo no pudiese vivir en el Monte Olimpo. Simplemente se lavó las manos encasquetándome a un pirado matemático filósofo y una endemoniada maniática de los dragones ¬¬
El anciano y Kisa miraron molestos al hombre y al darse cuenta de ello les forzó una sonrisa.
-Lo digo con todo el cariño del mundo. Ya sabéis que vosotros sois mi familia ^^U
-Claro, claro ¬¬-respondieron a unísono desviando la mirada.
-Eneas…U¬¬-en eso Zuriñe se acercó al hombre arrodillándose frente a él con una sollozadota pero tierna mirada-¿Puedes acompañarnos?
-¡¿QUÉ?!-gritó éste retrocediendo hasta quedar pegado a la pared.
-Tenemos que llevar a Lee hasta allá. De lo contrario Seiso nunca podrá salvarse…
-U¬¬…………………
Eneas miró a la chica. Francamente aquella mirada le hacia sentirse miserable por no acceder al momento de su petición, pero es que ir allí…dónde tantas cosas habían pasado estando él involucrado sin apenas tener memoria…Bah,¡¿que demonios?! No tenía nada que temer de Zeus, ni siquiera haría falta hablar con él. Tan solo debía acompañar a los chicos hasta que se abrieran las puertas del cielo. Pero…había algo que le rondaba la cabeza…su padre…Hermes, el dios de los mensajeros…¿estaría allí?
††~¤~††
-Ooooh sí…que bien quedó esta vez -///-
Zeus miraba su recién peinado cabello en el enorme espejo. Realmente se sentía poderoso con semejante habilidad para hacerse un peinado así.
-Y solo hicieron falta tres botes de champú, un litro de suavizante y dos jarritas de gomina para esto jajajajajajajaja!!!
-Pues a mí me gustaba más cuando tenías canas y barba-dijo Ugestu quién estaba jugando al ajedrez tras él.
-O__O!!! ¬¬…¿Y a ti quién te ha preguntado?
En eso la puerta se abrió y Hera entró con un escrito en la mano.
-Zeus, tenemos un…O__O!!! ¿Que…?¿Eso es…?¿Suavizante?-preguntó perpleja mirando la gigantesca jarra que el Dios de los rayos tenía a su lado.
-¿A poco no quedó genial? ^^ Venga, puedes decirlo XD
-O.O…Pues no sé…U¬¬ A mí personalmente me gustabas más cuando tenías aquellas canitas en esa melena rizada acompañada de la barba.
-¡HERA POR EL AMOR DE DIOS!¡¿TAMBIÉN TÚ?!
-Te lo dije -.-U-contestó nuevamente Ugetsu a espaldas de éste-Deberías aprender a aceptar mis consejos alguna vez.
-Mira Ugetsu, estoy hasta el culo de aguantaros a ti, a tus críticas y a tus lloriqueos ¬¬
-O__O!!! Solo lloré una vez esta semana! >///<
-¿Perdona? Lloraste esta mañana cuando dije que tenías que limpiar el cuarto de baño ¬¬
-¡PERO ES QUE ESTABA TAN SUCIO Y EL RETRETE SE ATASCÓ!¡LO PASÉ FATAL! TOT
Hera miró indiferente a ambos dioses y mostró el pergamino a Zeus.
-Zeus, se te pasó por completo darle el pergamino de acceso a la hija de Zeihar.¡¿Me quieres explicar como van a entrar aquí?! ¬¬
-O.O??? ¡Pero si se lo di a Anika la semana pasada! OoO
-Eso es mentira ¬¬
-¡¿Cómo que no?! Le dejé una nota en sus aposentos y decía claramente: “Llévales el pergamino de acceso a nuestros mensajeros. Hazlo hoy” Y subrayé “HOY” como tres veces para que quedara bien a la vista ¬¬
-¿Ah sí?¿Y porque lo he encontrado sobre la mesa de tus aposentos?
-O-O!!! U¬¬ Eeeeeeh…
-Y además no solo eso…ví que tenías apuntado en otra hoja igual a esta nombres de mujeres que curiosamente son las más atractivas de toda Grecia.
Al decir aquello el dios miró asustado a Hera escondiéndose tras el rubio.
-Eso…solo era…
-¿Y me quieres explicar que significa poner al lado de los nombres…”Me la he tirado, está por tirar o…a esta me la follo dentro de tres días junto con la de la semana pasada?” ¬¬
-Eeeeh…^^U
-Dime la verdad, ¿dónde estuviste ayer? ¬¬
-Un.ñ……………………………………………….
-¬¬…………………………………………………
-Un___ñ…………U¬¬………….De putas
-####################¬¬!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
~15 minutos más tarde~
-¡ERES UN HIJO DE LA GRAN PUTA!
-¡UGETSU AYÚDAME!¡SERÉ INMORTAL CONTRA LOS HUMANOS, PERO SOY INÚTIL CONTRA LOS ATAQUE DE HERA! TOT
Fuera de la habitación el rubio escuchaba como los dos líderes del olimpo llevaban a cabo su clásica discusión conyugal. Éste suspiró con indiferencia mientras seguía jugando solitariamente al ajedrez ignorando por completo los gritos de fondo. Todos los que vivían allí se habían acostumbrado a los innumerables cuernos de Hera y los comunes puteos de Zeus por las calles de Atenas.
En eso unos pasos se oyeron cerca de él y éste alzó la vista del juego. Anika se encontraba frente a él.
-Anika…-saludó con la cabeza.
-Ugetsu-sama-respondió ella de la misma forma. En eso se giró para ver la puerta de los aposentos de Zeus cerrada mientras se seguían oyendo golpes y llantos de dolor.
-Haber si adivino…¿otra vez cuernos? U¬¬
-Y vaya cuernos -.- Ésta vez Zeus se montó una orgía con la hija del pastor, la lechera y la fulana del centro.
-No entiendo porque Hera sigue aguantando todo eso U¬¬
-Chsss JA! Anika…¿pero de verdad crees que Hera es tan santa? Zeus también tiene puestos unos excelentes cuernos con el panadero y el herrero de las afueras.
-¡¿En serio?! O-o
-Claro, lo que pasa es que a diferencia de Zeus, Hera sabe ocultarlo ¬__¬
En eso la puerta de los aposentos se abrió y salió el jefe del Limbo con todas las ropas rasgadas, sangrando de la nariz y completamente despeinado.
-Vaya tío…me parece que esas tres horas de centrifugado para tu súper peinado se han ido por el desagüe ¿no?-dijo Ugetsu con una divertida sonrisa.
Zeus calló al suelo completamente muerto en vez de contestar hasta que vio a Anika.
-¿Qué haces aquí? U¬¬
-O.O…AH! CIERTO! OoO-exclamó al salir del shock por ver a su jefe tan malherido-¡MI SEÑOR!¡TRAIGO BUENAS NOTICIA! n.n
-¿Eh? O.O
-¡LOS DIOSES CAPTURADOS POR HADES HAN….! >w<
††~¤~††
-¡¿CÓMO QUE HAN ESCAPADO?!
Hades no podía creer lo que oía. Luxar estaba realmente decepcionado por su fallo. Al haber estado conversando con Necrono y Siris se le olvidó por completo dejar a alguien vigilando a los dioses capturados.
-Lo siento…-se limitó a decir.
-¡MALDICIÓN!-Hades golpeó fuertemente su mesa-¡HABER PRESTADO MÁS ATENCIÓN LUXAR!¡NO ERES NINGÚN CRÍO IDIOTA QUE ACABA DE EMPEZAR!
-(Como Necrono se entere de esto no me dejará en paz nunca…)-se gruñó así mismo en su mente.
En vez de seguir gritando el dios de la muerte decidió relajarse. Se dejó caer sobre su sillón recargando el mentón sobre su mano pensativo.
-Dejémoslo, el resto no supone una amenaza. Han escapado, pero aunque estén en el Limbo todavía puedo contraatacar…
-Si me permite el consejo señor…-susurró Luxar-Necrono, Siris y yo tenemos una idea para atraer al chico del medallón imperial.
-Tú mejor cállate-le cortó éste aún molesto por su grave error-Lo que tengo que hacer es conseguir a gente en mi bando que los seres de la luz no estén dispuestos a atacar…
En eso pasaron los segundos y a Hades entonces le vino una excelente idea a la cabeza.
-Y me parece que ya sé quién va a ser nuestro nuevo aliado…
-¿Uh?
††~¤~††
-Adiós, gracias por todo n__n-se despidió Zuriñe del anciano y la chica con la mano.
-Volveré en cuanto estos mozos entren en el olimpo –O-
-Adiós kisa, me ha gustado mucho tu masaje para dragones ^o^-se despidió Lee con una tierna sonrisa.
-La próxima vez te haré uno con más tiempo ^^-se despidió la pelirroja.
-Tened cuidado-advirtió el anciano desde las escaleras.
Estos asintieron y salieron de la mansión acompañados de su nuevo aliado (al menos hasta el olimpo) Eneas.
-Me ha costado dar un sí por respuesta, pero en fin, creo que es por el bien del mundo -.-
-En efecto Eneas n__n-respondió Zuriñe mientras avanzaba acompañada de del rubio y Lee.
-Ey, ¿dónde se ha metido Hikaru? O.O-preguntó éste último al ver que el moreno no iba con ellos.
-Aaaaah Hikaru…-en eso la castaña dejó salir una divertida sonrisa-Digamos que…s ha ofrecido a llevarme el equipaje.
En eso Eneas y Lee miraron hacia atrás y vieron como el chico cargaba con todas las cosas de su compañera molesto.
-¡ZORRA!¡¿PORQUÉ TENGO QUE LLEVARLO TODO YO?!
-Tú calla y mueve el culo ¬¬-respondió ésta mientras seguían avanzando.
Eneas y Lee los miraron asustados.
-Sigo pensando que esta chica da miedo-susurró el rubio.
-Uy sí, pues no sabes ni la mitad U¬¬-contestó Lee.
Continuará…
Chapter 10:
Capítulo 10: La advertencia de Cayn
-Bien, si seguimos ese camino llegaremos…sobre el anochecer-dijo Eneas señalando el la vía que guiaba hasta una enorme montaña.
-¿Tenemos que escalar TODO ESO?!-gritó Hikaru al ver el tamaño de semejante monte.
-Vamos Hikaru no exageres, parece una cuesta muy empinada pero ya verás que a medida que subimos se te hará un camino llano y sin complicaciones.
-¿No dijiste que nunca antes habías subido al Limbo?-preguntó Zuriñe observando el cerro-¿Cómo sabes si el camino hasta él es llano o no?
-Zuriñe…soy astrónomo-respondió éste mientras empezaba a caminar-Aunque no halla pisado el Limbo he estado en este monte observando las constelaciones.
-Vaya, que profesional-exclamó ella con una divertida sonrisa mientras lo seguía-¡Hikaru, Lee, vamos!-los llamó al ver que los dos jóvenes no comenzaban la marcha.
El moreno suspiró resignado caminando mientras susurraba sollozante.
-Que bien me vendría ahora tener mis alitas de hado para poder volar hasta la cima T__T
-No seas quejica. Aquí todos vamos a subir a pie, igual que tú ¬¬-respondió la castaña girando su cabeza para mirarlo mientras seguía con paso firme.
-“Ñañaña…Aquí todos vamos a subir a pie, igual que tú ~~”-susurró el chico molesto imitando la voz de Zuriñe-Engreída ¬¬
Eneas dejó salir una divertida sonrisa mientras los miraba.
-Parece costumbre entre vosotros eso de tener peleas “pre-conyugales” ¿no es cierto chicos?
-¡¿Qué dices?! ò///ó-gritaron molestos al unísono.
-Ya, ya…tranquilos. Entiendo perfectamente que os avergüence reconocerlo ¬__¬ No es fácil admitir que estas hasta los huesos por la persona con la que discutes día a día.
-¡Yo no estoy hasta los huesos por esta cosa! Ò///Ó-respondió el hado en tono molesto señalando a su compañera.
-Cierto, a mí me van más los hombres con un cerebro y que físicamente no parezcan escobillas de váter -.-
-¡¿A QUIÉN LLAMAS ESCOBILLA?!
-¡A TI PEDAZO DE IDIOTA!
-Lo que yo he dicho, se respira mucho amor aquí-dijo Eneas silbando sonriente.
-Maldito hijo de….#¬///¬ O.O!!!
En eso Hikaru se quedó callado de repente haciendo que el semidios y la chica lo mirasen frunciendo el ceño.
-¿Ocurre algo? Ô.O
-O.O…………¿Dónde está Lee?-preguntó al ver que el pequeño dragón no los seguía.
-O.O…………¿eh? O-OU
††~¤~††
-Volvemos a encontrarnos Lee…
-O.O…
-Al final veo que conseguiste salvar a tus compañeros, buen trabajo.
-O.O…
Un largo silencio se interpuso entre el elfo y el pequeño asiático. El rubio frunció el ceño mirando al chico.
-Ummm………¿No piensas decir nada?
-O.O………¿Nos conocemos? O-O
Al decir eso el tipo calló al suelo golpeándose la cabeza contra una piedra y se levantó rápidamente sobándose e chichón molesto.
-¡¿YA TE HAS OLVIDADO?!¡SOY QUIÉN TE AYUDÓ A SALVAR A TUS AMIGOS DE ESA ENDEMONIADA SIRENA EN EL VALLE LUNA!
-O.O!!! Aaaaah cierto, el árbol parlante n__n Como te llamabas…emmmmm…¿Merlín? xD
-¡CAYN, IDIOTA!¡ME LLAMO CAYN!-gritó furioso perdiendo los nervios por completo. En eso trató de calmarse suspirando-Y no soy un árbol parlante, si no un elfo ù.ú
En eso Lee miró a su alrededor. Estaba metido dentro de un saco marrón completamente atado con cuerdas y no podía salir.
-Eh tío, ¿para que me has metido en un saco? O-O-preguntó inocentemente-Zuri se enfadará si no estoy a tiempo dónde los dioses.
-Ahora te dejaré ir con ella, solo vine para advertirte de que nuevamente corréis peligro.
El pequeño dragón pestañeó confuso y más tarde lo miró molesto.
-¿Y porque solo me dices a mí? ¬3¬
-Tú eres el guardián del Limbo y tu deber como protector es arreglar los problemas sin que los seres de Seiso se enteren. Eso los inquietaría inútilmente.
El joven desvió la mirada dejando salir una mueca de vagancia y desagrado. Cayn suspiró, estaba claro que no era más que un niño, pero debía escucharlo.
-Debes hablar con el acompañante de la hija de Zeihar.
Al oír aquello éste le volvió la vista sorprendido.
-¿Con Hikaru? O.O
El elfo rubio asintió seriamente.
-Dile que esté atento, porque una de las personas que más quiere no será de su entorno dentro de poco.
-¿Qué es “entorno”? O.O-preguntó éste ingenuamente.
-Da igual,¿para que me esfuerzo? ù-úU-en eso posó una de sus dedos en la frente de Lee-Escucha chico, no debes darle éste mensaje directamente ¿de acuerdo? Eso inquietaría a Hikaru. Deberás decírselo en el momento indicado.
-Pero…¿qué quisiste decir?¿Como voy a advertirle de algo que ni siquiera yo mismo he entendido?
Cayn chasqueó los dedos y una pequeña luz celeste salió de la nada apuntando a Lee.
-Descuida, voy a lanzarte un conjuro para que sepas cuando es el momento. Él lo entenderá, créeme. Volveremos a vernos dentro de poco-al decir aquello sonrió levemente-Por cierto, no conviene que recuerdes ésta conversación. Así que…
-¿Qué? Ô.OU
En eso lanzó un conjuro al chico haciendo que una luz fucsia lo iluminara dejando su mirada en blanco.
Pasaron los segundos, todo estaba oscuro hasta que una voz conocida lo llamó a lo lejos.
-¡Lee!
-¡Idiota!-le gritó otra voz conocida.
Al oír su nombre el chico abrió los ojos rápidamente. Estaba tirado en el suelo, de modo que se incorporó completamente confuso. Quedó petrificado, se encontraba en lo alto del monte Olimpo. Atenas se veía como una hormiga puesto que él estaba a una altura bastante considerable. Pestañeó varias veces atontado hasta que vio a Zuriñe acercándose a él.
-¡¿Cómo demonios has llegado tan rápido?! O-O-gritó ésta realmente sorprendida.
Hikaru y Eneas subieron jadeando cansados y el hado lo miró.
-Pero si ibas detrás de mí, ¿cómo has podido subir antes que yo?
El joven dragón les volvió la vista cada vez más confundido y respondió.
-No lo sé…O.OU-dijo en tono un tanto asustado de si mismo-Solo recuerdo que había comenzado a caminar para alcanzaros y…de pronto aparecí en este lugar.
Guardó silencio durante varios segundos mirando el inmenso paisaje de Grecia. El sol se ponía y ya estaba oscureciendo ¿qué había pasado?¿cuantas horas llevaba ahí tumbado?
-O.O………¿hace mucho que empezamos a subir la montaña?-preguntó confundido a sus compañeros.
-Pues hace ya casi 8 horas que llevamos caminando como locos ¬¬-gruñó Hikaru molesto.
-8 horas…-susurró paralizado. En eso le vino la imagen de Cayn a la cabeza acompañada de las siguientes palabras:”Debes hablar con el acompañante de la hija de Zeihar. Una de las personas que más quiere no será de su entorno dentro de poco”
Miró a Hikaru quién alzó una cejada en señal de que no tenía ni idea de porque le estaba mirando así.
-¿Qué pasa Lee? Ò.O
El chico tardó un buen rato en contestar, realmente no sabía que decir.¿De verdad había pasado algo con Cayn?¿De verdad esas palabras llegaron a sus oídos?
-Bah, lo habré soñado -.-U-se dijo a si mismo pasándose la mano tras la nuca para luego sonreír al chico-No pasa nada n__n
-Chicos…esto es la cima, las puertas al Limbo deberían estar aquí y no la veo-dijo Eneas observando a su alrededor.
-¡¿Crees que todo esto halla sido un engaño?!-gritó Hikaru empezando a temerse lo peor.
-En primera, relájate o me puedes dejar sordo -.-U-susurró el hombre tapándose los oídos ante semejante chillido-En segunda…es imposible, debería haber algo aquí ò.ó
-¡GENIAL!¡AHORA SE COMPLICAN TODAVÍA MÁS LAS COSAS!¡PERFECTO! >O<
En eso Zuriñe tosió fuertemente atrayendo la mirada de sus compañeros mientras estos veían como una gota le resbalaba por la sien.
-Ejemmmm…me parece que el Limbo no ha desaparecido U¬¬…
En eso señaló a los chicos la parte trasera de una enorme roca y cuando estos se dirigieron allí vieron un gigantesco letrero iluminado por varias luces llamativas que decían: “Limbo de los Dioses, llamar a la puerta de arriba” y una flechita les indicaba el camino en el que se encontraba una gigantesca puerta con barrotes de oro flotando en el aire.
-Vaya, no podrían haber sido un poco más discretos U¬¬…-susurró el hado igual de impresionado que su compañera, pero a la vez sintiéndose estúpido por no haber visto tan llamativo cartel.
Estos se miraron los unos a los otros y decidieron dirigirse hasta el portal dónde Zuriñe miró al resto.
-¿Listos?
Estos asintieron seriamente y la chica tomó aire en sus pulmones tomando una cuerda que flotaba sobre el aire tirando de ella. Al tirar emitió un ruido como si se tratase de un timbre que llama a la puerta. Los viajeros esperaron impacientemente a que los Dioses de Grecia les recibieran.


Última edición por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 12:21 pm, editado 1 vez


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:51 am

Chapter 11:
Capítulo 11: Los dioses del Olimpo
Los viajeros guardaron silencio esperando a obtener una respuesta tras otro lado de la enorme compuerta de oro, pero nada, no se oyó ni una mosca.
-¿Es que no piensan abrir? #¬¬-refunfuñó el moreno molesto.
-Que extraño…ò.o
Zuriñe tiró una vez más de aquella cuerda volviendo a llamar a la puerta y nuevamente no respondieron. Eneas suspiró apoyándose sobre la enorme roca que anteriormente les había impedido ver la entrada.
-Supongo que no querrán abrirnos, no le veo otra explicación. A fin de cuentas…sería raro que no oyeran el timbre û.ú
-¡Aaaaaah no!,¡de eso nada!- dijo Hikaru apartando a Zuriñe de la soga-¡No me he pasado 8 ocho horas escalando la maldita montaña para que estos payasos no me reciban! #¬O¬
En eso empezó a tirar de la cuerda varias veces haciendo que el timbre sonara escandalosamente, tanto que incluso llegó a provocar un pequeño terremoto en la cima en la que se encontraban.
-¡Idiota, no hagas eso! -chilló la castaña mientras Lee se abrazaba a ella asustado por aquellos temblores que se habían desatado repentinamente.
-¡¿Es que quieres matarnos?! -dijo Eneas igual de enfadado.
Éste los miró y soltó la cuerda para contestar cuando de pronto una voz ajena habló a sus espaldas irritada de forma un tanto extravagante.
-Eeeeeeeeesh’’ paraaah hombreeeh paraaah!!!¿Porque tanto essssshcándalo eeeeh?
Los chicos alzaron la vista asustados hacia la parte superior del portal dónde se divisaba un sujeto subido en una nube. Se trataba de un hombre de mediana edad. Su pelo era rojizo y ondulado, tenía barba de unos tres días y estaba un tanto rechoncho. En cuanto a su vestimenta, llevaba una túnica blanca típica de los griegos atada por un broche de oro en el cuál aparecía el símbolo de los dioses, también llevaba una aureola de flores en la cabeza.
Éste miró a los viajeros que se encontraban aún en la cima y empezó a hablar de forma dificultosa, como si se le trabasen las palabras.
-¿¿¿No sssabéissh llamar una ssola vesssh a la putah puerta o keeeeee??? ¬///¬
-¡¿?! ……Este… Perdón -se disculparon los cuatro. En eso Hikaru se acercó a Zuriñe y Eneas susurrando.
-Me parece que está borracho U¬¬-dijo en tono bajito para que no les oyera el hombre.
-Sí…nada más tienes que ver su mirada perdida y la forma de hablar-asintió el rubio concordando con su compañero.
-Me parece que será difícil convencerle para que nos deje pasar…U¬¬
Lee avanzó un paso quedando frente al tipo de la nube. Su curiosa mirada se clavó fijamente en él y el rollizo sujeto no pudo evitar preguntar.
-¿Ssse puede sssaber ke mirassh? ¬//¬
-O.O…¿Quién eres tú?-preguntó el chico inocentemente.
El hombre empezó a reír fuertemente ante aquella cuestión dando un largo trago a su botella de vino.
-¿Qué no sabesssh? Soy Dioniso, el dios del vino y el placer.
Al oírlo Zuriñe, Hikaru y Eneas abrieron los ojos como platos mirándolo atontados.
-¡¿Eres uno de los dioses del Olimpo?!
-La duda ofende-contestó bebiendo nuevamente. En eso señaló el broche de su túnica-¿Qué acaso no visssteish mi broche en el que esssstah el símbolo de los dioses?
Un largo silencio de duda invadió el terreno con unos viajeros pensativos.
-Pero…¿que hace el dios del vino vigilando las puertas del Limbo?-preguntó la castaña.
-Cierto, por lo regular ese trabajo le corresponde al dios…Hermes-susurró Eneas mordiéndose el labio inferior mientras desviaba la mirada un tanto molesto.
-Hermessssh no está -///- Partió del Limbo en la mañana-explicó el borracho pelirrojo-Me dijo que tardaría unos díassssh en regresar. Al parecer Zeusssh le encomendó un trabajo importanteh. Por esssso Anika se encarga de cuidar la entrada essssstos días.
-¿Quién es Anika?-preguntó Eneas un tanto curioso.
-Nuessstro ángel guardián -///-
Al mencionar eso los dos hados se miraron el uno al otro.
-Cierto, así se llamaba la chica que se nos apareció cuando conocimos a Lee-dijo Zuriñe-Dijo que trabaja para los dioses.
-Es verdad, yo tampoco recordaba su nombre-concordó Hikaru. En eso miró a Dioniso-¿Puedo hacer una pregunta?
-Tú dirássh -///-
-Si vuestro ángel guardián es la encargada de vigilar las puertas…¿Por qué estás tú aquí en vez de ella?
-Oooh bueno, lo cierto essske Ani se tomó un dessscanso…A decir verdad hacía décadassssh que unos humanos no se passaban por aquí. Por essso no nos preocupamos demasiado por vigilar -///- -explicó-En cuanto a mí…bueno…tenía ganaasss de orinar y el baño quedaba muy lejossssh…Así que pensé hacerlo en las afuerash del Limbo.
Éstos dejaron salir una mueca de desagrado.
-¿Quieres decir has venido hasta la puerta solo para mear en el mundo normal? U¬¬
Éste asintió repetitivamente con la cabeza acompañado de una pícara sonrisa y empezó a soltar grandes carcajadas.
-AHORA YA SABÉIS COMO SE PRODUCE LA LLUVIA EN SEISO JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XD
-¡QUE ASCO!-gritaron los hados y el semidios repelidos.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJA O-O!!! eeeeh??? O.O
Dioniso quedó callado repentinamente posando su vista en Eneas quién se percató de ello y desvió la mirada del hombre disimuladamente, pero aún así el dios del vino le habló.
-Oye…tu cara como ke me suena muxo de algo…¿Te he vissto en algunah parte?
-Emmmmm no, no lo creo U¬¬-respondió éste en tono incómodo.
El pelirrojo siguió mirándolo exageradamente durante un rato hasta que dejó salir una estúpida sonrisa.
-Baaaah, serán cosas míasssh. A fin de cuentassssh…¡estoy borracho! Hahahahaha xD-en eso volteó la vista a los hados y el pequeño dragón-En fin,¿qué se os ofrece humanos?¿habéisssh venido a traer alguna ofrenda?
-En realidad no-contestó el hado con indiferencia.
-Zeus nos pidió un encargo y venimos a traérselo.
El hombre frunció el ceño un tanto desconfiado.
-¿Zeus pidió un encargo a simplessssh humanos? Ò.Ô
Éstos dos sonrieron pesadamente y negaron con la cabeza.
-Es largo de contar…Somos hados, venimos del Fairy Forest-explicó Zuriñe.
-Así es, fuimos presos de una maldición y por eso nos ves así ^^U
-Mmmmm…puede que estéisssh diciendo la verdad, pero tendré que asshegurarme -.- Dadme un segundo.
El hombre bajó de la nube por un momento hasta la entrada del Limbo despareciendo de la vista de los viajeros, al otro lado del portón cerrado. En eso miró un cartel que había pegado en la puerta el cuál llevaba escrito con la desastrosa letra de Zeus lo siguiente:“Personas a las que hay que dejar entrar” y justo debajo del título aparecían unas cuantas fotos de distinta gente, entre ellas una de Zuriñe y Hikaru.
-Ooooo cierto, cierto o.o-se dijo así mismo el rechoncho dios mientras volvía a subirse en la nube para que éstos pudieran verlo de nuevo-Tú eresssh la hija de Zeihar,¿verdad?
La castaña asintió y el hombre volteó a Hikaru mirando su rostro y luego volviendo la mirada a la fotografía que había pegada en el papel.
-¿Tú eressh el otro hado? o-o
El chico asintió al igual que su compañera y Dioniso volvió a repetir el gesto de mirar su rostro y luego a la foto repetitivas veces.
-¿Hay algún problema?-preguntó Hikaru.
-¡Pero si antes teníassssh el cabello naranja!¡¿Te teñiste?! O-OU-preguntó el dios desconcertado.
-¡NI HABLAR!¡FUE COSA DE ESA ESTÚPIDA MALDICIÓN!-gritó el moreno desquiciado.
-Vale, vale no te enfadesssh hombre O-OU-en eso miró a Lee y Eneas-Supongo que vosotrosssh también seréis acompañantes. Podéis pasar ^^
Al decir aquello todos se miraron un tanto confusos.
-Emmm…¿no hacía falta un pergamino de acceso? U¬¬-preguntó el astrónomo confuso.
-¿Ah? Seeee bueno, pero eso solo se requiere cuando no se esperah la llegada de la persona que viene. Cuando esperamos a alguien como mensajerossssh…pues automáticamente lessh dejamos entrar -.-U
-¡¿Y PARA ESO HE VENIDO YO HASTA AQUÍ?!-gritó furioso el hombre mientras era agarrado por Zuriñe y Hikaru quiénes forzaban una sonrisa.
-Tranquilo Eneas, relájate n__nU
-Essso tío…relaja la raja que se te estressssah la fresa xD
-¡ENCIMA NO TE ANDES CON BROMITAS!
Éste chasqueó los dedos ignorando su mal humor y las puertas se abrieron automáticamente. Desde la entrada aparecieron unas nubes en forma de escalera que se deslizaban hasta la cima de la montaña dónde se encontraban los jóvenes como por arte de magia dándoles así la posibilidad de subir hasta allí y entrar dentro.
-Wooooooooooooo *O*-Lee miró aquellas escaleras estupefacto y no pudo evitar el impulso de subir rápidamente emocionado cuan niño en un parque de atracciones. El resto se limitó a seguir al joven dragón mientras éste llegaba hasta donde se encontraba Dioniso quién sonrió al verlo.
-Típico de las críassssh de dragón emocionarse tantoh.
-^w^
Al decir aquello todos menos Lee miraron al dios boquiabiertos.
-¿Perdón?-preguntó Hikaru como si no hubiesen oído bien.
-Digo que essh típico de una cría de dragón emocionarse en pressssencia del Limbo n.n
Unos cuantos segundos de silencio los invadieron a todos mientras llegaban a la entrada y Zuriñe preguntó asombrada.
-¿Cómo sabes…?
-Vamosssh niña soy un diosssh-respondió éste acariciando la cabeza del asiático para luego hacerles paso a los viajeros-Chicooosh, bienvenidos al Monte Olimpo, hogar de los Dioses.
Al llegar a la entrada los 4 abrieron los ojos como platos. Aquél lugar era sin duda…celestial. Se trataba de un paisaje rodeado de una hermosa arquitectura griega sobre una enorme nube gigante. A pesar de estar en el cielo incluso había fauna pues algunas flores surgían del suelo, incluso había pequeñas cataras de las que salía agua rosada y lila, como si estuviese encantada. Más allá había un gigantesco templo y alrededor de éste podían verse unos cuantos, como si se tratasen de viviendas para cada dios. No era muy difícil adivinar que el templo del centro era la morada de Zeus.
Dioniso dio un sorbo a su botella y miró a los chicos.
-Osssssssh llevaré hasssta mi padre-dijo empezando a caminar hacia el templo, cuando…
-¡DIONISO!
Los sujetos desviaron la mirada hacia su izquierda de dónde provenía una voz ajena. Al mirar vieron a una mujer alta de cabello castaño suelto y ondulado que llevaba una cadena de oro atada a la frente en la cuál también salía el símbolo de los Dioses. La mirada de ésta era seria y no parecía estar de muy buen humor mientras se acercaba a éstos. Al verla el pelirrojo sonrió ampliamente.
-Anda estabas aquí!!!¿A que no sabessssh quién…?
PAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS
Antes de que el hombre pudiera terminar sus palabras ésta le había asestado un fuerte puñetazo en la cara haciéndolo sangrar de la nariz.
-¿Por qué has hexo eso? @///@-preguntó el hombre medio inconsciente tirado en el suelo.
-¡No te hagas el tonto!¡Sé perfectamente que has sido tú quién ha dejado mi escudo lleno de babas!
-Pero si yo no he…
PAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS
Otro fuerte tortazo le fue asestado.
-No me toques con tus sucias manos, apestas a alcohol desde aquí ¬¬-dicho aquello se giró marchándose de allí sin dejar claro su último mensaje-Como vuelvas a acercarte a mis aposentos con tus asquerosas ninfas solo para follar ¡TE MATO!
Una vez se alejó de allí Zuriñe, Hikaru, Eneas y Lee miraron asustados al dios.
-¿Quién era esa? O-OU
El hombre se levantó del suelo sacudiéndose la túnica mientras seguía caminando.
-Ella essh Atenea, mi hermana.
Al oír aquello estos quedaron petrificados.
-¿La diosa de la sabiduría y la estrategia?-preguntó Zuriñe atónita.
-Seeeeeeeh…Es la hija favorita de papá. Tiene muxo carácter ¬¬
-Me recuerda a alguien U¬¬-susurró Hikaru desviando la mirada.
PAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS
Zuriñe asestó un fuerte puñetazo a Hikaru en la barriga y Dioniso la miró asustado gritando como un loco.
-¡AAAAAAAAAAAAAH!¡LA REENCARNACIÓN DE MI HERMANA!
-¡YO NO ME PAREZCO A ESA! >O<#-contestó la castaña de forma histérica.
-¿Podemos acabar cuanto antes por favor? Quiero irme a mi casa U¬¬-dijo Eneas interponiéndose entre los 3 sujetos.
El dios se dispuso a contestar pero fue interrumpido por una voz femenina.
-¿Se puede saber a que viene tanto jaleo?
Éstos se giraron y vieron a una mujer conocida por los hados y el dragón. Se trataba de Anika, el ángel guardián de los dioses y quién se había encargado personalmente de informarles a Zuriñe y Hikaru sobre la presencia humana de Lee cuando le conocieron días antes. Llevaba una toga blanca de seda con cintas lilas y unos pendientes y pulseras de oro. Su cabello suelto le llegaba hasta la cintura y brillaba como el mismo sol.
-Sí, claramente ella es el ángel del que nos habló Dioniso-susurró Hikaru a la castaña.
Zuriñe asintió y el hombre pelirrojo dio un trago a su copa para mirar a la chica.
-Aaaaah esstas aquí, tenemos visitah.
-¿Uh?
Anika desvió la mirada a Zuriñe y Hikaru y seguidamente se percató de que el pequeño dragón le saludaba con la mano acompañado de una tierna voz.
-Anikaaaaa~~ ^o^
Al verle ésta sonrió dulcemente incorporándose un poco hacia él para acariciarle la cabeza.
-Anda Lee, estás aquí n__n
-¡Sí! ^w^
-Dime, ¿han cuidado bien de ti los chicos? n.n
-Jeje >w<
Dioniso frunció el ceño mirando al ángel.
-¿Os conocéisssh?
-Es el elegido de Zeus-asintió Anika.
-O.O!!!¡¿EL GUARDIÁN DE SSSSSSEISO QUE RECLAMÓ PAPÁ?! O///O
-Así es, y estos chicos tan amables han sido los encargados de traerlos n_n-dijo señalando hacia Zuriñe y Hikaru.
El hombre meditó curioso.
-Oooh, creí que ese chico ssoloh era un dragón acompañante de los mensajeros…pero ahora lo entiendo todoh.
Anika sonrió y miró a Zuriñe y Hikaru.
-¿Venís a ver a Zeus?
Los jóvenes asintieron y ésta amplió su sonrisa.
-En ese caso os llevaré hasta él ^^-miró a Dioniso-Puedes marcharte Dioniso, dudo que el señor quiera verte con la peda que llevas -.-
-#¬////¬ Oye!!!¡¿Cómo eressh tan impertinente?!¡Estássh hablando con un dios!
Esta le dedicó una amenazadora mirada haciendo que el hombre sintiera un escalofrío.
-¬¬
-O-OUuuuuu
-Márchate ¬¬
-O-OU…Con vuestro permiso ^^U
Éste chasqueó los dedos y desapareció de allí en un abrir y cerrar de ojos. Anika suspiró sonriendo.
-No os preocupéis por él, seguramente habrá ido a la zona de los campos eternos, allí están todas sus ninfas.
-No sabía que los ángeles pudieran dar órdenes a un dios O.OU-comentó Zuriñe boquiabierta.
-Bueno…técnicamente no podemos, pero conozco a la mayoría los dioses desde que nacieron. Los únicos a los que obedezco de cabo a rabo son Zeus y Hera. Por algo son los líderes de este rebaño-en eso volvió la vista a Lee y sonrió-Pero dentro de poco tendremos a alguien más poderoso que el mismo Zeus ¿no? ^^
-OwO
-O.O…¿lo dices por Lee? Ò.Ô-preguntó Hikaru un tanto impresionado.
-¿Quién iba a ser si no? Lee es el futuro guardián de Seiso. Si las cosas salen bien podría incluso tener su propio templo en Atenas n__n
-O.O……¿Lee? U¬¬-volvió a preguntar el hado sin poder creer lo que estaba oyendo.
-Sé que cuesta imaginarlo puesto que es un niño, pero Zeus confía plenamente en él n__ñU- respondió ésta con una leve y apenada carcajada-Precisamente iba hacia sus aposentos,¿me acompañáis?
Estos asintieron y siguieron al ángel a excepción de Eneas, quién se quedó quieto en la entrada del templo.
-Eeeeemmm…yo espero aquí U¬¬
Al oír aquello Zuriñe se giró corriendo hacia él nuevamente.
-¿Qué dices Eneas? Tú también vienes, no creas que te vamos a dejar aquí solo ¬¬-dijo mientras tiraba de su brazo.
-¡Zuriñe no! >.<-respondió el hombre sin moverse un milímetro del su sitio-Ese tipo que está ahí es mi abuelo ¬¬ Y no me apetece verle.
-Pero…¿él te conoce?¿tú le conoces?¿Alguna vez habéis hablado?
-Pues…no U¬¬
-¡Pues ya está! Tú simplemente estate callado y todo irá bien. Zeus no tiene porque saber que eres su nieto n__n
-¡Pero yo sí lo sé y eso me incomoda! >.< ¡Así que sueltam…!
-¿Hay algún problema?-preguntó Anika mirándolos al percatarse de que no la seguían.
Zuriñe sonrió al ángel.
-No, ninguno. Es solo que a Eneas se le había caído la sandalia n__n-en eso lo miró a él-¿Verdad? ¬¬
-Eeeeeeh U¬¬
-Eneas…-susurró la chica pensativa.
Estos quedaron callados y la chica se acercó a él en un pequeño y ligero vuelo quedando frente al rubio.
-o.o….
-Mmmm…-lo miró pensativa durante un rato y tocó su rostro delicadamente-Tu cara me es muy familiar…
-O-O!¿En serio? n__ñU
-Sí, me recuerdas mucho a un semidios que estuvo aquí hace muchos años…se llamaba igual que tú. Lo adoptó un filósofo matemático procedente de Atenas cuando apenas era un recién nacido…ò.ô
-O____O!!! Noooooooo yo no soy él, te lo garantizo noñU Hay muchos Eneas en Grecia ¿eh?-negó éste apartando las manos de la chica de su rostro mientras sacudía su cabeza forzando una sonrisa-Yo soy el hijo del pastor y la lechera que habitan en las afueras de Esparta. Mi familia entera es de Esparta, no de Atenas. Soy un mundano jeje...Humano, humano, humano…n__nU
-Aaaah…bueno, si es así no serás quién yo digo-contestó cabizbaja un tanto apenada-Se trataba del hijo de Hermes ¿sabes? El dios mensajero del Olimpo…
-Sé quién es Hermes n__nU-respondió forzando una sonrisa, pero Anika no se la regresó, tan solo miró al suelo cada vez más triste.
-Es que últimamente nuestro señor Hermes está intentando contactar con su hijo, pero no ha conseguido el valor suficiente para ir a verlo...
El hombre guardó silencio sin saber que contestar hasta que Anika sonrió.
-Bueno, no importa, vamos dónde Zeus n__n
††~¤~††
-Ya casi está…U¬¬
El dios todopoderoso levantaba lentamente la última punta de su cabello hasta ponerlo tieso. Al ver el resultado sonrió complacido con un leve suspiro.
-Ufff…menos mal que los golpes de Hera solo consiguieron despeinar lo de arriba…ú-ù Je, que digan lo que quieran. Este peinado me sienta de maravilla, mucho mejor que esa estúpida barba blanca Ò-Ó-el hombre se miró frente al descomunal espejo que tenía a su derecha con una engreída sonrisa-Me muero de ganas por ver la cara que pondrán las chicas de Atenas cuando baje allí…¬___¬
En eso empezó tocar su pelo y mirando su físico en el espejo mientras que imitaba la voz de una mujer.
-“Uy Zeus que bien te veo hoy…^o^”-cambió a su voz normal-¿Tú crees? ¬__¬…“Sí, estás más atractivo n///n”…Sí bueno, es que hoy tenía tiempo libre y me he hecho un peinado nuevo. Ya sabes, con tanto entrenamiento en el Limbo no tengo apenas tiempo para ponerme decente ù-ú…“No digas eso, si siempre estás muy guapo *-*”…Por favor, me halagas ù-ú…“Eres tan fuerte y varonil ~~ *///*”
††~¤~††
-Es aquí…
Éstos separaron frente a una enorme puerta cubierta de oro y llamativas piedras brillantes incrustadas. El ángel los miró con una leve sonrisa antes de entrar.
-Puede que al principio mi señor os intimide un poco. No suele ser muy abierto con los forasteros, pero en el fondo es buena persona.
Los demás asintieron un tanto intimidados y ésta amplió su sonrisa.
-Bien, chicos, os presento a Zeus..
Dicho aquello abrió la puerta y se vio a Zeus retocándose en el espejo mientras hacía voces extrañas.
-¿Quién es el más guapo?¿Quién es el MÁS maravilloso de todos? El mejor de todos eres TÚUUUUUUU-decía mientras señalaba a su reflejo-Síiii, claro que sí, solo tú!!! JAJAJAJA
Al ver tan patética escena tanto los hados como Lee y Eneas quedaron traumatizados. Anika miró al dios avergonzada.
-¿Se puede saber qué estás haciendo?
Al oír la voz de su guardiana éste sintió un desagradable escalofrío recorriendo todo su cuerpo. Se giró lentamente mirándola completamente ruborizado y a la vez enojado.
-Eeeeh…eeeeeh…¬///¬ ¡¿QUÉ NO SABES LLAMAR A LA PUERTA?!¡¿CUÁNTAS VECES TE HE DICHO QUE ESTOY MUY OCUPADO…?! >///<
-¿Halagándote a ti mismo? ¬.¬-le cortó la chica.
-o__oU
-En fin…chicos…este es mi jefe y dios cabecilla del Limbo ú///ù
Estos todavía traumatizados no pudieron gesticular palabra alguna.
-
-
-
Finalmente Zuriñe logró salir del shock.
-Aaaah…- o-o!!!......Tú…¿tú eres Zeus? U¬¬
-Emmmm…sí, soy yo U¬¬-asintió el hombre.
-El dios del cielo y los rayos…U¬¬
-Exacto…U¬¬
-U¬¬…………
-U¬¬…………
-o.oU………………..Pfff…JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
Al salir del trance Hikaru y Eneas se miraron entra ellos y al igual que su compañera no pudieron evitar empezar a reír.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
Lee fue el único en mirar a Anika confuso tirándole de la túnica para que esta lo mirara.
-¿Por qué Zeus habla consigo mismo? Ò.Ô
-¡POR QUE ES IDIOTA! JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAAJAJAJAJAJAJA -respondió Hikaru antes de que Anika pudiera hacerlo.
-¡¿ASÍ QUE ESTE ES EL DIOS DEL QUE TODOS TEMEN?! UN RIDÍCULO METROSEXUAL DE PEINADO HORRIBLE?! JAJAJAJAJA
Al oír aquello unos relámpagos cayeron al rededor de los hados sin rozarlos por unos milímetros. El rostro de Zeus cambió a ser el mismo que tenía en aquella amenazadora estatua que Zuriñe vio en Atenas y gritó a estos de forma intimidante y con la voz del mismísimo diablo.
-¡NADIE SE METE CON MI CABELLO!
-O-O!!! Perdón T__T-se disculparon rápidamente asustados.
-Yo de vosotros iría con cuidado. Es muy temperamental respecto a su pelo -.-U-explicó el ángel.
-Claro, como no…porque es…¿precioso? U¬¬
-No hace falta que lo jures ù.ú-contestó el dios indignado-¿Bien, que queréis? ¬¬
Ante aquella pregunta los cuatro se quedaron petrificados.
-Ammm…so…somos los mensajeros Zeus o.oU Yo soy la hija de Zeihar-explicó Zuriñe.
Éste guardó silencio mirando fijamente al hada. A la castaña le pareció que estaba haciendo un desesperante esfuerzo por recordar su rostro, pero esa no era la razón por la que observaba tan fijamente.
-Yyyyyyy >.<U
-Mi señor…U¬¬-suspiró Anika.
-¿Qué le ocurre? ¬¬-preguntó Zuriñe ya empezando a molestarse.
-Lo que ocurre es que no reconoce tu rostro porque no te ve-explicó la voz de una mujer a sus espaldas.
Los 4 viajeros se giraron asustados y vieron a una mujer alta de cabello verde oliva y muy largo con un precioso vestido griego dorado y el mismo broche que llevaba Dioniso. Ésta se acercó al dios extendiéndole algo.
-Toma Zeus…aquí tienes tus lentillas (lentes de contacto me parece que se dice en Latinoamérica o.oU)-dijo la mujer mientras le ayudaba al hombre a ponerse aquellas cosas en los ojos-Lo cierto es que habrás rejuvenecido físicamente, pero a la hora de forzar la vista sigues estando completamente ciego, como un viejo -.-
-O.OU…
-Ella es Hera, la reina de los dioses n.n
-¡¿La mujer de Zeus?! O-o-gritó Hikaru impresionado.
-¡Caray!¡Vaya que es sexy!¡¿Qué edad tiene?! O-o-gritó Eneas igual de extasiado que su compañero.
-Ey, no os paséis ¬¬-les corrigió Anika-Veréis…los dioses rejuvenecen cada 10 siglos -.- Por eso les veis tan jóvenes. Cuando un dios cumple 10 siglos se le restan 70 años físicamente y así sucesivamente mientras transcurre el tiempo.
-Vaya…que práctico o.oU-susurró la castaña-Ah! Ahora entiendo! Por eso en las estatuas tenía barba ¿no? O-O Antes no era físicamente joven.
-Sí, así es n__n En el caso de los ángeles por ejemplo nunca envejecemos. Como mucho llegamos a tener el aspecto de una mujer de 30 años.
-Que suerte U¬¬-susurró Eneas con cierto toque de envidia.
-Jeje ^^
Estos miraron a Zeus y Hera quién sonrió a los chicos.
-Disculpad a mi marido, a veces le da por romper sus propias lentillas cuando le hacen comentarios críticos respecto a su peinado.
-No, no es nada ^^U-dijeron los hados y Eneas.
-Permitid que me presente, soy Hera, diosa del matrimonio y la fidelidad.
-Pfff fidelidad, sí claro ¬¬-susurró Anika desviando la mirada sarcásticamente.
-¿Has dicho algo Anika? ¬¬
-Nooooo nada, nada mi reina ^^U
En eso el hombre suspiró complacido al poder ver “claramente de nuevo” y miró a los hados.
-Oh, es cierto que sois vosotros O.O-dijo acercándose a Zuriñe-Bien nobles viajeros, veo que habéis llegado justo a tiempo.¡Buen trabajo! ^^
-Lo cierto es que nos ha costado un poco-dijo Zuriñe forzando una pequeña sonrisa.
-Por no decir bastante ¬¬-la corrigió Hikaru.
Al escuchar aquello el hombre dejó salir una pequeña sonrisa.
-Bueno, pero el caso es que ya estáis aquí, y eso es lo que importa. Y ahora…-dijo dejando salir una leve sonrisa-¿Dónde está mi guardián de Seiso? ^^
-Oh, te refieres a Lee, claro jeje ^^ Es este de a…-dijo Zuriñe girándose para señalar al chico, pero…-¿Lee? O-O
Estos fruncieron el ceño y se giraron al igual que la chica. Quedaron igual de sorprendidos pues el joven había desaparecido.
-O-O…No lo entiendo…Hace un momento estaba aquí O.OU
-¡Ooooh mierda!¡Otra vez no! >o<#-gritó Hikaru enojado.
-Si es una broma no tiene gracia ¬¬-dijo Zeus en tono serio cruzado de brazos.
Zuriñe lo miró al rostro, en verdad estaba empezando a enojarse.
-Emmm…Majestad, su alteza o como se te nombre…dame un minuto ¿sí? ^^U-dicho aquello salió de la habitación en busca del dragón.
††~¤~††
El joven dragón se encontraba en uno de los aposentos que había cerca del templo de Zeus. Algo había llamado su atención por completo haciéndolo escapar desapercibidamente de su grupo. Se trataba de un extraño colibrí azul celeste que había posado sobre la ventana de una hermosa vivienda griega la cuál estaba rodeada de flores silvestres y un pequeño estanque de agua cristalina fuera con dos balancines.
El chico se acercó al pájaro observándolo detenidamente, realmente aquél color le fascinaba, sus plumas eran fantásticas, pero…¿Cómo sería su tacto? Ansioso por encontrar la respuesta a aquella cuestión trató de tocarlo, pero éste echó a volar hacia uno de los balancines.
-¿Uh? O.O
Lee quedó mirándolo fascinado con una emocionada sonrisa.
-o_o…*-* Je…
Éste volvió a lanzarse sobre el colibrí, pero tampoco lo tocó pues el ave era rápida y se posó el rama de un árbol que había cerca de aquellos aposentos.
-¿Uh? O.O….¬3¬ Puuuuuuuh~~
Volvió a esconderse para tratar de pillarlo una vez más, pero el animal se dio cuenta y salió colando de allí.
-¡OYE ESPERA! >O<
Lee salió corriendo tras él y vio que éste volaba en dirección hacia los aposentos de Zeus. Con una divertida sonrisa el chico salió corriendo nuevamente a la caza del ave.
††~¤~††
-Ese estúpido mocoso no hace más que causarnos problemas #¬o¬-se quejó el moreno mientras Zuriñe miraba por los pasillos.
Ésta volvió a entrar en los aposentos donde se encontraban todos y se encogió de hombros dejando salir una inocente sonrisa.
-Al menos sabemos que está aquí, no puede escapar del Limbo tan fácilmente ^^U
En eso la puerta se abrió repentinamente y Lee entró corriendo tras el colibrí energéticamente mientras éste revoloteaba asustado.
-¡Lee! O-O
El chico se enganchó de una de las cortinas para agarrar al pájaro pero debido al peso calló al suelo rasgándolas. Al ver aquello Zeus abrió los ojos como platos.
-¡¿PERO QUE DEMONIOS…?! OoO!!!
-¡LEE!¡ESTÁTE QUIETO! >O<
-¡Esas cortinas son de seda guapa! #¬O¬-se quejó el dios molesto-Más vale que me las pagues!
Antes de que pudiese decir nada más el chico pasó corriendo delante de Zeus empujándolo sin querer hacia la enorme piscina que había tras este.
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA >O<
PLAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!!!
El hombre calló al agua de planchazo y los 3 jóvenes intentaron frenarlo.
-¡LEE POR EL AMOR DE DIOS, PARA! >O<#
Pero el dragón siguió corriendo eufóricamente tras el pájaro mientras ponía patas arriba toda la enorme habitación. Había jarrones rotos por todo el suelo y los cómodos asientos estaban volcados. Aquél lugar celestial se estaba convirtiendo en un completo caos. La pequeña hadita sintió como el cuerpo le temblaba de ira. Sus puños estaban cerrados debido al mal carácter que estaba acumulando y al ver que una de las columnas caía al suelo destrozando media habitación no pudo evitar soltar el gritó posiblemente más grande de toda su vida hacia asiático.
-¡QUE PARES YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! >O<############
La nube en la que se encontraba aquél paraje celestial sufrió un pequeño terremoto dejándolos a todos petrificados y en silencio.
Al intentar frenar Lee tropezó con la diosa Hera.
-AH! >O<
PAAASSSSSSSSSSS!!!
Los dos cayeron al suelo de golpe y la mujer dejó salir una mueca de dolor. Al incorporarse gruñó llena de ira.
-¡TÚ! -gritó levantándose del suelo molesta mientras Lee se incorporaba asustado lentamente-ERES LA COSA…!!!
Al ver le rostro de Lee quedó completamente petrificada. Aquella carita esponjosa y aparentemente con la tersa y suave piel de un bebé (irónico ¿no? xD) hizo que esta cambiara su rostro de enfado a una sonrisa tierna.
-…MÁS MONA QUE HE VISTO EN MI VIDA!!! KYAAAAAAAAAAAAAAAA >///<
Ésta le abrazó fuertemente frotando su mejilla contra la de ella.
-Pero que niño más rico ¡¿Acaso no es adorable?! >///<
-No-respondió una voz maléfica.
Al girarse estos dos vieron a Zeus completamente empapado y su cabello se había despeinado por completo. Aquella mirada era realmente amenazadora, en su momento habría conseguido intimidar incluso al propio Hades. Lee lo miró asustado y Zeus dejó salir una macabra sonrisa.
-¿Te lo has pasado bien enano?
En eso agarró a Lee del cabello tirando de él fuertemente haciendo que el pequeño dragón gritara de dolor.
-AAAAAAAAAAAAAAAH TOT
-Zeus, déjale en paz ¬¬-dijo Hera en tono de regaño.
-De eso nada, nadie osa humillar así a un dios-respondió molesto ignorando mientras arrastraba al chico cogiéndolo del pelo para sacarlo de sus aposentos.
Salió fuera de su templo molesto seguido por los demás y lo miró amenazadoramente.
-Así que tú eres Lee ¿eh?
--el chico lloraba a causa de los fuertes tirones de pelo que el hombre le estaba dando. Sin duda alguna aquél tipo tenía fuerza hasta para agarrar a alguien de su propio pescuezo.
Éste le dio un tirón aún más fuerte.
-¡CONTESTA!
-AAAAAAAAAAAAAAAAAAH TOT
-¡YA BASTA!-gritó Zuriñe dolida al ver sufrir a su compañero-¡¿NO TE DAS CUENTA DE QUE LO ESTÁ PASANDO MAL?!¡SUÉLTALE!
El dios la miró seriamente y de forma repentina soltó su cabello tirándolo de cabeza al suelo.
Lee se levantó rápidamente del suelo corriendo hacia Zuriñe mientras lloriqueaba sin poder parar.
El dios miró a los viajeros serio y contestó.
-Mejor dejar las cortesías de lado, éste chaval es un desperdicio. Cuanto antes empecemos con su entrenamiento y vuestro nuevo cometido mejor.
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:54 am

Chapter 12:
Capítulo 12: Nueva misión y una recompensa bien merecida
-¿Otro encargo?
-Así es.
Zuriñe y Hikaru se encontraban en la sala de reuniones del regidor del Limbo. Se trataba de un enorme salón con columnas doradas y un gigantesco sillón de terciopelo dónde Zeus se sentaba. Los dos hados se miraron el uno al otro un tanto indecisos y el chico avanzó un paso hacia Zeus.
-Pero señor…Zuriñe ha cumplido su misión. Trajo a Lee hasta el Olimpo, su cometido ya está hecho.
-No, no está hecho-corrigió el hombre-Yo encargué un dragón preparado para que enfrentara esta batalla y me habéis traído uno irritante, cargante e infantil.
-Ja…esto es increíble…-rezongó Hikaru sin poder creer lo que estaba oyendo-Vos pedisteis un medallón, transformar a Lee en humano fue decisión vuestra. Y eso no es culpa de Zuriñe.
-No la estoy culpando de eso Hikaru-respondió Zeus con indiferencia-Pero tal vez si no os hubieseis acercado a aquél hechicero no hubiese visto la necesidad de hacer salir a Lee de su refugio. A fin de cuentas…Necrono casi consigue quitaros el medallón y la responsabilidad de vigilarlo sí que era de tu compañera.
Al oír aquello Hikaru lo miró molesto y dejó las cortesías de lado.
-Eres gilipollas ¬¬
-Hikaru…-Zuriñe trató de contenerle, pero éste siguió.
-¿Qué? Lo siento, pero no entiendo como puedes dejar que este imbécil te degrade de tal manera ¬¬-en eso miró a Zeus-Mira señor todopoderoso, si de verdad estuvieses interesado en proteger Seiso habrías ido tú mismo a buscar el medallón imperial. Pero no culpes a mi amiga, ella ha tenido que arriesgar su vida metida en el cuerpo de una simple humana solo para traer tu estúpido encargo. Hemos cuidado de un recién nacido durante toda la travesía para satisfacer tus deseos, ¿Y es así es como se lo agradeces?
Zeus sonrió divertido al oír al hado.
-¿Cómo osas hablarme en ese tono?
Éste no contestó, simplemente se limitó a mirarlo serio dando a entender que no estaba bromeando. El dios amplió su sonrisa.
-Ciertamente tienes agallas chico. Nunca había visto a nadie dar la cara de tal manera por una camarada.
- Para mí Zuriñe es más que eso, así que ten cuidado con lo que dices sobre ella.
La castaña miró a Hikaru completamente sorprendida y sin poder gesticular palabra alguna. Zeus dejó salir una divertida y fuerte carcajada.
-Jajajajaja está bien, perdona, no fue mi intención ofenderte n__n-dijo apoyando su mentón en una de sus manos-De todas formas no es excusa, deberéis cumplir la nueva misión que os encomiende. Y Hikaru, ya que pones tanto interés en defender a Zuriñe…Te haré tan responsable como a ella de los resultados, ¿te parece bien así?
El chico quedó un tanto sorprendido y miró a la castaña, pero poco tardó en asentir a Zeus con la cabeza.
-De acuerdo entonces, os diré que debéis hacer…
¤¤¤—†–¤¤¤
Eneas esperaba cruzado de brazos fuera de la sala de reuniones. Llevaban casi media hora ahí dentro y ya empezaba a impacientarse. Anika, quién estaba también allí, lo miró con una comprensiva sonrisa.
-El tiempo pasa despacio cuando esperas a alguien ¿verdad?
Éste la miró un tanto sorprendido. Desde que Zuriñe y Hikaru habían entrado en aquella sala el ángel no le había dirigido la palabra.
-Sí, un poco.
-Yo ya estoy acostumbrada-dijo dejando salir una dulce carcajada.
El rubio pestañeó un par de veces aún apoyado sobre la pared de brazos cruzados y la chica frunció el ceño.
-¿Por qué no te sientas?
-Prefiero estar de pie, gracias-se limitó a contestar.
Ésta lo miró detenidamente durante unos segundos y respondió.
-Ya…Hermes también suele estar de pie cuando algo le inquieta.
Al decir aquello el hombre volvió la vista a Anika un tanto sorprendido y nuevamente apartó la mirada.
-No sé de que me hablas.
-Eres igual que él Eneas, no solo en el físico si no también en la forma de comportarte.
El rubio dejó salir una leve carcajada.
-¿Disculpa? Ya te he dicho que soy humano, no tengo nada que ver con ese dios.
-Pues tu aura dice lo contrario-respondió ésta firmemente.
-¿Qué aura? Jajajaja…no digas tonterías n__n-dijo sonriendo-Seguramente te estás equivocando.
Volvió a mirar hacia la entrada del salón de reuniones y Anika suspiró.
-(Claramente es igual él…¬¬)
¤¤¤—†–¤¤¤
El joven asiático miró a su alrededor. Se encontraba en los aposentos tropicales en los que había estado antes, pues aquella mujer de cabello largo y verdoso llamada Hera le había llevado hasta allí tras salir del templo de Zeus.
Ésta se acercó a él con una tierna sonrisa y le extendió su mano mostrándole algo.
-¿Era esto lo que intentabas atrapar?
Lee miró curiosamente y al ver lo que había sonrió emocionado. Sobre la palma de Hera se encontraba el colibrí azulino que había estado persiguiendo justo en esa misma habitación. La mujer entregó al chico el pequeño pájaro y éste sonrió agradecidamente.
-¿Te gusta?-preguntó Hera mientras acariciaba cariñosamente los oscuros cabellos de Lee.
-¡Mucho!
-Jajajaja Se llama Kokkivo, pertenece a dos diosas del Limbo…A ellas también les encantan los animales n-n-en eso desvió la mirada pensativa-Lo cuál me recuerda…es raro que Artemisa y Nailika no hayan aparecido aún…
-¿Quién? o.o
-Oh, me refiero a mis dos hijastras gemelas, las diosas de la luna y los animales. Estos son sus aposentos ^^-explicó mientras cogía nuevamente al colibrí de las manos del joven y lo metía en su jaula-Ellas también son juguetonas como tú, seguro que os lleváis bien.
Lee dejó salir una leve e ingenua sonrisa puesto que no sabía muy bien en que tipo de situación se encontraba y la diosa se la regresó.
-Será mejor que saque a Kokkivo de su jaula fuera de aquí. No le gusta estar suelto por los aposentos de las gemelas ^^-dijo mientras salía de aquella habitación.
El chico asintió aún sentado sobre aquella hamaca y Hera desapareció momentáneamente de su vista.
Pasaron unos segundos de silencio y Lee suspiró de aburrimiento cuando de pronto sintió que alguien le daba unos delicados golpecitos en el hombro. Éste se giró pero no vio a nadie tras él. Frunció el ceño confuso hasta que escuchó divertidas risitas a sus espaldas.
-Jijijijijijijiji…
-O.O…?
En eso le dieron los mismos golpecitos de antes en el otro hombro y volvió a girarse (esta vez hacia su lado derecho), pero tampoco había nadie. Las mismas risas volvieron a escucharse.
-Jijijijijijijiji…
-O.O……#¬3¬ Puuuuuuuuh!
Éste regresó la vista al frente un tanto molesto y en cuanto volvió a notar aquellos toques se giró rápidamente hacia ambos lados para descubrir quién era aquél individuo que no paraba de molestarlo. Quedó completamente sorprendido al ver que no había absolutamente nadie en ninguno de los dos lados. Lentamente volvió la vista un tanto perturbado a dónde estaba antes cuando de pronto vio frente a él dos chicas físicamente idénticas.
-UAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
Debido al asombro que le supuso dio un asustadizo grito cayendo de la hamaca. Las dos chicas se miraron la una a la otra y no pudieron contener una pequeña risita. Lee alzó la vista desde el suelo observándolas.
Se trataba de unas gemelas que aparentaban más o menos su edad. Sus cabellos eran largos y rubios, ambas lo recogían en dos coletas solo que una con cintas rojas y otra con cintas azules. Tenían unos enormes ojos de color grisáceo con mezcla de azul cielo, posiblemente el color más extraño que había visto en su corto periodo de vida.
La rubia de las cintas rojas amplió su sonrisa dirigiéndose a su hermana.
-Te dije que era él, lleva puesto el medallón imperial.
-Se ve tan lindo…Me gustaría abrazarlo n///n-dijo su gemela mirando al pequeño dragón con ternura, cosa que al parecer era frecuente en las mujeres de Seiso.
Las dos se acercaron sin borrar las sonrisa de su rostro, pero aún así Lee retrocedió un paso asustado. Al ver su reacción, la rubia de cintas azules llevó su mano a la mejilla apenada.
-Artemisa, mira…está asustado ó.ò
-Seguro que nos tiene miedo ó.o-respondió ésta pasando su mano tras la nuca frunciendo el ceño.
-O^OU………
El joven seguía escondido tras la hamaca asomando levemente la cabeza para estar alerta. Al verlo una de ellas sonrió nuevamente y lo saludó de manera amistosa.
-Hola n.n
-Ô^Ô!!!!!!!!!
-Me llamo Nailika,¿y tú? n-n
-U¬¬…Xia…Xia…Xiao Long Lee.
-Que nombre más bonito >w<
-No está mal…pero se me hace muy largo-dijo pensativa su hermana gemela-¿Tienes alguna abreviatura?
- U¬¬……………………………¿Qué es abreviatura?
-O.O! ¿No lo sabes? O-O-preguntó sorprendida-Pues…alguna forma de llamarte para acortar el nombre.
Éste guardó silencio pensativo y contestó al poco rato.
-Zuriñe y Hikaru solo me dicen Lee. Para Eneas soy el dragón cabronazo que destrozó el patio trasero de su casa U¬¬
Al oír aquello ambas empezaron a reír divertidas.
-Jajaja que gracioso xD
El joven frunció el ceño confuso puesto que lo había dicho completamente en serio.
-Encantada Lee, yo me llamo Artemisa-se presentó la de lazos rojos-Y mi hermana y yo somos las diosas de la luna y los animales ^^
-En resumen, tenemos el control de la naturaleza ^^-terminó de explicar Nailika.
-O.O……………¿Sois las hijastras de Hera?
-Aja ^^-asintieron al unísono.
El chico quedó pensando en lo que la reina de los dioses la había dicho apenas unos pocos minutos antes de aparecer ellas.
“Mis dos hijastras gemelas, las diosas de la luna y los animales ^^” “Ellas también son juguetonas como tú, seguro que os lleváis bien ^^”
-o.o……
¤¤¤—†–¤¤¤
-¡¿Ir a China?!
-¡¿A Pekín?!
El dios del rayo asintió con una amplia sonrisa.
-¿No os apetece dar un viaje de placer a la cultura oriental? ^^
Los dos hados lo miraron como si este fuera demente.
-Zeus…China está al otro lado del mundo <-<
-Alaaaaa al otro lado, exagerada -o-
-¡¿Exagerada?!-gritó Zuriñe sacándole de la nada una bola del planeta tierra y mostrándosela-¡Nosotros estamos en Atenas! Y para llegar hasta dónde tú dices tendríamos que pasar por Turquía, Irán, Afganistán…etc!!!
-Incluso hiendo en la dirección corta pasaríamos por Rusia y Mongolia!!! <-<-dijo Hikaru igual de sorprendido.
-No os sobresaltéis sin haber oído antes mi plan -__-U-les interrumpió el dios-No pienso dejar que vayáis a pie hasta Pekín. Tengo algunos contactos que podrían llevaros en poco unos días ^.^ Echadle como…¿3 semanas? ^__^
-¡ESO ES EL TRIPLE DE LO QUE TARDAMOS EN LLEGAR HASTA AQUÍ!-gritaron éstos dos furiosos.
-Pero tranquilos…nos os pongáis así. Será toda una aventura ñ.ñU-dijo el hombre protegiéndose de ellos escondido tras su asiento-Aparte de que necesito tiempo para entrenar a Lee ò.ó
Los dos guardaron silencio al oír eso, en parte Zeus llevaba razón, pero ir hasta territorio asiático era demasiado. Y además fallaba algo…
-¿Y que pasará si a Hades le da por atacar antes de 3 semanas?
-Ja, ni de coña ¬¬-contestó el dios-Conozco a mi hermano y le gusta tener su séquito, para variar...Habría atacado hace unos días de no ser por que el resto de los dioses consiguió escapar del inframundo MUAHAHAHAHAHAHAHA
Éstos dos se miraron el uno al otro un tanto disgustados,¿qué clase de dios idiota les había tocado como líder de Seiso?
-Emmm…¿y a que se supone que debemos ir a China?
Zeus se levantó de su silla acercándose a Zuriñe con una leve sonrisa.
-Zuri, Zuri, Zuri…El medallón de Lee viene de China. El emperador de Pekín se encargó personalmente de cuidarlo durante todos estos años hasta que por fin se lo pedí-explicó dándole unas palmaditas en el hombro-El caso es que nuestro pequeño salvador no solo debe ser entrenado por los dioses, si no también por su hábitat. Nosotros lo “preparamos” para la batalla y más tarde lo mandamos de nuevo con vosotros para que los monjes de su tierra natal le den un pequeño adiestramiento, cosa de una semana. En total es un mes, será un campamento de verano n__n
-¿Y porque no lo llevas tú mismo? ¬¬
-Repito que yo soy quién entrena a Lee, no puedo moverme de aquí. Y ningún otro dios puede salir del Limbo, podrían volver a ser capturados.
-Aaaa y nos pones a nosotros como anzuelo ¿no?
-Eres despreciable tío ¬¬-concretó Hikaru.
-No seréis anzuelo, los guías que os facilitarán el viaje hasta Pekín son seres de la alineación del Limbo. Ellos os protegerán de todo mal. Además…
En eso la puerta se abrió de golpe y Lee entró dentro correteando por toda la sala junto a las gemelas riéndose.
El joven asiático dio un salto en el aire y aterrizó sobre la cabeza de Zeus para coger impulso y dar otro salto aún más alto. El dios quedó completamente despeinado. En eso se giró mirando a Lee molesto y repentinamente una flecha de juguete se le clavó en la frente haciéndole caer al suelo por la sorpresa. Aquella flecha venía de las gemelas, quiénes estaban apuntando a Lee con su arco, ambas tenían una divertida sonrisa. Nuevamente lanzaron otra flecha en dirección al dragón y le dieron con esta en la cabeza.
-¡EY!¡No vale!-se quejó el asiático.
-Jajajaja sí que vale xD-contestó Artemisa divertida.
-Ahora la llevas tú n.n-dijo Nilika apareciendo tras éste y dándole un pequeño golpecito en la cabeza.
-Jooooooo xD
Los tres cayeron al suelo riendo como locos y Zeus volvió la vista hacia los hados tratando de forzar una sonrisa acabando la frase que había comenzado.
-Además…no me digáis que Lee no necesita un poco de disciplina n_n#
-La necesita…U¬¬-asintieron los jóvenes.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XD
-n__n###### SILENCIOOOOOOOOOOOOOO!!! >O<######
Al oír tan descomunal grito estos dejaron sus carcajadas y quedaron en un completo silencio un tanto perturbados.
-O.OU
-Malditos críos #¬^¬
En eso Hera entró en la sala acompañada de Anika y Eneas.
-¿Qué es todo este alboroto?-preguntó la diosa mientras avanzaba con paso firme hacia Zeus.
Anika voló hasta el dios forzando una sonrisa mientras agarraba a Lee de su camisa.
-Lo siento mi señor…intenté detenerlo pero Artemisa y Nailika me detuvieron n.ñU
-¿Artemisa y Nailika? O.O-Hikaru miró a las chicas-Son las diosas de la luna y la caza…o__o
-¡NO!-contestaron éstas al unísono-¡De la luna y los animales!¡Odiamos la caza! T__T
-Pues las leyendas dicen lo contrario o.o-insistió el moreno.
-Retíralo #¬¬
-O.O…De eso nada ¬¬
Las rubias se lanzaron sobre Hikaru tirándolo al suelo y estirando fuertemente de sus orejas.
-¡AAAAAAAH! TOT
-¡RETÍRALO! >O<###-repitieron molestas.
-¡VALE! TOT-sollozó el chico.
Ésta lo soltaron de mala gana estampando su cara contra el suelo y el muchacho sollozó levemente.
Zuriñe ignoró lo ocurrido a su compañero y se dirigió hacia el dios.
-¿Cuándo partiremos?
-En la mañana-contestó éste-Cuanto antes mejor, eso sí…-en eso se acercó a la chica y susurró a su oído-No le digáis nada a Lee, mejor que piense que no os vais a marchar. De lo contrario querría ir con vosotros y no es posible.
-Entiendo…
Estos dos miraron al joven asiático quién estaba tirado en el suelo jugando con la flecha de juguete sin percatarse de que conversaban sobre él.
Zeus desvió la mirada al rostro de la chica. Ésta daba a entender una infinidad de cosas. Entre ellas que le dolía más de lo que pensaba separarse de Lee, y por otra parte que no le agradaba la idea de seguir haciendo encargos para los dioses. Luego pasó a mirar el rostro de Hikaru. La mirada de éste mostraba preocupación por no poder volver con su familia durante un mes e inseguridad por no saber si en verdad estaría a la altura de cumplir la misión de llegar hasta el continente asiático protegiendo a Zuriñe como era debido. Y en cierto modo también se notaba cierto afecto hacia Lee y la tristeza de dejarlo en aquél lugar. Si en verdad estaban tan cansados de aquél trabajo como indicaban sus miradas necesitaría compensarles con algo.
-Ummmmm…por cierto…recordé algo-dijo el dios supremo alzando la vista al cielo fingiendo estar pensativo-Ahora que lo pienso no os compensé por haber traído a Lee hasta aquí. A fin de cuentas hicisteis un buen trabajo.
Zuriñe y Hikaru fruncieron el ceño y Zeus les sonrió ampliamente. En eso chasqueó sus dedos y una luz los iluminó a ambos de tal forma que se hicieron invisibles antes la vista de los demás durante unos segundos. Al pasar el destello de luz tanto el chico como la chica pestañearon a causa de la ceguera y miraron a su alrededor. Todos se había hecho mucho más grande, tanto los dioses como Lee y Eneas tenían un tamaño descomunal, habían crecido, o más bien…¿habían empequeñecido ellos?
Zuriñe miró a sus espaldas, unas pequeñas alitas revoloteaban tras ella. Hikaru pasó la mano por su frente retirándose el flequillo, pero abrió los ojos de par en par al descubrir que el color de este era anaranjado. Ambos comenzaron a mirar las diminutas partes de su cuerpo y una vez se vieron cara a cara el uno al otro se señalaron boquiabiertos.
-So…so…so…
Zeus dejó salir una pequeña carcajada al ver sus reacciones y estos estallaron de felicidad con una amplia sonrisa.
-¡SOMOS HADOS DE NUEVO! XD
Ambos empezaron a dar saltos de alegría agitando sus alitas mientras se elevaban en el aire. Apenas recordaban lo que era volar desde que habían sido hechizados por Necrono. Tal era su felicidad que no pudieron contenerse y lanzarse a los brazos del otro mientras seguían dando pequeños saltitos abrazados.
-¡Que bien, que bien, que bien! XD O-O!!!-en eso quedaron completamente paralizados al ver que estaban tan juntos el uno del otro y se separaron un tanto ruborizados-u///u
-Vaya, mi recompensa os ha agradado más de lo que esperaba n__n
-T/////T Buuuuuuh!!!-estos se arrodillaron frente al dios haciéndole varias reverencias seguidas mientras lloriqueaban-Gracias de veras, muchas gracias, GRACIAS T///T
-HUM! Así me gustan a mí los súbditos, que sean agradecidos ù-ú
-No te las des de importante Zeus ¬¬-susurró Hera a sus espaldas. En eso se acercó a los diminutos seres tomándolos a ambos en la palma de sus manos-Chicos…a partir de ahora tendréis el don de transformaros en hados cuando queráis, pero será mejor que sigáis viajando en forma humana durante vuestra travesía-susurró bajito para que Lee no les oyera-Tened en cuenta que las afueras de Seiso están repletas de mundanos y lo mejor será que vayáis como hasta ahora para poder camuflaros.
Zuriñe y Hikaru asintieron firmemente, ya no les importaba seguir la travesía como simples humanos, a fin de cuentas, ahora tenían la seguridad de que podrían regresar a su forma original cuando quisieran.
-Bien y ya que estamos, quisiera entregaros algo-dijo Zeus volteando la vista de los hados hacia él.
Éste hizo un gesto a los hados con la mano para que se acercasen hacia dónde estaba sentado y los jóvenes obedecieron de inmediato. El dios dejó que se apoyaran sobre sus rodillas para poder verlos con claridad debido a su diminuto tamaño y habló firmemente.
-Tengo entendido que todo hado posee al llegar a cierta edad una flauta barroca.
Al oír aquello ambos pestañearon y Hikary rebuscó en su cinto sacando una pequeña flauta de madera mostrándosela.
-¿Te refieres a esta?
-Correcto-asintió él-Zuriñe…¿tú no tienes una?
Al decir aquello esta agachó la cabeza un tanto avergonzada.
-Me la dejé en casa cuando salí de mi aldea ú3ùU
-No importa, en ese caso te daré otra cosa-dijo regresándole una amable sonrisa-Empezaremos por ti Hikaru, entrégame tu flauta.
El chico frunció el ceño confuso, pero accedió a dársela. Zeus la tomó con un simple dedo, aquél instrumento era tan pequeño que podría caber en cualquier sitio.
-La flauta barroca sirve para llamar a los animales ¿me equivoco?
-Sí mi señor, así es O.O-respondió él todavía un tanto extrañado.
-Bien…-en eso elevó la flauta en el aire rodeándola con una luz celeste y el pequeño brillo la transformó en una daga. Esta bajó hasta las manos del hado y Zeus empezó a explicar.
-Podrás usar tu flauta cuando quieras, pero cuando estés en peligro o sientas necesidad de luchar, será transformada automáticamente en esta daga. Con su energía y tus poderes mágicos de hado podrás dominar el poder del agua y cualquier conjuro que esté relacionado con los líquidos.
El chico miró la daga pensativo y al poco rato sonrió con malicia. Disimuladamente movió su muñeca y un jarrón de agua que había tras Zeus se elevó en el aire silenciosamente. Estuvo a punto de derramárselo sobre la cabeza pero el dios fue más rápido y agarró el jarrón tirándole el agua a Hikaru mojándolo por completo.
-Ni se te ocurra insecto ¬¬-dijo en tono intimidante haciendo que el pelirrojo forzara una sonrisa calado hasta los huesos. En eso miró a la chica-Ahora tú Zuriñe…¿Tienes algún objeto de valor?
La chica quedó en silencio durante un rato. En eso señaló un broche dorado que llevaba en el cinturón de su vestimenta.
-Este broche perteneció a mi madre…lo tengo desde que falleció-dijo en tono un tanto apenado.
-Perfecto.
El dios del rayo tomó su broche elevándolo al aire. En eso miró a Lee con una macabra sonrisa.
-Lee bonito~~ Ven aca~~
El dragón dejó su flecha de juguete mirando al hombre un tanto confuso.
-O.O……
-Acércate, no seas tímido n__n
El joven avanzó hacia el dios desconfiadamente, pero aún así se acercó a él. Zeus amplió su sonrisa y acarició cabello.
-Así me gusta guapo n__n Ò-Ó-en eso tiró fuertemente de su flequillo arrancándole varios pelos.
-¡AY! TOT
-Puedes volver a dónde estabas enano ¬¬-dijo volteando la mirada hacia el broche de la chica.
Chasqueó los dedos y el broche de Zuriñe se transformó en un alargado látigo que le fue entregado.
-Este es un látigo mágico con pelaje de dragón. Entre su energía y tus poderes tendrás la capacidad de dominar el fuego.
Al oír aquello Hikaru dejó salir una burlesca carcajada.
-Pfff ya ves, un trozo de cuerda, vaya chorrada JAJAJAJAJA XD-
PASSSSS!!!
En eso la hadita asestó un fuerte latigazo en toda la cara del pelirrojo.
-AOUCH!!! TOT
-Vaya, si aparte de manejar el fuego también sirve para asestar latigazos a los idiotas que me rodean ¬______¬-respondió ésta con una sagaz sonrisa.
Zeus miró a la pequeña hada asustado y desvió la mirada a Eneas.
-En cuanto a ti…
El hombre parpadeó un tanto perturbado al ver que Zeus se dirigía a él. El dios quedó mirándolo fijamente y éste se percató de ellos.
-U¬¬….¿Que?
-Ò.Ó……Como te pareces a mi hijo O.O
Al oír aquello Eneas calló al suelo de la sorpresa.¿De verdad no sabía quién era él?
-Jajaja es curioso ¿sabes? XD Los dos tenéis una cara parecida, solo que tu eres rubio.
-Ya…¬¬-respondió éste sangrando de la nariz debido a la caída.
-Imagino que eres un acompañante de Zuriñe y Hikaru,¿Cómo te llamas? n__n
Estos guardaron silencio mirando al dios como si fuese idiota.
-Zeus…¿de veras no sabes quién es? U¬.¬-preguntó Hera.
Al oír aquella pregunta Eneas miró boquiabierto a la diosa.
-(Entonces Hera sabe que soy su nieto O-OU O no…que mal…)
-¿Eh? No O.O-en eso volvió a sonreír al rubio-Vamos,¿cuál es tu nombre? n__n
-Zeus…este chico es Ene…U¬.¬
-¡PATROKLE! ÒoÓ-la interrumpió el semi-dios.
-¡¿PATROKLE?!-gritaron Zuriñe y Hikaru al oír la respuesta de éste.
-¡SÍ!¡ME LLAMO PATROKLE!¡CONOCÍ A ZURIÑE Y HIKARU REPARTIENDO LECHE! Ò.Ó
-Oooooh~ De modo que viene de clase baja o__o-comentó Zeus.
-¡MUY BAJA! Ò.Ó-concretó éste.
Los dos hados empezaron a reír bajito sin poder evitarlo debido a aquél ridículo nombre que se había puesto y aquella historia de la leche, pero Zeus no se dio cuenta.
-Bueno, el caso es que tú también formas parte de todo esto ¿no? n__n
-¿Eh? O-OU-al oír aquello sintió un desagradable escalofrío temiéndose lo peor.
-También te daré algo.
-O___OU NOOO MI SEÑOR! YO DESPUÉS DE ESTA TRAVESÍA TENÍA PENSADO VOLVER A MI HOGAR!¡CON MI ESPOSA E HIJOS! ^____^U-dijo el hombre tratando de que Zeus lo dejara en paz.
Tanto Zuriñe como Hikaru no pudieron evitar echarse a reír.
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XD
-¿Qué pasa? O.O-preguntó Zeus mirándolos confuso-¿Tan feos son sus hijos? O-OU-en eso volvió a sonreír-Tonterías, acompañarás a Hikaru y Zuriñe hasta Pekín.
En eso Lee se interpuso en medio oyendo aquello.
-¿Qué es Pekín? O.O
Al verlo todos quedaron el silencio incómodamente. Habían olvidado que Lee no podía saber nada. Anika se acercó a él con una tierna aunque forzada sonrisa acariciándole la cabeza.
-Pe…Pekín es el piso de arriba cariño, así es como lo llaman los dioses n.nU
-O.O…¡Yo también quiero ir al piso de arriba! *O*
-¡NO!¡NO PUEDES! O-OU-gritó ésta perdiendo los papeles.
-¿Por qué? O.O
-Por…por que es para mayores. Zuri, Hikaru y Patrokle van al piso de arriba a hacer un papeleo con Zeus. Ya les verás más tarde jeje n__nU-en eso miró al resto con gesto de que les siguiera la corriente-¿De acuerdo? U¬¬
-O.O…Oh sí claro, el papeleo n__ñU-dijo Zuriñe.
-Se me había olvidado por completo n__ñU-siguió también Hikaru.
-O.O ¿Eh?
-Venga Lee cariño, salgamos de aquí ¿sí? Jugaré contigo hasta que los chicos terminen de hablar ¿vale? ^^U
Lee asintió no muy convencido mientras era arrastrado de la mano por Anika hasta que salieron de allí. Zeus suspiró y volvió la vista a estos.
-Como iba diciendo…irás con ellos en su travesía n_n-en eso chasqueó los dedos y un libro rodeado de un destello amarillo salió de una enorme estantería que había en la parte derecha del salón. El libro llegó hasta las manos de Eneas.
-¿Qué es esto? O.O
-Un libro de conjuros, te será muy útil aprender un poco de magia para echarles una mano a tus compañeros si están en peligro n__n
-Pero Zeus tío, en serio, yo no…U¬¬
-Podéis retiraros, ya es tarde-le interrumpió el dios-Le diré a Anika que os acompañe a vuestros aposentos. Yo me haré cargo de Lee n__n
-(¡YO QUIERO IRME A MI CASA! T-T)
¤¤¤—†–¤¤¤
Pasaron las horas, y ya había caído la noche en el Limbo. Cada uno había sido guiado hasta sus aposentos y todos los dioses conciliaban el sueño, todos a excepción de dos…
-Ya está cariño, bien arropadito ^^
Hera sacudió la almohada de Lee, quién estaba cómodamente tapado y la puso tras su cabeza.
-O.O…
-¿Estás cómodo? ^^
Éste asintió y Hera sonrió tiernamente besándole en la frente.
-Hasta mañana Lee, que descanses ^^-dicho aquello se giró para salir de la habitación, pero antes de eso dedicó una amenazadora mirada a Zeus acompañada de las siguientes palabras-Dale las buenas noches al niño ¬¬
Una vez salió de allí, el dios del rayo suspiró acercándose al chico.
-Buenas noches ¬¬-dijo en tono de indiferencia tratando de marcharse, pero antes de que pudiera hacerlo la pregunta de Lee lo frenó.
-¿Dónde está Zuriñe? O.O
-Zuriñe se ha ido a la cama para dormir, que es lo que deberías hacer tú ¬¬ Ala, hasta mañana.
-Pero si Zuri siempre viene a cantarme una canción antes de dormirme O-OU
Zeus suspiró agobiado y se giró nuevamente para mirarlo.
-Te he dicho que Zuriñe está durmiendo. Lo siento mucho pero hoy tendrás que aguantarte sin canción.
Antes de que pudiera salir de allí el chico empezó a menearse en la cama revolviéndose entre las sábanas.
-¡UNA CANCIÓN, UNA CANCIÓN!¡LEE QUIERE UNA CANCIÓN! >O<#
-Maldito niño…#¬^¬-susurró acercándose a la cría de dragón-Oye, ya te he dicho que no hay canción,¡DUÉRMETE!
Al decir aquello Lee miró a Zeus sollozando. Las lágrimas estaban a punto de rebosar de su redonda carita y al verlo el dios negó con la cabeza asustado.
-No, no, no, no!!! No llores por favor, si lo haces Hera me matará O-OU
-Buuuuuuuuuh…
-Aaaaaaagh está bien-se resignó el hombre-No sé canciones, pero si quieres te puedo contar una historia ù^ú#
-O.O!!! WIIIII UNA HISTORIA >w<
-Seeee, te voy a contar…La historia del dragón al que le sacaron los ojos por no querer dormir sin una canción-dijo en tono perturbador tratando de asustarlo.
-O.O…¡Suena divertido!
-Me parece que un niño normal no debería reaccionar así U¬¬…
¤¤¤—†–¤¤¤
***Media hora después..***
-(¿Por qué demonios no viene Zeus? ¬¬ Seguro que está maltratando al pobre Lee)
Hera abrió la puerta de los aposentos del joven dragón en tono molesto.
-¡ZEUS!¡DEJA EN PAZ AL NIÑO! ÒoÓ Eh? O-O
Hera pestañeó confusa, Zeus estaba completamente dormido apollado sobre la cama de Lee mientras este le acariciaba la cabeza.
-Duérmete niño~ Duérmete yaaa~ Que viene Hades y te matará~ -o-
-Zzzzzzzzzzzzzzzzz...
-¿Eh? U¬¬
¤¤¤—†–¤¤¤
Zuriñe se encontraba en la terraza de sus aposentos, lo cierto es que la hicieron compartirlos con Hikaru puesto que a causa del diminuto tamaño que habían adquirido ambos les sobraba muchísimo espacio.
Ésta miraba la luna curiosa, desde allí se veía 3 veces más grande y más aún teniendo en cuenta que ahora había recuperado su forma natural. En eso Hikaru la dio un pequeño golpe en la espalda asustándola.
-¡Ah!-rápidamente se giró y vio al pelirrojo tras ella revoloteando en el aire con una especie de bebida en la mano.
-Ey-saludó sentándose junto a la chica en el borde de la terraza.
-Me has asustado ¬¬
-Como si fuera la primera vez que te asustas por unos golpecitos en la espalda -.-
-#¬///////¬ Grrrrrr…-en eso vio la bebida de Hikaru¿Qué diantres es eso?
-¿Uh? Ah, me lo ha dado Anika-dijo dándole un corto sorbo en una pajita-¿Quieres probar? Está bueno. Me ha dicho que Dioniso lo sacó de su propio campo de ninfas.
-No me fío nada de lo que toma ese tipo -.- Nada más tenías que ver la peda que llevaba hoy.
-Ya…bueno n__ñU-respondió él con una pequeña sonrisa.
Ambos quedaron en silencio contemplando el cielo y Hikaru dio otro sorbo a aquella bebida con indiferencia.
-No recordaba lo que es mirar las cosas desde esta perspectiva. La luna está casi 10 veces más grande.
-No te pongas meloso conmigo ¬.¬-le cortó ésta al ver la clase de tonterías que estaba diciendo solo por romper el silencio.
-Bueno, si quieres te puedo hablar de las arrugas que te están saliendo a causa del estrés ¬_______¬
-¡Ni se te ocurra! #¬¬
-Jajajajajaja XD Pero boba,¡relájate! No entiendo porque estás siempre a la defensiva conmigo. Tan solo pretendía darte conversación. Estar aquí sola es un poco deprimente.
-Es mucho mejor que estar acompañada por un idiota como tú ¬.¬
-Pues te aguantas porque hoy me quedo –w-
-Puh! #¬3¬
Ésta desvió la mirada de él y a la e un rato habló.
-Por cierto…gracias por defenderme ante Zeus.
-¿Eh? O.O
Zuriñe miró al suelo completamente sonrojada mordiéndose el labio inferior. Degradarse ante aquél chico era lo más patético que había echo en su vida.
-Ya sabes…por dar la cara por…¡AAAAAHG!¡NO ME HAGAS DECIRLO! >///<#
Hikaru sonrió levemente y la agarró del brazo tirando hacia donde estaba él haciendo que quedaran frente a frente.
-Me sentiría más complacido si me lo dijeras mirándome a la cara.
Aún así la chica siguió mirando al suelo puesto que era demasiado orgullosa, pero a los pocos segundos consiguió elevar la vista hasta el rostro del chico unos milímetros. Volver a verle en su forma original se le hacía raro. Le recordaba al chico con el que no paraba de discutir en el Fairy Forest, con el que siempre había mantenido disputas. Desde que Hikaru se había transformado en humano de algún modo había madurado durante aquella semana, e incluso había llegado a pensar que quizá le hubiese empezado a gust…No, ni hablar,¡¿cómo podía pensar algo así?! El chico soltó una divertida carcajada.
-¡¿Por qué estás tan roja?! XD
-#¬///¬ Por la rabia que me da tener que estar en deuda contigo-mintió tratando de sonar convincente.
-¿Ah sí?¿Te da rabia estar en deuda conmigo?-preguntó con una divertida sonrisa.
Antes de que pudiera contestar éste la tomó fuertemente de las dos muñecas y le dio un corto beso en los labios. Al sentirlo Zuriñe se ruborizó el triple y le asestó un fuerte tortazo en la cara.
-¡¿QUÉ MIERDAS HACES?! Ò///Ó
-Ya está, me has dado algo a cambio de modo que ya no estás en deuda conmigo ^__^-contestó el chico sonriendo a pesar de aquella torta.
-¿Q…Que? o///o
-Pues eso, que no me debes nada n.n
Ésta apretó sus puños llena de ira. Sin embargo no tenía ganas de golpearlo,¡¿por qué?!
Hikaru pasó sus brazos tras la espalda de la chica y la apretó fuertemente contra su pecho sonriendo mientras apoyaba el mentón sobre su cabeza.
-Zuriñe, relájate…ya hemos cumplido la mitad de esta importante misión…
La chica dejó de temblar sintiendo el cálido cuerpo del chico y al oír sus palabras recordó a su padre, sus hermanos y todo lo que habían pasado aquella semana. Una lágrima le resbaló por la mejilla y asintió regresándole el abrazo a su compañero. Había que admitir que en los momentos de tensión, Hikaru era más sensato que ella.
Continuará…

Chapter 13:
Capítulo 13: Abandono y planificación
La luz del amanecer iluminaba el Olimpo, los pájaros celestiales canturreaban por doquier e incluso podía oírse el ruido de la cascada de la que caía agua de distintos colores. Todo estaba tranquilo, aquél lugar sin duda era el paraíso.
Lee abrió sus rasgados ojos lentamente pestañeando un par de veces. Estaba en sus aposentos; a pesar de que las cortinas estuviesen bajadas podían apreciarse los toques orientales que tenía el dormitorio a diferencia de los otros aposentos. Pero no había nadie, estaba completamente solo.
Se incorporó de la cama dejando salir un bostezo y frotó sus mejillas suavemente como si se tratase de un gato aseándose. Directamente desvió su mirada hacia la puerta entreabierta de sus aposentos y se levantó de la cama saliendo de allí sin tan siquiera subir las cortinas.
ooo—†–ooo
-Mis hombros…T__T|||
Los dioses del Limbo se encontraban en una gigantesca y sólida nube sobre el aire sentados frente a una mesa en la que cupían como mínimo 20 personas. Zeus había pasado prácticamente toda la noche durmiendo al borde de la cama de Lee y debido a aquella mala postura se había despertado con un lumbago increíble en la mañana. Hera se levantó de su asiento y frotó sus manos tras él.
-Eso te pasa por sosegar donde no debes -.-
Dicho esto le dio un fuerte golpe en la espalda que produjo un pequeño electro shock haciendo que el dios dejase salir un grito de dolor.
-AAAAH!!!
-No te quejes, esto calmará tu lumbago dentro de un rato ¬¬-dijo mientras volvía sentarse en su silla.
Ugetsu también estaba sentado en su respectivo sitio en la mesa. Dio un pequeño sorbo a su taza de café y chasqueó los dedos llamando a Anika, quién estaba de pie observando como cada mañana. Cuando ésta se acercó el rubio le entregó algo disimuladamente y la chica quedó mirándolo. Se trataba de un sobre con el sello de la mensajería Roronoa en el centro.
-Me lo ha dado Zuriñe, es para el chico-dijo susurrando-Entrégaselo cuando puedas.
El ángel volvió la vista al dios y asintió seriamente cuando notaron que alguien bajaba las escaleras de nubes hacia lo que supuestamente era el “gran comedor de los dioses”
Se trataba de un hombre de tez grisácea, más o menos aparentaba la edad de Hera y Zeus. Su cabello era color azul repartido en distintas tonalidades y sus pequeños ojos amarillos intimidaban muchísimo. También tenía algo parecido a bráqueas de pez incrustadas en el pecho y llevaba el símbolo del Limbo como broche de su capa azul. En su mano portaba un alargado tridente que sacudió firmemente al dirigirse a la mesa. Los dos reyes del Olimpo lo miraron.
-Poseidón…-susurró Zeus levantando la cabeza levemente de la mesa debido a su dolor de espalda.
-Buenos días cariño ^^-saludó Hera tiernamente a su hermano, quién al contrario que ella se dejó caer en una silla a la izquierda de Zeus con mueca de desagrado.
-No sé como pueden ser buenos si tengo que veros a diario ¬.¬-en eso miró a su hermano tumbado sobre la mesa-¿Qué mierdas te pasa? ¬o¬
-Tiene lumbago-contestó Ugetsu desde el otro lado de la mesa dándole nuevamente un sorbo a su taza.
Al oír aquello el peliazul sonrió con malicia incorporándose también en la mesa para mirarle a la cara.
-Claro…si es que ya no somos tan jóvenes como antes ¿eh hermanito?-dijo dándole fuertes golpes en la espalda.
-¡NO ME TOQUES AHÍ! >O<####-gritó completamente dolorido.
-¿Ah? O.O ¡¿QUÉ DICES?!¡NO HE OÍDO BIEN! XD-contestó dándole manotazos aún más fuertes.
-WAAAAAAAAA TOT
En eso unas ramas de árbol salieron de la nada y golpearon bruscamente al dios de los mares en la cara. Éste se llevó la manos a la mejilla molesto.
-¡¿QUIÉN DEMONIOS?!
-Ya está bien Poseidón-dijo una voz femenina caminando también hacia la mesa.
Estos vieron acercarse a una mujer alta, de melena corta color verde al igual que sus ojos. Llevaba un precioso vestido griego verde oliva con el símbolo atado a la cintura.
-Ooooh Deméter!!! Gracias!!! TOT-sollozó Zeus complacido por la acción de otra de sus hermanos mayores. Pero poco le duró la alegría, pues está le asestó un fuerte tortazo a él también viéndolo con su indiferente mirada de siempre.
-Todavía no te has lavado. No quiero que me toques con tus sucias manos-dijo fríamente sentándose junto a Hera.
-Hija de…T___T Todos me odiáis ¿cierto?
-Eres el pequeño, que se le va hacer-dijo la peliverde de cabello corto con indiferencia.
Hera sonrió complacida y maliciosamente.
-Menos mal que aquí todos me respetan al ser la mayor de los 6 hermanos ù-ú
Poseidón y Deméter se miraron el uno al otro y voltearon la vista a Hera con indiferencia.
-¬.¬ No saques conclusiones precipitadas vieja-dijeron al unísono.
-¡¿C-CÓMO?! Ò///Ó
-¿Crees tener el control sobre todos nosotros por ser la mayor de los hermanos?-preguntó Poseidón con una arrogante sonrisa mientras jugaba con su tridente-Solo eres importante ante los mundanos porque eres la esposa de este pardillo-dijo señalando al dios del rayo-Pero que conste que si hablamos de poder el segundo puesto del Limbo lo tengo yo. Y ha sido así desde hace siglos ¬___¬
-De eso nada Poseidón, el más fuerte siempre ha sido Hades-le corrigió la diosa de la naturaleza-Ese hombre ha tenido un potencial increíble desde que éramos niños. Destacó por encima de todos y especialmente…por encima de Zeus ¬.¬
-#¬¬…Oye…-se quejó éste.
-Bueno, no era difícil destacar por encima de este idiota-respondió Hera.
-¡¿Queréis dejarlo ya?!¡Me estáis hablando de hace por lo menos 10 siglos! >^<-dijo el hombre molesto.
-Baaah seamos sinceros, papá te cedió el cargo de líder por lástima ¬¬
-Sin duda, ¿y que me decís del cabrón de Homero? ¬¬-se quejó Poseidón-Ese tipo nos deja como idiotas en la leyenda. Sus palabras textuales son:”Tras meditarlo durante días, nombró a su hijo menor, Zeus, gobernador de todos los dioses, ya que su coraje y astucia eran insuperables en comparación a la de sus hermanos” ¡VAYA GILIPOLLED!¡ZEUS NUNCA HA SIDO ASTUTO Y MUCHO MENOS HA TENIDO CORAJE!¡ESE POETA NO TIENE NI IDEA! #¬O¬
-Pues para mí que captó muy bien mi personalidad -///-
-Oooooh sí claro…¿Qué tan astuto podía ser un niño que pasaba las horas mirándose en el espejo tratando de buscar nuevas formas para su cabello? Hasta mamá llegó a creer que eras un Gay metrosexual ¬___¬
Al oír aquello de Deméter Anika desvió la mirada.
-Vaya jefe…ya veo que ha tenido esa afición desde muy niño -.-U
-¡ANIKA TÚ NO TE METAS! >///<
-Ya estamos aquí, perdón por la tardanza.
Las gemelas Artemisa y Nailika entraron correteando en el comedor con unas tiernas sonrisas y seguidas por el resto de los dioses.
-Mira Zeus, ya vienen a desayunar los niños ^^-dijo Hera contenta.
-¿Hasta cuando vas a seguir llamándoles “los niños”? Cada uno de ellos tiene más de 150 años U¬¬
-Bueno ¿y eso que? ¬¬ Son mis niños-respondió ésta dándole un zape en la cabeza.
Todos estos se sentaron a la mesa haciendo una reverencia a Zeus con la cabeza.
-Buenos días padre-dijeron al mismo tiempo.
-Buenos días -.-
El dios observó en la mesa a todos los presentes examinándolos uno a uno. A su derecha se encontraba su esposa/hermana Hera, diosa del matrimonio y la fidelidad, seguida por su hermana Deméter, la de la fauna y la naturaleza. Luego le seguía el único hijo biológico que tenía con Hera aparte de Hermes. Ares, el dios de la guerra, de cabello negro y largo recogido en una coleta. Su constitución no parecía muy fuerte, pero era increíble lo dinámico que era en las batallas. A la derecha de éste estaba su esposa, la bellísima Afrodita, diosa del amor. Era rubia, de cabello largo y rizado de voluptuosos pechos que llamarían la atención de cualquiera. Su estilo era el de la clásica fulana de Grecia de aquella época. Junto a esta se encontraban las gemelas, diosas de la luna y animales, quiénes peleaban por la mermelada de arándano que había frente a ellas, justo al lado y último de la fila, estaba Dioniso, el dios del vino, con la cabeza apoyada sobre la mesa completamente dormido dejando caer su asquerosa baba mientras roncaba
Luego desvió su mirada al lado izquierdo de la mesa. A su lado el idiota de su hermano Poseidón, dios de los mares y junto a él acababa de sentarse su única hermana pequeña, Hestia, la diosa del hogar. Tenía el cabello largo y lila y unos grandes y lindos ojos verdes que delataban una inocente mirada. Junto a ella se sentaba Apolo, el dios del sol, más conocido como Ugetsu entre ellos puesto que detestaba su verdadero nombre. Y junto a él estaba Hefesto, el dios del fuego, herrero de los dioses e hijo de Hera.. Su pelo rojizo y ondulado le llegaba casi hasta los hombros, sus ojos eran castaño rojizos y tenía una constitución fuerte. Aún así había algo que llamaba la atención, era cojo, a su lado se encontraba el bastón en el que siempre debía que apoyarse para caminar. Al lado de éste su hija Atenea, diosa de la sabiduría y la estrategia, estaba dando un sorbo a su taza de café. El cabello castaño recogido en una coleta alta le llegaba casi hasta el suelo. Con el complejo que tenía Zeus por los tipos de cabello le hubiese sugerido a su hija que se lo cortara un poco, pero no se atrevía, pues ésta le daba auténtico miedo. Tenía un carácter aterrador y muy malas pulgas. Si llegase decir algo puede que el comentario le ofendiera y tratase de golpearlo y no le agradaba mucho la idea, menos con aquél doloroso lumbago. Contempló un hueco vacío junto a ésta. Se trataba del sitio de Hermes, uno de sus hijos más jóvenes, dios de los mensajeros.
A Hermes siempre le había gustado sentarse lejos de él desde que éste lo había obligado a abandonar a su nacido. Siempre habían tenido roces padre e hijo desde entonces y eso le apenaba un poco, pero no le dio más vueltas y vio que en el siguiente sitio se sentaba Anika, quién ya podía desayunar en aquella mesa una vez se habían sentado todos los dioses. Quedaba un último sitio a lo largo del tablero, justamente frente a él que no había visto en su vida, ¿desde cuando había un sitio más frente a él?
Lo meditó detenidamente de brazos cruzados y empezó a temerse lo peor.
-Hera…¿de quién es el sitio del fondo? U¬¬
-¿Uh?-Hera dejó de masticar el trozo de pastel que se había llevado a la boca para contestarle-Ah, es de Lee, ordené que lo pusieran ahí para que desayune con nosotros a partir de ahora.
-(¿Por qué no me sorprende? U¬¬)-preguntó a su cabeza volviendo la vista al sitio nuevo-(Lo ha hecho aposta ¬¬ Seguro que ha colocado ahí a Lee expresamente para que vea su cara en primer plano todos los días. Pues no pienso dejar que eso ocurra) Pero cariño…las mascotas nunca deben sentarse a la mesa a comer con sus dueños. Estaría mejor que Lee comiese después de nosotros ¿no? n__n
En eso Hera le asestó un fuerte puñetazo en la cara haciendo que éste cayera de su silla y la mujer volvió la vista al desayuno.
-No hables de Lee como si fuera un perro -.-
-La leche puta…@.@-susurró el hombre sangrando de la nariz debido al golpe.
-Y así tooooodas las mañanas…-susurró Anika suspirando mientras miraba al cielo (irónico ¿no? xD)
Justo en aquél momento se oyeron las pisadas de alguien bajando las innumerables escaleras de caracol que conducían al comedor y los dioses alzaron la vista hasta ver a Lee apoyado sobre la barandilla de éstas con mirada un tanto confusa dirigida a ellos.
Poseidón lo miró mientras daba un mordisco a lo que estaba comiendo.
-¿Ese es tu guardián?-dijo en tono incrédulo-No te ofendas Zeus…pero no parece la bestia indestructible capaz de salvar nuestro mundo.
-¿Quieres callarte? Yo pensé que me traerían a un guardián hecho y derecho-susurró su hermano en tono molesto, a lo que el peliazul respondió.
-Una vez más vuelves a meter la pata -o-
-Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr #¬///¬
-Callaos de una vez ¬¬-les cortó la reina del Limbo. Seguidamente miró a Lee con una sonrisa-Lee cariño, baja, te hemos puesto el desayuno ^^
El chico asintió un tanto desconcertado bajando las escaleras lentamente hasta dirigirse al sitio vacío que había junto a Anika, pero antes de sentarse Zeus llamó su atención.
-¡Eh!
El asiático lo miró y el dios movió el dedo índice de izquierda a derecha en negativa dándole a entender que ahí no podía sentarse. Anika lo tomó del brazo sonriendo tiernamente.
-Ahí no Lee, ese sitio es de Hermes.
Lo arrastró delicadamente hacia el otro sitio vacío que había a su lado y lo sentó allí. Finalmente estaba en el lugar que le correspondía en la mesa: en frente de Zeus, con Dioniso a su izquierda y Anika a su derecha. Una vez acomodado, los dioses siguieron desayunando tranquilamente y en silencio mientras el dragón seguía mirando desconcertado a su alrededor, como si estuviera buscando algo, pero los supremos no se dieron ni cuenta, cada uno seguía a lo suyo.
-Artemisa, pásame el sirope-pidió Ugetsu mientras tomaba un cuchillo para untarlo en una tostada.
-Hefesto, deja de comer con la boca abierta joder ¬¬-se quejaba Afrodita viendo como su hermano no dejaba de mascar mostrando toda la comida que llevaba.
-Oye guapa,¿acaso te digo yo como tienes que maquillarte? ¬¬-contestó éste en tono molesto mientras soltaba por la boca algunas migajas de pan.
-Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz…
-¿Queréis despertar a Dioniso? Me está poniendo de los nervios #¬.¬-dijo Zeus escuchando los ronquidos de su borracho hijo.
Lee hizo una mueca mirando a su izquierda y dio un leve golpecito en el hombro del dios para ver si despertaba, pero fue en vano. Nuevamente le dio uno un poco más fuerte y este calló de su silla al suelo todavía roncando completamente dormido.
-U¬¬…………………………
-Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz –O-
Éstos siguieron con su desayuno hasta que la joven cría de dragón decidió salir de dudas.
-Perdón…
Al oírlo todos desviaron la mirada hacia él en un completo silencio y Lee sonrió ingenuamente.
-¿Dónde están mis amigos?
Los dioses se miraron los unos a los otros y las gemelas forzaron una sonrisa.
-¿Tus…amigos?
-Sí, Zuriñe y los demás ^w^
Un largo e incómodo mutismo se hizo en aquél comedor y todos siguieron desayunando sin dar respuesta a excepción de Hera y Anika, quiénes seguían forzando una sonrisa.
-Aaaah…¿te refieres a Zuriñe, Hikaru y Patrokle? ^^U-preguntó el ángel sin saber dónde meterse.
El chico asintió y Hera se levantó de su asiento acercándose a él con una apenada sonrisa.
-Claro, los chicos…verás cariño. Tus amigos…-dijo la diosa tratando de buscar las palabras indicadas-No van a venir.
-o.o¿? ¿No van a venir a desayunar? o-o-preguntó inocentemente.
Hera miró incómoda hacia Anika quién le regresó la misma mirada y trató de buscar las palabras más suaves e indicadas posibles.
-No…no Lee. No es que no vayan a venir a desayunar. Es que no van a venir…nunca U¬¬
El moreno quedó segundos analizando aquella frase hasta recapacitar,
-o.o………..O-O!!! ¡¿Que?!
-Bueno…“nunca” tampoco es la palabra exacta ^^U-se corrigió-Más bien puede que no vengan en algún tiempo.
-Sí, hasta que por lo menos lleguen al continente asiático ^^U
-¿Por qué sois tan indirectas con él?
Zeus se interpuso en la conversación desde su asiento dando un sorbo a su copa de vino mientras miraba al guardián.
-Mira chaval…tus niñeras se han ido-dijo fríamente-A partir de ahora te quedarás en el Limbo y serás entrenado por los dioses hasta que se desate la guerra contra Hades.
Lee agachó la cabeza cubriendo su mirada con el flequillo y preguntó en tono bajo.
-Entonces…Zuriñe y Hikaru…¿se han ido?
-Sí, les encomendé ayer una misión y han decidido salir en la mañana junto a ese hombre llamado Patrokle. Así que…UoU………o-o!!! U¬¬ Oh, oh……………
Zeus sintió como una gota le resbalaba por la sien.
Lee tenía la cabeza gacha y le temblaba el cuerpo, lo cuál no era muy buena señal.
En eso tanto él como el resto de los dioses sintieron un desagradable escalofrío de espanto cuando el pequeño dragón alzó la cabeza mostrando unos humedecidos ojos del que estaban a punto de resaltar infinitas lágrimas exactamente igual que las de un recién nacido.
- :porfa: ……………………uh…uh…
-No…no Lee, lloreras NO Uu¬¬-dijo el dios cada vez más aterrorizado por la reacción del pequeño guardián.
- Snif* Snif*
Al verle así Ugetsu gritó sobresaltado.
-:nany: ¡HACED QUE SE CALME!¡LOS LLANTOS DE UN DRAGÓN SON ESPANTOSOS!¡PUEDEN PROVOCAR DESASTRES NATURALES!
Al oír aquello Hera dejó salir el mismo rostro que el de su hijastro y miró al resto alterada.
-¡NO DEJÉIS QUE LLORE! :nany:
Los inmortales tomaron todo tipo de objetos típicos de niños para tratar de animarlo: sonajeros, juguetes, dulces...etc
-Mira Lee, mira que bonito ^^U-decían las gemelas mientras sacudían un pequeño sonajero.
-¿Quieres un pastel? ^^U-preguntó Deméter ofreciéndole un trocito.
-Mira lo que te traje chico, vamos a jugar ¿sí? ^^U
Pero todos aquellos sobornos fueron en vano, pues el sollozo ya estaba cerca.
- SNIF* SNIF*
-¡TAPÁOS LOS OÍDOS! >O<
Todos obedecieron e incluso algunos se escondieron bajo la amplia mesa del comedor cuando…
-Snif* Snif* -……. Buuuuuuuuh…BUAAA…!!!
ooo—†–ooo
A kilómetros y kilómetros de allí… ooo—†–ooo

BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Brrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrummmmm~~
El suelo de la montaña tembló como si fuese a derrumbarse en aquél mismo instante. Los pájaros salieron volando rápidamente de los árboles al notar los temblores de estos y una vez pararon aquellas inesperadas turbulencias Zuriñe miró a sus compañeros agarrada a la enorme roca a la que se aferró debido al susto.
-¿Qué ha sido eso?-preguntó sorprendida.
Hikaru se levantó del suelo, pues había caído inesperadamente cuando se habían producido los temblores.
-Ufff no lo sé…Pero por un momento me ha parecido oír los llantos de alguien…U¬¬
Eneas imitó a Hikaru, pues también estaba en el suelo y dejó salir una mueca.
-Lo mismo digo, es como si un niño hubiese estallado en lloriqueos.
Tras unos segundos de silencio y de confusión por aquél suceso la castaña agitó su cabeza y miró al chico y al hombre sentándose sobre el césped.
-Bien…¿por donde empezamos?
-Yo todavía no sé que pinto en todo esto…-.-U-se quejó Eneas-¿Por qué tengo que acompañaros?
-Porque eres muy inteligente ~~ y seguro que sabrás hacernos llegar hasta nuestro destino sin rodeos. Pareces muy responsable *-*-dijo la chica-Y además…
En eso Hikaru y Zuriñe sonrieron maliciosamente al hombre quién sintió un desagradable escalofrío.
-Debes hacerlo, porque si no…nos podríamos ir de la lengua con Zeus y decirle que tienes mucho que ver con él…¿no es así Patrokle? :jeje:
-Cerrad el pico… -.-##########
El rubio dejó su mal carácter de lado y empezó a rebuscar en su bandolera hasta sacar mapa. Lo puso en el suelo para que los dos hados lo vieran.
-Bien, según Zeus, nuestros guías se encuentran situados en tres puntos: Rusia, Mongolia y la India-dijo señalando aquellos países clave.
Hikaru dejó salir una mueca de desagrado.
-¿Para que tenemos que ir a la India? Con atravesar Rusia y Mongolia ya vale. Daríamos un rodeo tonto.
-Zeus dijo que antes de llegar a China debíamos recoger un paquete importante para él en la ciudad de Agrâ,¿acaso no estuviste atento? ¬¬-reprochó Zuriñe seriamente.
El chico desvió la mirada molesto inflando sus mofletes y Eneas sacó una pluma con un pequeño bote de tinta dónde la mojó para marcar cada destino.
-En total son tres países, y durante la travesía deberemos dar con tres guías. Uno que nos lleve hasta Mongolia, otro hasta la India y por último otro hasta China. Y debemos asegurarnos por encima de todo que son de la alineación de Zeus.
-No hay problema, de eso me encargo yo-contestó Hikaru volviendo la vista a Eneas con una confiada sonrisa-Con mis habilidades de hado sé percibir perfectamente los tipos de razas. No creo que adivinar el tipo de alineación resulte un problema.
-Ejemmmmm, no eres el único que tiene esa capacidad amiguito ¬¬-le cortó Zuriñe cruzada de brazos.
-¿Te recuerdo que esa destreza marca más en los hombres que en las mujeres? ¬___¬
-¡Bah! ¬3¬
-Bueno, al menos con vuestra habilidad para detectar otras razas tendremos una pequeña ventaja. Otra cosa que debemos controlar…el tiempo-dijo mirándolos seriamente-No podemos darnos el lujo de atrasarnos ni un solo segundo. Repartiremos una semana para llegar a cada país, ¿lo habéis entendido? 7 días.
Los dos jóvenes asintieron seriamente y éste sonrió.
-Perfecto-respondió Eneas enroscando el mapa-Para acortar la travesía puedo pedirle a Kisa que nos lleve hasta Rusia con Hakuryu, conoce el territorio Europeo de cabo a rabo.
-¿A sí?¿Y como piensas llamarla? Ya estamos en las afueras, podrías haberlo dicho antes.
Al decir aquello el semi-dios amplió su sonrisa.
-Chi,chi,chi… :Ejeme: ¿y para que está el libro de conjuros que me dio Zeus?-en eso sacó el libro pasando las hojas-Debe haber alguno que nos permita comunicarnos con ella.
Mientras este seguía buscando los dos chicos guardaron silencio mirando al hombre sorprendidos.
-Vaya, es increíblemente calculador o.oU-susurró Zuriñe-
-Nos viene de maravilla tener un tipo así de nuestra parte. Seamos sinceros, tú y yo nunca agarramos bien el tiempo, siempre hay algo que nos causa retrasos U¬¬…-dijo el moreno-Con Eneas no tendremos ese problema.
-Cierto…
-Y además…-dijo el hado sonriendo nuevamente mientras tomaba la flauta barroca-Ahora tenemos la capacidad de invocar dos de los 4 elementos gracias a Zeus n___n
-Sí, pero no te confíes tanto ¬¬
Éste sonrió arrogantemente.
-No te preocupes fea, no tienes de que temer mientras esté a tu lado. Puedo salvarte de todas esas criaturas malévolas que acechan ¬__¬
-Quién sabe, con la mala suerte que tienes…puede que tenga que salvarte yo a ti ¬__¬
-¿Eh? ¬¬
-XP
En eso Eneas se interpuso en medio interrumpiéndolos con una satisfecha sonrisa.
-¡Perfecto!¡Aquí hay uno para comunicarse con alguien lejano durante unos minutos! Vamos a probarlo-en eso leyó la frase del conjuro escrita en griego-Φέρτε το πρόσωπο που θέλω να επιστήσω…
Al pronunciar aquellas palabras un cilindro de luz rosada apareció del libro acompañado de otra frase griega “Ποιος θέλετε να συνδεθείτε”
-Pios thélete na syndetheíte?-leyó el hombre haciendo que los dos chicos fruncieran el ceño.
-¿Qué significa? Ò.O
-“¿Con quién quieres comunicarte?”-tradujo éste sacando de dudas a los hados a lo que seguidamente contestó a aquella pregunta-Kisa =D
En eso la luz empezó a destellear y al poco rato un leve reflejo de la pelirroja apareció en aquél cilindro rosado. Ésta se estaba duchando completamente desnuda y cuando ésta se giró vio desde su ducha el mismo cilindro pero con el reflejo de los tres viajeros.
-O.O…AAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!! >///<
Al verlo trató de golpear el rostro de Eneas pero fue en vano, pues no era más que un simple reflejo, por lo que se tapó con una toalla lo más rápido que puso.
-¡¿QUÉ MIERDAS…?!
-Ya basta loca, relájate, soy yo :¬¬:
La demonio gruñó molesta mientras trataba de taparse todos sus atributos femeninos y al ver aquella escena Eneas soltó una cruel carcajada.
-Tranquila, no tienes porque taparte. Total, si eres más plana que una tabla de planchar :Ejem:
-¡ENEAS! :fire: -gritó la mujer furiosa.
-Calla y escucha, no tengo mucho tiempo-la cortó éste-Hace unas horas que salimos del Limbo, ya hemos dejado a Lee con los dioses.
-Ah, pues bien por ti ¬.¬…¡¿Y A MÍ QUE ME CUENTAS?!-preguntó molesta.
-Tan borde como siempre -.-U-susurró éste sin que nadie lo oyera-Verás, es largo de explicar pero…¿tú puedes venir a buscarnos a las afueras de Atenas con Hakuryu? Necesitamos tu ayuda.
-¿Eh?¿Con Hakuryu?¿Para que?
-Te lo explicaremos todo cuando vengas, date prisa.
En eso la luz se desvaneció dejando a Kisa completamente confusa.
-¿Qué demonios…era ese cilindro de luz? O.OU
ooo—†–ooo
El rubio miró a los dos hados sonriendo y anunció.
-Chicos…ya tenemos quién nos lleve a Rusia.
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 9:58 am

Chapter 14:
Capítulo 14: La carta de Lee
La suave y cálida brisa de primavera roza la mejilla de la chica, quién observa como a pocos metros de distancia se encuentra su compañero Eneas subido sobre una alta roca esperando a que Kisa los encuentre. El rubio no siente ningún tipo de inquietud, pues está seguro de que su hermanastra los divisará más tarde o más temprano desde el cielo, todo es cuestión de esperar. Pero Zuriñe no parece muy convencida, o al menos eso piensa el pelirrojo al ver su cara de preocupación. Se acerca a ella tratando de observarla de la forma más discreta posible puesto que la chica siempre reniega de mirarlo cuando éste intenta serle cercano. Ya son muchos años y conoce perfectamente la barrera de defensa invisible que establece su compañera cuando se trata de hablar con él. Pero necesita saberlo, necesita saber que pasa por su cabeza en ese mismo instante.
-¿Se puede saber que te tiene tan mustia?
Zuriñe lo mira enarcando una de sus cejas con fastidio. ¿Mustia? parece que Hikaru encuentra cada día más sinónimos estúpidos a la hora de describir su estado de ánimo.
Voltea nuevamente la mirada hacia Eneas ignorando su pregunta y el chico suspira, claramente no ha sido una buena forma de dar comienzo a la conversación.
Se sienta junto a ella sobre el enorme mapa que ha dejado Eneas en aquél roble talado. Los países de éste se ven mucho más grandes debido a su miniatura como hado, lo cuál se le hace raro tras haber pasado tanto tiempo siendo un humano. Mientras se entretiene mirando los dibujitos del mapa Zuriñe decide hablar.
-Estoy preocupada por Lee.
El pelirrojo vuelve la vista a ella.
-Ah, de modo que es eso-exclama el chico, a lo que ella asiente y contesta.
-Me siento mal, debería haberle avisado de que nos íbamos. Seguro que ahora se sentirá muy solo.
-Zeus y los demás van a cuidar de él, no tienes porqué sentirte culpable-respondió agitando levemente sus alitas mientras seguía sentado-Además, ya le diste aquél sobre a Ugetsu.
–Esa misma mañana, unas horas antes de la partida…—

-Bien, ya está terminada.
Hikaru y Eneas miraron a la chica, quién llevaba en su mano un trozo de pergamino.
-¿Qué es eso?-preguntó el joven señalando el papel.
-Una carta para Lee, no quiero que piense que lo abandonamos porqué sí, si no porqué no nos queda otra alternativa. Aquí le explico un poco la situación en la que nos encontramos y qué deberá hacer hasta que volvamos a vernos.
Ambos chicos sonrieron satisfechos con la acción de la castaña.
-Me parece buena idea,¿pero como piensas dársela?-preguntó el semidios.
-Puedo colársela en su habitación.
-¿Y crees que seguirá durmiendo cuando lo hagas?-dijo el hado desagradándole aquella idea-Zuriñe, ambos sabemos que Lee tiene un sueño muy ligero. Recuerda las noches que pasamos sin dormir porque le daba miedo la oscuridad del bosque -.-U
La chica se dio un pequeño golpe en la frente cuando su compañero contestó eso. Era verdad, el dragón se despertaba con facilidad, de modo que esa opción debía quedar totalmente descartada. Eneas pasó su mano por la barbilla pensativo.
-Podrías dársela a alguien para que se la entregue.
Zuriñe sonrió al oír aquello.
-¡Buena idea! Pero…¿quién podría…?
-Yo podría dársela-dijo una voz desconocida por los viajeros, quiénes miraron por todas partes y no vieron a nadie hasta que un muchacho rubio apareció de un resplandeciente destello de luz con una sonrisa-Creo que no hemos tenido ocasión de presentarnos…Soy Apolo, dios del sol y las artes…pero podéis llamarme Ugetsu.
Éstos se miraron entre ellos frunciendo el ceño y el hombre amplió su sonrisa.
-El que estaba todo el rato tras Zeus y Hera.
Al mencionar aquello lo recordaron. Era el chico que estaba junto a la puerta durante toda la charla con el dios supremo. Ninguno se había dado cuenta de que era uno de los grandes dioses olímpicos hasta ese mismo instante.
El chico extendió sus manos para tomar la carta y Zuriñe estiró también su brazo. Pero antes de entregársela volvió a apartarla de su alcance con una desconfiada mirada.
-¿Cómo puedo fiarme de ti?
El rubio de cabello ondulado se encogió de hombros sin borrar su sonrisa.
-Vivo en el Limbo,¿no te es suficiente razón como para fiarte de que soy un dios?
-No me refiero a eso, me refiero a como puedo fiarme de que le darás la carta a Lee-explicó ésta regresándole la sonrisa de muy mala gana mientras se cruzaba de brazos-Que seas un dios no implica que seas de fiar.
El chico quedó perplejo ante aquella respuesta y soltó una divertida carcajada.
-Sabes lo que te haces, lo reconozco XD
-Ajá…¬¬¬___¬-dijo ésta aún con la carta en manos.
-Bien, pues en ese caso hagamos un trato-propuso el dios-¿Qué tal si le entrego la carta a Anika y que ella se la de a Lee? De ella sí te fías ¿no? ^^
-¿Y como sé que le darás la carta a Anika?
-Anika es la encargada de ayudaros en vuestro viaje, la veréis frecuentemente durante la travesía-dijo él aún extendiendo sus manos-Si no te fías, le puedes preguntar a ella si se la entregué o no cuando la veas.
Ésta sonrió y decidió entregársela pero aún con una duda rondando su cabeza.
-Por cierto…¿a que se debe tanto interés por ayudarnos?
-Bueno…porque no hay nada que hacer a estas horas de la mañana. Siempre soy el primero en despertar y de pasada por vuestros aposentos os escuché. Además, no veo nada de malo en que un dios se ofrezca a ayudaros ¿o sí?
-Je…-Hikaru dejó salir una pequeña sonrisa mientras agarraba a Zuriñe de la mano para arrastrarla hasta la salida junto a él y Eneas-La última vez que alguien se ofreció a ayudarnos terminamos siendo convertidos en humanos. Pero gracias de todas formas por molestarte Apo…digo, Ugetsu.
-Bueno…o.o ¡No hay de que! ^^
Dicho aquello los tres viajeros salieron de allí dejando solo al rubio con la carta en manos. Éste sonrió y miró el escrito. Les iba a demostrar que era un dios de palabra, no por nada era uno de los predilectos favoritos de Zeus.
–De vuelta al presente, bastante lejos de allí …—

-Me cago en su puta madre…-tirita Necrono aferrándose lo máximo que puede a su abrigo mientras camina por la fría nieve-Ese Luxar…cabrón…hijo de la gran…
-Ya deja de quejarte-le interrumpe Siris mientras sigue al hechicero a nado en el lago.
-¡¿Cómo quieres que deje de quejarme cuando estamos en Finlandia a 14 grados bajo cero?!-grita realmente furioso.
La sirena suspira y mira hacia atrás, realmente Luxar esta vez se ha pasado. Cuando el chico regresó de su reunión con Hades les informó a ella y su compañero Necrono que debían detener a aquellos hados a toda costa. Pero Siris todavía no lo entiende, ¿de que sirve perseguir a esos chicos si el dragón de medallón imperial ya no está con ellos? Quizá Hades tenga algo en mente y todavía no quiere hacérselo saber a sus subordinados.
Sea como sea, Luxar les ha hecho ir hasta Rusia a pie desde uno de los países más fríos de toda Europa, Finlandia. De haberlo querido, podría haber abierto una dimensión que les condujera hasta allí fácilmente. Pero está cien por cien segura de no lo ha hecho solo para fastidiar a Necrono, pues se odian a muerte a pesar de estar ambos bajo las órdenes del dios de submundo.
Ella no lo está pasando tan mal como su compañero, a fin de cuentas, vive en el agua y siempre se adapta a su temperatura ya haga frío o calor fuera de ésta. Pero de pronto siente que su pecho choca contra algo bajo el agua. Por un momento deja de lado sus pensamientos y se fija en lo que tiene frente a ella.
-Oh…vaya.
-¿Eh?¿Que pasa?-Necrono se para al oírla y abre los ojos de par en par. Genial, el agua ha empezado a congelarse. Siris mira al hechicero con una leve sonrisa.
-A partir de aquí el agua está congelada. Me parece que no podré seguirte.
-¡¿QUÉ?!
La rubia saca la lengua soltando una pequeña risita, aunque la verdad es que el moreno de tez pálida le da un poco de lástima.
-Debí haber imaginado que el agua estaría en este estado más adelante ^^U
Necrono no puede creer lo que está oyendo. Luxar no les ha acompañado por el simple hecho de que “estaba demasiado ocupado” o al menos eso les había dicho. ¿Y ahora Siris se queda estancada en el lago porque el agua está congelada?¿Entonces que se supone que debe hacer él?
-¬¬…….No esperarás que siga yo solo ¿verdad?
-Oye, ¿qué quieres que haga? ¬¬-reprocha ésta en tono molesto-No hay manera de que pueda ir a pie. A no ser que tú decidas llevarme en brazos.
-Paso-responde directamente el hombre.
-En ese caso sí que tendrás que seguir solo ^^
Éste muerde su labio inferior con ira, empieza a ponerse rojo de la rabia y finalmente se gira enfadado.
-¡No me lo puedo creer!¡Voy a tener que exterminar yo solo a esos niñatos!
La sirena sonríe ampliamente y despreocupada.
-Venga hombre, no exageres, deja que te heche una mano ^^
En eso la mujer lleva sus dedos a los labios y silba fuertemente haciendo eco en esas nevadas montañas Finlandesas. De repente el suelo empieza a temblar, varias grietas se abren del agua helada y antes de que Necrono se de cuenta un enorme agujero se abre de la nieve dejando salir a una gigantesca criatura de tres cabezas: una de león, otra de cabra y otra de dragón. Se trata de…
-¡UNA QUIMERA!-exclama Necrono sorprendido.
Siris sonríe ampliamente y llama al monstruo.
-Thánatoooooos~~ lindo~~ Ven aquí~~
La criatura obedece y el hechicero pestañea asustado mirándola.
-¿¡ESTE BICHO ES TUYO?!
La rubia asiente mientras acaricia una de las tres cabezas del monstruo con la mano.
-Es una de mis mascotas preferidas… n.n Es la monstruosidad más linda que he tenido nunca.
-Grrrrrrr n.n-responden sonrientes las tres cabezas de distintas especies.
Siris mira a Necrono.
-Ya que no te puedo acompañar a matar a esos chicos…deja que lo haga Thánatos ¿sí? n.n Se adapta muy bien a la nieve-en eso abraza la cabeza de león que lame su mejilla-Cada vez que no puedo matar a mis rivales siempre envío a Thánatos para que los asesine >w<
-GRRRRRRR ^o^-asiente la bestia.
El hechicero mira aquél bicho dudosamente, pero suspira y decide hacer caso a Siris, pero no sin antes imponerse ante la bestia.
-Muy bien engendro, a partir de ahora acatarás mis órdenes, ¿está claro? ÒoÓ
Rápidamente la cabeza de dragón le escupe fuego en toda la cara, la cabeza de cabra lo amocha y el león se lo mete en la boca.
-No le gusta que le llamen engendro ò.ó-responde Siris molesta mientras observa como su mascota está a punto de engullir al pobre Necrono, pero ésta le da un pequeño golpecito en la pata y la criatura lo suelta dejándolo lleno de heridas y babas.
-Maldición…-susurra el pálido hombre apretando sus puños con rabia.
-Ten-dice la chica entregándole algo parecido a una correa gigante-Llévalo siempre atado, si no puede escapar y destruir cualquier pueblo que haya cerca .__.
Mira la correa serio, no se fía de que esa criatura vaya a obedecerle ni lo más mínimo, pero algo es mejor que nada. Dando un suspiro de resignación toma la correa de Siris y se la aferra a la muñeca lo máximo que puede. Mira a la sirena por última vez y se gira todavía enfadado por lo ocurrido.
-Te veré cuando acabe con esos críos-dice en modo de despido. La rubia sonríe ampliamente mientras asiente y se despide con la mano.
-Cuídalo bien ¿eh? n-n
-Ñeñeñe…#¬.¬
Una vez se alejan de ella y ya no se hace visible su presencia, ésta suspira y siente que hay alguien a sus espaldas. Se gira y lo ve allí, Luxar está cruzado de brazos sobre un enorme bloque de hielo mirándola con una maliciosa aunque distante sonrisa muy típica de él.
-Haber si adivino…-trata de predecir la mujer llevándose el dedo índice a los labios-¿Sabías que el lago iba a estar congelado y que tarde o temprano Necrono tendría que ir solo hasta Rusia?
El carismático joven asiente ampliando la sonrisa de satisfacción que le provoca joder a su compañero.
-Por supuesto Siris. No esperarías que fuera a dejar hacer tan larga travesía a una hermosa sirena como tú ¿no?
Al decir eso la chica le regresa la sonrisa.
-Eres un capullo-dice empezando a reír a carcajadas acompañadas de las de Luxar.

Ya ha pasado más de media hora, el chico empieza a impacientarse un poco y se dirige hasta el astrónomo, quién sigue cruzado de brazos alerta.
-Eneas…¿estás seguro de que Kisa nos encontra…?
-No te preocupes Hikaru, estoy seguro-le corta éste con una inequívoca sonrisa en el rostro sin apartar la mirada del cielo.
El pelirrojo suspira y chasquea sus dedos transformándose en humano. Se gira mirando a la pequeña hadita que imita su gesto y tras otro pequeño “chick” también se vuelve humana. Será más fácil localizarles si están en esa forma pues así pueden divisarse. Con su diminuta constitución de hados hubiera sido imposible verlos. Pero de poco ha servido el cambio, pues en menos de unas milésimas de segundo una corriente de aire agita sus cabellos rebeldemente y estos se giran hacia dónde está Eneas. Kisa acaba de aterrizar a lomos de Hakuryu y los mira con una sonrisa que claramente inspira confianza.
-Podéis subir-dice dándole unas pataditas a su dragón blanco para que se ponga a la altura de sus amigos y puedan subirse.
Éstos asienten y obedientemente montan en la criatura que empieza a agitar sus alas y se eleva en el aire abandonando el lugar en el que acaban de estar. El río y las grandes rocas que los rodeaban anteriormente se ven diminutos desde ahí arriba.
Kisa empieza con su previsible cuestionario sobre la nueva misión.
-Bueno,¿qué os ha dicho el todopoderoso?
Zuriñe aparta la mirada del suelo y la dirige a la pelirroja.
-Quiere que cumplamos otro encargo-explica-Primero tenemos que ir a la India a recoger algo que le pertenece y después hemos de ir a China para reunirnos con Lee de nuevo.
La chica demonio frunce el ceño al oír eso.
-¿Por qué tenéis que reuniros con Lee en China?
-Van a darle un entrenamiento especial en Pekín-responde Hikaru adelantándose a su amiga-Zeus dice que debe adaptarse al modo de combate oriental.
-Modo de combate ¿eh? Interesante-sonríe levemente mirando hacia el frente-Entonces no entiendo que hacemos dirigiéndonos a Rusia si vuestros destinos son China y la India.
Los hados la miran sorprendidos.
-Eneas dijo que tú no conocías el continente asiático.
-¿Y que? Puedo llevaros en Hakuryu si nos indican el camino, a fin de cuentas sería mejor ir volando ¿no?
Zuriñe y Hikaru voltean la vista a Eneas de serios. Podría haberles dado esa idea desde un principio. La domadora de dragones tenía razón, sería mucho más fácil y rápido si preguntaran a los aliados de Zeus el camino. Sin embargo, Eneas no parece inquieto ante la mirada de sus compañeros y le da una palmadita en el hombro a su hermanastra.
-Kisa…tú sabes que los guías de nuestro viaje son de la alineación de Zeus.¿Crees que estarán dispuestos a darnos indicaciones si descubren que nos lleva una desterrada del Olimpo?
Al decir eso los jóvenes se miran entre ellos.
-Pues es verdad O.O-esta vez el rubio lleva la razón.
Sin embargo Kisa no se queda atrás.
-¿Y que tal crees que se lo tomará Zeus si descubre que ha mandado en una misión para salvar Seiso al nieto que tanto le importaba?-dice con aire sarcástico.
Éste sonríe con malicia y le da un pequeño calambrazo en la espalda haciendo que la mujer grite.
-¡AH!
-No provoques, Zeus no sabe quién soy ¬___¬ Además…-responde mientras vuelve su vista a su mapa-Con que nos lleves a Rusia vale, los guías nos trasladarán directamente a los otros países.
-Para una vez que me ofrezco a ayudarte y pasas. No pienso volver a hacerte propuestas así nunca-dice Kisa en tono que lleva mezcla de molestia y decepción-A todo esto…¿a que parte de Rusia vamos?
Un largo silencio queda sobre el grupo, un incómodo silencio que les hace estremecerse en milésimas de segundo.
-¡MIERDA!
-¡NO LO SABEMOS!
-¡¿QUÉ?!-grita Kisa sin poder creer lo que oyen sus oídos-¡Rusia es inmensa!¡No podemos mirar en cada rincón de ese país!
Eneas se dispone a contestar, pero antes de que lo haga siente vibrar de manera extraña su bandolera. La abre confuso y ve el libro que le entregó Zeus esa misma noche en el Limbo. Éste brilla con un destello dorado de manera extraña y tanto él como sus compañeros quedan mirándola salvo Kisa, que sabe de lo que se trata.
-¡¿Quién te ha dado ese libro?!-pregunta nerviosa al semidios.
-Zeus, ¿por qué?-dice sorprendido por la actitud de ésta.
-¡Mierda!¡Es un libro de transmisión!
-¡¿Qué es eso?!
La mujer tapa sus ojos con una mano maldiciendo al líder de los dioses y explica.
-¡Mediante ese libro puedes contactar y hablar con los habitantes del Olimpo!¡Como se den cuenta de que estoy con vosotros estamos acabados!-dice sin saber dónde meterse.
Zuriñe pestañea sorprendida.
-Eso significa que ahora mismo podemos contactar con Zeus y preguntárselo-mira a Eneas-¡Ábrelo!
El rubio no sabe si obedecer, podría meterlos en buen lío, de modo que mira a Kisa quién le hace señas con la mano nerviosa.
-¡Si vas a abrirlo procura hacerlo en un sitio dónde no me puedan ver a través del libro!-en eso piensa rápidamente-¡Corre!¡Vete al fondo de los lomos de Hakuryu!
El hombre obedece rápidamente y va hasta dónde más o menos se sitúa la cola de dragón. Zuriñe y Hikaru también deciden acompañarlo para ponerse a su alrededor y de esa manera poder tapar a la pelirroja. Una vez abre el libro de éste aparece un pequeño cilindro de luz en la que se ve reflejado el rostro de Anika quién sonríe complacida al verlos.
-Vaya, veo que habéis averiguado como se utiliza el libro de transmisión.
-Creí que era un libro de conjuros ¬¬-protesta Eneas en tono decepcionado.
-Sí, también lo es, de hecho, este es un conjuro para comunicarnos n.n-en eso cambia de tema-Bien chicos,¿qué tal todo?
Estos se miran frunciendo los ceños, voltean la vista al reflejo de Anika.
-Más o menos bien-explica Hikaru-Nos hemos encaminado hacia Rusia, pero no sabemos a que parte del país ir.
-Cierto, por eso os he llamado. A fin de cuentas estoy para ayudaros ¿no? n.n
Los tres suspiran aliviados, menos mal que aquella hermosa chica sí tenía cabeza. Ésta empieza a explicar.
-Bien muchachos, deberéis haces escala en San Petersburgo, capital de Rusia.
Off: Ya sé que la capital actual de Rusia es Moscú, no soy tan inculta. Pero por aquél entonces San Petersburgo era capital Rusa ^^ On:
Eneas mira nuevamente el mapa y ve dónde está, así podrá decirle a Kisa el lugar específico al que deberán ir. Anika sigue contándoles los detalles.
-Allí se encuentra la montaña nevada de Falthrein, la más alta del país. Allí habita Yukime Elrick, la primera de vuestras guías. La reconoceréis en seguida, es alta, de tez pálida, cabello corto azulado y…de especia fantasma.
Los tres abren los ojos de par en par, ¡¿un fantasma?! Al ver sus rostros Anika suelta una pequeña carcajada.
-Tranquilos, a pesar de ser fantasma sigue siendo de nuestra alineación. No tenéis porque desconfiar de ella, es muy buena chica, o…lo que sea jaja xD
-Jaja…¬¬-responden estos poco entusiasmados.
La cosa es que sea como sea, ya tienen la información que necesitan.
-Bien, si no tenéis preguntas ya contactaréis conmigo a través del libro cuando hayáis estado con ella n.n Adi…
-¡Espera Anika!
Zuriñe la interrumpe antes de que se vaya, necesita saber algo más. Mira al ángel preocupada y pregunta.
-¿Cómo está Lee?
-Ah!!! O.OU Oh, Lee…jeje ^^U No te preocupes por él Zuri, está muy bien.
-¿Seguro?¿No se ha tomado a mal que nos marchásemos sin avisar?
-Para nada, está muy bien. Zeus se está encargando de que no lo pase mal personalmente ^^U
En eso se oyen ruidos de fondo parecido a gritos y llantos y ésta desvía la mirada. Zuriñe queda más preocupada.
-¡¿Qué está pasando ahí?!
-Emmmm U¬¬
De pronto tras a Anika se ve corriendo a Lee lloriqueando mientras Zeus lo agarra de su playera tirando de él.
-¡Déjalo ya Lee!¡No seas pesado! >o<#
-¡Yo me quiero ir de aquí! TOT-grita el chico desesperado mientras trata de seguir corriendo.
El dios vuelve a tirar de él y Anika fuerza una sonrisa ante los viajeros.
-Jeje, como he dicho, no tenéis de que preocuparos ^^U
-¡Rápido!¡Todos a por él!-se le oye ordenar a Zeus al resto de los dioses.
Tras el ángel se ve como todos los estos se abalanzan sobre el pequeño dragón inmovilizándolo y capturándolo con una red. Lee solloza.
-¡Auxíliooooooooooooooooooooo! TOT
-¡Está llorando!-exclama la castaña cada vez más intranquila por los llantos de su amigo.
La mujer trata de calmarla como puede.
-No te preocupes Zuriñe ^^U Ten en cuenta que es un niño y son los primeros días, ya se calmará.
Se vuelve a oír a Zeus de fondo.
-¡Anika!¡Pregúntales que mierdas hacen para que este mocoso se calle!
Anika vuelve a sonreír forzadamente.
-Bueno, lo cierto es que desde que os fuisteis a destrozado unas cuantas columnas que sujetaban la fachada y también tiró al suelo las estatuas con el perfil de cada dios. Pero ya lo arreglaremos ^^U
Zuriñe está fuera de si.
-¡¿Qué no te dio el estúpido de Ugetsu la carta en la que le explicaba a Lee porque nos íbamos?!¡Sabía que no podíamos confiar en ese hijo de…!
-O.O!!! AH!¡LA CARTA! O-OU-exclamó ésta acordándose-Sí, sí que me la dio, esta mañana. Olvidé entregársela a Lee…n///ñU
-¡Dásela para que se calme!-grita Hikaru a la chica, puesto que dónde está ella es imposible oírle con el jaleo que tiene montado detrás.
-Está bien, está bien-contesta ella sacando la carta-En seguida se la daré, como he dicho antes, avisad cuando hayáis completado la primera fase.¡Adiós!
El destello cilíndrico se apaga y el libro vuelve a la normalidad, los viajeros y la mujer demonio suspiran, no va a ser tan fácil como esperaban.

-¡Anika!-grita Zeus empezando a estar fuera de si mientras sostiene al chico de las piernas-¡Deja ya de hablar y ayúdanos con esto!
La morena angelical se gira dirigiéndose tranquila hacia su jefe y el resto de los dioses. Se inclina de rodillas para ver a Lee que está tirando en el suelo inmovilizado y le muestra el pequeño sobre en el que estaba la carta.
-Toma, esto es para ti.
El asiático para de lloriquear por un momento y mira el sobre. Al no poder moverse por culpa del resto Anika lo abre y empieza a lee la carta en voz alta delante de todos.
Para Lee:
Perdona que nos hayamos ido sin despedirnos, no sabes lo que nos duele dejarte solo en un lugar que desconoces y con gente a la que ni siquiera has tratado, pero por ahora tiene que quedarte con ellos.
Los demás y yo hemos partido hacia el continente asiático por orden de Zeus a quién deberás obedecer a partir de ahora. Él y el resto de los dioses van a entrenarte durante un tiempo determinado para que te hagas más fuerte y en un futuro puedas combatir contra las fuerzas oscuras de Seiso. Cuando crean que estás preparado para pasar a la siguiente fase volverás con nosotros, pero ya sabes que para eso debes esforzarte mucho.
Mientras, nosotros, vamos a estar haciendo un encargo para Zeus y llegaremos a China dentro de tres semanas, ese es el lugar en el que nos reuniremos los cuatro juntos de nuevo.
Lee, no puedo pedir que acates todas las órdenes de los dioses a la perfección porque eres un niño, pero si te pido que intentes dar lo mejor de ti. Estoy segura de que cuando nos veamos serás un grandioso guardián de nuestro mundo. Ah, y no estés triste, pronto volveremos a vernos.
Roronoa Zuriñe
Anika deja de leer y todos los dioses miran a Lee. Está callado, muy callado, y parece tener la mente en otro lado. Aquella carta ha hecho que se sumerja completamente en sus pensamientos sin saber que diantres le está pasando por la cabeza, pero parece tranquilo, de modo que deciden soltarlo delicadamente. Una vez lo hacen y se apartan un poco de él Zeus sonríe suspirando aliviadamente.
-Bufff…menos mal que ya paró el tormento.
Pero no es del todo cierto, Lee está temblando y las vibraciones que emite no son buenas. Las lágrimas le resbalan por las mejillas y está a punto de soltar otro de sus espantosos llantos que provocan desastres sobrenaturales. El líder de los dioses lleva sus manos al rostro.
-Oh…no…
-Snif* Snif*… Buuuuh…Buuuuuh…
-Otra vez no por favor TOT
- Buuuuh…Buuuuuh…

Continuará…
Chapter 15:
Capítulo 15: El escuadrón del Limbo
Lago del Limbo, 23:00 pm de la noche:
-Ya está ¬¬
Zeus sacude sus manos mirando a Lee con un serio rostro. Ha atado al pequeño dragón a una de las columnas que hay en el lago alejado del templo. De ese modo el chico no podrá volver a destruir los aposentos de los dioses.
-A partir de ahora dormirás aquí-dice en tono firme-Te dejaré volver a tus aposentos cuando aprendas a no destruir cosas mediante tus pataletas.
-¬3¬…
Lee mira molesto al dios y al verlo éste habla de manera aún más imponente.
-No me mires así. Ya te he dejado hacer lo que te da la gana bastante tiempo. ¡Es hora de que espabiles! ÒoÓ
-###¬^¬………Buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!! >O<
El dragón suelta otro escandaloso llanto a posta y al hacerlo sale una llamarada de su boca que quema la cara de Zeus. El dios no aguanta más, cierra los ojos con fuerza y muerde su labio inferior tratando de no perder los nervios. Pero es inútil, aquello ha llegado demasiado lejos.
-Muy bien, tú te lo has buscado…Ù.Ú#-en eso gira la cabeza para mirar a sus espaldas y llama a alguien que el joven asiático no espera-¡Poseidón!
Lee deja de patalear sorprendido al escuchar aquél nombre. El dios del mar aparece tras una de las columnas acercándose a ellos.
-Espero que tú sepas hacerte cargo-dice Zeus alejándose hacia sus aposentos.
-Descuida, déjamelo a mí. Ya sabes que siempre he infundido respeto con los niños-responde mientras pasa por al lado de su hermano y se dirige a dónde está amarrado el chico.
Se cruza de brazos con gesto frío e intimidante y Lee traga saliva, se le acaba de hacer un nudo en el estómago.
-Muy bien enano, dejemos las cosas claras desde el principio ¬¬
Poseidón agarra al chico del cabello tirando fuertemente de él. Lee deja salir una mueca de dolor en su rostro y el dios habla sin rodeos.
-Yo no soy Zeus ¿vale? A mí no me vas enternecer con tonterías y no pienso apiadarme de ti en ningún momento. No eres más que una marioneta a la que estamos manteniendo para salvar nuestro mundo. Y como se te ocurra desobedecer nuestras órdenes…-en eso tira aún más fuerte y Lee no puede evitar soltar un grito de dolor. Al hacer aquello Poseidón lo señala con su tridente y lanza un conjuro que hace que el joven aparezca sumergido en el agua todavía atado de pies y manos en la columna.
Abre los ojos asustado, no se puede soltar y se le acaba la respiración.
Poseidón aparece frente a él, pero a diferencia de éste el dios sí puede respirar bajo el agua y sigue hablando.
-Más vale que aprendas deprisa, porque no pienso dejar que vuelvas a dormir en una cama hasta que dejes de berrear ¬¬-apunta nuevamente a Lee con su tridente a escasos centímetros de su cuello-Desde este momento no eres más que nuestro esclavo. NOSOTROS mandamos y TÚ haces todo lo que te digamos.¡¿Está claro?!
El chico asiente una y otra vez pues no tiene fuerzas para quejarse y se está ahogando. El dios chasquea los dedos y éste vuelve a la superficie empapado de arriba abajo mientras escupe agua.
-Coff* Coff* Coff*
-Bien…haber si aprendes pronto microbio ¬¬
Lee mira al suelo con los ojos llenos de lágrimas y solloza asustado, pero el peliazul no tiene sentimientos.
-¡He dicho que nada de berridos!
Lo señala y hace que un enorme chorretón de agua vuelva a empapar su cara. El chico se retuerce tratando de contener los lloriqueos. Aquella estancia en el Monte Olimpo no va a ser tan buena como parecía.
††~¤~††
-Parece que ya te has tranquilizado, menos mal -.-
Necrono mira la quimera de Siris. La criatura esta llena de golpes y moratones por todo el cuerpo e incluso tiene un enorme chichón en cada cabeza, ésta suelta un ruido similar a una especie de llanto y el hechicero suspira.
-No te quejes -.- Ya te advertí que acabarías muy mal si seguías poniéndome pegas.
-Flash Back-
Hace unas horas, en la frontera entre Finlandia y Rusia…
-Esta maldita misión empieza a cansarme seriamente #¬^¬
Necrono camina tiritando muerto de frío por la nieve cuando Thánatos se para repentinamente frenando el paso de éste.
-¿Qué pasa ahora? #¬o¬-pregunta el moreno.
La bestia se tumba en la nieve y se hace una especie de ovillo cerrando los ojos, lo cuál solo puede significar una cosa.
-¡Oh!¡Estupendo!¡El monstruo quiere echarse una siesta!-grita molesto alzando los brazos al aire-Se supone que Siris te entregó a mí para que me facilitaras el viaje.¡Y solo me estás causando retraso! >O<#
Se acerca a la quimera con fastidio y cuando para frente a ella grita en tono firme y serio.
-¡Levántate! ÒoÓ
Thánatos alza la cabeza mirando a Necrono con indiferencia y a los pocos segundos vuelve a esconderla ignorando por completo los berridos de éste.
El hechicero muerde su labio inferior y le da una patada en el costado haciendo que el monstruo vuelva a mirarlo.
-¬¬……
-¡LEVÁNTA…! >O<#
Pero antes de que termine la frase es zampado por la quimera. Ya es la séptima vez que ésta le devora desde que se encaminó con ella en las afueras de Finlandia. El hombre hace fuerza dentro de la boca del bicho abriéndola un poco para advertirle.
-Como sigas desobedeciendo mis órdenes te irá muy mal >^<-susurra cansado por la fuerza que está haciendo en la mandíbula del monstruo impidiendo que vuelva a intentar tragarle. Pero la bestia desobedece nuevamente y Necrono ya está cansado.
-Maldito…te vas a enterar…#######¬¬
En eso chasquea los dedos haciendo una bola llena de energía con mezcla de fuego, hielo y rayo cuando…
BOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOM!!!
Pocos minutos después…
-Muy bien, ya veo que ahora sí nos entendemos ¬___¬
El hechicero está subido encima de Thánatos, quién camina con él a la espalda sollozando por el dolor de los golpes que el hombre acaba de proporcionarle.
-Empiezo a entender porque a Siris le gustas tanto. Lo cierto es que se va muy cómodo aquí arriba y mucho más rápido.
-Grrrrrrrrrrrr T///T
-No obstante…sería mejor llegar a Rusia en un tiempo récord-medita pensativo el hechicero en voz alta-Aunque me parece que para convencerte debería darte un par de ostias más Û__Ú
-O-O!!!
Chiuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuun~~
Thánatos sale corriendo con Necrono a una velocidad mucho más considerable que la anterior y el hombre sonríe satisfecho. El viaje a Rusia se le hará realmente corto a lomos de esa bestia.
-De vuelta al presente…-
-Bien, solo nos queda una hora de camino hasta San Petersburgo.
-O.O…
-No me mires así criatura estúpida ¬¬-dice dándole un puñetazo en una de sus enormes patas delanteras-Esta noche quiero dormir como dios manda en una cama. De modo que llévame ahora mismo a la ciudad para que me pueda hospedar en alguna posada ¡YA! ¬¬
Thánatos obedece asustado dejando que Necrono se suba nuevamente a su espalda y avanza rápidamente hacia la gran capital de Rusia.
††~¤~††
La noche ha caído, y el gran dragón blanco sigue con los viajeros a sus espaldas. Hace horas que llevan volando, el camino a Rusia no es tan breve como parecía a primera vista. Obviamente es más corto de lo habitual ya que van por aire, pero aún así 16 horas subidos en una criatura se hace agotador. Salieron de las afueras de Atenas cerca de las 7 del amanecer, y ahora mismo son más de las 23:00pm. Kisa voltea la cabeza sonriente.
-Bien chicos, ya casi hemos llega…!-ésta se calla en cuanto ve a los dos hados.
Ambos están completamente dormidos el uno al lado del otro. Parecen cansados y no es de extrañar, ha sido un viaje agotador para ellos y seguro que apenas durmieron la noche que pasaron en el Limbo debido a los nervios de la próxima misión. La pelirroja mira a Eneas, quién sigue leyendo el libro de conjuros que le entregó Zeus. Se le ve muy callado, normalmente suele discutir por gusto con ella cada vez que hay silencio mutuo. Aún así deja salir una leve sonrisa y susurra en tono bajo para no despertar a los jóvenes.
-Estamos llegando a San Petersburgo. Deberíais ir recogiendo vuestras cosas.
El rubio no contesta y Kisa vuelve a mirarlo. No está leyendo el libro, a pesar de tenerlo en las manos su mirada permanece clavada en la nada, como si estuviera pensando.
-Eneas-dice la demonio, pero sigue sin obtener respuesta y entonces habla un poco más alto dándole un golpe en el hombro-¡Eneas!
Éste baja de las nubes y mira a la mujer pestañeando confuso.
-¿Qué? O.O
-Que ya casi hemos llegado.
-Ah, sí, sí-asiente el hombre pasando la mano por su ondulado cabello rubio-Voy a despertar a los chicos.
-(¿Qué demonios estaría pensando? ¬¬)-se pregunta la pelirroja volviendo la mirada al frente.
Eneas sacude ligeramente a los dos chicos y estos despiertan.
-¿Qué pasa?-bosteza Hikaru frotándose los ojos.
-Hemos llegado.
Zuriñe se incorpora hasta dónde está Kisa y al ver unas luces en la lejanía sonríe ampliamente.
-¿Eso es San Petersburgo?
-Así es, unos minutos más y estaremos oficialmente en la ciudad ^^
Los hados abren los ojos como platos. A pesar de que solo se puede divisar la punta de los edificios rusos salta a la vista que no tiene nada que ver con Atenas. Todas esas luces que iluminan las puntas de los tejados dan un toque hermoso a la ciudad, y lo mejor de todo…
-No hay estatuas de Zeus por ningún lado-dicen todos al mismo tiempo con una sonrisa de satisfacción.
Hakuryu suelta un pequeño gruñido estirando el cuello a medida que llegan y Kisa mira a los demás.
-Busquemos algún hotel en el que podáis pasar la noche.
Estos asienten y la chica da una pequeña patada al dragón haciendo que surque la ciudad entera.
††~¤~††
El miedo reina en el bosque, empiezan a llegar noticias de guerra en el mundo exterior y los problemas no tardarán en llegar al Fairy Forest.
El dios del inframundo ha comenzado a invadir Seiso enviando a sus bestias más atroces al norte de Grecia y no tardará en mandarlas también al sur, dónde están ellos.
Kaoru mira al cielo, hay luna llena, pero los habitantes de la aldea están demasiado preocupados por la guerra para fijarse en una cosa tan simple como hermosa. Todos los grupos de hadas empiezan a recaudar víveres y medicinas para cuando tengan que permanecer escondidos de las criaturas de la oscuridad. Los hados infantes no entienden que es lo que les preocupa a sus padres, abuelos…etc, pero también presienten que es algo malo, solo basta con mirar las inquietudes de los adultos.
La gente corre tratando de coger las máximas provisiones posibles. Entre la multitud el joven ve pasar a un hada rubia de pelo largo y ondulado con un bebé. Se trata de la hermana mayor de su amiga Zuriñe, Neferteid que lleva en brazos a su otra hermana pequeña, Althea (para recordar leer el primer capítulo del fic -.-) La muchedumbre da a la rubia bruscos empujones debido a los nervios y la chica está a punto de caer al suelo con el bebé cuando Kaoru la agarra del brazo y la pone en pie.
-Kaoru…-sonríe agradecida dejando sus bolsas en el suelo.
-Ten más cuidado, podríais haberos hecho daño-contesta el chico regresándole el gesto.
-La gente se está volviendo loca-dice sacudiendo su vestido blanco con una mano mientras con la otra sujeta a Althea-Hemos salido a coger los abastecimientos de última hora…¿y tú?
-Permíteme-le corta éste cogiendo a la pequeña en brazos para ayudar a Neferteid con las bolsas de provisiones-A decir verdad…estaba buscando a tu hermano.
-Je,¿a cuál de todos?-pregunta soltando una pequeña carcajada.
-A Zoro.
-No creo que lo encuentres ahora, está cumpliendo el último envío en uno de los pueblos cercanos a Corinto.
Kaoru no da crédito a lo que oye.
-¡¿Cómo podéis seguir haciendo envíos con el peligro que hay fuera en estos momentos?!
Neferteid se encoge de hombros y el pelirrojo suspira.
-Aún si Zoro no está…¿has visto a tu padre?
-Ah…él sí, está en la herrería ayudando a Cyrano.
-Gracias-éste vuelve a entregarle al bebé y sonríe agitando sus alas-Nos vemos.
Sale volando de allí en dirección a la herrería dónde divisa al padre de Zuriñe.
-¡Zeihar!-lo llama acercándose a él en un pequeño revoloteo.
Al oír su nombre éste alza la vista viendo al chico.
-Hola chaval ^^-le sonríe.
Kaoru llega hasta él y el herrero del pueblo, al que Zeihar está ayudando.
-Hola Cyrano-saluda educadamente.
-Hola Kaoru-responde aquél forzudo hado de barbas imitando el gesto del hombre.
Zeihar coge la espada recién forjada de Cyrano y la pone junto al resto de armas mientras habla a Kaoru.
-Acabo de estar hablando con tus padres, te estaban buscando.
-Lo sé, ahora mismo vuelvo regresaré a casa-contesta avanzando tras él en tono preocupado-Zeihar…¿sabes algo de Zuriñe y Hikaru?
-Sí-dice éste sonriendo ampliamente al chico-Ayer en la tarde llegaron al Limbo. Zeus me ha enviado una carta asegurándome que están bien.
Tras escuchar aquello el pelirrojo siente como el corazón de su pecho ha dejado de estrujarse. Inconscientemente deja salir una sonrisa de alivio. Su hermano y su amiga están bien, menos mal.
-Entonces supongo que volverán a casa dentro de poco ¿no?
El hombre para en seco girándose para mirar al chico.
-¿Todavía no lo sabes Kaoru?
El chico pestañea confuso.
-¿El que?
Zeihar suspira y pasa su mano tras la nuca sentándose sobre una avellana que le sirve de banco debido a su diminuta estatura de hado.
-Pensé que te lo habrían dicho tus padres, pero ya veo que no, se lo habrán callado para no preocuparte…-dice un tanto incómodo debido a haberle soltado eso sin que supiera nada-Verás…tu hermano y Zuriñe van a seguir fuera durante un tiempo. Zeus les ha encomendado una nueva misión en la que van a tener un largo viaje por delante y al aceptar han entrado directamente a formar parte del escuadrón del Limbo.
Kaoru guarda silencio, aquella nueva noticia le ha pillado por sorpresa.
-¿Qué es eso?
El hombre se levanta de la avellana y camina.
-Es normal que no hayas oído hablar de él, los jóvenes no podéis saber nada de esto hasta llegar a la mayoría de edad. Es confidencial, pero ya que Hikaru está involucrado te lo voy a explicar.
Se sienta frente al chico, lo mira, éste por su parte está cada vez más confundido.
-El escuadrón del Limbo está formado por 3 rangos. Los dioses son los defensores principales de Seiso, ellos nos protegen de todo mal que acecha nuestro mundo. Bajo estos siempre hay guardianes que custodian el Limbo.
-Los ángeles…
El hombre asiente y sigue explicando.
-Y por último cada uno con sus diferentes cometidos están…los Kattia.
Kaoru lo mira confuso.
-¿Qué es eso?
-Se trata de los sirvientes de los dioses. Cada raza de Seiso tiene una familia que está destinada a que por lo menos un miembro de ésta les sirva. Por ejemplo, las ninfas sirven en el Edén para placer de los dioses, las sirenas custodian el mar por Poseidón…
-¿Y las hadas?-le interrumpe éste.
-Las hadas debido a su agilidad y rapidez por ser tan diminutas están destinadas a…la mensajería.
El pelirrojo abre los ojos como platos durante un largo silencio hasta que pregunta.
-Entonces…eso significa que tu familia…
-Exacto. La dinastía Roronoa fue elegida hace siglos para servir a los dioses. Mi esposa…fue elegida por Zeus para ser Kattia.
-Pero…entonces…¿por qué Zuriñe? Tu mujer era Kattia, pero falleció el año pasado ¿no?
-En su lecho de muerte rogó que Zuriñe fuera su sucesora, por eso Zeus la eligió expresamente a ella para cumplir esta misión. Y como tu hermano decidió acompañarla a cumplir un encargo destinado a dioses pasó directamente a ser otro Kattia.
Kaoru esta realmente confuso, definitivamente toda esa historia le ha dejado más liado de lo que ya estaba.
-Resumiendo…Zuriñe y Hikaru han pasado a ser parte del escuadrón del Limbo al aceptar una misión que involucra a los 3 rangos-dice el joven hado.
-No, ellos han hecho mucho más que eso-le corta el hombre-Al aceptar la misión han sumado un cuarto rango al escuadrón.
-¿Que cuarto rango?
El hombre lo mira seriamente durante unos segundos y responde.
-El rango del arma definitiva, un rango que está incluso por encima de los mismos dioses. Ellos no han llevado un medallón cualquiera al Monte Olimpo Kaoru. Han llevado el medallón dónde habita el elegido que salvará Seiso.
De acuerdo, el arma definitiva de Seiso, claramente aquella conversación ha rozado la locura. Solo le queda una cuestión más.
-Esto…¿lo saben ellos?
Antes de que el hombre pueda contestar la puerta de la herrería se abre de golpe. Zoro está en rellano y su rostro no dice nada bueno.
-Hijo o.o
-Creía que estabas entregando un encargo ò.o-dice Kaoru frunciendo el ceño.
-Lo estaba-le corta éste corriendo hacia ellos nervioso-¡No hay tiempo para explicaciones!¡Vienen criaturas de la alianza oscura al Fairy Forest!¡Hay que darse prisa!
Estos lo miran asustados y Zeihar corre hasta el herrero quién también lo ha oído.
-¡AVISA A TODA LA ALDEA!¡CORRE!¡CORRE!
El hombre obedece y rápidamente vuela hasta la campana de emergencia que hay en la herrería. Empieza a tocarla impulsivamente atrayendo las miradas asustadas de todo los hados del Fairy Forest.
-¡A VUESTROS PUESTOS TODOS!¡ESTO NO ES UN SIMULACRO!¡DEPRISA!
La gente empieza a gritar asustada corriendo de un lado a otro y Kaoru, Zoro y Zeihar vuelan hasta el sitio que les corresponde.
Las luces de la aldea se apagan, y el bosque aparenta estar completamente desierto. Kaoru vuela a toda prisa hacia donde están sus padres. Su madre lo abraza preocupada y se esconden junto al resto de los habitantes tras uno de los árboles que más inadvertidos pasan.
-Shhhhhh…a partir de ahora procurad no hacer ruido-susurra Zeihar al resto de los hados quiénes asienten con el miedo en el cuerpo.
Todo es puro silencio, a lo lejos se oyen fuertes pisadas aproximándose a la aldea acompañada de gruñidos. Un fuerte pisotón se oye a escasos centímetros del árbol en el que se ocultan.
El pelirrojo asoma la cabeza un poco y ve a un enorme minotauro con un hacha en la mano soltando babas por la boca, a su lado se encuentra un hombre lobo de ojos rojos con cadenas rodeándole el cuello, tras estos están un cíclope y una banshee. Las cuatro bestias realmente asustan y más desde el punto de vista diminuto de un hado.
En eso Zoro lo agarra de la camisa y tira fuertemente de él arrastrándolo nuevamente hacia el escondrijo para que no los vean.
El minotauro gruñe, da varios pisotones con sus pezuñas en el suelo gruñendo con fiereza.
-GRRRRRROAAAAAAAAAAAAAAAAARRRR!!!
Al escuchar aquél gruñido Althea, la hermana pequeña de Zuriñe se asusta y empieza a sollozar.
-Buuu…buuuuuh…buuuuuuuh…
Todos miran asustados a la pequeña tratando de calmarla pero es inútil evitar que suelte un llanto.
-Buaaaaaaaaaaaaah…BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
-Ssssssh!!! Calla pequeña, por favor, no llores…-Neferteid la toma en brazos balanceándola nerviosa tratando de que guarde silencio, pero es en vano, el minotauro ha oído algo.
Éste empieza a olfatear alrededor del árbol en el que están y mete su hocico por el agujero, tarde, ya les han encontrado.
El hombre lobo se acerca al árbol y furioso da un zarpazo a árbol quitando un trozo de la corteza de este y dejando al descubierto a Neferteid y la pequeña bebé.
La rubia los mira temblando realmente asustada con su hermana en brazos. Aidan y Aldair, lo hermanos gemelos de estas se abrazan fuertemente a su padre quién contempla asustado a sus dos hijas en peligro. Zoro también muerde su labio inferior indeciso y sin saber que hacer.
El minotauro fija la vista en la joven hada empieza a olfatearla, el hocico de esa bestia mide casi lo mismo que ella. Al comprobar que se trata de un ser del la luz suelta un gruñido del que le echa todo su aliento en la cara lleno de babas, pero esta no reacciona, sigue asustada mientras la pequeña llora.
Zeihar y sus dos hijos mayores, Darian y Zoro se miran los unos a los otros y Kaoru percibe sus preocupaciones en el rostro. Se disponen a salir a ayudarlas, pero antes de que puedan hacerlo...
-¡Kaoru!¡¿A dónde vas?!-grita su padre al ver que este sale volando del hoyo.
El minotauro se dispone a dar fin a la vida de las dos hadas. Alza su hacha apunto de matarlas cuando de pronto Kaoru aparece frente a este y le saca la lengua haciéndole burla.
-Prrrrrrrrrrrrrrrrrd!!! XP
Después de hacerle aquella pedorreta forma una bola de magia en sus manos y se la lanza al minotauro dañándole la vista. La bestia empieza a gritar de dolor.
-GRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRROAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR!!!!!! >O<
Lleno de ira toma su hacha e intenta cortar en dos al hado cuando este sale volando a toda prisa de allí. El resto de los seres oscuros se dan cuenta y lo persiguen. El pelirrojo se mete por todos los árboles que puede para ocultarse, pero poco puede hacer ya que la criaturas son rápidas y rebanan el árbol en el que está de un solo golpe. E incluso el hombre lobo por poco se lo traga de un solo bocado. Al verlo en tal peligro los padres del chico se asoman corriendo del árbol.
-¡KAORU!
El peliverde empieza agitar sus alas para intentar ayudarle pero el minotauro, quién ha recuperado la vista le asesta un manotazo empotrándolo contra uno de los árboles y dejándolo inconsciente.
El pelirrojo sale volando a toda prisa del Fairi Forest para alejar a las criaturas del resto de las hadas y se adentra en el bosque perseguido por estos.
Toda la aldea sale del árbol al ver que ya no hay peligro, pero muy preocupados. Los padres del pelirrojo gritan a mñas no poder.
-¡KAORUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUUU!
††~¤~††
El chico vuela tan rápido como puede en las afueras del bosque. Siguen persiguiéndole, se mete por donde puede, pero nada le sirve, los otros son mucho más rápidos. Las alas le fallan, mierda, se está cansando,¡ya no puede volar más!¡Le cuesta horrores! Sigue intentándolo, hace un último esfuerza y de repente…
FAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS!!!!!!!!!
††~¤~††
-Habitación 306, que tengan una grata estancia n__n
Los hados toman la llave de la habitación que les entrega la chica con acento notablemente ruso. La sonríen levemente y suben a la habitación, a medida que lo hacen la sonrisa se borra de sus rostros y una vez abren la puerta y entran en su dormitorio quedan en silencio durante un buen rato.
-¿Dónde está Eneas?-pregunta la chica al moreno.
-Hablando con Kisa en el balcón, creo.
Otro momento de silencio largo y suspiran del cansancio.
-Esto es agotador -___-|||
-Yo también…todavía no me acostumbro a integrarme entre los humanos…-___-|||
En eso una voz ajena habla a sus espaldas desde el cuarto de baño.
-Pues ya es hora de que vayáis acostumbrando ¿no? ~~
Éstos se giran sobresaltados y ven a Zeus apoyado en la puerta con una amplia sonrisa.
-¡¿Qué haces tú aquí?! <-<
El dios se aparta de la puerta acercándose a ellos y sacudiéndose el traje.
-Ufff…un consejo…nunca intentéis llegar a un hotel por la taza del váter.
-O-OU???
-En fin…-suspira el hombre mirándolos-He venido porque se me olvidó contaros una cosa.
††~¤~††
-Bueno, yo creo que me voy ya.
-Bien, cuídate-responde el rubio dándole la espalda a la mujer.
-Eneas…
Kisa lo para llamándolo y este se gira frunciendo el ceño.
-¿Qué estabas pensando antes?
-¿Yo?-dice frunciendo el ceño-Nada, sin más, solo veía el libro.
-Eneas…¬¬-repite ésta.
El rubio pestañea un par de veces y la mira.
-¿Realmente quieres saberlo?-se cruza de brazos-Nunca te has interesado por mis penas,¿a que se debe tanta curiosidad justo AHORA?
La pelirroja se encoge de hombros y responde.
-Muestro interés porque sé que esto es importante para ti. No todos los días uno se encuentra con su abuelo que hizo que su padre lo abandonara en un pasado.
-Já!-responde éste fingiendo una carcajada-¿Y que te hace pensar que pensaba en eso?
-Jajajajajajajajaajajajajaja-la chica rompe a reír y responde-Te conozco más de lo crees. Además…te pareces mucho a tu padre, él hacía lo mismo cuando estaba pensativo ¬___¬
-Ya estamos otra vez-responde el hombre molesto cruzándose de brazos-¡¿QUERÉIS DEJAR DE COMPARARME CON ESE HOMBRE?!
Eneas se gira caminando en dirección a la entrada del hotel desde el balcón y Kisa sigue hablando.
-Es inevitable, sois iguales. Y más vale que te vayas acostumbrando a ese tipo de comentarios, porque tarde o temprano Zeus se dará cuenta de quién eres.
Al oír aquello el hombre se para en seco y a la de unos segundos vuelve a mirarla.
-No tiene porque saberlo ¬¬
-Por el amor de dios…no seas ingenuo. Recuerda que ahora mismo vas con dos Kattias. Solo es cuestión de tiempo que tu abuelo asimile la conexión que hay entre los dos.
-Ellos no saben que son Kattias ¬___¬
-Pero pronto lo sabrán, ya te lo digo yo. Solo es cuestión de tiempo ¬¬
El rubio sonríe y se acerca lentamente a la mujer que está subida sobre el dragón.
-Kisa…
Al ver aquél acto esta queda mirándolo extrañada.
-¿Qué ocurre? Ò.O
Éste se pone frente a ella y la toma de la barbilla mirándola fijamente a los ojos. La pelirroja siente un leve cosquilleo en la tripa al sentirlo tan cerca, pues este se va acercando cada vez más a su rostro.
-¿Qué haces? Ò///Ó
-Hazme un favor…-susurra en su oído delicadamente.
->////<!!! ¿Q…que favor?-pregunta no muy convencida.
Eneas vuelve a mirarla fijamente a los ojos y a escasos centímetros de sus labios susurra.
-Vete a…
->///<…
-Vete a la mierda ¬__¬
->///< O///O??? Eh? Ò.O
-Tú no me tienes que advertir de nada estúpida -.-
Dicho esto la empuja aprovechando que está desprevenida y sonríe complacido girándose.
-Mándale recuerdos al viejo de mi parte. Es el único que me cae bien ¬__¬
-Hijo de…###¬////////¬
Pero éste hace oídos sordos mientras lo insulta.
-¡NI EN SUEÑOS PIENSES QUE TE VOLVERÉ A HACER EL FAVOR DE LLEVARTE A CUALQUIER SITIO MOCOSO DE MIERDA! >O<
-¿Mocoso? Tengo 33 años…Ah! Cierto, había olvidado que tú eres más vieja que Matusalén JAJAJAJAJAJA XD
-IDIOTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!! >///<
††~¤~††
-¿Escuadrón del Limbo?
-¿Kattias?
Zuriñe y Hikaru fruncen el ceño, no dan crédito a lo que oyen. Zeus acaba de contarles de que trata aquél escuadrón y la situación en la que se encuentran. Chasquea sus dedos y de la nada aparecen dos muñequeras con el símbolo del Limbo, una se coloca en el brazo de Zuriñe y otra en la muñeca de Hikaru.
-A partir de ahora sois oficialmente del escuadrón-indica éste-Lamento no habéroslo dicho antes pero es que…con todo el asunto de Lee andamos muy ocupados.
-¡Es verdad!-recuerda el hada-¡¿Cómo está Lee?!
-Ammmm ¿Lee…?-repite el dios desviando la mirada incómodo, pero al rato fuerza una sonrisa-Muy bien ^^U Está mucho más tranquilo y…ha hecho muy buenas migas con Poseidón –w-U
La chica opta por creerle, así no seguirá preocupada. Sonríe al dios.
-Me alegro mucho, gracias por cuidar de él n__n
-Sí, sí… -.-U-responde éste volviendo hacia el váter-Bueno que me voy ya ¿eh? Estaremos en contacto –o-
Dicho aquello chasquea los dedos y desaparece por el retrete. Zuriñe se acerca y lo mira.
-Un lugar perfecto para hacer salir a un dios de mierda xD JAJAJA
Pero no obtiene respuesta. La castaña se gira y mira a Hikaru frunciendo el ceño. Éste tiene una mirada completamente fría y seria. Zuriñe se acerca a él confundida por aquella expresión y pregunta.
-¿Pasa algo?
El hado la mira con cara de pocos amigos y responde.
-¿Qué si pasa algo?¿Que si pasa algo?-repite en tono molesto-Chssss…
Desvía la mirada de ella pasando la mano por su revoltoso cabello y ésta habla cada vez más confundida.
-¿Se puede saber que te ocurre?
-¡ESTO ES LO QUE ME OCURRE!-grita bruscamente a la chica señalando su muñequera con el emblema-¡ESTOY CANSADO DE SER LA MARIONETA DE ESTE PUTO JUEGO!
Dicho eso se la quita y la avienta contra el suelo lleno de ira.
-¡¿QUÉ TE HA DADO AHORA IMBÉCIL?!-grita la castaña desentendiéndose por completo del repentino acto de su compañero.
-¡NO ENTIENDO COMO PUEDES ESTAR TAN TRANQUILA DESPUÉS DE TODO LO QUE HA PASADO!¡AHORA HAZ COMO SI TODO ESTUVIERA BIEN Y EL MUNDO FUESE DE COLOR ROSA!
El hada no entiende a que viene todo eso, antes parecía que Hikaru estaba bien.¡¿De dónde ha salido todo ese rebote?!
-¿Qué pasa Hikaru?¿Porque me gritas?-pregunta empezando a sentir como la voz se le vuelve un tanto sollozadora. A decir verdad esa ira nunca la ha expresado con ella y se le hace rarísimo que la grite así sin motivo.
-Estoy cansado de poner buena cara al mal tiempo por ti, eso es todo.
Al decir eso la joven nota como le empieza a doler el pecho,¿la está culpando de algo?
-Eres…eres un cabrón…
-¿Un cabrón? Ooooh veamos que tan cabrón soy: Salí del Fairy Forest solo para cuidar de que nada malo te pasara, me lanzaron un hechizo que me transformó en humano por ti…!
-Pero eso…eso…ya lo habla…
-¡Aún no he terminado!-le corta cada vez chillando más alto mientras se acerca a ella-¡Me he pateado media Grecia solo para que no anduvieses sola!¡He aguantado tus berrinches durante toda la travesía!¡Por poco me mata una demonio loca!¡Y AHORA SIN QUERERLO ME HE VISTO OBLIGADO A FORMAR PARTE DE UN ESCUADRÓN PARA DEFENDER A UN DIOS AL QUE NO LE DEBO NADA!
-¡YO NO PEDÍ QUE TE INVOLUCRARAS EN ESTO!¡TE METISTE TÚ SOLO EN EL ESCUADRÓN AL DECIR QUE TE HARÍAS TAMBIÉN RESPONSABLE DE LA MISIÓN!
-¡SÍ!¡Y LO HICE DANDO UNA VEZ MÁS LA CARA POR TI!¡DEFENDIÉNDOTE PORQUE EL “SR. RELÁMPAGOS” ESTABA PONIENDO A PARIR TU FORMA DE HACER LLEGAR A LEE HASTA EL OLIMPO!¡PERO VEO QUE NI SIQUIERA TE INMUTAS DE QUE TODO ESO LO HICE PARA QUE NO TE SINTIERAS COMO UNA MIERDA!
-No…yo no quería que hicieses eso…-empieza a notar como las lágrimas quieren salir de sus ojos.
-¡¿Y QUE ME DICES DEL NIÑO?!-dice refiriéndose a Lee-¡POR ÉL BIEN QUE TE PREOCUPAS ¿EH? SI LO ESTÁ PASANDO BIEN, SI LO ESTÁ PASANDO MAL~~
-¡BASTA!-grita ésta comenzando a llorar, pero Hikaru sigue.
-QUE SI LEE POR AQUÍ, QUE SI LEE POR ALLÁ…QUE SI EL PUTO DRAGONCITO TIENE LO QUE NECESITA POR QUE CLARO, ÉL NO HA AYUDADO ABSOLUTAMENTE NADA. ES MÁS, NOS HA RETRASADO Y NOS HA METIDO EN MÁS PROBLEMAS!-en eso baja su tono de voz y se acerca a Zuriñe-¿Y a él le has gritado?¿Le has insultado o te has quejado de él en algún momento? No.
Zuriñe muerde si labio inferior sintiendo como las lágrimas le resbalan por la mejilla. Realmente no entiende nada, no entiende esa actitud y mucho menos a que ha venido todo eso.
-Te diré algo-sigue el hado-Si no estuviese obligado a estar metido en toda esta mierda…Ten por seguro que me hubiese ido hace mucho tiempo.
Dicho aquello sale del dormitorio dejando completamente sola a la castaña en un mar de lágrimas.
††~¤~††
Hikaru sale a la terraza del hotel, se apoya sobre la barandilla y tapa su rostro con ambas manos. Ha explotado, y no ha sido precisamente por Zeus. Vale que le jodía bastante sentirse como una marioneta de los dioses en aquella guerra, pero algo le ha impulsado a desahogarse de cualquier forma con la única persona que tenía de confianza en esa habitación. Se gira mirando la entrada al hotel, seguramente Zuriñe estará llorando, la ha gritado de forma inesperada y siente que la ha culpado excesivamente. Éste empieza a sentir como algo húmedo roza su mejilla y cae en la barandilla, son lágrimas. Trata de secárselas pero siguen saliendo y no puede evitar echarse a llorar al pensar todo lo que ha sucedido en aquella habitación e incluso lo que ha sucedido antes de la discusión.
Los hados tienen la capacidad de sentir el aura de su familia, especialmente cuando son gemelos. Durante la explicación de Zeus sintió que el aura de su hermano había desaparecido por completo, como si nunca hubiera existido, eso no era buena señal. Toda aquella discusión era para desquitarse de aquél miedo profundo que le había invadido durante la explicación que les había dado el dios y de la que casi no prestó atención. Claramente, en ese mismo instante en el que Zeus entró en la habitación del hotel, a su hermano gemelo Kaoru le había pasado algo.
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 10:03 am

Chapter 16:
Capítulo 16: Encontrando la montaña Falthrein
Hotel Kempinski Moika, amanecer del primer día en Rusia.[/b]
El cielo todavía está oscuro, es primera hora de la mañana y puede aprovechar a dormir un rato más en la cama, pero Eneas no lo soporta. Desde muy pequeño ha estado acostumbrado a madrugar para ayudar a su mentor y tutor Pitágoras. Se incorpora de la cama y mira las de sus compañeros.
Zuriñe dormita abrazada a la almohada completamente despeinada. Lo cierto es que cuando se quita el pañuelo y se suelta el pelo parece otra. No puede ver a Hikaru ya que este está de espaldas, pero parece que también está completamente dormido, aunque en realidad no sea así.
Desde el anochecer, el hado no ha podido pegar ojo por la discusión que tuvo con Zuriñe y por si fuera poco, no ha vuelto a sentir el aura de su hermano. Prefiere que Eneas crea que anda en un plácido sueño, de modo que cierra los ojos y finge estar dormido.
El rubio se levanta de la cama y comienza a caminar sigilosamente hasta la puerta tratando de no despertarles. Una vez consigue salir fuera suspira llevándose la mano al vientre.
-Uff que hambre-susurra sintiendo los ruidos que le produce el estómago-Me pregunto si ya habrá servicio de habitaciones que nos traiga el desayuno.
Lo cierto es que tiene muchas ganas de que un servicio así le atienda. En Grecia no hay ese tipo de cosas, solo recepcionistas groseros y camareras fulanas que te ofrecen poco más de una mamada.
Sonríe divertido para sus adentros, apenas acaba de dejar su país y ya empieza a echar de menos. Empieza a caminar por el largo pasillo, quiere bajar a la planta baja y comer algo en la cafetería. A medida que avanza observa los enormes y lujosos ventanales del hotel. Realmente ese hostal tiene un buen presupuesto, Kisa no se ha andado con tonterías al llevarles a aquél lugar. Ojala el “todopoderoso” Zeus se ofrezca amablemente a pagarles la estancia ya que tan “maravilloso” según él.
Al estar sumido en sus pensamientos no se fija y choca contra alguien bruscamente. Deja salir una mueca de dolor, aquél tropiezo le ha proporcionado un fuerte golpe en el pecho, pero ha sido culpa suya de modo que sonríe apenado.
-Lo siento, fue mi cul…^^U
-Haber si miras por dónde vas idiota ¬¬-le interrumpe Necrono molesto.
Dicho aquello camina en dirección contraria hacia dónde se dirigía Eneas, quién lo mira frunciendo el ceño sorprendido.
-¿Eh? ò.ô…¡Bah! Que grosera es aquí la gente #¬¬
††~¤~††

El hechicero entra en su habitación de un portazo y arroja su chaqueta a la silla. En eso ve una carta sobre la mesilla de noche. Cuando se instaló en su habitación no estaba ahí, seguramente se la habrá traído el botones.
Toma el sobre y lo abre sacando un trozo de papel húmedo, reconoce la letra, se la ha mandado Siris.
Hiiiii~~ Necrono!!!!
¿Cómo estás?, ¿trabajando duro?

El moreno deja salir una mueca de desagrado al leer eso. ¿Cómo va a estar cuando tiene que hacer todo el trabajo sucio él solo? Si es que a veces Siris forma unas preguntas…Sigue con la carta.
Te mando esto para informarte de nuevas noticias
que nos han llegado desde las afueras.
Al parecer, nuestros queridos haditos tienen un nuevo compi
de viaje.

-(¿Un compañero?)-se pregunta éste.
Se trata de un astrónomo griego que conocieron en Atenas.
Al parecer es realmente inteligente y tiene un gran sentido
de la orientación. Con alguien así es imposible que
Zuriñe y Hikaru se pierdan, por eso debes impedir a toda
costa que lleguen hasta Yukime Elric.

De pronto la carta cambia radicalmente de tema.
Ah por cierto, ¿cómo está Thánatos?
Espero que estés cuidando bien de mi cosita linda~~

Necrono siente como una gota de sudor le resbala por la sien y asoma su cabeza por la ventana que da al patio trasero. Thánatos está escondido en el laberinto de setos que hay en el jardín de ese inmenso hotel. Los árboles y vayas de aquél lugar son lo suficientemente altos como para tapar a esa bestia de 3 metros y dios sabe cuantos centímetros. En cuanto al comentario de la sirena…, Thánatos ha cogido un miedo aterrador a Necrono debido a los tantos golpes que le ha asestado. Así que cuidar bien de él…no sabe exactamente que responder. Sigue leyendo el escrito.
Por cierto, cuando acabes tu tarea regresa al
Inframundo cuanto antes.
El señor Hades dice que tiene algo que contarnos.
¡Cuídate mucho ¿sí?! Te estaremos esperando.
Atte: Siris

Al ver aquella cantidad de corazoncitos que había en la despedida siente como otra gota aún más grande vuelve a resbalarle por la frente. Aquella mujer es un caso, tan tierna a primera vista y luego una auténtica bruja.
Pero dejando de lado la imagen que tiene de su compañera no puede evitar preguntarse una cosa: ¿Qué es lo que quiere Hades?
Chasquea sus dedos y quema la carta para asegurarse de que nadie más la lea. Tras eso mira al espejo y sonríe maliciosamente.
-De modo que tienen un nuevo aliado para salvar Seiso ¿eh? Pues no se lo voy a poner tan fácil a nuestros viajeros…¬__¬
Mira el espejo serio y habla.
-¡Muéstrame a los hados!
Por arte de magia el reflejo de aquél espejo empieza a formar siluetas en forma de espiral hasta que deja ver en él la imagen de Zuriñe y Hikaru tumbados en la cama. El hechicero mira a la chica que todavía duerme y luego pasa a ver a Hikaru, quién observa algo que tiene sujeto en las manos. Necrono lo mira también y ve la muñequera con el emblema de Seiso. Éste deja volver a salir su sonrisa malévola.
-Se han hecho miembros del escuadrón del Limbo-suelta una carcajada y chasquea nuevamente los dedos haciendo que la imagen de estos desaparezca volviendo a la normalidad-¡Estupendo! Ahora será mucho más divertido…
Pero lo que Necrono no sabe, es que los hados se encuentran exactamente en el mismo hotel que él. Y desconoce por completo que el hombre con el que acaba de chocar, no es otro que el nuevo aliado de aquellos muchachos.
††~¤~††

La castaña abre los ojos lentamente, pestañea un par de veces al notar que los rayos de luz empiezan a colarse por las rendijas de la persiana. Nada más despertar hace memoria de lo ocurrido la noche anterior. Llegaron a Rusia y discutió con Hikaru por motivos de los que desconocía, y estaban durmiendo…en la misma habitación.
Al recordar eso se le hizo un nudo en el estómago,¿es posible que esté durmiendo en la cama de al lado?,¿o que ya esté despierto?,¿y si sigue enfadado por lo de la noche anterior?,¿será capaz de mirarle a la cara después de todo aquello? Miles de preguntas pasan por su cabeza.
Trata de girarse disimuladamente para ver si el chico ya está despierto. Negativo, parece estar completamente dormido de modo que se levanta de la cama para entrar en el baño lo más rápido posible. Pero justo cuando está a punto de llegar…
-¿Qué haces?
La chica pega un bote del susto al escuchar la voz del moreno. Vuelve a girar la cabeza en dirección a él, parece que “se ha” o “lo ha” despertado. Sea como sea no tiene muchas ganas de hablar, no está el horno para bollos.
-Quiero darme una ducha antes de salir-contesta cruzándose de brazos-¿Algún problema? ¬¬
-No, ninguno-dice pasando sus brazos tras la cabeza mirando al techo-Solo que quería hablar contigo antes de que Eneas regresara.
Zuriñe muerde su labio inferior descontenta, pero decide sentarse en su cama frente a la de él para poder hablar.
-¿Qué mierdas quieres? ¬¬-su tono de voz es realmente molesto.
Bastante le parece aceptar su proposición de hablar como para que encima el idiota ese sea tan maleducado de seguir tumbado en la cama cuando es él quién quiere conversar. Pero Hikaru es así, siempre llegando a los límites de incluso las cosas más insignificantes que la sacan de quicio.
El chico se tumba de lado para mirarla fijamente. El silencio invade la habitación y Zuriñe empieza a incomodarse.
-Oye, si tienes algo que decir suéltalo de una maldita vez ¿vale? No tengo todo el día #¬^¬
Al decir eso se pone todavía más nervioso. No es fácil pedir disculpas después de haber montado semejante numerito, lo cierto es que está avergonzado. Pero finalmente logra reunir las fuerzas necesarias para hablar.
-Lo siento-y punto.
Se ha callado, solo le sale eso, no se le ocurre nada más. Lo cierto es que ahora se siente todavía más estúpido por no poder hacerlo como dios manda. Seguramente Zuriñe estará todavía más cabreada.
-¡¿Qué lo sientes?!,¡¿CREES QUE BASTA CON DECIR LO SIENTO?!
Bingo, claramente se ha enfadado, ¿y que esperaba?
-Bueno vale, me pasé, lo reconozco ¬¬-responde volviendo a girarse dándole la espalda-Como si tú nunca me hubieses gritado cuando tienes un mal día.
-¡¿Qué?!¡¿Pero tú…?!¡¿Tú te oíste ayer?!¡¿Y de que mal día me estás hablando?!¡Si hasta que llegamos al hotel y hablamos con Zeus dormiste como una marmota!
-JÁ!-el chico se incorpora con una victoriosa sonrisa y se dispone a contestar cuando Zuriñe le interrumpe.
-¡Y no me digas que la noticia de Zeus tubo la culpa de aquello!¡Porque sabías desde un principio lo que se te venía encima al aceptar la misión! ¬¬
¡ZASCA! Ahí le ha roto. ¡Maldición!, ¿que le dice ahora?,¿le cuenta lo de Kaoru? Pero es muy precipitado, ni siquiera él está seguro de lo que le ha ocurrido a su hermano. Tal vez entre tanta transformación de humano a hado se le hayan trastornado las capacidades mágicas. Solo dispone de unas milésimas de segundo para darle una respuesta a sus palabras y no quedar como un idiota, pero no se le ocurre nada.
-Yo…yo…U¬¬
El hada se cruza de brazos seria esperando una respuesta.
-“Yo…Yo…” ¡¿Qué?! ¬¬
Ok, apariencia de necio:+170 puntos. Rapidez y astucia para contestar:-250.
-…………U¬¬ Emmm……no…supongo que no tengo excusa.
-Aaaaaaaah…¬¬
-Bueno, en realidad sí la tengo. Pero no sé si decírtela.
-Vamos, que no la tienes-responde ella levantándose de la cama para volver al cuarto de baño. Pero antes de cerrar la puerta asoma la cabeza mirándolo molesta y alza el dedo corazón de su mano derecha.
-Gilipollas ¬¬
Dicho aquello cierra de un portazo dejando solo al chico en la habitación. Éste pasa su mano por el cabello indeciso. ¿Debería contárselo?
††~¤~††


-¿3 viajeros?
Zeus asiente a su alidada. Se trata de una chica adolescente de tez extremadamente pálida, cabello corto, pero también tiene dos mechones largos por delante, el color de su pelo es azul. Viste un kimono blanco con un lazo rosa atado a la cintura. Se encuentra en una de las cuevas en lo alto de aquella nevada montaña y está hablando con el dios a través del reflejo de uno de los bloques de hielo que tiene alrededor.
-Se trata de dos hadas y un humano. Aunque lo más probable es que los hados también vayan transformados como personas normales.
-¿Cómo se llaman?-pregunta la chica sentándose sobre una silla con forma de bolita de nieve.
-Zuriñe, Hikaru y Patrokle. No te será muy difícil reconocerlos. La chica lleva un pañuelo rojo atado a la cabeza y tiene el pelo recogido con dos coletas orientales. Es un estilo bastante peculiar -.-U
-Mientras lleven el símbolo del Olimpo en sus muñequeras bastará n.n
-Bien Tuki, ya sabes, espero que sepas llevarles sanos y salvos hasta Mongolia.
-Me llamo Yukime, no Tuki ¬3¬-responde ésta en tono molesto.
El dios saca la lengua como gesto de burla y se despide con la mano.
-Confío en ti, no me defraudes XP
Chasquea los dedos y desaparece del reflejo del hielo. La peliazul suspira y sale a la entrada de la cueva mirando al cielo.
-Se aproxima una ventisca…-susurra en tono preocupado-Espero que estén preparados.
††~¤~††


-Siguiendo las indicaciones del mapa que nos dio Anika la montaña Falthrein debería divisarse desde aquí-dice el rubio mirando a la lejanía.
Zuriñe y Hikaru tiritan, no están acostumbrados a ese clima. Hace poco que ha empezado a nevar y se encuentran por lo menos a 3 grados bajo cero. Si hay esas temperaturas en la ciudad, ¿qué clase de temperatura habrá en una montaña nevada?
-Démonos prisa en encontrar a esa mujer fantasma de las nieves, me estoy congelando…-balbucea Zuriñe aferrándose a la abrigada chaqueta roja que se ha visto obligada a comprar en una tienda cuando han salido del hotel.
-Lo mismo digo, y también me muero de frío-dice Hikaru en el mismo estado que su compañera.
Eneas no parece estar pasándolo tan mal como ellos. Se ve que tiene algo de frío, pero no tanto como para temblar. Tampoco es que los hados se sorprendan al verle así. A fin de cuentas, desde que le conocieron siempre ha llevado túnicas griegas que dejan el pecho al descubierto menos esta vez, que lleva una larga chaqueta marrón de piel a juego de un gorro ruso que también se ha visto obligado a comprar a causa del frío.
Frunce el ceño mirando a los dos chicos.
-¿No sería mejor que os transformaseis en hados? Podría llevaros en el bolsillo de mi chaqueta.
Hikaru sonríe dispuesto a aceptar, pero Zuriñe reniega con la cabeza.
-Gracias Eneas, pero no pienso subir hasta la montaña metida en el mismo bolsillo que este imbécil. Además, no te vamos a dejar el trabajo a ti solo.
El chico desvía la mirada con una mueca de desagrado y sin decir nada camina hacia la parte trasera de la iglesia.
-¿A dónde vas? o.o-pregunta el semidios al verlo.
-Estoy harto de las quejas de doña perfecta. Voy a mear para ver si al menos tengo un minuto de paz sin que me recuerde lo imbécil que soy ¬¬-dice mientras se va bajando la bragueta del pantalón.
Eneas suspira mirando a Zuriñe que le acaba de dar la espalda a Hikaru antes de que se marchara y pregunta.
-¿Es que no podéis estar 5 minutos seguidos sin discutir?
-No hables de lo que no sabes ¬¬-responde ella sin moverse un milímetro de su sitio.
-¿Cómo quieres que no lo sepa? Si ayer se os podía oír a kilómetros de distancia.
La castaña pestañea sin dar crédito a lo que oye.
-¿Cómo has dicho?
El hombre la mira indeciso sin saber si debería hablar o no, le prometió a Hikaru que no diría nada.
Flash Back
Eneas contempla el cielo viendo como su hermanastra se marcha de allí. En eso las campanadas del enorme reloj de la catedral llaman su atención. Estas indican que ya son las 12, mejor que vaya a dormir a la habitación, mañana les espera un duro día.
Entra en el interior del hotel y se dirige a la habitación, pero antes de abrir la puerta escucha los gritos de sus compañeros en el interior.
-¡YO NO PEDÍ QUE TE INVOLUCRARAS EN ESTO!¡TE METISTE TÚ SOLO EN EL ESCUADRÓN AL DECIR QUE TE HARÍAS TAMBIÉN RESPONSABLE DE LA MISIÓN!
-¡SÍ!¡Y LO HICE DANDO UNA VEZ MÁS LA CARA POR TI!¡DEFENDIÉNDOTE PORQUE EL “SR. RELÁMPAGOS” ESTABA PONIENDO A PARIR TU FORMA DE HACER LLEGAR A LEE HASTA EL OLIMPO!¡PERO VEO QUE NI SIQUIERA TE INMUTAS DE QUE TODO ESO LO HICE PARA QUE NO TE SINTIERAS COMO UNA MIERDA!

-(¡¿Pero que pasa ahí dentro?! O-o)-se pregunta sorprendido mientras escucha lo que dice Hikaru.
-Te diré algo…Si no estuviese obligado a estar metido en toda esta mierda…Ten por seguro que me hubiese ido hace mucho tiempo.
En eso escucha como las pisadas del chico se aproximan a la puerta y el hombre se esconde rápidamente tras las cortinas del pasillo que hay frente al dormitorio. Hikaru sale de allí de muy mala gana y se encamina hacia la terraza dónde él acaba de estar. Eneas sale de su escondite y mira como éste se va alejando.
-O-O…¿que demonios ha pasado? Ò.Ô-agita la cabeza confundido y vuelve hacia la puerta entreabriéndola. Ve a Zuriñe tirada sobre la cama llorando y piensa que quizá no sea el momento adecuado para entrar ahí. Cierra de nuevo lentamente y se encamina hacia la terraza. Lo mejor es que vaya a hablar con Hikaru, de ese modo harán las paces y él podrá acostarse sin ningún problema. Pero las cosas no tan fáciles como se las ha imaginado, pues al salir de nuevo a la terraza ve a Hikaru apoyado sobre la barandilla sollozando del mismo modo que su compañera.¡¿Pero que pasa aquí?!¡¿A que viene tanto drama?!
Se acerca lentamente al joven, éste todavía no se ha dado cuenta de su presencia. Le da unos leves golpecitos en el hombro y el chico se gira con los ojos hinchados sorprendido, aunque esa expresión le dura poco. Pensaba que era Zuriñe quién estaba tras él y al ver a Eneas ha vuelto al estado a anterior, por un momento tenía la esperanza de que la castaña dejara su orgullo de lado y fuera a hablar con él. Pero…¿por qué es Zuriñe la que tiene que dejar su orgullo? Esta vez ha sido él quién la ha atacado sin motivo. En todo caso quién debería ir a ver si alguien está mal es ÉL a ELLA y no al revés. Eneas se da cuenta y sonríe divertido.
-¿Esperabas a otra persona?
Éste no responde, se limita a secarse las lágrimas con la manga de su camisa y el hombre borra su simpatía de la cara pensando que no ha sido buena idea hacer ese comentario. Se apoya junto a él en la barandilla y pasa su brazo por los hombros del chico dándole un par de palmadas de consuelo en la espalda.
-Vamos hombre…no habrá sido para tanto.
-He sido despreciable-responde Hikaru con voz sollozadora y la respiración entrecortada a causa de los llantos.
-Venga, no llevo mucho tiempo con vosotros…pero se ve que estáis acostumbrados a discutir ¿no? ¿O me vas a decir que cada vez que tenéis una riña siempre acabáis de esta manera? ^^
-Pero ella no ha tenido la culpa de nada, la he gritado sin motivo.
-Todos tenemos nuestros días malos -.-
-¡Que no Eneas joder!,¡Que esta vez me he pasado!
-¡BUENO PUES AMÁRGATE LA VIDA CHICO!¡YO SOLO INTENTO ANIMARTE!
Al decir eso el moreno nota como salen lágrimas de sus ojos y empieza a llorar otra vez.
-U¬¬………alaaaaaaa~~ Ya pasó…
Éste le da un pequeño abrazo al que Hikaru corresponde, en ese momento lo necesita más que nunca. El semidios es mucho más alto que él, debe sacarle por lo menos 10 centímetros. Se siente como un niño que teme de todo y en este caso Eneas es como el hermano mayor que está ahí para protegerlo, lo cuál, pensar eso hace que directamente vuelva a preocuparse por Kaoru y aumentan sus llantos.
El astrónomo alza la vista al oscuro cielo dando tal suspiro que levanta su flequillo y aparta al hado tomándolo de los hombros para mirarle fijamente a los ojos.
-Ya está bien de mariconadas ¬¬-dice sacudiéndolo para que deje de llorar-No sé que demonios te pasa, pero todo se va a arreglar ¿entendido?
Dicho esto lo aparta de un delicado empujón haciendo que Hikaru vuelva a su posición de antes en la barandilla apoyando la cabeza sobre esta y cubriéndose la cara con ambos brazos mientras sigue sollozando.
-Buffff U¬¬-Eneas ya no sabe que hacer para tranquilizarlo, de modo que opta por la opción que menos le gusta-Si necesitas hablar puedes contar conmigo -.-U-dice desganado.
Pero el hado no hace caso, sigue con su depresión. El astrónomo vuelve a colocarse junto a él.
-Ya sé que esto te viene grande Hikaru…Entiendo que estés agobiado, a fin de cuentas el futuro de Seiso está prácticamente en vuestras manos y en algún momento puedes sentir inseguridades respecto a eso y pagarla con los demás. Pero es algo normal, no tienes que culparte en exceso.
-Creo que a mi hermano gemelo le ha pasado algo…-contesta respirando como puede entre los sollozos.
-Por eso te digo, que estés tranquilo porque…-o-……………………………¿eh? o-o ¿tu hermano? No sabía que tuvieras un hermano.
Hikaru asiente mordiendo su labio inferior para reprimir más sollozos, bastante ha llorado ya, se siente en el límite de lo patético. Se acerca hacia un banco que hay en la terraza y se sienta llevándose las manos a la cabeza.
-Las hadas tenemos la capacidad de sentir las auras de nuestra misma sangre. Hace casi una hora he dejado de sentir la de Kaoru.
De acuerdo, Kaoru es el hermano gemelo de Hikaru, a Eneas le ha quedado claro.
-¿Y que pasa porque hayas dejado de sentir su aura?
-¡Eso es mala señal Eneas!, ¡Si dejo de sentir su aura es porque algo malo le ha pasado!-contesta nervioso-Sería como si ya no…existiese-al pronunciar las siguientes palabras siente como si le estrujaran fuertemente el corazón.
El rubio queda un poco sorprendido por aquél comentario, sin embargo, no parece muy afectado. Mira a Hikaru llevándose la mano al mentón pensativo.
-Mmmm…¿por qué estás tan seguro? o.o Puede que te sea más difícil percibir el aura. Ten en cuenta que estás a kilómetros de tu país.
-Eso es lo que me preocupa-dice mirándolo a los ojos inquieto-A mí siempre me han dicho que el aura se puede sentir perfectamente por muy lejos que estés…Pero es la primera vez que salgo de Grecia y esa conclusión tuya podría ser cierta-empieza a tirarse de los pelos-¡NO SÉ QUE PENSAR!
Eneas tampoco lo sabe desde luego, pero una cosa sí le ha quedado clara y es que los gritos hacia Zuriñe no iban exactamente dirigidos a ella. Hikaru se había desahogado repentinamente con la persona que más cerca tenía.
-Sea como sea, debes disculparte con Zuriñe ¿no crees?
-¡Zuriñe!-exclama el chico abriendo los ojos de par en par al oír aquél nombre-Eneas, prométeme que no le dirás nada esto.
-¡¿Qué?!, ¡¿Por qué?! Ô.ô
-Solo me hacía falta preocuparla todavía más con mis propios problemas. Como si no tuviese bastante trabajo ya. No, de eso nada, no puede saberlo.
-De modo que prefieres que piense que eres un cerdo sin sentimientos a contarle lo que de verdad te pasa. Mmmmm…no te ofendas Hikaru, pero esa decisión me parece un poco estúpida-dice pasándose la mano por el cabello-Creo que deberías contárselo.
El hado agacha la cabeza dolido mientras piensa. Eneas promete que no le dirá nada a la chica, pero Hikaru tendrá que contarle la verdad en algún momento.
Fin del Flash Back
Aparta la mirada de Zuriñe.
-Nada-dice callándose.
Pero a Zuriñe ese “nada” no le vale, necesita saber.
-De modo que tienes por costumbre escuchar tras las paredes ¿eh? ¬.¬
-¡LO DIFÍCIL HUBIESE SIDO NO OÍRLO!¡CHILLÁBAIS MÁS QUE UN CERDO EN EL MATADERO! >///<-responde molesto por aquél comentario.
-Vaya chismoso estás hecho Eneas ¬.¬
-¡QUÉ YO NO SOY CHISMOSO! >///<
Tras la iglesia, un poco más lejos de ellos, Hikaru mira al cielo escuchando los berrinches de su compañero.
-Creo que quedó bastante claro que es ella la que nos hace gritar así ¬¬-susurra mientras orina sobre una alcantarilla.
El chico mira a su alrededor, lo cierto es que hace frío, pero a pesar de la nieve esa ciudad es hermosa. Es pronto y las calles de piedra aún están semivacías. En eso desvía la mirada al frente mirando por encima de la catedral y frunce el ceño.
-¿Eh? ô.ó
A lo lejos se divisa una enorme montaña llena de nieve. ¿Será esa…?
-Falthrein…-susurra Hikaru sonriendo. Al terminar de mear se sube la cremallera de la bragueta a toda prisa y corre hacia los demás-¡Chicos!¡Tengo buenas noticias!
A medida que se aleja, la alcantarilla sobre la que estaba el chico se abre y Necrono asoma la cabeza empapado por el pis de este.
-Maldito hijo de puta…############¬.¬
Thánatos, quién está justo bajo Necrono (pues el hechicero está subido a él) suelta unos pequeños gruñidos que suenan algo parecido a carcajadas. El hombre mira molesto a la criatura y le asesta una fuerte patada en la cabeza creándole un gigantesco chichón.
-¡¿De que te ríes bestia inmunda?! #>O<
-Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr~~ TOT-solloza el bicho.
Necrono voltea la vista a dónde Hikaru se reúne con sus compañeros y escucha la conversación.
-¡He encontrado la montaña!¡Se divisa a lo lejos de la catedral!
Zuriñe y Eneas sonríen y corren hacia dónde indica el hado. En eso llegan hasta allí y se posan sobre la tapa de la alcantarilla aplastando los dedos de Necrono quién está justo debajo.
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!!!
Zuriñe frunce el ceño desviando la mirada a todos lados.
-¿No habéis oído un grito?
-Bah, a saber que clase de bichos raros hay en las alcantarillas. Seguramente habrá sido una rata o algo así-contesta Hikaru-Pero olvídate de eso. ¡Mira a lo lejos!
Obedece y ve lo que su compañero dice.¡La montaña nevada está justo ahí!
-¡Fantástico!-exclama feliz-¡Démonos prisa!¡A saber cuantos días tardaremos en subir a ese lugar!
-Si vamos a buen ritmo puede que ni uno, no sobrarán los días.¡Tampoco parece tan alta!-dice el moreno a la chica y el semidios.
-¡¿A que esperamos entonces?! ¡En marcha!
Los tres corren camino hacia dónde está el monte Falthrein y Necrono vuelve asomar la cabeza lentamente sintiendo como le crujen los dedos.
-Dios…Como ODIO a esos mocosos T__________T-solloza sintiendo el dolor del aplastamiento de dedos que acaba de sufrir. Pero no es hora de lamentarse, si quiere cumplir su misión debe seguirlos-Los aplastaré durante el camino a la cima de la montaña ¬¬ ¡LO JURO! Después de todo…¬___¬-en eso chaquea los dedos y de la punta de estos salen cubitos de hielo-No por nada sé controlar el elemento principal de esa fría montaña…
Thánatos sonríe al hechiceroy este se la regresa con una maléfica carcajada.
-Jaja…JAJA…JAJAJAJAJAJAJAAJAJAJA…MUAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHAHA!!!
Continuará…
Chapter 17:
Chapter 17: Hermes,Dios Mensajero

-¿Dónde estamos?
Lee observa a su alrededor. Ese lugar lleno de verde, un enorme río proveniente de una cascada, árboles de 3 metros como mínimo... ¿A dónde lo han traído los dioses?
Zeus se cruza de brazos poniéndose frente al asiático acompañado de Hera.
-Desde hoy empieza tu entrenamiento. Cada dios se encargará personalmente de enseñarte a controlar sus poderes-en eso deja salir una maliciosa sonrisa-Y para eso…te hemos traído aquí-dice señalando el inmenso paisaje salvaje en el que se encuentran.
El chico desvía la mirada de un lado a otro inspeccionando el lugar y se vuelve hacia el dios confuso.
-¿Porque tengo que entrenar en una selva? o.o
-Te explico-dice éste avanzando unos pasos hacia él-El entrenamiento en si se basa en varias fases que te harán aprender a valerte por ti mismo.
-Y aquí es dónde empieza la primera n.n-le corta Hera hablando tiernamente al dragón.
El joven se encoge de brazos asintiendo con una confusa sonrisa pues todavía no entiende que clase de fase los ha llevado a ese lugar. Zeus, quién todavía lo ve un poco perdido suspira.
-Éste sitio es algo como el Amazonas del Limbo, pero a lo que íbamos…-el dios empieza a explicar-Pasarás aquí aproximadamente 3 días. El fin de esta prueba consiste en que aprendas a sobrevivir. Tendrás que valerte por ti mismo para encontrar víveres con los que puedas tirar hacia delante.
-¡¿QUÉ?! :nany: -grita el chico espantado-¡¿TE REFIERES A ESTAR TRES DÍAS METIDS AQUÍ?!¡¿A LA INTEMPERIE?!
-Exacto, la defensa de supervivencia es algo “FUNDAMENTAL” para un guardián. Si en algún momento te ves obligado a esconderte de los seres de la oscuridad tendrás que saber sacarte las castañas del fuego ¬¬
-¡YO DI POR SENTADO QUE ESTARÍAIS VOSOTROS PARA AYUDARME SI ALGÚN DÍA DE ESOS LLEGABA! :nany:
-Por supuesto que no. Somos dioses, no baby siter´s ¬¬-en eso agarra a Lee de la cabeza girándosela hacia la entrada en lo profundo de aquél amazonas.
-Bien, y ahora escucha con atención. En el interior de esa selva he dejado una pluma de fénix dorada. Tu deber consiste en traerme esa pluma en menos de 72 horas.
Lee traga saliva, solo el simple hecho de ver la entrada llena de telarañas le produce escalofríos. Mira a Hera con ojos de cachorro abandonado esperando que ella salga en su defensa, pero la diosa solo le responde con una apenada sonrisa dándole a entender esta vez no va a sacarlo de ese apuro. Desvía la mirada hacia Zeus.
-No quiero entrar ahí Zeus-dice con voz temblorosa, pero dejando firme su postura.
El dios suelta su cabeza suspirando y le da la espalda alzando un poco la cabeza.
-En fin…no pasa nada, supongo que en lugar de entrar ahí preferirás pasar otra noche durmiendo en el lago con Poseidón -.-
-O-O!!!
-Después de todo…entrar en aquél bosque no es para tanto. Yo creo que si pasas unas dos semanas con mi hermano te volverás mucho más fuerte.
Camina unos pasos hacia la salida del amazonas para volver al Limbo cuando Lee lo agarra de la capa y el dios se gira con rostro de satisfacción.
-¿Síiiiii? ¬___¬
El pequeño dragón tiene la cabeza gacha, como un niño que acaba de mentir a sus padres.
-Prefiero entrar allá…-indica señalando el amazonas.
-Aaaaah no, lo siento pero la decisión ya está tomada. Subiremos de nuevo al Limbo y llamaré a Poseidón-amplia su maliciosa sonrisa-Me ha dicho que Hefesto acaba de hacerle un látigo de tres tiras para su tridente ¬____¬
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA TOT
Al oír aquello el joven suelta a Zeus y sale corriendo hacia la entrada de la selva. Cualquier lugar es mejor que pasar un solo minuto más con aquél infernal dios. Hera mira hacia el horizonte apenada.
-Pobrecillo…no debiste amenazarle de eso modo ó.ò
-Lo gracioso es que hoy Poseidón ha tenido que bajar a la tierra para ayudar a las sirenas de Dinamarca ¬__¬ Pero eso Lee…no tiene porque saberlo XD
-Que cruel eres ¬3¬
-Hera…si hay algo que he aprendido de tener más de 8 hijos es que a los niños se les manipula con el miedo ù-ú-dicho esto chasquea los dedos agarrando a su mujer del brazo y desaparecen en un destello que les guía hasta el Olimpo.
††~¤~††

11:30 am, a mitad de camino

Zuriñe tirita aferrándose lo más que puede a su abrigo, hace tanto frío que apenas puede caminar correctamente. Le fallan las piernas y más cuando están caminando sobre nieve con gran profundidad. Lo está pasando bastante peor que sus otros dos compañeros que parecen mucho menos cansados, por eso no se queja, no quiere causarles retraso.
En eso Eneas, quién va el por delante se gira para mirar a los jóvenes.
-Tened cuidado, a partir de ahora la nieve es mucho más profunda. Si nos descuidamos podemos caer por algún agujero-pero al ver el rostro de la castaña deja salir un gesto de preocupación-Zuri-chan…¿va todo bien?
Al oír al hombre Hikaru también voltea la cabeza para mirarla. Su rostro se ve enrojecido y respira con dificultad,¿podría ser que…?
El rubio se acerca a la chica y toca su frente dejando salir una mueca de disgusto.
-Dios mío, estás ardiendo.
-No, estoy bien. Es solo el frío-responde ella tratando de disimular su cansancio.
-¿Bromeas? El brusco cambio de temperatura te ha debilitado muchísimo. No podemos continuar si sigues en ese estado.
-¡¿Y que propones?!¿Volver a bajar a la ciudad?!¡Ya hace más de tres horas que nos pusimos en marcha!-grita molesta tratando de dar el tema por zanjado para que la dejen, pero aquellos berridos la debilitan aún más y la hacen toser fuertemente.
-Puedes volver a tu forma original y así te llevaré en el bolsillo de mi chaqueta-responde tomándola ligeramente del brazo-Te lo propuse antes.
-Y dale Eneas,¡que no quiero joder! Y moved el culo, cuanto más tiempo estemos aquí parados más tardaremos en llegar a la cueva de esa tal Yukime-responde adelantándose a sus dos compañeros como puede.
El hado queda mirándola en silencio viendo como avanza lentamente y se acerca a ella quitándose su chaqueta para ponerla sobre los hombros de ésta.
-¿Qué haces? ¬¬-pregunta molesta, pero antes de recibir una respuesta Hikaru la sube a su espalda.
-Si no quieres ir en el abrigo de Eneas tendrás que dejar que te suba yo.
-De eso nada ¬¬ ¡Suéltame ahora mismo! O-OUu >o< Cof* Cof*-empieza a toser debido a los reproches.
El chico mira al rubio y hace un gesto con la cabeza que le da entender que sigan subiendo. Eneas asiente y camina tras el moreno tomando la chaqueta que Zuriñe lleva sobre los hombros para colocársela correctamente y que no se le caiga durante el camino.
De lejos, alguien asoma la cabeza tras uno de los pinos sonriendo maliciosamente.
-Así que la hadita se ha puesto enferma ¿eh? ¬___¬ Uuuuuuy me muero por ver que pasará cuando los ataque por sorpresa Je….JAJAJAJAJAJA
En eso la nieve que hay sobre el pino cae encima de Necrono tirándolo al suelo y cubriéndolo entero.
Thánatos se acerca a éste y lo agarra con su boca sacándolo de ahí. El hechicero gruñe molesto.
-¡MALDICIÓN! >O<##########
-o_____________oU
La criatura lo deja sobre el suelo y éste una vez volviendo a recobrar la compostura vuelve a mirar a los viajeros, quiénes siguen avanzando a unos 3 metros de distancia. El moreno de tez pálida regresa a su rostro de malicia con una sonrisa y aprieta uno de sus puños fuertemente haciendo que empiece a producirse en la palma de su mano una bola de rayo de la que rebosan chispas.
-Ahora os vais a enterar ¬__________¬
A medida que la bola se hace aún más grande Necrono corre hacia ellos. Pero una vez le quedan nada más unos pasos pisa sobre una gran superficie de nieve que lo hace hundirse hasta abajo dejando ver un enorme agujero que había sido cubierto por la nevada.
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!
Hikaru se gira con Zuriñe a sus espaldas frunciendo el ceño. Pero no ve absolutamente nada.
-¿Has oído eso? ò.ô
-Parecía como…un grito ¿no? ò.ô
Un largo silencio se hace entre ambos y suspiran.
-Sigamos.
-Sí.
Vuelven a encaminarse hacia la cima mientras Thánatos avanza lentamente hacia el agujero asomando sus tres cabezas.
-uU¬¬…………………
Mientras tanto Zuriñe, Hikaru y Eneas…
El rubio mira a la chica que va sobre su compañero, se ha quedado completamente dormida en poco tiempo. Se ve a la legua que está agotada por la fiebre, pero eso no es lo peor.
-Eneas…-dice de pronto el hado bajándolo de sus pensamientos.
-¿Eh?
-¿Cuánto tiempo crees que tardaremos en llegar a la cima?
El rubio suspira mientras siguen avanzando.
-Échale 4 horas más…o 24.
-¡¿Qué?!-responde el chico completamente helado al oír eso.
Eneas mira al cielo pensativo.
-Tal y como estaban las estrellas ayer…y viendo la latitud del cielo posiblemente haya una tormenta nevada bastante fuerte-desvía la mirada del cielo a Hikaru-Tal y como está Zuriñe no podemos seguir hacia delante, sería un suicidio. Debemos encontrar una cueva o algún tipo de refugio antes de que sea demasiado tarde.
El chico lo mira serio aceptando su propuesta. No le importa cuanto tiempo puedan tardar en llegar a la cima, lo importante es que todos lleguen bien.
[b]
††~¤~††

-Socorroooooooooooooooooo!!!
Lee arrastra sus pies con la toda la ropa rasgada. Aquél amazonas es un auténtico infierno, casi hubiera preferido la opción de estar con Poseidón. Se deja caer de rodillas sobre el suelo tirándose sobre las hojas de este.
-Ya no puedo más…¡QUE ALGUIEN ME SAQUE DE ESTE HORRIBLE LUGAR! TOT
El chico empieza a pegar pataletas en medio de la selva sin saber que los dioses le observan desde el Limbo a través de la fuente mágica.
-¿Cómo puede ponerse así? Solo lleva un cuarto de hora ahí metido uU¬¬-susurra Hera.
-Empiezo a tener mis serias dudas sobre si este es el salvador que estábamos esperando uU¬¬…No se parece a su abuelo en nada-responde Zeus.
-Yo opto por que lo dejemos ahí tirado el resto su vida -.-
-¡Poseidón! ¬¬-replica la diosa a su hermano menor en tono molesto.
-¿Qué? Eso hice con mis hijos y al final mira, aprendieron a valerse por si mismos n__n
-Ahora son aliados de Hades U¬¬-dijo el líder de los dioses.
-Bueno chico, algún defecto tenían que tener ¬¬
-Como sea…-suspira éste volviendo la vista al reflejo del agua en el que sale el dragón-Si no hacemos algo para que espabile en menos de un mes estamos condenados…
Las puertas se abren de repente y Anika entra con respiración entrecortada.
-¿Qué ocurre?-pregunta el líder desviando su mirada al ángel.
La joven levanta la cabeza y se percibe una alegre sonrisa en su rostro.
-¡Ha vuelto!
Los dioses se miran unos a otros confusos y voltean la vista hacia la fuente.
-No, todavía sigue perdido en el amazonas-responde Zeus mirando al dragón.
-Lee no mi señor…¡Hermes!¡Ha vuelto!
Al oír eso Hera sonríe y corre saliendo del salón mientras su hermano la sigue. El líder de los dioses frunce el ceño y camina tras ellos con un suspiro. Anika sonríe al hombre.
-Hera-sama se ve muy contenta de que su hijo esté de vuelta, me alegro mucho ^^
-Sí, lo cierto es que estaba muy preocupada por él-se limita a contestar Zeus-A diferencia de un servidor Hera se muere por ver a sus hijos.
Dicho aquello sale de la habitación del templo mientras Anika deja salir una pequeña risita tapándose la boca.
-(Pues a mí me parece que él se preocupa mucho más por Hermes que su madre)
[b]
††~¤~††

La diosa corre hacia el enorme jardín situado frente al palacio de Zeus viendo como la silueta de un hombre bronceado baja de un caballo alado.
-¡Hermes!-grita ésta con una amplia y feliz sonrisa.
El sujeto se gira y mira a la mujer. Su rostro es el de un hombre de unos 30 años de cabello castaño oscuro y ondulado. Los ojos son de un azul claro e intenso, en cuanto a la estatura es bastante alto. Lleva unas sandalias romanas con pequeñas alitas en los talones y un casco dorado con otro par de alas un poco más pequeñas.
Hera se lanza a sus brazos contenta por la vuelta de su hijo al olimpo y éste sonríe quitándola de encima como puede.
-¡Cuánto me alegro de que estés bien! >w<
-Solo he ido al inframundo xD
-Chsss te parecerá poco, podrían haberte matado ¬¬-responde ésta poniéndose completamente seria mientras le tira de la túnica-Estás muy delgado, voy a decirle a Anika que te prepare algo.
-Mamá…U¬¬
-Ya sabes como es tu madre, PESADA hasta la muerte-se oye la voz de Poseidón a sus espaldas.
El dios de los mares se acerca a él estrechándole la mano seguido de una palmadita en el hombro.
-Me alegra verte de nuevo sobrino.
-Sí, yo también estoy contento de estar aquí, por un momento pensé que no lo contaba ^.^U
Zeus se asoma a la entrada del templo para ver a su hijo quién ha sido gratamente recibido por Hera y Poseidón. Éste se apoya sobre la columna cruzado de brazos mientras mira a Hermes seriamente y habla con voz firme atrayendo todas las miradas hacia él.
-Te fuiste en Pegaso,¿para que quiere un dios que vuela ir montado a caballo alado? ¬¬
El dios mensajero quita la silla de montar de Pegaso y se adentra en el templo contestando con indiferencia.
-Por si no lo sabes yo también me canso de volar cuando trabajo.
-¿Ah?¿Es así como desperdicias el único dote que te concedimos tu madre y yo? ¬¬
-Ya empezamos U¬¬…
Hera tapa su rostro dándose un manotazo en la frente. Está más que harta de verles discutir. Siempre es igual, a todas horas, en cada milésima de segundo siempre tiene que haber alguna discusión entre padre e hijo. Con razón los últimos desayunos se habían vuelto tan apacibles debido a la ausencia de Hermes.
Zeus sigue al dios mensajero mientras éste se quita su casco alado para dejarlo sobre la mesa.
-¡Oye, respóndeme cuando te estoy hablando!-dice molesto.
Hermes se limita a encogerse de hombros con un bufido acompañado de una burlona sonrisa.
-¿Qué quieres que diga?
-¡Podrías empezar por disculparte por haber tomado mi caballo sin permiso! >O<#
-Oh, disculpad mi señor…¿Cómo pude cometer tan grave acto?-responde haciendo una exagerada reverencia y hablando de manera poco creíble. En eso se vuelve a inclinar mientras toma una jarra de vino que había sobre el tablero y empieza a servírselo en una copa-Mira, no me rayes la cabeza viejo. Tomé a Pegaso prestado para llegar hasta el inframundo. Si no te gusta como hago mi trabajo será mejor que lo hagas tú…-en eso se lleva la mano a la cara fingiendo sentirse apenado-Ay no, había olvidado que tú nunca haces nada a derechas y por eso el abuelo decidió coronarte como líder de esta basura de lugar. Para que no te hicieras responsable ni del mar, ni de la fauna, ni la flora ni otro ser viviente al que pudieras dañar. Tu cometido únicamente es sonreír y posar guapo para las estatuas de los humanos ¿me equivoco? ¬__¬
-¡¿CÓMO HAS DICHO?!
Poseidón suelta pequeñas risitas a sus espaldas por el comentario de Hermes, lo cual enfurece aún más al dios.
-Ya está bien los dos ù.ú-les corta Hera poniéndose entre ambos.
Hermes sonríe burlescamente al dios mientras le hace una mueca a espaldas de la diosa. Zeus aprieta sus puños con ira, si no fuera porque Hera está delante le estrangularía. Pero el dios mensajero no se da cuenta del gesto de su padre y desvía la mirada a la fuente en la que se ve el reflejo de Lee.
-Vaya,¿es este el dragón guardián que le encargasteis a la hija de Zeihar?
-Sí, así es…se llama Lee-responde la peliverde apoyándose sobre el pilón.
El castaño fija sus ojos azules en el asiático mientras sacude delicadamente su copa de vino con la mano derecha.
En ese chico se determina el aura infantil e inocente de un recién nacido.
Hermes sonríe apenado al verle ahí tirado. Demasiado joven para empezar con ese tipo de experiencias tan duras. Él mejor que nadie conoce la prueba de la pluma de fénix, Zeus le obligó a realizarla infinidad de veces cuando era joven.
El dios del rayo siente como su estómago ruge.
-Me muero de hambre -.-U Vayamos a desayunar.
Hera y Poseidón asienten caminando tras él y Hermes desvía la mirada ya que se dirigen a la salida.
-¿Ya sabe volar?-pregunta antes de que desaparezcan.
Hera niega con la cabeza.
-De hecho…esperábamos que pudieras enseñarle tú.
-Claro, cuenta conmigo-responde él con una tierna sonrisa-Podemos empezar mañana mismo.
-De eso nada-le corta Zeus encaminándose hacia la puerta-No le enseñarás a volar hasta que pase esa prueba.
Dicho aquello salen de allí y el dios vuelve la vista a la fuente un tanto pensativo. Pasan los segundos hasta que Anika asoma la cabeza por la puerta.
-¿Acaso vos no vais a desayunar mi señor?
-Sí Anika, aguarda un momento-dice concentrado en la imagen de Lee tirado en el suelo.
En eso sonríe y chasquea los dedos. Nada más hacer ese acto una pluma de fénix dorada aparece junto a Lee. Anika mira ese acto sorprendida y se acerca a él de morros.
-¡Hermes!¡Eso es trampa!
El castaño guiña un ojo a la chica dedicándole una sonrisa de complicidad y le entrega la copa de vino.
-No tiene nada de malo echarle una mano y Zeus no tiene porque enterarse ^^
Tras esas palabras sale del salón dejando sola a Anika quién al escuchar aquellas palabras de su jefe no ha podido evitar dejar aparecer en su rostro una sonrisa de satisfacción. Si hay algo que diferenciaba a Hermes del resto de los dioses, era su simpatía hacia los demás seres de Seiso.
[b]
††~¤~††

Las predicciones de Eneas son ciertas, la tormenta de nieve ha empezado. Gracias a dios han conseguido dar con una cueva en la que podrán permanecer unas horas. Pero no todo está tan bien como parece, la fiebre de l chica parece aumentar por momentos, ese cambio de clima le ha resultado horrible. Tanto Hikaru como Eneas la miran preocupados. El hado toca su frente.
-¡Eneas, está ardiendo!
-Cálmate, alterándonos no conseguiremos nada-responde el hombre tratando de mantenerse lo más sereno posible.
El chico muerde su labio inferior y se acerca a Zuriñe preocupado.
-Zuriñe,¿puedes oírme?
Pero ésta sigue inconsciente, por lo que no contesta.
Hikaru empieza a temblar, se muere de frío pero Zuriñe tiene su chaqueta, por lo que prefiere no pensar en ello.
Desvía la mirada a la bandolera de su compañera y empieza a remover sus cosas.
-¿Qué estás haciendo?-pregunta Eneas confuso.
En eso el joven saca un pañuelo de seda y chasqueando los dedos lo humedece con agua fría gracias a sus poderes. Pone el paño sobre la cabeza del hada y mira nuevamente al semidios.
-Quizá esto ayude a bajar un poco la fiebre.
El rubio sonríe complacido con su idea y desvía la mirada a la salida de la cueva.
-Espero que pase pronto todo esto.
Los dos miran fuera de la cueva impacientes cuando de repente sienten que el suelo sufre una especie de temblor.
Se miran el uno al otro confusos, pero dejan las miradas de lado en cuanto escuchan algo parecido a un gruñido a sus espaldas que les pone la piel de gallina.
Rápidamente voltean para mirar a sus espaldas, pero no ven absolutamente nada. En eso algo húmedo cae sobre el hombro de Hikaru y este lo toca, se trata de un líquido viscoso que huele horriblemente mal. Tras una mueca de horribilidad del moreno, tanto el rubio como él alzan su vista al techo de la cueva y ven algo parecido a unos tentáculos llenos de babas moviéndose sobre el techo que les gruñe amenazadoramente. Al verlo Eneas traga saliva asustado mientras Hikaru y él retroceden poco a poco con la chica en brazos.
-Eneas…¿que diablos es eso?-pregunta el joven espantado viendo como varias babas viscosas más caen al suelo.
-Un Beholder…-responde éste mientras la criatura sigue gruñéndoles desde el techo.
-¿Un…que?-vuelve a preguntar Hikaru cada vez más aterrorizado.
En eso un enorme ojo de casi tres metros mira desde el techo a los viajeros y les gruñe ferozmente mostrando una boca de por lo menos 3.000 colmillos.
-GRRRRRRRRROAAAAAAAAAAAAAAR!!!
- WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!! TOT Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Miér Feb 01, 2012 10:14 am

Chapter 18:
Capítulo 18: The Beholder
Yukime camina cuesta abajo con mirada inquieta. Esa tormenta de nieve puede provocar gran retraso en los viajeros elegidos por Zeus y si no llegan lo suficientemente pronto sería un enorme retraso para el resto de los aliados del Limbo.
Gracias a dios ella puede permanecer en la montaña sin preocuparse de las tormentas puesto que no es más que un mero espíritu.
Guarda silencio sintiendo la fría ventisca de nevada recorriendo su cuerpo, debe actuar rápido, si no, todos los planes para detener a las fuerzas oscuras serán en vano.
En eso desaparece entre los visibles copos de nieve que caen ferozmente sin dejar rastro, necesita encontrar a esos viajeros.
††~¤~††

-Q-Quieto bicho…n-no te acerques ni un paso más…
Hikaru balbucea frente a la enorme criatura de innumerables ojos mientras trata de intimidarle con un palo, pero de poco sirve con semejante monstruo.
Zuriñe sigue inconsciente tras él tumbada en el suelo junto a Eneas, quién intenta esconderse como puede.
-Hikaru…vamos a morir…T___________T-solloza el rubio cubriéndose la cabeza con su capa de viajero.
-Esas palabras no me alientan mucho en este momento-responde él sintiendo como le tiembla la mano de los nervios.
El Beholder da una dentellada a la vara que el hado sostiene y la parte en dos haciendo que el chico se sobresalte y corra a encubrirse tras Eneas.
-Gomen, lo intenté pero aprecio mi vida, no soy partidario del suicidio ^^U
-¡Oye!¡¿Por qué me pones a mí delante?!-grita el semidios asustado de cara a la bestia.
-Chsssssssss!!! No grites que se va a enfadar uU¬¬-susurra éste en respuesta.
-GROAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR!!!
Es tal el grito de aquella criatura que los dos jóvenes se tapan los oídos sintiendo como les retumba la cabeza.
Este baja del techo de un salto haciendo que en el suelo de la cueva se noten pequeños temblores y el hombre mira a su compañero.
-¡YA SÉ!¡HAGÁMONOS LOS MUERTOS!
Dicho eso se tira al suelo junto a Zuriñe fingiendo estar dañado y el hado empieza a gritar presa del pánico.
-¡ESO SOLO FUNCIONA CON LOS OSOS IDIOTA!
El Beholder vuelve todos sus ojos hacia Hikaru y Eneas. Ellos se abrazan el uno al otro temblando de miedo mientras la criatura se les acerca con grandes pasos.
-Oooh mierda T__T
Los tentáculos de la criatura se ponen en posición de ataque, aprieta sus colmillos con fuerza y una vez está a punto de lanzarse por ellos…
-Groaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaar…!!!
-¡QUIETO AHÍ BICHO REPUGNANTE!
Una voz conocida por el hado grita a espaldas de los viajeros, quiénes desvían sus miradas hacia la entrada de la cueva junto al Beholder.
Allí, justo a la entrada, se divisa la silueta de un sujeto alto y larguirucho. Hikaru abre los ojos de par en par.
-¡¿OTRA VEZ TÚ?!
Necrono está cubierto de nieve por los hombros titiritando del frío que hace fuera, un moco congelado le cuelga de la nariz pero eso no es todo. Tras éste se encuentra una enorme bestia de tres cabezas que no había visto en su vida.
-Volvemos a vernos Hitachiin-dice sonriendo con malicia al chico. En eso desvía la mirada a Eneas y queda unos segundos pensativo recordando su rostro. ¡Se trata del tipo con el que chocó esa misma mañana en el hotel!-Vaya, no pensé que fueras tú precisamente el nuevo aliado de estos críos-dice dirigiéndose al semi dios.
Eneas queda mirándolo fijamente, parece que quiere decirle algo. Necrono le dedica una maliciosa sonrisa hasta que se le borra bruscamente del rostro en cuanto escucha sus palabras.
-o.o……………¿Nos conocemos? o.oU
Éste cae al suelo al oír eso y se da tal golpe que el moquillo congelado de la nariz se cae al suelo.
-¡¿TIENES PÉRDIDAS DE MEMORIA A CORTO PLAZO O QUE COJONES?!¡HE CHOCADO CONTIGO ESTA MISMA MAÑANA!-grita molesto desde el suelo.
El hombre se rasca el mentón pensativo.
-Mmmmm no recuerdo haberme cruzado con ningún yonki…uU¬¬
-¡MALDITO HIJO DE PERRA!-chilla levantándose del suelo para tratar de atacarlo, pero antes de poder hacer nada el Beholdes se pone frente a él gruñendo bruscamente y echándole todas las babas en la cara.
-GROAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR!!!
Pero a diferencia de los viajeros Necrono no se corta y asesta un fuerte tortazo en la cara del monstruo dejándolo completamente descolocado. Antes de que pueda reaccionar para atacar al hechicero éste le agarra fuertemente de los tentáculos con una amenazadora mirada.
-A mí no me gruñas ¿eh bicho? Que te saco todos esos ojos que tienes en las extremidades y me hago un guisado con ellos ¬¬
-O__________________________________OUu……T_______TUuuuuuu
Tanto el hado como el semidios quedan perplejos ante ese acto, pero más aún al ver como Necrono empieza a asestar fuertes puñetazos en el estómago de la bestia mientras grita lleno de ira.
-¡ESTÁS SON MIS VÍCTIMAS!¡NO ME HE PASADO 4 HORAS ESCALANDO UNA MONTAÑA Y CAYÉNDOME EN VARIOS AGUJEROS PARA QUE LOS MATES ANTES QUE YO!¡¿TE ENTERAS?!
El Beholder queda completamente inconsciente, esos golpes han sido realmente duros pues al ser hechicero tiene una fuerza descomunal y llena de energía oscura. Necrono lo deja caer al suelo, pero para quedarse más tranquilo le asesta una última patada hinchando el ojo de la criatura y suspira volteando la vista hacia Hikaru y Eneas.
-En fin, ¿por dónde iba? Aaaah sí-en eso borra la sonrisa que tenía en su cara y se pone serio-¡Thánatos!¡Mátalos! Yo me ocuparé de la chica
Al oír eso el hado voltea rápidamente la mirada a Zuriñe quién sigue dormida debido a la alta fiebre.
-¡Ni se te ocurra acercarte a ella!-grita corriendo hacia Necrono para pararlo, pero el hechicero es más rápido y le hecha un hechizo que lo deja paralizado.
-Callado estás más guapo ¬¬-dicho esto se dirige nuevamente hacia la castaña.
El joven no puede moverse, se siente inútil, el cuerpo no le responde.
Eneas por su parte está arrinconado a la pared de la cueva ya que no debe hacer ningún movimiento en brusco, aquella fiera de tres cabezas puede enfurecerse.
Por suerte sabe manejar algunos de los poderes que heredó de su padre. Desde años atrás Eneas nunca había sido un niño normal, sabía perfectamente a que se debía su extraña capacidad de un mínimo control sobre el aire. A fin de cuentas su padre es el dios mensajero, el único capaz de volar y está totalmente relacionado con ese elemento.
El rubio fija su mirada atentamente en Necrono quién se acerca a la chica poniéndose frente a ella de rodillas.
-Chssss…ya no te las das de dura ¿eh?-susurra el hombre dándole unas palmaditas delicadamente en la frente-Vaya miembro del escuadrón estás hecha si te pones enferma con el primer cambio de temperatura que pasa.
En eso la toma en brazos levantándola del suelo y Hikaru habla sin apenas poder moverse.
-¡¿Qué pretendes?!
Necrono sonríe al oír eso.
-No creo que te incumba cuando estás a punto de morir, pero te lo diré de todas formas-en eso se acerca a él ya que no puede moverse y susurra en su oído en tono malicioso-Digamos que…necesito una amiguita para pasar los ratos en el inframundo. Y las tozudas son las que más me gustan, de modo que no tengo porque desperdiciarla, me basta con veros muertos a vosotros.
Un calambrazo recorre el pecho del joven al escuchar las palabras del hombre. Siente como su cara arde y aprieta sus dientes con furia.. Es tal la rabia que consigue apretar sus puños con fuerza a pesar de estar paralizado, pero sus fuerzas ya no dan más de si. Necrono se aleja con ella en brazos, se aleja, se marcha y no puede hacer nada por detenerle, es tarde.
Pero justo cuando está a punto de desaparecer el hechicero choca contra algo que le impide salir de aquél lugar.
Frunce el ceño y vuelve a intentar salir, pero nada, hay como una especie de barrera transparente que no le cede el paso. Voltea para mirar a Hikaru, es imposible que haya hecho nada, no puede moverse, entonces…¿cómo demonios? Aparta la vista hacia Eneas pensativamente. Tampoco puede ser que él haya hecho algo, a fin de cuentas es un simple humano……¿o tal vez no?
Se aproxima hacia el rubio y lo examina detenidamente. Éste está quieto, regresándole un gesto serio y lleno odio.
El hechicero deja a la chica sobre el suelo y se dirige a Eneas agarrándole bruscamente del cuello mientras trata de quitarle la capa.
-¡¿Qué haces?!-protesta éste intentando zafarse.
El moreno no contesta hasta que por fin consigue bajarle la capa y ver su cuello, tiene una cicatriz en forma de serpiente y rayo.
Al verla Necrono siente un desagradable escalofrío que lo hace estremecer de pies a cabeza.
-¿Por qué tienes la marca de los dioses sellada en el cuello?
Eneas no contesta, simplemente le dedica una mirada llena de ira.
Por otra parte la bestia de tres cabezas está a punto de atacar a Hikaru, quién sigue completamente inmovilizado, pero antes de poder saborear al chico Necrono lo detiene con unas serias palabras.
-¡Thánatos!
La quimera desvía la mirada a su “jefe” quién contesta…
-Olvídate del hado,¡acaba con este!-dice agarrando del brazo a Eneas.
-¡¿QUÉ?!
La cabeza de león se relame mientras que la de dragón y la de cabra dejan salir algo parecido a una macabra sonrisa mientras se acercan lentamente al rubio, lo primero es degustar la presa con la mirada.
El semidios trata de ganar tiempo, la bestia está cerca, muy cerca. Si al menos Hikaru pudiese salvar a Zuriñe…
En eso se fija en el chico, lleva la flauta barroca atada a la cintura. Entonces el rubio piensa:”(¿No le dio Zeus algo especial a esa flauta?)”
Al recordar sonríe, mira detenidamente a la flauta del hado con la mirada y empieza a mover la muñeca derecha en forma circular. De repente el instrumento empieza a flotar en el aire, afortunadamente ni el hechicero ni la criatura se han dado cuenta. Eneas espera que su idea resulte. Una vez la flauta está a escasos centímetros de la mano de Hikaru el objeto empieza a brillar con un extraño destello que hace voltear a Necrono.
-¡NI SE TE OCURRA!-grita éste al chico alterado.
Pero antes de que pueda alcanzarlo el joven toma la flauta y el brazalete que lleva atado a la muñeca brilla junto al instrumento.
Hikaru pestañea confuso, ya puede moverse perfectamente pero eso no es todo. Su flauta barroca se ha convertido en aquella daga que el dios del rayo le concedió el día que salieron del Monte Olimpo.
Sonríe con malicia al hechicero quién parece un tanto perturbado por la nueva arma del joven.
-Vaya, vaya, vaya…-dice el hado en tono pícaro-Parece que ya no vamos de gallitos ¿eh?
-Chss,¿te crees que con un arma vas a intimidarme?-responde éste desviando la mirada.
Hikaru percibe el miedo en sus ojos, Necrono sabe que no es una daga normal, está seguro.
-Devuélveme a Zuriñe, o si no…
-¿O si no que? ¬¬-dice el hombre desafiante.
El hado toma aire en sus pulmones y aprieta el mango de la daga con fuerza. Se siente mucho más poderoso y nota una sensación extraña en su cuerpo.
Alza la mano arriba y da una fuerte sacudida haciendo que de la nada aparezca una gigantesca ola de agua en dirección a Necrono, pero antes de que llegar hasta él aquella ola se deshidrata por completo dejando a un confuso Hikaru.
-¿Pero que demonios…?
-JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA XD
El hechicero ríe a más no poder mostrando una gigantesca bola de agua con chispas a su alrededor.
-¡Pedazo de idiota!¡¿Se te olvido que puedo controlar los rayos y que el agua conduce la electricidad?!
Dicho aquello lanza la bola hacia el chico y esta impacta en todo su cuerpo dándole una fortísima descarga eléctrica que lo arroja hacia una de las rocas que hay en la cueva.
Hikaru está tirado en el suelo, se inclina como puede. Ese maldito se la ha jugado, fingía estar despavorido para que él se confiara. Tiene grandes rasguños por todo el cuerpo y se siente realmente dolido.
Eneas trata de hacer algo, pero Thánatos le rodea con la cola apretándolo fuertemente hasta casi asfixiarlo. Necrono mira a la criatura sonriente.
-Bien quimera inservible, por fin haces algo útil.
-Grrrr #¬^¬
-Y ahora estaos quietecitos, o si no…-en eso toma a Zuriñe nuevamente del suelo solo que ésta vez con su mano a escasos centímetros del cuello de la chica-La mato de una descarga,¿queda claro? ¬¬
Ninguno de los dos puede moverse, claramente están en desventaja. Aprovechando que Eneas ha deshecho la barrera debido a su desconcentración mental arrastra a la chica hasta la salida una vez más.
-Bien, me encantaría quedarme a ver como Thánatos os devora de un mordisco, pero se hace tarde. Así que como diría uno en ruso: ”Bolyeee Sem”,”Do Svidaniya” n___n
Dicho eso retrocede hasta la salida con una maliciosa sonrisa hasta que algo inesperado ocurre ya que Necrono choca contra algo, mejor dicho “alguien” que le impide el paso.
-¿Qué demonios…? ¬¬ O-O!
Frente a él ve un rostro conocido. Una mujer alta y peliazul con un kimono blanco cruzada de brazos que lo mira seriamente. En su faja rosa está el símbolo del escuadrón del Limbo. Se trata de…
-Yukime Elrick ¬¬-pronuncia Necrono mirándola de la peor manera que se puede mirar a alguien.
-Vaya Necrono, volvemos a vernos-responde ella con una leve sonrisa.
-La mujer de las nieves,¿cómo no? Debí imaginar que tú serías la guía de estos mocosos…
-Es obvio ¿no?-dicho esto se pone seria-Suéltalos, no sé que trama tu Dios, pero no permitiré que mates a unos chicos dispuestos a salvar Seiso.
-Estos “chicos” me la pelan-se aferra todavía más al hada que tiene en sus brazos-Hades no quiere que razas inferiores de la luz interfieran en sus planes. De modo que deberías tomar nota, ser inteligente y marcharte de aquí cuanto antes. Si no ya sabes lo que puede pasar-mira a Thánatos dándole a entender que ella también puede ser el almuerzo de aquella bestia.
-¿Esa cosa es tu nueva arma?-pregunta indiferente-Ya quisieras tú que me apartara. Vas listo, por nada soy miembro del escuadrón.
Necrono sonríe con maldad al escuchar eso.
-Linda, olvidaste que manejo el fuego ¿verdad? Tus poderes de hielo no servirán de nada.
-Mis poderes de hielo no me harán falta en esta batalla-dice remangándose la manga del kimono-He desarrollado técnicas más simples pero eficaces para acabar con paletos como tú n.n
-¬¬…Muy bien, lo cierto es que esta misión me ha parecido demasiado fácil. Un poco de marcha no me vendrá mal.
El hechicero deja a Zuriñe bruscamente en el suelo y se pone en posición de ataque chasqueando sus dedos y haciendo que una llama de fuego salga de la palma de su mano. Hikaru mira tras la mujer de nieve cuando siente que esta le llama a susurros.
-Chsss, chico…-vuelve a llamar su atención-¡Ey, chico!
-¿Uh?-este alza la cabeza cuando ella contesta.
-Trataré de distraer a Necrono. Mientras tú saca a la chica y a tu amigo de aquí.
El joven mira a su alrededor. Eneas sigue casi asfixiado por la cola de Thánatos y Zuriñe se encuentra tirada tras Necrono.
-Eso es imposible-responde él un tanto inquieto.
-No te preocupes, sé lo que me hago-contesta segura de si misma-A mi señal corre hacia ellos y la muñequera del escuadrón hará el resto.
-Pero…
-No os conviene luchar ahora. Tenemos prisa y la chica está muy débil. A no ser que quieras verla morir…yo de ti obedecería n.n-dice girándose hacia él mientras le guiña un ojo.
Éste muerde su labio inferior, no sabe si dará resultado pero tiene razón. Zuriñe se ve realmente débil y después de la discusión lo último que quiere Hikaru es que las cosas vayan a peor.
-¿Listo?-pregunta la mujer interrumpiendo sus pensamientos.
Él asiente, no está muy convencido de si podrá hacerlo bien pero al menos debe intentarlo.
Yukime toma aire en sus pulmones y grita.
-¡AHORA!
Dicho esto la peliazul lanza un hechizo hacia la bestia que la congela todo el cuerpo, incluyendo a Eneas. Necrono desvía la mirada hacia Thánatos estupefacto.
-¡¿QUÉ MIERDAS?! <O<
Aprovechando su distracción Hikaru corre hacia Zuriñe para montarla a su espalda y el malvado se gira con un rostro lleno de ira.
-Que te crees tú que voy a dejarte ir de rositas insecto-dice mientras empieza a formar una especie de rayo con su mano sobrante.
Pero antes de atacar al chico un fuerte bloque de hielo golpea su espalda haciéndolo gritar de dolor.
-¡AAAAH!-se gira y ve a Yukime con una desafiante sonrisa.
-La pelea es contra mí,¿lo has olvidado?
-Grrrrrrrrrrrr….¡Os mataré a todos!¡Los aliados de la luz dais puro ASCO! :fire:
El hado amarra a la chica los más que puede con su abrigo para que no se le caiga y corre hacia dónde está Eneas congelado. En eso mira a Yukime nervioso.
-¡¿QUÉ QUIERES QUE HAGA CON ÉL?!
-¡Trata de salir de este apuro con las virtudes que los dioses te han brindado!
-¡ESA RESPUESTA NO ME AYUDA EN NADA!
Pero no obtiene contestación de la mujer, está demasiado ocupada distrayendo a su oponente, solo le queda una opción.
Saca la daga una vez más mirándola inquieto y empieza a picar el hielo alrededor de Eneas. Yukime se da cuenta y llama su atención.
-¡NO!¡ASÍ NO CONSEGUIRÁS DESCONGELARLO!¡SOLO ROMPER EL HIELO!
-¡SI NO ME DICES QUE ACCIÓN DEBO COMETER SOLO HAGO LO PRIMERO QUE SE ME VIENE A LA CABEZA!-grita fuera de si, pero entonces abre los ojos de par en par al darse cuenta de las palabras de la aliada.
-(“Descongelar” Eso es…)-piensa fijando la mirada en el rubio solidificado.
En eso se aleja a unos metros de él y señala con la punta del dedo a la figura del semidios un tanto inseguro.
-(En caso de derretir el hielo los efectos del agua son similares a los del fuego)-piensa mientras trata de enfocar en la dirección correcta hacia el hombre-(Si picase el hielo con la daga podría destrozar a Eneas. Sin embargo el agua es capaz de derretirlo sin problemas. Así que…)
En eso fija su mirada concentrándose al máximo y de este sale un enorme chorro de agua en dirección a dónde está apuntando.
El hielo empieza a derretirse poco a poco y únicamente donde se encuentra su compañero dejando a Thánatos aún congelado. Una vez Eneas queda libre cae al suelo inconsciente y el joven corre hacia él mientras sigue llevando a la chica. Una vez los tiene a ambos desvía rápidamente la mirada a la mujer.
-¡YUKIME!¡YA ESTÁ!
-¡PERFECTO!
La chica mira al hombre poniéndose seria y lo señala con la mano como si fuese a lanzarle un hechizo. Necrono sonríe confiado.
-Como dije antes tus conjuros de hielo no funcionan conmigo-dice formando una bola de fuego.
Pero justo antes de lanzarla la mujer deja su posición para hacer hechizos y le asesta una fuerte patada en la mandíbula haciéndolo caer al suelo.
-¡PUTA!-grita tapándose la boca que no para de sangrar.
-Y como yo dije antes…he desarrollado técnicas más simples pero eficaces.
Tras eso corre hacia los viajeros y se acerca a Hikaru.
-Agárrate a mí.
El muchacho obedece y Yukime chasquea sus dedos haciendo que un fuerte destello los irradie.
-¡NO!-grita Necrono tratando de alcanzarlos. Aún así es tarde, estos desaparecen sin dejar rastro dejándolo completamente solo.
Queda en silencio tratando de contener su ira, pero no puede evitar reprimir un fuerte grito de rabia que hace retumbar las paredes.
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!

Zeus observa detenidamente la pluma dorada que Lee le acaba de entregar. Acto seguido mira al chico frunciendo el ceño desconfiadamente haciendo que Lee trate de forzar una sonrisa que apenas es creíble. Vuelve a mirar el objeto y habla.
-Sí…parece que es la pluma de fénix que te encargue-dice finalmente mientras la guarda en una pequeña caja-Lo que no me explico es como has podido conseguirla tan rápido.
El dragoncito se encoge de hombros, para ser exactos ni siquiera él lo sabe. La encontró por casualidad.
-Supongo que tuve suerte.
-Por desgracia la suerte no te sonreirá demasiado a la hora de la lucha. De todos modos…un trato es un trato U.U-suspira-Podrás volver a dormir en tu cama ¬¬
Al oír eso el chico deja salir una alegre sonrisa.
-Pero…!!!-le interrumpe haciendo que el chico la borre nuevamente por completo-La próxima vez que pegues pataletas pasarás días sí y día también durmiendo en el lago con “tú ya sabes quién” ¬¬
Lee desvía la mirada a Poseidón que le dedica una maléfica sonrisa mostrando su tridente a lo lejos y el chico se sube sobre Zeus abrazándose a su cuello y temblando asustado.
-uU¬¬…Ya Lee, tranquilo-el líder de los dioses sujeta al chico en brazos como puede y trata de dejarlo en el suelo-Mañana seguiremos con tu entrenamiento. Te enseñaremos a aprender las técnicas más básicas de un dragón. Empezando por volar.
El joven mira a Zeus ambiguo, ¿acaso Zeus puede volar? Él nunca le ha visto. De hecho, solo ha conocido a una persona que puede volar en el Limbo y no es un dios.
-¿Me va a enseñar Anika?
El hombre se gira para mirarlo mientras se encamina hacia el templo y contesta.
-No, mi hijo, Hermes.
El joven ve como su instructor se aleja y guarda silencio pensativo.
-Hermes…-se lleva la mano al mentón tratando de hacer memoria-Creo que he oído ese nombre en alguna otra parte-susurra en voz alta.
-Posiblemente en leyendas de ciudadanos Atenienses-responde una voz a su espalda.
Frente a él se encuentra un hombre que no nunca había visto durante su estancia allí. Éste sonríe y queda frente a él.
-Permite que me presente guardián. Yo soy Hermes. Dios olímpico mensajero, de la astucia y el comercio-le extiende la mano-Es un placer conocerte al fin Lee.
El dragón frunce el ceño cuando este le extiende la mano pues no sabe que es un tipo de saludo.
-¿Por qué extiendes la mano si no me vas a dar nada? Ô.ÔU-pregunta inocentemente.
Al escucharlo Hermes no puede evitar echarse a reír.
-Jajajajajajaja vaya salvador más curioso XD
Lee no entiende nada pero sonríe. Aquél hombre le inspira confianza.
-Veo que pasaste la prueba de la pluma, buen trabajo n__n
-Oh O.O! Gracias, a decir verdad…creo que tuve un poco de suerte ^w^U
El hombre castaño reprime una pequeña carcajada.
-(Por lo menos no se las da de listo como Zeus. Se ve que este chico es honesto consigo mismo)-piensa mientras nota como Lee lo examina de arriba abajo boquiabierto-¿Qué ocurre? O.O
-Eso que tienes en las sandalias son…¡¿ALAS?!-grita sin poder creerlo.
-Aaaah sí, las uso para volar-dice mostrándoselas-¿Te gustan?
-¡Sí! Yo también quiero unas sandalias que vuelen-dice mirando sus zapatillas orientales completamente desgastadas.
El chico amplia su sonrisa dándole una palmadita en la cabeza.
-A ti no te hace falta esto. Tú podrás volar sin necesidad de tener objetos alados. A fin de cuentas tengas o no forma humana eres un dragón. Forma pare de tu naturaleza n__n
El chico queda mirándolo frunciendo el ceño y Hermes presiente que no le ha entendido.¿Y que esperaba? A fin de cuentas no era más que un recién nacido.
Sonríe tiernamente al dragón alzando la vista al cielo.
-Oye Lee…precisamente iba a comer algo. Acabo de llegar bastante cansado de una misión y me preguntaba si te gustaría almorzar conmigo.
Al decir eso el dragón siente como su estómago ruge y el hombre sonríe.
-Jajaja ya lo suponía, tú también tienes hambre ¿no?
Lee asiente y Hermes se gira sobre sus talones para dirigirse al templo.
-Pues no se hable más, le pediremos a Anika que nos prepare algo de comer.
-O.O…SÍ! YO QUIERO *O*
-Yo también, me muero de hambre >.<-dice corriendo mientras le sigue el joven por detrás-¡Vamos!

Siris sopla delicadamente las uñas de sus manos. Se encuentra en el manantial del Inframundo junto a Luxar, quién prueba las habilidades de uno de sus hechizos rompiendo gigantescos pedruscos.
Toda esa tranquilidad se rompe cuando las puertas hacia el lago se abren de un portazo y Necrono entra hecho una auténtica furia.
-¡MALDICIÓN!
La rubia sonríe al verlo.
-Vaya, que pronto has vuelto. Y por lo que se ve traes noticias.
Luxar no dice nada, simplemente se limita a mirarlo de mala manera y seguir entrenando.
-¡HE ESTADO A PUNTO DE MATAR A ESOS INSECTOS!¡SI NO FUERA PORQUE TU ESTÚPIDO BICHO HA DEJADO QUE LO CONGELEN!
Thánatos entra tras el hechicero con una amenazadora mirada y aún más enfurecido que el propio Necrono. Sus gruñidos se perciben a kilómetros.
Al verlo Siris nada hacia él acariciando sus tres cabezas.
-Mi niño…¿qué ocurre? Ó.Ò
-¡QUE ES UNA MIERDA DE QUIMERA!¡ESO ES LO QUE OCURRE!
-Grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr…#####¬^¬
El moreno se acerca a la bestia amenazadoramente.
-Si no fuera por ti hubiese matado a esos críos.¡TU CEREBRO DE MOSQUITO SOLO ME HA CAUSADO RETRASO!-dice dándole un puñetazo en la tripa.
-GrrrrrrrrrrrrrrrrrAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAOOOOOOOOOOOOOOOOOOR!!!
Thánatos ya no aguanta más y asesta tal coletazo a Necrono que sale disparado y empotrado contra la pared.
Una vez tirado en el suelo se abalanza sobre él aplastándolo sin miedo alguno de que le devuelva el golpe. Bastante ha sufrido ya con sus maltratos, ahora le toca a él volver a llevar las riendas.
Lo cierto es que Necrono empieza a asustarse y trata de levantarse como puede del suelo.
-Lo siento, lo siento. Bichito lindo…no dije nada-balbucea asustado mientras corre a esconderse tras una de las rocas presentes.
Siris sopla sus uñas con indiferencia.
-Me parece que Thánatos te ha aguantado suficiente. Su paciencia tiene un límite, te dije que no abusaras de él cuando te lo deje. Los perdones de nada sirven.
-Grrrrrrrrrrrrrrrr…-éste le da una enorme dentellada rajándole toda la tripa y una vez más le asesta un coletazo que lo empotra nuevamente contra la pared.
-En fin…-suspira la sirena-Parece que los miembros del escuadrón son mejores de lo que creíamos.
-Mandando solo a ese idiota no basta-dice Luxar con su indiferente tono que de costumbre-Necesitaríamos otra persona más.
Siris lo mira sonriendo.
-¿Quieres que lo acompañe yo?
El chico de pelo azul grisáceo deja de entrenar y desvía su mirada hacia la mujer.
-¿Estás segura?
-Por supuesto, me muero entrar en acción y además…tengo cuentas pendientes con esa niña-dijo recordando los sucesos con Zuriñe en el manantial del Valle Luna-Y seguro que el hadito me echa de menos. Solo hay que ver lo embobado que quedó por mí cuando nos conocimos XD
El titán desvía la mirada sin decir nada para seguir entrenando y Siris desvía la mirada a Necrono.
-Necrono, nos vamos ¬¬
El hombre se levanta como puede del suelo lleno de heridas y cicatrices recién salidas de dios sabe donde.
-¿Thánatos viene?
Siris mira a la criatura pensativa y sonríe.
-No, creo que mi niño ya lo ha pasado bastante mal. Pero quién sabe, tengo muchos amigos esparcidos por el mundo entero. Puede que alguna otra criatura esté igual de dispuesta que Thánatos a acabar con esos niños.
Al oír eso Necrono siente como se le ponen los huevos de corbata.
-¿Más criaturas? U¬¬ Oooo dis mío…-susurra mientras ve como la sirena se sumerge para salir a la superficie del mundo del exterior y Necrono la sigue dejando solo a Luxar.
El pálido peligrisáceo se sienta sobre una roca mirando hacia las escaleras que bajan a los aposentos de Hades dónde se oyen lamentos.
-Me parece que uno de los viajeros tendrá que ceder si quiere volver a ver a cierta persona especial en su vida…
Continuará…
Chapter 19:
Capítulo 19:El perdón
Hikaru mira la fogata que hay frente a él sentado sobre el frío suelo de aquella cueva. Yukime los ha llevado hasta su guarida.
El lugar es bastante grande y a su manera tiene todas las comodidades que una persona, o fantasma necesita para vivir. Gira la cabeza para mirar tras él, la mujer de cabellos azules se está haciendo cargo de sus lastimados compañeros. A Eneas lo ha vendado desde la cintura hasta el cuello, según le ha comentado antes Yukime las ataduras de Thánatos le han fracturado varios huesos. Ahora se está encargando de Zuriñe, de quién aún no le ha dado noticias. Pone un paño húmedo sobre su cabeza y la examina lo más que puede. El moreno se acerca a ella un tanto inquieto.
-¿Puedo ayudarte en algo?
-A no ser que seas médico lo dudo mucho-responde ella en tono despreocupado.
-Bueno…yo…sé algo de medicina-dice frotando sus manos con una preocupada mirada fija en su compañera enferma-En mi aldea me encargaba de curar a los animales.
Al oír eso la chica voltea para observarlo y tras unos segundos le dedica una tierna sonrisa.
-Eres un Hitachiin ¿cierto? En el Fairy Forest tu dinastía se dedica al cuidado de los animales.
Hikaru la mira perplejo, no esperaba que supiera cosas sobre las hadas del Fairy Forest. Parece ser que el escuadrón del Limbo sabe un poco sobre todo lo que rodea Seiso. Yukime le da una amistosa palmadita en el hombro.
-Desgraciadamente, no se emplea el mismo tipo de medicina en los animales que en los humanos, o en su defecto…hadas.
-Vaya, veo que estás bien informada sobre nuestra raza-dice finalmente forzando una sonrisa.
-No solo sobre tu raza-contesta tomando en sus manos el cuenco de agua con el que ha humedecido el paño de Zuriñe-Para sobrevivir en Seiso debes tener un mínimo conocimiento sobre todos los seres que te puedes encontrar en el exterior.
Tras dejar el recipiente sobre una pequeña mesita de madera amplía su sonrisa mirando al chico.
-Pero eso tú ya lo sabías ¿cierto? Y aún así te lanzaste a la piscina sin saber lo que te aguardaba fuera del bosque.
Al decir eso Hikaru pestañea un par de veces y desvía nuevamente la mirada hacia Zuriñe. Yukime se percata de ello y empieza a echar más leña a la pequeña fogata mientras habla.
-Vaya, debe ser una persona muy importante en tu vida.
-¿Eh?¿C-Cómo dices?-pregunta el hado balbuceando un poco sabiendo hacia dónde quiere desviar el tema.
-La chica-contesta despreocupada-Debéis tener una relación muy estrecha para que te impulsara a salir del bosque en su ayuda.
Éste aparta la mirada completamente rojo sintiendo como las mejillas le arden y al verlo la peliazul suelta una pequeña risita.
-Que mono-se incorpora del suelo para ponerse en pie y estirarse-Tus compañeros despertarán dentro de un rato. Mientras vamos a comer algo ¿sí?
-Gracias, pero no tengo hambre-responde sentándose de nuevo frente a la fogata.
-Me da igual, debes comer. Vuestro viaje ha sido agotador y no consentiré que te vayas sin probar bocado ¬¬
-Hablo en serio Yukime, no tengo hambre -.-
Ésta lo agarra del chaleco y tira de él arrastrándolo por el suelo hasta el otro extremo de la cueva dónde “supuestamente” se almuerza. La mujer pone un plato con comida frente al chico y le sirve una taza de té.
-Por si estás interesa en saberlo…-dice mientras posa la tetera sobre la mesa-Tu amiga ha sufrido lo que llamamos una languidez de desazón.
-¿Una que de qué?-pegunta el hado sin entender una sola palabra.
Yukime suspira alzando la vista al techo de su cueva explicando.
-Lo que quiero decir es que la fiebre no proviene del brusco cambio climático que habéis absorbido, si no del abundante estrés que ha podido sufrir estos días.
Hikaru suelta la taza de té mirando a la mujer de las nieves interesado en sus palabras. Ésta se inclina para mirarlo fijamente a los ojos con preocupación. Es la primera vez que Hikaru la ve con esa expresión desde que se conocieron unas horas antes y ese gesto de desasosiego le preocupa.
-¿Habéis recibido mucho trabajo o alguna noticia inesperada durante vuestro viaje como Katias?
-No…a decir verdad no estoy seguro de que decir-responde en el mismo tono preocupado que ella mientras pasa su mano por el flequillo-Es cierto que hasta hace poco no sabíamos nada sobre los Katias…pero Zuriñe no parecía disgustada cuando se enteró de que pertenecíamos a ese rango. Si te soy sincero…me parece que es la única que lo está llevando medianamente bien entre nosotros tres.
-Lo dudo mucho, yo diría que es la que peor lo está llevando-reprocha Yukime dejando al joven más confuso todavía.
-¿Qué quieres decir con eso?
-Desde mi punto de vista creo que Zuriñe se siente obligada a no mostrarse afectada por las misiones que os encomiendan. Vosotros no erais destinados a ser Katias y sin embargo os visteis envueltos en todo este asunto por ayudarla. De algún modo si ella no se muestra satisfecha con lo que le toca, vosotros estaréis todavía más agobiados. Y si estuvieseis en desacuerdo y lo demostrarais eso haría que ella se sintiese peor,¿me explico?
Al decir eso Hikaru queda absolutamente bloqueado. Siente como si mil cuchillas le hubiesen apuñalado al mismo tiempo.
Su compañera se guardaba los llantos para no causarles más carga a él y a Eneas, y él la atacó por un sufrimiento que en realidad nada tenía que ver con la misión, si no con él mismo. Al ver la expresión del hado Yukime aparta la vista de éste suspirando.
-Vaya…me parece que he tocado hueso.
-……………………No te equivocas-responde el chico tras un leve silencio.
La mujer vuelve a mirarlo.
-De modo que…¿en algún momento del viaje habéis tenido discusiones a causa de este tema?
-Eneas no ha dicho nada, pero yo sí-en eso aparta la mirada sintiendo como se da puro asco-La noche pasada discutí con ella y la culpé de cosas que nada tenían que ver con ser de la alianza de la luz.
-Mmmmm eso es un problema. No puedes atribuir tus cargas a alguien que es tan débil por dentro, no es bueno.
Hikaru queda serio y pensativo mirando al suelo durante un buen rato.
-Yukime-san…¿tú crees que estaría bien contarle a Zuriñe el verdadero motivo de mis inquietudes?
Ésta queda sorprendida ante la pregunta y deja salir una leve sonrisa de estabilidad.
-Creo que sí, al menos le quitarías la culpa de encima.
-Pero es que temo que si le diga la verdad se sienta aún peor.
Mira al hado, pestañea cada vez más confundida y esta vez es ella quién plantea la cuestión.
-¿Qué puede ser tan malo como para hacer que se sienta peor?
Hikaru se calla mientras muerde su labio inferior, no le apetece volver hablar sobre la presunta muerte de su hermano. La mujer aparta la mirada nuevamente.
-Ok, no es asunto mío. Perdona si te hice recordar algo que no es de tu agrado.
No le salen las palabras, sencillamente, no le salen, ha tocado fondo en lo más profundo de su ser.
Largos segundos de mutuo silencio invaden la cueva y a Yukime eso le desagrada, por lo que trata de animar al muchacho que parece totalmente hundido.
-Ven conmigo, te mostraré cuál el siguiente paso de la misión. De nada sirve arrepentirse ahora, lo hecho, hecho está n__n-dice extendiéndole la mano para guiarle.
Hikaru asiente y antes de seguir a esta mira a dónde se encuentra la castaña. Su cuerpo parece más frágil de lo que es en realidad, pero aún así no es lo suficientemente fuerte para combatir al mal sola.
Se acerca a ella y posa su rostro frente al suyo, sonrojado, sudoroso y febril.
-Siento que hallas tenido que llevar esa carga encima tú sola. A partir de ahora prometo que estaré ahí para ayudarte a soportar el peso de la misión.
Tras aquél susurro acerca sus labios a los de la chica rozándolos delicadamente. Son suaves, pero no dejan de tiritar a pesar de que está inconsciente. El roce apenas dura unos segundos, pero Hikaru siente como si hubieran sido eternos.
Cuando se aparta la mira con gesto avergonzado,¿quién iba a pensar que aquél beso tan esperado se lo daría estando inconsciente?
††~¤~††

Necrono, Siris y Luxar se arrodillan ante el poderoso Hades. El dios los mira con indiferencia sentado sobre su trono del inframundo.
-Llegáis tarde.
-Pedimos disculpas mi señor, tuve algunos incidentes con esos…niños #¬^¬-responde Necrono a regañadientes recordando el tropiezo con los hados.
-¡IDIOTA!-el dios azota un jarrón que tiene a su lado y curiosamente cae a escasos centímetros de Necrono asustándolo-¡ME PARECE INCREÍBLE QUE NO PUSIESES DERROTARLOS TENIENDO A LA LÍDER DEL GRUPO ENFERMA Y EL MEDALLÓN AUSENTE!¡¿SE PUEDE SABER COMO DEMONIOS ESCAPARON AHORA?!
-N-no fueron ellos los que escaparon por su cuenta mi señor-responde el hechicero tartamudeando-Fue una vieja aliada de la luz la que los ayudó a dispersarse, Yukime Elrick.
Al oír eso Hades decide reconsiderarlo. Conoce perfectamente a la mujer fantasma. Lleva siglos siendo aliada del Limbo, incluso cuando todavía él vivía allí.
-¿Yukime vuelve a estar involucrada? Porque no me sorprende…-dice en tono molesto-Es igual…tengo algo importante que deciros.
Los tres subordinados los miran confusos pestañeando repetitivamente y el dios decide hablar.
-Tenía el presentimiento de que Necrono no lograría derrotar a los 3 Katias.
Al decir eso Luxar ríe bajito sin poder reprimir unas carcajadas y el hechicero lo mira de forma asesina mientras Hades prosigue.
-De modo que a partir de ahora os encomendaré a un aliado más de la oscuridad.
-¿Eh?
Lo miran perplejos,¿otra criatura dispuesta a acabar con la vida de los hados?¿Quién será? Las dudas se despejan en cuanto Hades llama a aquél nuevo miembro del grupo.
-Puedes pasar.
Tras el trono de Hades, sumido entre las sombrar, se oyen unas pisadas acercándose hasta ellos y poco a poco una redondeada cara se asoma tenebrosamente diciendo…
-PASTAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA~~
-O______O!!!
Las sombras del fondo se dispersan. Tras Hades hay un chico bajito, con los ojos entrecerrados y pelo castaño del que sobresale un pequeño remolinillo. En su mano lleva un tazón de spaghetti mientras que con la otra sostiene un tenedor en el que enrosca los alargados fideos. Sonríe de forma idiota a sus nuevos compañeros quiénes miran a su líder como si se tratase de una broma.
-¿Quién este niño? U¬o¬-pregunta Luxar en tono de desagrado a su dios.
-Es un aliado de tierras romanas, lo opuesto a los griegos aliados de Zeus. Su nombre es…
-ITALIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA-responde el nuevo con la misma estúpida sonrisa que desagrada a los tres villanos.
-¿Se llama igual que su país? U¬¬-responden al unísono.
-Es un nombre en clave, daaaaaaaaaaaaaaaaah
-Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu¬¬
Hades advierte el inconformismo de sus aliados, pero eso no le preocupa en absoluto.
-Italia es uno de los aprendices hechiceros más notables de su país, no creáis que es un mierdas solo porque tenga cara de idiota ¬O¬
Al oír eso el italiano muerde su labio inferior reprimiendo unas lagrimillas que acaban en cómico llanto.
-WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH ERES MALO HADES-SAMAAAAAAA TOT
-(De por sí yo creo no solo su cara, él también es idiota Uu¬¬)-vuelven a pensar mientras tres gotas de sudor les resbalan por la sien.
Hades ignora los lloriqueos del castaño. Milagrosamente y para sorpresa de todos, a ese chico se lo consiente. Debe ser que tiene algo especial.
-Escuchadme bien todos, este es mi plan-habla cortando al pequeño Italia-La próxima parada de los Katias se sitúa en Mongolia. Debéis ir allí lo más rápido posible. Italia se encargará de eliminar a esos mocosos, vosotros solo procurad que ningún otro aliado de Zeus los saque del apuro…¡¿ENTENDIDO?!
Estos asienten seriamente, parece que Hades tiene mucha confianza en aquél aprendiz de hechicero.
Necrono se siente humillado, lo mira de arriba abajo. Le parece increíble que Hades deposite más esperanza en un crío hechicero que en él, pero es lo que toca.
-Una última cosa mi señor-dice Luxar. Es el único que tiene valor de hacer toda pregunta al dios de los muertos.
El hombre lo mira serio y hace ademán de que hable.
-¿Qué haremos con el elegido?
Al oír su pregunta sonríe.
-Ese dragón no me preocupa, no es más que un niño-responde-Aún así no debemos olvidar que es alguien capaz de superar en fuerza a los mismísimos dioses…Por eso…al igual que Zeus yo también guardo un as bajo la manga, algo que esos críos no tendrán el valor de dañar jujuju…
Estos perciben maldad en su mirada, la sonrisa que Hades ha dejado escapar produciría escalofríos hasta al ser más feroz del planeta tierra.
Está claro que Hades oculta algo. Algo maléfico y poderoso que podrá causar grandes destrozos en Seiso…
[b]
††~¤~††

-Bien, aquí dan comienzo tus clases para aprender a volar.
Zeus, Lee, Hermes y Anika se encuentran sobre una gigantesca nube del limbo, casi parece un prado blanco y celestial.
El dios mensajero está cruzado de brazos apoyado sobre una columna griega mientras que con el dedo de una mano se saca cera de los oídos indiferentemente. Zeus sigue hablando al joven dragón.
-Yo no poseo la habilidad de volar. De modo que el único que puede enseñarte por desgracia es mi hijo HERMES ¬¬-puntuó de mala manera al pronunciar el nombre del dios alado.
-¿Ah?¿Y que hay de desgracia en eso viejo? ¬o¬-responde el moreno tirándole a su padre la bolita de cera recién sacada del oído en la cara.
-Me parece que está claro-responde el dios del rayo mirando hacia la punta de su nariz, dónde tiene la porquería pegada.
Lee prefiere no meter más baza de la que ya hay. Por lo que ha visto en poco tiempo, esa relación padre e hijo no parece precisamente “buena”. Pero aún así le queda preguntar una de sus últimas dudas.
-¿Y porque está Anika aquí?
-Yo voy a ser la ayudante de Hermes n.n Estoy aquí para echaros una mano-responde el ángel con su típica tierna sonrisa hacia el dragón.
-Bien, pues entonces así queda la cosa-suspira Zeus ya aliviado por haberse quitado la cera de su cara y voltea la vista a Lee-A trabajar ¬¬
El hombre pasa tras Hermes y le azota un capón en la cabeza.
-Y tú haber si espabilas ¬¬
Dicho esto chasquea los dedos para trasladarse al templo, pero antes de poder hacerlo Hermes enfurecido por el capón toma el arco de Anika y lo apunta al trasero con una de sus flechas. Una vez dispara Zeus y la flecha desaparecen y se oye un eco desapareciendo en un abismo distorsionado parecido a lo que suele sonar un llanto de dolor.
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
El dios sonríe y sopla su dedo como si se tratase de un pistolero en el oeste. Tras ese acto se gira hacia Lee poniéndose en pie y llevando sus manos a la cintura con una decidida mirada.
-Muy bien chico, si te parece bien vamos a empezar.
-O.O…¡Sí! Ò__Ó-responde éste tras salir del shock con el acto de la flecha.
Hermes le regresa su arco a Anika y da un salto hasta el joven asiático mirándolo cara a cara.
-Imagino que siendo una cría de dragón ya habrás hecho algún que otro planeo ¿cierto?
-¿Pla…neo? ò.ó…ó.ô
-Sí, planeo, ya sabes. Te habrás elevado a algunos centímetros del suelo durante tu largo viaje ¿no? n__n
-ó.ò….
-n__n…o___o?...Uu¬¬…No me digas…que ni siquiera sabes elevarte un poco.
Lee desvía la mirada al suelo avergonzado y Anika acaricia su cabeza forzando una sonrisa.
-Tratemos de ser comprensivos con él Hermes. Ten en cuenta que es un recién nacido n.nU Un pájaro no empieza a volar desde que sale del nido ¿no? Pues esto es algo parecido.
-Pero yo creía que…Uu¬¬ Aaaagh, olvídalo, es igual u__u Tendremos que empezar de cero.
-Lo siento…-dice el chico cada vez más apenado.
-¡Eh!¿Porque lo sientes? No es culpa tuya ^^-dice el dios dejando salir una agradable sonrisa.
-Aún así, supondrá más tiempo y a Zeus no le gusta esperar…ú.ù-se sigue lamentando el chico.
-Zeus, Zeus, Zeus…¡Olvídate de Zeus!¡Ahora estás conmigo chaval! ¬¬-responde irritado-No pasa nada por no planear, yo te enseñaré desde el principio. Para eso me encomendaron a ti, uno no nace sabiendo -.-
Al oír eso el chico alza la vista para mirar a Hermes. En un principio creyó que le regañaría como había hecho el dios del rayo hasta el momento, pero ese hombre parecía diferente. En cierto modo esa muestra de empeño a enseñarle le daba suficiente confianza en si mismo.
-¡ESTOY LISTO! ÒoÓ
-¡ASÍ SE HABLA CHAVAL! ÒoÓ
Anika sonríe al verlos, se nota que esos dos pueden llevarse bien en un futuro.
-Muy bien Lee, pues si te parece empezamos ¿sí? n.n
El chico asiente y Anika toma de su mano guiándolo hasta el extremo de la nube.
-Empezaremos por intentar volar desde aquí n.n
El chico se asoma al borde de la nube y abre los ojos de par en par. Bajo esta se encuentra un enorme precipicio.
-¿E…es en serio?¿Desde tan alto? O__OUu-pregunta empezando a echarse hacia atrás.
-Es el acantilado más pequeño de la nube n.n-explica a Anika-Puedes empezar a planear desde aquí.
El chico frota sus ojos y vuelve a mirar hacia abajo. Es tal la altura que le produce nauseas.
Traga saliva e inconscientemente se va retirando poco a poco.
-No creo que esté preparado.¿No hay sitios más bajos?
-EJEEEEEM U___U
Lee se gira al oír la exagerada tos de Hermes para llamar su atención. El dios lo mira con una sonrisa de oreja a oreja.
-Lee,¿sabes cuál es el mejor método para enseñar aun niño a nadar? n__n
-<-<…¿cuál?<.<Uu
En eso lo agarro de la cintura y lo arroja por el precipicio.
-¡TIRÁNDOLO A LA PISCINA! ^O^
WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!!!
[b]
††~¤~††

Una luz le daña la vista como si fueran los focos de un escenario.
Zuriñe abre poco a poco los ojos de forma dolida.
-Mmmm ¿dónde estoy?
-Zuriñe…
Lo ve todo borroso hasta que finalmente ve la silueta de alguien conocido. Se trata de…
-¿Hikaru?
El joven hado se encuentra en la cama sentado junto a ella. Su mirada indica preocupación, lo cuál hace que sienta un poco conmovida por el chico.
Se incorpora de la cama débilmente, todavía siente arder sus mejillas. Hikaru la toma de ambas manos delicadamente con un suave tono de voz.
-¿Cómo estás?¿estás mejor?
La chica todavía se siente cansada y niega con la cabeza.
-No del todo, todavía me encuentro mal…
Al decir eso se da cuenta de cómo el chico sonríe maliciosamente y responde.
-Pues me alegro.
Tras escuchar sus palabras queda pasmada mirándole.
-¿Q…que?
En eso siente como el hado aprieta las manos que acaba de agarrarle con todas sus fuerzas hasta el punto de hacerla gritar de dolor.
-¡Hikaru, me haces daño!
El hado la tira bruscamente contra la cama quedando sobre ella y Zuriñe percibe una mirada asesina en su compañero.
-¿Verdad que duele? Pues esto no es ni la mitad del daño que me has hecho tú a mí.
-Es cierto-se escucha otra voz conocida a sus espaldas.
La joven aparta la mirada para ver al astrónomo a su lado derecho con una mirada muy seria.
-¡Eneas!
-Por tu incompetencia un montón de gente está sufriendo.
-¡¿Qué dices?!
-¿Un montón de gente?-dice una tercera voz-Más bien una nación entera.
Zeus surge a su lado izquierdo de brazos cruzados mirándola de la misma forma que lo hacen Hikaru y Eneas.
-¡EL MUNDO DE SEISO VA A SER DESTRUÍDO Y TODO ES POR TU CULPA!
La chica aprieta sus labios reprimiendo unos llantos.
-¡Yo hago lo que puedo!¡Trato de cumplir la misión para traer el bien a todos!
-Te equivocas, no a todos-se suma una cuarta un poco más joven a la de Hikaru.
Ésta trata de mirar de dónde procede la nueva voz puesto que está sujeta por Hikaru y rodeada de los otros dos hombres. Recorre con la mirada entre la oscuridad hasta ver a Lee quién le dirige una mirada diferente a los demás. Ésta no determina odio, si no algo parecido a decepción.
-Lee…-susurra cada vez más dolida.
-Dices que quieres salvar Seiso entregándome a Zeus. Pero debo arriesgar mi vida para traeros la paz de nuevo y a ti eso te da igual, el caso es cumplir tu obligación.
-No…te juro que en ningún momento he pensado que pondrías tu vida en juego para salvarnos. De haberlo sabido jamás…
-¡MIENTES!-le corta éste empezando a llorar lleno de ira y desconsoladamente-¡ME ABANDONASTE EN EL LIMBO PARA SER EL ARMA DEFINITIVA DE LOS DIOSES Y TE DA IGUAL QUE MUERA EN COMBATE O NO!¡POR TU CULPA NO VOY A TENER UNA VIDA NORMAL!
-No…
-¡POR TU CULPA NO VOLVERÉ JAMÁS A ATENAS!-chilla también Eneas.
-NO…
-¡POR TU CULPA ESTOY METIDO EN ESTA ESTÚPIDA MISIÓN SUICIDA!-grita Hikaru.
-NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!
!!!¡ZURIÑE!¡ZURIÑE!!!-se oye un eco a lo lejos…
[/i]Fin del Sueño[/i]
-¡ZURIÑE!¡ZURIÑE!
La joven siente como alguien la agita de un lado a otro y se despierta bruscamente jadeando del cansancio. En eso mira frente a ella y ve que Hikaru la está agarrando de los hombros con gesto preocupado.
-¿Estás bien?
El hada queda perpleja sin salir aún del trance. Al ver a su amigo susurra en un tono entre entristecido y asustado.
-Hikaru…
El joven la mira al rostro. Sus ojos brillan como si estuviese apunto de derramar un mar de lágrimas y tiene las mantas empapadas de sudor. La acerca a su pecho acariciándole la cabeza suavemente.
-Tranquila, ha debido ser una pesadilla…
Aquél abrazo es lo mejor que le han podido dar en ese momento. Siente como su cuerpo entero tiembla y no puede evitar aferrarse fuertemente al chico a pesar de la discusión de la noche anterior. En eso siente como varias lágrimas resbalan por sus mejillas y no puede evitar echarse a llorar.
Hikaru la mira frunciendo el ceño. Pasa la manga de su camisa por la cara de la chica para secarle las lágrimas y el liquidoso moquillo que le resbala de la nariz (Off: Y ahora no digáis, “Ala, que guarra” por que cuando lloramos casi siempre tenemos moquillo eh!!! xD)
-Tonta, no te pongas a llorar así. Estás muy fea -.-
Pero ella no puede parar. El hado sonríe tiernamente mientras le acaricia la cabeza de nuevo.
-Ya pasó…todo está bien.
Pasan unos escasos minutos hasta que la chica deja de llorar y los dos jóvenes hablan sentados en la cama, como no habían hablado desde la última vez que estuvieron en el Monte Olimpo.
-Anda que…mira todo lo que me ha costado animarte asquerosa ¬¬ Me has dejado toda la camisa llena de babas.
-Cállate imbécil >///<
-¿Aaaah?¿Esa es la única respuesta que tienes para lo que te he dicho? Vaya…antes me hubieses insultado con tantas palabras que algunas de ellas ni siquiera aparecerían en el diccionario ¬__¬
Al decir eso Zuriñe agacha la cabeza avergonzada. Lo cierto es que se ha portado muy mal con él y llamarle imbécil es lo máximo que puede decir en esos momentos como insulto.
Ya es hora de poner las cartas sobre la mesa, debe disculparse.
-Lo siento Hikaru…-el chico la mira sorprendido-Sé que lo has pasado mal todo este tiempo. Y ha sido por mi culpa.
Hikaru queda perplejo pero en poco rato se echa a reír como un loco.
-JAJAJAJA ¿QUÉ LO SIENTES? COMO SE NOTA QUE TIENES FIEBRE XD
-Hablo en serio ¬///¬ Entiendo que te pillaras ese rebote conmigo el otro día. Y…comprendo que estés enfadado, perdóname ú///ù
En ese momento Hikaru ya no ríe, es más, está completamente serio. Mira hacia las sábanas de la cama entristecido y Zuriñe se da cuenta.
-Me parece que en este caso soy yo quién debería pedirte disculpas. Estaba nervioso, bueno…en realidad…lo estoy.
-¿Nervioso porque?
El chico guarda silencio y al poco rato toma las manos de la chica delicadamente alzando la mirada poco a poco.
-Zuriñe…-susurra en tono triste-Aquél día que te lo eché todo en cara no fue porque estuviese enfadado contigo, más bien fue porque……………………………….estaba enfadado conmigo mismo.
La castaña lo mira indecisa y éste se plantea si decírselo o no pero finalmente lo suelta.
-No siento el aura de Kaoru…
Ésta abre los ojos de par en par y siente como el corazón se le para de golpe mientras una sollozadora voz sale de su boca.
-¿Qué?
Lágrimas brotan de la cara de su compañero quién sigue agarrándola de las manos. Al hablar su voz es mucho más sollozadora que la de ella.
-Creo que Kaoru…ha muerto.
Dicho esto es él quién se derrumba por completo ante la chica quién acaricia su espalda para consolarlo.
Decididamente, aquél viaje se estaba poniendo cada vez más difícil.
Continuará…


Última edición por Zuriñe/Hikaru el Lun Feb 06, 2012 5:31 pm, editado 1 vez


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Akiza Abaddon el Lun Feb 06, 2012 4:39 pm

Uff no recordaba ciertas cosas, así que me tuve que dar una leída rápida a otros capítulos jeje.
Jaja olvidaba que Yukime puede ser linda, pero totalmente agresiva. Al leer la escena de Yukime y Hikaru me gusto, le diste una buena actitud a la chica que realmente hace que la conversación se muy suave pero reflexiva me gusta, y lo ultimo, el momento zurihika fue tan tierno de cierto modo.
Luxzar es tan genial me encanta en tu fic.
Italia!! en el fic!? jajajajaja eso es tan divertido, ademas jajaja "es su nombre clave daaah" imaginar a Hades diciendo eso me mata de risa
¿Quien dijo que Hermes es tan amable con Lee? jajaja.
¿Por qué Kaoru tiene que morir? eso no me gusta, yo no quiero a Kaoru muerto T_T

Quiero otro capi me gusto este sempai. Gracias por subirlo.






avatar
Akiza Abaddon

Edad : 26
Fecha de nacimiento : 12/11/1992
Lugar de Origen : Northumberland
Raza : Demonio
Femenino Fecha de inscripción : 18/01/2012
Mensajes : 4
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Zuriñe/Hikaru el Lun Feb 06, 2012 5:31 pm

Ya subí el nuevo Kisaaa ^O^

Chapter 20:
Capítulo 20: Ignorar el mal presagio
El agua de la tetera hierve, Yukime la toma y llena un vaso de té frente a la castaña y el moreno.
-Bebe, el té hará que entres en calor-dice a Zuriñe.
La muchacha obedece y empieza a beber lentamente notando como todo su cuerpo deja de tiritar. Puede que parezca una tontería, pero esa bebida y el simple hecho de sentirse rodeada de gente otra vez ha conseguido relajarla de mente y cuerpo. La mujer de las nieves sonríe al verla.
-Ahora que lo pienso, no me he presentado debidamente contigo-dice mientras se cruza de piernas-Mi nombre es Yukime Elrick, soy miembro de escuadrón de la luz.
-Ah…sí, creo que Anika nos ha hablado de ti. Una de nuestros guías ¿verdad?
Esta asiente con una amplia sonrisa de oreja a oreja mientras empieza a comer unas pastas que hay sobre su mesa de hielo.
-A decir verdad no esperaba que llegaseis tan pronto, eso es bueno. Zeus debe sentirse orgulloso n__n
-Eso espero-responde ella mirando a Hikaru, quién está asomado en una especie de ventanal helado que tiene la cueva.
-Aun así no debemos relajarnos, a la mínima podríamos tener cualquier contratiempo-interviene el chico sin apartar la vista de las nevadas montañas que rodean la cueva.
-No os preocupéis, en cuanto vuestro amigo despierte podréis partir a vuestro siguiente destino n-n
Zuriñe mira rápidamente a la mujer de las nieves pues aquellas últimas palabras han acaparado toda su atención.
-¿Qué quieres decir?-pregunta nerviosa temiendo oír lo que ha oído. Desvía la mirada hacia Hikaru-¿Es que le ha pasado algo a Eneas?
La chica ve el intercambio de miradas que hay entre él y Yukime. Un corto silencio invade aquella sala, aunque parece que haya sido una eternidad.
-Lo cierto es que él se llevó la peor parte de la pelea-responde finalmente la peliazul. Antes de que Zuriñe pueda contestar da las explicaciones que ella busca-Esa quimera lo estuvo apretujando con la cola dañándole los pulmones y el estúpido Necrono lo congeló, por lo que le resultó aun más difícil controlar la respiración. Pero unos días de reposo y se recuperará, no tienes de que preocuparte-sonríe nuevamente.
Parece que no sirve de mucho consuelo, puesto que el hada, aun débil, se levanta y camina a paso ligero desapareciendo de aquella enorme habitación. Seguramente habrá ido a ver como está su compañero.
-¿No vas con ella?-pregunta al chico quién pasa la mano tras su nuca de manera insegura mientras alza la vista al techo. Sabe que Eneas despertará tarde o temprano, es más fuerte de lo que parece. No obstante, prefiere esperar un rato a que su estado de humor mejore para recibirle en condiciones. A fin de cuentas, Eneas ayudó muchísimo en aquella corta pero dolorosa batalla.
/o/o/o/
Ya ha pasado más de un día desde aquél grave incidente en la aldea. Todo está destruido, la mayoría de los árboles en los que habitaban las hadas del Fairy Forest han sido prácticamente talados a manos de unas sanguinarias bestias. Afortunadamente, apenas a habido heridos, pero sí una trágica desaparición, aunque él no lo sabe.
Zoro mira al techo tumbado sobre una cama ajena a la suya, acaba de despertar de lo que ha parecido un largo sueño. Se incorpora rápidamente con la esperanza de levantarse pero algo hace que frene bruscamente. Está semidesnudo y su cuerpo lleno de vendas, ¿qué le ha pasado?
-Por fin te has despertado-dice alguien a sus espaldas.
El peliverde no vuelve la cabeza, reconoce perfectamente la voz de su padre.
-¿Qué ha pasado?,¿Dónde estoy?-pregunta sintiendo como le da vueltas la cabeza.
-Estamos en casa de los Hitachiin. Aquél minotauro te empotró contra uno de los árboles y sufriste alguna lesión en la cabeza, es normal que estés confuso.
Cuando oye eso todas las imágenes de la pasada noche le vienen a la cabeza de golpe. Recuerda cada segundo que pasó en esa masacre durante 15 minutos eternos, asfixiantes; pero gracias a dios parece que todo está bien.
-Lo cierto es me duele un poco la cabeza, pero no es para tanto-dice comenzando a vestirse cuando la tela de su camisa roza una de su heridas; entonces no puede evitar soltar un pequeño quejido.
-Es mejor que reposes, Takuo ha dicho que si no te mueves mucho te recuperarás antes.
Takuo Hitachiin, el cabeza de familia del clan curandero de la aldea y padre de los gemelos. Lo cual le recuerda…
-¡PADRE!-exclama a botepronto mirándolo con rostro inquieto-¡¿Cómo está Kaoru?!¡¿Está bien?!
Pero el hombre no contesta, desvía la mirada al suelo completamente serio.
-¿Qué ocurre?,¿Tan mal está?-sigue preguntando preocupado. Aquél chico arriesgo su vida para salvar a dos de sus hermanas y posiblemente fue quién más provocó a los aliados de la oscuridad. Despistarlos no hubiera sido nada fácil.
El silencio sigue invadiendo la habitación, aunque Zoro hubiera preferido seguir con ese silencio antes de recibir la respuesta que su padre le da.
-Zoro…Kaoru ha desaparecido.
El hado queda sumamente estupefacto, no se esperaba una respuesta así. Para ser honestos, ni si quiera ha entendido muy bien que significa eso.
-Ayer noche Kaoru hizo de señuelo para sacar aquellos monstruos de la aldea, pero no ha vuelto. Es posible que haya…
Deja de hablar, se le hace muy duro decir aquellas palabras acerca del joven que salvó a sus hijas.
-No me digas que…-Zoro tampoco consigue terminar con su frase. No se esperaba algo así.
-Yuzuha está fuera, quiere hablar contigo-interrumpe su padre.
Zoro frunce el ceño, ¿de que querrá hablar la madre de los gemelos?
/o/o/o/
-¡Auch!
-Shhhhhhh no te muevas ¬¬
La diosa derrama un poquito más de alcohol sobre el algodón y vuelve a esparcírselo a Lee por el codo.
-¡Ay!¡Hera me haces daño! >o<-se queja este.
Han sido tantas las caídas desde los barrancos del Limbo que el joven dragón ha acabado lleno de golpes y rasguños. Hermes lleva su mano al mentón pensativo.
-No lo entiendo, llevamos horas practicando y no he conseguido ni que se eleve a unos centímetros del suelo.
Anika asiente con la cabeza apenada.
-Y eso que no hemos parado de insistir ó.ò
-Joooo lo siento, pero es que no me sale U¬¬-dice el dragoncito empezando a sentirse culpable ni de saber planear mientras hace una mueca de dolor al sentir nuevamente el algodón en sus heridas.
-Mmmmm…¿puede que sea porque no tienes algo que te estimule a volar?-pregunta el dios tratando de buscar respuestas a sus fallos.
-¿Qué significa estimular? U¬¬
-¿Cómo?,¿no lo sabes? O.O
-Estimular significa que si tienes algo que te anime a volar, que te de fuerzas y fe para conseguirlo n.n-explica Anika amablemente al chico.
Lee abre la boca para responder, pero antes de que algún tono salga de su boca Hera los interrumpe.
-Mirad que sois tontos ¬¬-dice la diosa mirando a Hermes y Anika los cuales dejan salir una expresión de asombro en sus caras-¿Cómo va a saber lo que significa estimular si apenas tiene unos días de edad?
-Mi señora…Zeus nos ordenó que le enseñáramos lo antes posible pero…no hay ningún progreso en su enseñanza por mucho que insistamos-trata de explicarle el ángel.
La mujer se levanta de brazos cruzados y mira a su hijo y sirvienta.
-¿Acaso un pájaro aprende a volar recién salido del cascarón?-pregunta en tono serio-Lo que tiene que hacer es asomarse del nido poco a poco hasta que tenga la confianza necesaria en si mismo para lanzarse al vuelo. Y eso es lo que tenéis que hacer con Lee, ¡no tirarle de primeras cuesta abajo por un barranco!
Parece enfadada, lo cual no es muy común. La diosa solo responde de esa manera cuando algo no le parece realmente bien. El dios mensajero y el ángel se miran el uno al otro, tal vez Hera tenga razón.
-Muy bien, en ese caso iremos poco a poco y haber que pasa-sentencia finalmente Hermes.
La peliverde sonríe y mira al chico.
-Tú no te preocupes Lee, no tienes la culpa de nada ^^ El verdadero crimen de esto es Zeus, siempre con sus caprichos de que todo salga perfecto…¬¬
Lee trata de forzar una sonrisa, no sabe si eso será bueno o malo. Claro que le gustaría ir más despacio, pero si es así Zeus se enfadará. Además, el futuro de Seiso está en juego. Aunque la cosa parece cambiar cuando Hera pronuncia las siguientes palabras.
-Muy bien, está claro que si vas a esa velocidad nada saldrá como queremos. Así que a partir de ahora yo seré tu tutora ¿vale? ^^
Al oír eso tanto el dragón como los otros dos quedan impresionados.
-Pero…Zeus…
-¡Ya olvida a Zeus! No se lo diremos, dejaremos que disfrute peinándose su cabello feo mientras yo te instruyo de verdad ò.ó
El joven traga saliva, desde luego Hera es un amor con él, pero tiene miedo de saber que le pasaría si la respuesta a aquella propuesta fuese una negativa.
-Bueno…si él no se entera…
-¡Decidido entonces!-en eso agarra al dragón del brazo y lo arrastra hacia la puerta-Ven, quiero que vengas conmigo a un sitio.
La puerta se cierra y Hermes y Anika quedan solos un tanto confundidos por la repentina decisión de la reina de los dioses.
/o/o/o/
-Me han dicho que querías verme.
Yuzuha se encuentra poyada sobre la barandilla del árbol mirando al cielo.
Zoro se acerca a ella y la observa. Unos cuantos rayos de sol enfocan su rostro, le mira las manos, estaba desflorando una pequeña margarita.
El silencio es mutuo en ambos, tal vez a Yuzuha se le hayan pasado las ganas de hablar después de todo.
El hado imita a la pelirroja y se posa sobre la barandilla, desde el árbol de los gemelos se puede ver casi toda la aldea. Hace un tiempo muy bueno, cualquier otro día ese sol hubiera sido bien recibido por todos los hados del Fairy Forest puesto que estaban en pleno invierno y aquél leve calor se agradecía. No obstante, hoy no iba a ser así puesto que todo estaba destruido a pesar del buen tiempo.
-Es precioso ¿verdad?
Zoro desvía la mirada al oír la voz de la mujer que tiene una leve pero triste sonrisa.
-Días como este eran los que me hacían levantarme llena de energía cuando tenía tu edad.
-……………..
-Sin embargo ya ves, por culpa de unas malas bestias se van a volver los días más odiados de mi vida.
El joven no sabe que decir, realmente se siente incómodo en esa conversación.
-Es increíble ¿no crees? Que de la noche a la mañana uno de tus hijos este en la otra punta del mundo y el otro….ni se sepa donde está.
-Yuzuha…
El chico ve como unas lágrimas brotan del fino rostro de la mujer que se las seca con la manga de su camiseta.
-Yo…solo quiero que vuelvan mis niños…-solloza aferrándose como puede a la margarita que tiene en las manos.
No sabe que hacer, realmente nunca ha sido de muchas palabras y menos a la hora de dar ánimos debido a su serio carácter, pero por esta vez hace una excepción y le da una pequeña palmadita a la mujer en el hombro como muestra de apoyo.
-Están realizando grupos de búsqueda para encontrar a Kaoru…pero…me gustaría obtener más respuestas.
-No entiendo a que te refieres.
Otro silencio largo los invadió.
-Zoro…-dice dejando su tristeza de lado para ponerse seria-Necesito que hagas algo por Takuo y por mí.
Zoro abre los ojos sorprendido. ¿Que clase de favor puede calmar las preocupaciones de ese matrimonio?
En eso es cuando oye unas pisadas tras él,nuevamente al girarse está su padre, esta vez acompañado de Takuo.
Por primera vez, una confusa mirada se refleja en el rostro del chico, pero este cambia al ver que su padre le extiende una bolsa marrón.
/o/o/o/
Eneas siente como un pequeño escalofrío recorre su cuerpo. Parece ser que ya ha entrado en calor, por lo menos a comparación del frío que tenía antes. No obstante le cuesta abrir los ojos y respirar, de todas formas hace un pequeño esfuerzo por volver a la realidad. Abre los ojos en tres, dos, uno…
-¡Eneas!
Al oír su nombre abre los ojos de manera rápida e instintiva. Frente a él se encuentra una castaña de pelo recogido por dos coletas orientales y un pañuelo. Poco a poco va recuperando el sentido hasta ver el rostro de Zuriñe preocupado el cual no tarda en cambiar por una enorme sonrisa al verle consciente.
-¡Estás bien! xD-grita abalanzándose sobre este-Me tenías preocupada.
El rubio sonríe al sentir los brazos de la chica rodeando su cuello. Se le hace gracioso pensar que en verdad aquella adolescente que le está abrazando es una pequeña hadita de aproximadamente 18 cm.
-Lo cierto es que me duele bastante el pecho, pero sí, estoy bien-confirma igual de contento que su compañera la cual se aparta rápidamente de él preocupada por si le ha hecho daño con aquél brusco recibimiento. Eneas ríe al ver aquél acto, puede que Zuriñe no sea tan desconsiderada como parece a primera vista-Veo que a ti también te ha bajado la fiebre, ¡que bueno!
Esta asiente, gracias a que el chico se encuentra bien podrán avanzar sin problemas al menos durante las próximas horas.
-¿Y Hikaru?,¿No está aquí? o.o
Aquella pregunta hace que Zuriñe mire a su alrededor. Que raro, juraría que iba con ella, seguramente se habrá quedado hablando con Yukime. A fin de cuentas, no estará de humor ni siquiera para recibir a uno de sus colegas.
Eso le hace pensar en lo que ha dicho acerca de Kaoru y su rostro se torna a algo serio y muy triste.
-¿Pasa algo?-pregunta el semidios al verla.
La chica pestañea un par de veces anonada mientras lo mira y deja salir una forzada sonrisa negando con la cabeza.
-Para nada Eneas, todo esta bien ^^U
Desea con toda su alma que el presentimiento del hado sea falso y que todo esté bien. Tal vez si tuvieran oportunidad de contactar con los dioses para que estos pregunten a su familia…¡un momento!,¿sería eso posible?¡¿Y si Yukime pudiese…?!
Se levanta rápidamente de la cama en la que está sentada junto al chico y sale disparada de la habitación dejando a un confuso Eneas.
Mientas, al otro lado de la cueva, Hikaru guarda silencio pensativo. Es imposible dejar de pensar en su familia ahora, ¿por qué se metería en todo esto?
De pronto siente como alguien le da un pequeño empujón en la frente con el dedo índice que le hace bajar de las nubes. Zuriñe está frente a él muy seria.
-¿Q…Que?-pregunta este de no muy buen humor.
Un pequeño silencio les invade a ambos hasta que esta contesta.
-Vamos a preguntar a los dioses si tu hermano está bien ò.ó
El chico hace amago de suspirar molesto y se tapa su rostro con las dos manos.
-¡Seguro que ellos lo saben!¡Son dioses!
-Por favor, no compliques más las cosas.
-¡¿Por qué?! Ellos pueden contactar con el Fairy Forest e informarnos de la situación en Grecia. Seguro que de haberle pasado algo a Kaoru mi padre hubiese habado con Zeus para que te transmitiera el mensaje.
El hado desvía la mirada incómodo mientras muerde su labio inferior preocupado, pero su compañera lo ignora y se gira para dirigirse hacia la mujer de hielo.
-Pidámosle a Yukime que nos ayude. De seguro ella tiene maneras de hablar con el Limbo.
Antes de que pueda ir hacia la peliazul el moreno la agarra fuertemente del brazo parándola en seco. Esta lo mira, Hikaru no parece muy satisfecho con su propuesta, es más, incluso parece que le desagrada. Entonces pregunta cabizbajo.
-Dime, ¿qué arreglaríamos con saber eso?
Aquella pregunta la descoloca por completo, hace unos instantes estaba de lo más preocupado.¡¿A que mierdas viene eso ahora?!
-Si confirmase mis sospechas y fuera cierto que Kaoru está muerto…seguramente no tendría fuerzas para seguir con la misión.
-Hikaru…
-Por eso…-alza la cabeza mirándola fijamente a los ojos para ser claro con sus palabras, esto no se trata de ningún juego de guerras como los que solían jugar de pequeños-Prefiero no saber nada hasta que las noticias lleguen a mí. No quiero saber ninguna respuesta por mi cuenta, ¿entiendes?
Ahora lo comprende, tiene miedo. No es el hecho de no poder realizar la misión, son solo el excusas, lo que le preocupa es el hecho de descubrir que su hermano tal no esté…
-……
-……
La mirada de cada uno se clava en la del otro. Ambas son serias, preocupadas y al mismo tiempo medrosas. Solo hay una cosa que les diferencia en ese instante, la respuesta. Uno prefiere escapar de ella, tratar de no sufrir si sus sospechas con ciertas. La otra sin embargo es más decidida, sabe la necesidad que tiene Hikaru de saber y por eso quiere ayudar a que se quite de sufrimientos largos; a parte de que ella también quiere saber que ha pasado de verdad. Pero por esta vez hará caso de lo que diga el chico, a fin de cuentas, nadie sufrirá más que el propio Hikaru si Kaoru no está, los gemelos tienen un vínculo muy fuerte y lo del chico era pasión por su hermano.
Se suelta lentamente y asiente, aunque no muy satisfecha, pero es lo que hay, ¿qué se le va a hacer?
-¡¿PERO ME QUERÉIS EXPLICAR QUE DEMONIOS PASA?!¡¿POR QUÉ NO SE ME HA RECIBIDO COMO ES DEBIDO?!-suena una voz aproximándose a donde están ellos.
Zuriñe y Hikaru alzan la mirada, Eneas se acerca tambaleándose un poco hacia ellos.
Al verlo la castaña muestra su rostro aún preocupado y no muy convencido de la respuesta que ha dado.
-Ene…
-¡Eneas!¡Tío, cuanto me alegro de que estés bien!-la interrumpe Hikaru lanzándose a espaldas del hombre.
Esta lo mira perpleja, ¿de donde ha salido esa sonrisa y esa repentina felicidad?
-Bájate, me estás jodiendo la espalda >o<-chilla el rubio al sentir como el hado se le cuelga de la parte trasera.
-¡Que bien!¡Me alegro mucho por ti! No veas la ilusión que has dado xD
Miente, está aliviado porque su amigo se encuentra bien, pero la ilusión no se refleja en sus ojos por mucho que quiera taparlo con esa sonrisa de idiota. La castaña se siente un tanto decepcionada, es cierto que ella también se lo calló pero era porque no quería contra nada sin el permiso de Hikaru.
Busca a Yukime con la mirada, ¿Dónde se ha metido? Hace un rato estaba allí con ellos.
/o/o/o/
-¿Entonces han llegado a salvo?
-Sí, tuvieron ese pequeño contratiempo pero tranquilo, no tienes de que preocuparte Sr. Chispas n_n
-Deja de llamarme así ú-ùU-susurra el dios del rayo al otro lado de la fuente helada.
Yukime sonríe, en verdad conoce desde hace mucho tiempo a Zeus. Ya es costumbre gastarle bromas de ese tipo. Se pone un poco más seria y pregunta.
-En ese caso, ¿puedo trasladarlos ya a la siguiente región?
-Sí, cuanto antes mejor.
-En ese caso dame un par de minutos.
-Confío en ti. Contacta conmigo una vez lleguen a Mongolia.
-Hecho ^^
El reflejo de Zeus desaparece de la fuente helada y Yukime se dirige hacia la habitación donde se encuentran los viajeros.
-Chicos, coged vuestras cosas, os voy a trasladar a vuestro siguiente destino ^^
-¿Eh? o.o
/o/o/o/
Zeus suspira y se gira sobre su enorme sillón de terciopelo.
Está solo en sus aposentos y lo cierto es que le viene mejor para pensar seriamente.
Yukime le ha contado lo de la emboscada de Necrono. Si los vasallos de Hades están al acecho tendrán muchos problemas. Su hermano no se rendirá hasta que consiga retener a Zuriñe y al resto.
Está agobiado, y para colmo Lee no parece progresar nada en estos últimos días,.. ¿Qué puede hacer para que todo salga bien?
Se levanta de su sillón y sale de los aposentos. El jardín de fuera es muy apacible, todos sus hijos andan merodeando por ahí cada uno con sus quehaceres, todos menos uno.
-Paaaaaaaaah~~
El hombre suspira, esa voz que le está llamando está borracha una vez más. Desde luego eso le irrita muchísimo. La voz lo vuelve a llamar, esta vez un poco más fuerte.
-PAaAaAh~~
-¡¿Qué quieres?! #¬O¬-responde finalmente el dios del rayo al menor de sus hijos.
Dioniso se tambalea de lo ebrio que está y se apoya sobre el brazo de su padre. Al olerle el alentó este deja salir una mueca asqueado. Cada vez que ve a su hijo en ese estado le entran ganas de vomitar.
-Oye…¿tú sabessssss´h quién ha essssstado vigilando la entrada del Limbo?
El dios pestañea, ¿Cómo que quién la estaba vigilando?
-Egggggkeeee Anika ha estado ayudando a Hermes con lassss clases de vuelo de LEE´H HIP!
En ese caso te toca a ti vigilar la entrada. Ya que no tienes nada que hacer más que beber quedamos en que en ausencia de Anika tú te quedarías vigilando ¬¬
Dioniso frunce el ceño pensativo, sus sonrosadas mejillas delatan que ha bebido muchísimo.
-Que rrrrraro…Mamá dijo que ese trabajo hoy no me corresssspondía a mí.
-¿Uh?
¿Hera le dijo eso? Que raro, allí había gato encerrado. Zeus trata de seguirle la corriente, si hay algo más fácil que montar en bici, es tirarle de la lengua al dios del vino.
-¿Y a quién le corresponde el trabajo de vigilancia entonces?
-Máh dijo que a naddddie, hoy era festivo.
-¿Festivo?-ahora sí que pasaba algo raro.
-Sep! Por essso mamá Heraah salió a dar una vuelta con Lee al mundo de los humanosss –w-
Al oír esas palabras Zeus agarra fuertemente del cuello a Dioniso, casi a punto de asfixiarlo.
-¿Qué quieres decir? ¬¬-pregunta serio y amenazante sin tener ni una pizca de delicadeza.
-Heee…Hera!!!-balbucea el dios Baco tratando de zafarse como puede y esta vez hablando completamente bien-Hera dijo que me daba el día libre y que se iba a dar una vuelta con Lee…
Al oír esa respuesta varios truenos y nubarrones rodean el Limbo. El resto de los dioses observan la escena desde el jardín, Zeus realmente está de muy mal humor.
En eso un enorme relámpago cae junto a Dioniso y el dios del rayo grita ensordecedoramente.
-SOBRE MI CADÁVEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEER!!!
Todos los dioses presentes corren a detener a Zeus para que este no vaya tras ellos.
-Papá tranquilízate, solo han ido a dar una vuelta-dice Artemisa, una de las gemelas agarrándole por el cabello tan fuerte como puede.
-Tiene razón Zeus, de nada sirve ponerse así una vez se han ido, ya lo hablareis cuando Hera vuelva-insiste Hefesto, dios del fuego.
-¡¿PORQUÉ NUNCA ME HACE CASO?!¡LE DEJE BIEN CLARO QUE NO INTERFIRIERA EN EL ENTRENAMIENTO DE MI DRAGÓN!-grita este aun desquiciado.
Es entonces cuando estos ven como dos personas aladas se dirigen rápidamente hacia ellos, se tratan de Hermes y Anika. El dios de la mensajería se aproxima rápidamente hacia su padre.
-Zeus, tenemos que hablar.
-¡AHORA NO ESTOY PARA ESAS…!
-¡IDIOTA!-le interrumpe este poniéndose frente a él como puede-¡NO HAY TIEMPO PARA ENFADARSE POR GILIPOLLECES!¡TRAIGO NOTICIAS DE ZEIHAR!
Al oír eso el hombre trata de calmarse un poco más, aunque aún no ha sido soltado por sus hijos y hermanos.
-¿Zeihar?¿El padre de Zuriñe?
-Sí, algo horrible ha pasado en el Fairy Forest-dice este en tono nervioso y preocupado.
Los dioses lo miran impacientes,¿que habrá pasado?
/o/o/o/
-Bien, ¿tenéis todas vuestras cosas?
Los tres viajeros asienten, Yukime les ha llevado hasta una gran cascada helada que se encuentra al otro lado de la cueva.
-Bien muchachos, voy a abriros un camino hasta vuestro próximo destino n¬¬_n
En eso la peliazul toca la fría agua de la cascada haciendo que de esta salga una especie de portal con una fuerza magnética increíble. Los jóvenes lo miran boquiabiertos.
-Tras este portal llegaréis a Mongolia. A unos cuantos kilómetros de allí seguid todo recto y os encontraréis un pueblo nómada en el que está el siguiente guía, no tiene pérdida.
-Espero que este nuevo colaborador no sea tan rarito y especial como tú U¬¬-pregunta Hikaru no muy contento-Porque de ser así será otro viaje muy movidito.
-No te quejes tanto y métete -3-
La mujer empuja bruscamente a Hikaru quién entra de golpe en aquél portal desapareciendo en una extraña dimensión.
Eneas mira inseguro aquella cosa, pero decide no pensárselo mucho y entra de un salto.
Por último Zuriñe se gira para despedirse amablemente de la mujer que tanta ayuda les ha ofredido.
-Muchas gracias Yukime, no se lo que hubiéramos hecho sin ti.
-Tranquila, para eso estamos n_n Y ahora vete o si no el portal se cerrará.
La chica no se lo piensa dos veces y salta pero antes de desaparecer escucha las alegres palabras de Yukime.
-¡Dile a Hikaru que no se preocupe!¡Estoy segura de que su hermano está bien! ^O^
Al oír aquello la mira rápidamente sorprendida.
-¡¿Cómo sabes…?!
Pero antes de formular la pregunta desaparece.

/o/o/o/
El chico se levanta del suelo como puede, realmente se ha metido un buen golpe, pero…
-WAAAAAAAAA!!!
PASSSS
Justo poco antes de levantarse Eneas le ha caído encima, y para colmo Zuriñe ha ido detrás.
La castaña hace una mueca de door.
-Chsss, que daño…
-¡DÍMELO A MÍ SO FOCA!-grita el hado furioso desde debajo de sus dos compañeros.
Esta lo mira molesta, va a responder pero Eneas se le adelanta.
-Chicos…mirad o.o
Los dos adolescentes miran al frente. Se encuentran en una campa llena de verde hierba completamente llana y sin ni un solo árbol. Parece infinita.
-……………
-¿Dónde…?
-¿…estamos?
Continuará…


Roronoa Zuriñe/Hikaru Hiachiin


No hay camino hacia la libertad.La libertad es el camino

avatar
Zuriñe/Hikaru

Hada

Edad : 25
Fecha de nacimiento : 03/01/1993
Lugar de Origen : Fairy Forest
Raza : Hados
Femenino Fecha de inscripción : 16/01/2012
Mensajes : 14
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Akiza Abaddon el Miér Feb 08, 2012 1:18 am

Jaja me encanta como toda la culpa la tiene Zeus, es el menos respetado que hasta lastima me da, aunque ô.o realmente es el menos respetado.
¡si! ¿Zoro entrara a escena? *O*
Aww yo tampoco quiero saber si Kao muere u_u llorare si eso pasa.
Sr. Chispas xD me gusta esa me la robo.
Jajaja me encanta como ignoran a Zeus y lo hacen enojar, es la botana de la fiesta.
Aww yo quiero otro y no me canso de pedirlo, vas bien me gusta.






avatar
Akiza Abaddon

Edad : 26
Fecha de nacimiento : 12/11/1992
Lugar de Origen : Northumberland
Raza : Demonio
Femenino Fecha de inscripción : 18/01/2012
Mensajes : 4
Reputación : 0

Volver arriba Ir abajo

Re: ~~SEISO SEKAI~~ The legend

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Fan Fic

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.